All Activity

This stream auto-updates   

  1. Last week
  2. El camino de la ascensión Reflexión Evangelio de Juan, 10: 1-15 El Mundo Divino es Luz, un mundo de ley y de orden, un mundo de eterna armonía Divina, que las almas iluminadas llevan a través de todo el Universo, el cual fue creado por Dios para manifestar Su gloria y grandeza. Un mundo sin Luz es un mundo de caos y desorden, es un mundo que necesita la asistencia Divina. Un mundo de rigidez y un mundo de seriedad son mundos, que necesitan la paz Divina y la Vida de dicha. Aprovecha cualquier mínima oportunidad de la Vida para hacer el bien. Aprovecha cualquier mínima oportunidad para actuar correctamente con el alma, la cual lleva el peso de todas las almas. Aprovecha cualquier mínima oportunidad cotidiana de la vida, para que demuestres tu sensatez. Es la única manera, en la que el alma se fortalece en Bondad, justicia y sabiduría. Hasta la más ínfima oportunidad proporciona un incentivo a la Bondad, la cual proviene de Dios; la más ínfima oportunidad proporciona un incentivo a la justicia; la más mínima oportunidad proporciona un incentivo a la sensatez. Cualquier descuido con respecto a la Bondad, la justicia y la sabiduría es causa de sufrimientos en la vida humana. Sufres porque eres indiferente respecto a la Bondad. Sufres porque eres indiferente respecto a la justicia. Sufres porque eres indiferente respecto a la sabiduría. Deja el fangoso camino de la vida, donde todo está cubierto por la niebla y toma el camino de la ascensión del Amor. No desdeñes las florecitas, que encuentras por tu camino. No desdeñes las gotitas de rocío, que observas sobre las hojas marchitas. No desdeñes el gorjeo de los pajaritos, cuando se hablan entre sí. No rechaces incluso la más mínima canción de Luz, que trae dicha a tu alma. No le niegues tus atenciones al más pequeño escarabajo, que zumba y departe a tu alrededor. Y cuando repose sobre tu rodilla, acarícialo y dile: "Te agradezco por la pequeña amabilidad y por la pequeña bondad que me has traído." Sé agradecido - no por los moscos que pican, sino por los bichitos que te acarician. Los moscos que pican representan a la gente mala y los bichitos representan a la gente buena. Habla con claridad y con buena pronunciación, no murmures. Cualquiera que no sepa cómo proceder, es un desdichado. En el mundo del bien y del mal, donde vives, elige primero el bien y luego haz que el mal sirva al bien. No hagas amistad con el mal. Es la más pesada carga que puedas sobrellevar, el trabajo más pesado que puedas llevar a cabo, la más difícil lección que puedas entender, la mayor sorpresa que puedas afrontar. El mal tiene sólo un amigo - el Amor. Conoce primero al amigo del mal - al Amor y luego al mismo mal. No metas tus manos al fuego, mejor usa unas pinzas. El mundo del bien y del mal es un mundo Divino. No te internes prematuramente en este mundo, tu lugar no está ahí. Hasta que no dispongas del conocimiento y la fuerza de los seres avanzados e inteligentes del mundo Divino, siempre estarás sufriendo. Un sufrimiento que no puedes aprovechar es una barrera para el alma. Un sufrimiento que puedes aprovechar es una hazaña para el alma. Disfruta los pequeños bienes, que Dios te manda a diario e incesantemente, para que te fortalezcas en el camino que conduce al Amor. En cuanto ingreses en el territorio del Amor, se revelará ante ti la belleza del mundo Divino. Sin Amor, los bienes Divinos son inalcanzables. Con Amor, los bienes Divinos son como hilos, con los cuales se teje toda Vida. El Espíritu es Quien con Su Luz urde la buena vida de una persona. Camina en la Luz del Espíritu, para que Dios te bendiga. Aprovecha los puntos de contacto de la Luz. Aprovecha los beneficios de la Luz. Pon atención al más mínimo destello de Luz, para que encuentres los caminos desconocidos de la Vida. En ellos están ocultas las dichas Divinas, que proceden del Cielo. La Tierra es un lugar de tesoros Divinos, con los cuales te beneficias a diario. Allí, incluso el polvo es tan valioso como el oro. La palabra polvo está llena de significado. En búlgaro tiene dos significados: uno, es el sustantivo praj/polvo y otro es, el verbo praj/lavar. Uno se lava para librarse del polvo. Cada cosa que se ha empolvado tiene que ser limpiada. La palabra polvo, se asocia con la idea de limpieza. La palabra pureza, por otro lado, se asocia con el mundo Divino. Por tanto, el polvo conduce a la pureza y la pureza conduce al mundo Divino. En el mundo consciente, el polvo es tan valioso como el oro y las piedras preciosas, como los dulces frutos y el agua pura de manantial. El polvo es la estilográfica, con la cual la vida terrestre se escribió. Si la amas, ésta última es indivisible; si no la amas, se divide y te causa problemas. No odies a tu opresor. Ámalo, porque por medio de él volverás a Dios. Trabaja consciente y sabiamente contigo mismo, para que logres superar al polvo y te liberes de él. Es mejor que te quites el polvo, a que ocupes la más alta posición en el mundo. Reinar, sin haberte quitado el polvo, es vanagloria en la vida. Reinar, después de haberte quitado el polvo, es ser dichoso en la vida. Si eres feliz, es que tienes mucho polvo en tu vida; si sufres, es que tienes poco polvo. El polvo canta su canción de vida, por cuyas partículas viene a la existencia. Reciban con alegría la Palabra de Dios, que penetra en sus almas. La Palabra de Dios trae bienes Divinos. Cualquier cosa que suceda en su vida, buena o mala, consérvense alegres. Dios transformará todo en bueno. Donde está Dios, la Vida y la muerte son una. ¡Vivan en Dios, para que Él viva en ustedes también! Aprendan las valiosas palabras de Amor. Aprendan la Palabra que viene de Dios. Conferencia dada por el Maestro, el Junio 23, 1942, 05:00 a.m., hora local, los Siete lagos del Rila. Equipo de traducción al español: José de Jesús Saavedra Aceves - México Zornitza Gáneva - Bulgaria Todos los participantes en los equipos de traducción trabajan voluntaria y gratuitamente. Agradeceremos cualquier tipo de ayuda, especialmente en la edición, publicación y distribución de las traducciones. Para mayor información, por favor, contáctanos: wb_translation_team@mail.bg
  3. LA BELLEZA DE LA VIDA Conferencia dada por el Maestro Julio 2, 1942, 05:00 a.m., hora local. Los Siete Lagos del Rila. Meditación en el Capítulo 12 del Evangelio según San Mateo. "Porque todo aquél que haga la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ese es mi hermano, y hermana, y madre." (Mat 12:50) La belleza de una vida buena y sensible es el Amor. La belleza de una vida buena y pura es la Sabiduría. La belleza de una vida buena e iluminada es la Verdad. Conserven la belleza del Amor. Conserven la pureza de la Sabiduría. Conserven la Luz de la Verdad - y siempre serán felices y benditos, porque Dios vive en ellos. El Amor, con su belleza, llena todo el mundo Divino. La Sabiduría con su pureza, penetra toda la Existencia. La Verdad con su Luz, da la libertad a todos los seres en el mundo Divino. Ama al Amor, la Sabiduría y la Verdad. Que estos sean las luces de tu alma, porque por ellas Dios se revela a quienes Le buscan. Rueguen a Dios con Amor. Rueguen a Dios con Sabiduría. Rueguen a Dios con Verdad. Sólo así escucharán la silenciosa voz de Su Espíritu, que habla a su espíritu, que habla a su alma, que habla a su mente, que habla a su corazón también. La bondad de Dios siempre vive en Su Amor, en Su Sabiduría y en Su Verdad. A través de ellos se revela Su ilimitada bondad. SirvanLe a Dios con Amor, sírvanLe con Sabiduría, sírvanLe en Verdad - y tendrán vida, Luz y libertad. ¡La belleza del Amor, la pureza de la Sabiduría y la Luz de la Verdad estén con ustedes! ¡Vivan con ellas para que ellas vivan en ustedes también! Ellas son la nueva vida, que Dios está trayendo al Mundo. El Espíritu de Dios pide compasión, no sacrificios. Equipo de traducción al español: Zornitza Gáneva - Bulgaria José de Jesús Saavedra Aceves - México Todos los participantes en los equipos de traducción trabajan voluntaria y gratuitamente. Agradeceremos cualquier tipo de ayuda, especialmente en la edición, publicación y distribución de las traducciones. Para mayor información, por favor, contáctanos: wb_translation_team@mail.bg
  4. El Camino Real del Alma Practiquen las siguientes cuatro cosas en su Vida: ¡Conserven la libertad de su alma, la fuerza de su espíritu, los pensamientos luminosos de su mente, y los buenos sentimientos de su corazón! ¡Consideren sus buenas obras como piedras preciosas, que han recolectado durante su vida! Ellas son la recompensa de su vida. ¡Disfruten mucho más el camino de luz sobre el que van, que el oscuro camino de perdición que han dejado atrás! Recuerden: El camino real del alma es el buen pensamiento del espíritu. Disfruten mucho más lo pequeño, que crece y se incrementa, que lo grande, que disminuye y se consume. Cuando sale el Sol, comienza el reino de la Luz. Cuando se pone el Sol, se instaura la oscuridad. Practiquen el sabio orden del Alma Divina, en donde la fuerza precede a la libertad; la libertad precede al pensamiento luminoso; el pensamiento luminoso precede al noble sentimiento; el noble sentimiento precede a las buenas obras. De esta manera pueden obtener la felicidad que buscan. Recuerden y no lo olviden: No fueron enviados a la Tierra para recoger los abandonados huesos de sus antepasados. Cada alma consciente tiene un lugar definido en el mundo. ¡Agradezcan por lo que se les ha dado! Tejan su bienestar como la araña teje su red. Agosto 7, 1935 05:00 hrs., a. m., hora local Equipo de traducción al español: Zornitza Gáneva - Bulgaria José de Jesús Saavedra Aceves - México Todos los participantes en los equipos de traducción trabajan voluntaria y gratuitamente. Agradeceremos cualquier tipo de ayuda, especialmente en la edición, publicación y distribución de las traducciones. Para mayor información, por favor, contáctanos: wb_translation_team@mail.bg
  5. LA COMPRENSIÓN SENSIBLE Conferencia especial 22 de Marzo de 1934, 5:00 Hrs., Sofía – Izgrev Ahora, voy a hablar de las cosas esenciales de la Vida que deben saber. Lo que han aprendido hasta ahora debe estar basado, es decir, organizado. Cuando entra a la escuela, el estudiante debe aprender todo lo que se le enseñe ahí. Al salir de la escuela y entrar en la Vida, se enfrentará otra enseñanza. Las palabras "basado" y "organizado" difieren entre sí. Basarse, es un proceso mecánico, no orgánico. Las personas profanas, se basan; se organizan, las personas espirituales que sirven a Dios con Amor. En este sentido, el mundo Divino está organizado. Los creyentes que anhelan una vida espiritual deben organizarse, pero su manera de vivir les priva de esta experiencia. ¿Por qué? – Porque ellos también dudan de lo que saben. Porqué y en qué dudan, no voy a explicarlo, porque la explicación de alguna verdad en lugar de introducir más Luz en las mentes humanas, causa la aparición de sombras. Por ejemplo, ¿pueden explicarle a alguien, por qué ve? La Luz, es un mundo básico para la mente humana. Voy a señalar, que es importante, para todos aquellos que deseen servir a Dios, que sepan que el servicio es un proceso que conduce al progreso. Sin servicio, ni el progreso, ni el avance serán posibles en el mundo. Sin servicio, la Vida también carece de sentido. En las mentes de la gente contemporánea existe la idea de que sólo los ignorantes, los débiles y los pobres, sirven. Esto no es así. Los ignorantes, los débiles y los pobres son esclavos, no sirvientes. Hay una gran diferencia entre servicio y esclavitud. Cuando alguien hace algo voluntariamente, con Amor, entonces decimos que éste, sirve. Cuando trabaja conscientemente, de nuevo decimos que sirve. Pero cuando alguien es obligado a proceder, a trabajar, decimos que es un esclavo. Cuando el enfermo se ve obligado a hacer algo, para así ser curado, esto es esclavitud, no servicio – él lo hace por necesidad, y no de buena voluntad. ¿Cuándo se somete a tratamiento alguien? – Cuando está enfermo lo hace, pero no podemos decir que colabora. Decimos que el enfermo trabaja o sufre – dependiendo del modo cómo cumpla la prescripción dada por el médico". Quiera o no, por necesidad, el enfermo llamará a un primer, segundo o tercer médico, a fin de recuperar, de un modo u otro, su salud. Las enfermedades, los estados dolorosos en el hombre se refieren al mundo humano, al mundo de las contradicciones; la salud, los estados de salud corresponden al mundo humano. Por tanto, cuando están enfermos, cuando manifiestan algunas debilidades, deben saber que están en el mundo humano, en la zona de lo humano. Si estás enfermo, di: "¡Soy un hombre!" Cuando están reanimados, cuando aparece en su mente una buena idea, un pensamiento luminoso, sepan que están en el mundo Divino, en la zona de lo Divino. El lado bueno del hombre se halla en corregir sus debilidades. Escuchando lo que se dice con respecto a estas cuestiones, muchos preguntarán: "¿Cuál camino debemos seguir?" El camino que deben recorrer es el camino andado por los niños. ¿Por cuál camino andan los niños? Los niños siguen el camino de su padre y el camino de su madre. El hijo sigue exactamente el camino de su padre, y la hija – el camino de su madre, con sólo una ligera diferencia interna. Muchos se preocupan de cómo crecerán, si se desarrollarán correctamente. Yo digo, uno crecerá, se desarrollará y en conclusión, llegará a ser exactamente lo que ha sido destinado a ser. Si quieren convencerse de esto, hagan el siguiente experimento: tomen un huevo de serpiente, un huevo de pato y de gallina y pónganlos en condiciones para incubarse. Tienen tres huevos aparentemente iguales, pero una vez incubados, de cada huevo aparecerá exactamente lo que le fue depositado – de cada huevo saldrá una forma adecuada a lo que se ocultó en su origen. Alguien dice: "¿Qué saldrá de mi?" Saldrá de ti exactamente lo que en el principio se depositó. Alguien está sentado y se preocupa cómo acabará su vida. ¿Cómo acabará un lobo su vida? – El lobo acabará su vida como lobo. ¿Cómo acabará una oveja su vida? – Como oveja. ¿Cómo acabará una serpiente su vida? – Como serpiente. ¿Cómo acabará una persona su vida? – Como persona. Bajo las palabras "acabar su vida", tengo a la vista la comprensión de la Vida. Cuando se ha comido una oveja, un lobo difícilmente entonces comprende qué hizo mal. Cuando está acabando su vida, una oveja difícilmente entonces comprende que no ha logrado nada. Cuando está acabando su vida, el hombre comprende que no ha logrado lo que había deseado. Cuando nació y llegó a adulto, un hombre comenzó a ilusionarse en llegar a ser un rey. Finalmente logró su deseo, llegó a ser rey – fue coronado, reverenciado, todos le escuchaban, obedecían sus mandatos y él disfrutó la salud, sus fuerzas, la gloria y la autoridad de que disponía. Llegó el día, cuando las fuerzas comenzaron a faltar, sus manos y pies temblaban, no le obedecían; sus súbditos tampoco se sometían y lo destronaron. Él empezó, día tras día, a bajar de su elevada posición hasta que perdió todo lo que había poseído y dijo: "Fui rey, pero que gané?" – Ganaste la experiencia que cada rey tiene. Interpretaste el papel de un rey, en el escenario y luego de interpretado tu papel, bajaste del escenario, entraste en la vida real. Interpretar el papel del rey aún no da las condiciones de un rey de verdad. Hasta que no se llega a ser Hijo de Dios, hasta entonces uno subirá al escenario y bajará, pasará por varios estados de transitorios. Ser un Hijo de Dios significa vivir en el mundo real, donde no hay cambio alguno. Sólo el Hijo de Dios comprende el mundo real – el Universo entero está a su disposición. Pregunto, ¿cuál es la situación del hombre actual? Está en limitadas condiciones de Vida, en el mundo de los cambios, y dice: – "¿Dónde acabará esta vida?" No hay porqué pensar en el fin de la vida. – "¿Cuál será el principio de la vida?" No es necesario pensar en ello. – "¿Cuál es el sentido de todas las cosas en la Vida?" No piensen en esto tampoco. Todas las cosas tienen su sentido. Cada cosa que parece no tener sentido al principio, lo tiene al final. ¿Qué sentido le dan a las cosas que a primera vista carecen de él? Tengan paciencia para esperar el final de estas cosas, para ver su sentido. ¿Qué sentido le dan a la Vida o qué sentido le dan al Amor? Una cosa deben saber: el Amor excluye cualquier sacrificio. ¿Por qué? El Amor es algo más que sacrificio. El Amor excluye cualquier entrega porque es algo más que entregarse. El Amor significa Plenitud, satisfacción del alma. La Plenitud, la satisfacción crecen incesantemente. El Amor incluye todas las adquisiciones que el alma anhela. Si hoy día la gente, en nombre del Amor, no consigue lo que desea, la razón de esto, es que, queriendo ser como los demás, se imitan uno al otro y con esto se estorban. Uno debe ser como los demás sólo en un aspecto, justamente – viviendo todos enAmorados. Sólo en esto la gente debe imitarse. Quien no vive enAmorado, no es como los demás. La cuestión no es pensar como los demás, pero deben actuar como aquellos que viven enAmorados. Muchos pensarán que esto es contradictorio, ¿cómo es posible actuar como los demás? Ustedes deben actuar como actúan la nevadilla y el roble. ¿Debe desear una nevadilla llegar a ser un roble? Una nevadilla nunca podrá llegar a ser un roble; la nevadilla permanecerá así por siempre. La nevadilla está destinada para vivir uno-dos meses – en este intervalo brotará, crecerá, florecerá y luego se irá. La nevadilla tiene el derecho de estar en la Tierra, máximo dos meses, tal es su término. El roble, no obstante, está destinado a vivir uno, dos, trescientos años y más. Al dar este ejemplo, quiero dirigir su atención a la discusión que existe entre la gente, de porqué algunos de ellos deben asumir la actitud de la nevadilla y otros – la actitud del roble. Según mi opinión, la solución de esta cuestión, está en lo siguiente: la nevadilla puede llegar a ser roble, sólo si el roble desea ser nevadilla. La misma ley también existe en el mundo Divino: si una persona quiere llegar a ser Ángel, no debe sólo imitar a un Ángel, sino que debe tomar su lugar; al mismo tiempo el Ángel debe descender en lugar del hombre. Esto está bien, pero ¿qué harán mañana, cuando alguien más desee tomar su lugar como Ángel? Éste, tomará su lugar y ustedes deben tomar la suya. Por tanto, no piensen que cuando lleguen a ser Ángeles, nadie se los va a impedir – mucha gente deseará su situación y eso llegará a ser la causa de que todo el tiempo ustedes desciendan y asciendan. Y en este constante descenso y ascenso ustedes deben estudiar la Vida. Dicen: "¿Cuándo acabará?" No hace falta pensar en el fin. Cuando ocupen el lugar del Ángel, alégrense; cuando estén en el lugar de un hombre también alégrense. Ascendiendo y descendiendo estén satisfechos. ¿Qué hay de malo en el descenso? Su habitación está en el piso de arriba de la casa – suben allí para pasar la noche y por la mañana bajan, al primer piso. Si sólo es posible ascender, sin descender, ¿por qué deben construirse casas de varios pisos? ¿Cuál piso es mejor para vivir uno? Por ahora, en el primer piso viven los amos, los propietarios de la casa y en el segundo – los inquilinos, en el piso más alto, el ático, viven los sirvientes. Actualmente el mundo está volteado cabeza abajo. En mi opinión, en el piso más alto, en el ático, deben vivir los dueños y abajo, en el primer piso – los sirvientes. ¿Por qué? Porque el aire de la montaña es más puro que el aire del valle. El primer piso representa un valle, y el piso de arriba – una montaña. Los actuales propietarios son sabios, viven en el primer piso, es decir, en el valle, para estar más cerca del sótano, donde están almacenados los productos buenos – en el primer piso están las comodidades más grandes. Así, cada uno de ustedes saque lo esencial para si mismo y aplíquelo en su Vida. Cada uno me comprenderá de acuerdo a su evolución. Un niño de cinco años comprende la Vida de un modo; cuando llegue a tener 20 años, tendrá otra comprensión; a los 30 años su comprensión será totalmente diferente; a los 80 o 120 años la comprensión del hombre, de la Vida, difiere completamente de las del niño. Por tanto, la comprensión de la Vida de una misma persona en sus distintas edades es diferente. Esto demuestra comprensión evolucionada. En realidad, si observan a un niño de cinco años de edad y después de años lo observan, pero como un anciano de 120 años de edad, encontrarán una enorme diferencia entre estas dos imágenes. ¿Por qué? La condición en que se encontraban era completamente distinta. A estas condiciones también se deben las comprensiones diferentes. Como niño de cinco años de edad está feliz, contento de la Vida, se alegra con la gente, ama a su madre, a su padre, los abraza, los besa. Cuando envejece, a los 120 años de edad, el anciano, se encorva, comienza a caminar con bastón, no confía en nadie y dice: "¡No confíen en la gente, porque son malos. No confíen en los sirvientes, porque roban, les quitarán toda su riqueza. Tampoco confíen en sus parientes – no confíen en nadie!" Pregunto: ¿En quien deben confiar entonces, sólo en éste anciano? Éste está descontento con la Vida, con la gente, consigo y desde esta posición enseñará los demás. No, esta no es una comprensión correcta de la Vida – esta es la otra cara de la Vida. Cuando se habla de viejos y jóvenes, esto se refiere a la Vida física, es decir, a la Vida en la Tierra. En el Cielo, sin embargo, todos son de 33 años de edad. Allí no tienen barbas como los humanos en la Tierra y todos se parecen. Si van al Cielo y quieren ver a un niño, de inmediato uno de los grandes Ángeles disminuirá y se volverá niño. Si desean ver al mismo Ángel, él aumentará de nuevo, tomará su imagen inicial. Cuando están en el Cielo todo lo que deseen, sucederá. Pero en la Tierra no es así. En el Cielo no hay gente enferma, resentida, vieja. Ahí no se escucha ninguna queja, ningún gemido. Cuando quieren comprender qué cosa es el mal humor, los Ángeles bajan a la Tierra. De esta manera ellos se divierten un poco. Para ellos la Tierra es un lugar de pasatiempo. Los Ángeles se dirigen a los ancianos, ancianas y ancianos – ellos les cuentan su Vida, familiarizándoles con el mal humor. Un Ángel, al escuchar la historia del anciano que le explica el mal humor, sólo sonreirá. El anciano dirá: "Tú no valoras mi experiencia, por eso te ríes." – "¿Cómo que no la valoro? Por eso he venido a la Tierra – a estudiarle." ¡Así que, deben estar interesados! – "Nosotros no sabemos qué es el mal humor. El mal humor no existe en el Cielo y semejantes ejemplos como los que se dan entre los humanos, tampoco se encuentran ahí." Yo digo, el significado de la Vida no está en envejecer. El significado de la Vida está en el Amor, en la Vida eterna, en el proceso de rejuvenecimiento eterno. Quien no envejece no puede rejuvenecerse, quien no comete errores, no puede llegar a ser justo. Si comprenden estos pensamientos, serán bienaventurados; si no los comprenden, serán como su abuelo. ¿Por qué es así? Preguntar porqué es así, es como preguntar porqué Dios creó a los hombres con sólo una cara, no con dos o tres. Si un muchacho se enamora de una muchacha con tres caras, él no sabrá qué cara ver y se confundirá por completo. Una sola cara debe tener el hombre, porque sólo un Dios existe. Una boca debe tener el hombre, porque existe sólo un Amor. Pero, el hombre tiene dos ojos, dos oídos, dos narinas en la nariz, dos brazos, dos piernas. ¿Por qué el hombre tiene dos oídos? En un oído está inscrito el hombre, en el otro – la mujer; en un oído está inscrito el hermano, en el otro – la hermana; en un oído está inscrito el amo, en el otro – el sirviente. Sin embargo, el número dos indica que el hombre, al mismo tiempo, debe recibir y transmitir los bienes Divinos. Los cinco dedos de la mano representan las cinco puertas abiertas al mundo, a través de las cuales uno entra y sale para familiarizarse con las leyes de la Vida. Sin embargo, mientras tengas cinco sentidos, verás bien, oirás bien, olerás bien, probarás bien, tocarás bien. Los cinco sentidos son las cinco puertas a través de las cuales uno recibe Conocimiento. En el futuro, el hombre tendrá más sentidos, pero sólo si logra desarrollar los cinco que usa hoy día. La gente contemporánea incluso con sus cinco sentidos que tienen, aún no pueden comprender y estudiar el medio ambiente que los circunda. Ellos tienen boca y lengua, pero aún no han aprendido a hablar musicalmente. ¡¿Saben qué fuerza está oculta en la palabra humana?! ¡Una fuerza Divina está oculta en la palabra! Si dominan las leyes del palabra, si dominan este lenguaje musical, sería suficiente decir sólo tres palabras, para abrir el corazón incluso del más avaro de los banqueros. Y ahora, como no dominan este lenguaje musical, como no dominan con quien usar la clave, van con un banquero, le hablan durante horas, pero en lugar de abrir su corazón ustedes lo cierran y luego dicen: "Entré con este banquero, pero no puedo salir." Pregunto: ¿cómo es posible entrar con un banquero y luego no poder salir? Si no pueden salir de la habitación del banquero, esto demuestra que deben darle algo, pero no pueden abrir su corazón. De hecho, le deben cien mil levas. Él los atrapa y dice: "¡Dame el dinero, ahora!" – "¡Déjame salir!" – "¡No, no saldrás así nada más. Dame el dinero o te enviaré a la corte!" No pudiendo pagar ustedes se encuentran en la posición del derviche que fue a darse un baño pero no traía ni cinco monedas en su bolsillo y dijo: "Me daré un baño y el Señor pensará por mi." Entra al baño, se bañó muy bien y al salir le dice al encargado de los baños: "¡Muchas gracias por el baño!" – "Primero paga, después darás las gracias." – "En nombre de Dios, líbrame, déjame ir." – "Si Dios te ha enviado al baño, Él se preocupará del pago." – "No tengo dinero, no puedo pagar." – "¡No, vas a pagarme, de otro modo, no te dejaré ir. Son 10 stotinkas en total!" – "Alá, dame 10 monedas para pagar al encargado de los baños o destrúyelos, para que salga!" La razón de las desgracias de la gente contemporánea se debe justamente a que sólo por 10 monedas el encargado les atrapa y no les deja salir hasta que paguen. Cuando alguien me cuenta sus sufrimientos, me imagino la situación ridícula en la que se encuentra – veo que el encargado de los baños le atrapó y no le deja ir, y él me dice que está sufriendo, que tiene que devolverle a éste y a aquél otro. Él quiere que le dé algún consejo. ¿Qué consejo le puedo dar? Si le digo que no se bañe, no tengo razón – veo que necesita el baño obligatoriamente. No hay otra forma que pagarle al encargado de los baños. – "No tengo cinco monedas en mi bolsillo." Yo digo: así es para quien no tiene palabras melodiosas. Pero para quien tiene palabras armoniosas, bondadosas, los bancos están a su disposición. Si uno sabe cómo girar la llave de su forma de hablar, uno hará milagros. La riqueza, el futuro de los humanos, está oculto en su idioma. Alguien dice: "Por ahora no llegaré a ser nada, pero por lo menos en la Vida futura algo saldrá." ¿Por qué lo dices? Ya estás en la Tierra – Dios ha depositado algo bueno en ti, que debes desarrollar. Es gracioso el profesor, quien tiene cuatro licenciaturas, al decir que no puede enseñar a sus alumnos. Si no puede enseñar, ¿por qué se hizo profesor? Lo mismo se refiere a ustedes – tengan en mente la idea de que, como el profesor con cuatro licenciaturas, pueden cumplir con lo que están destinados en la Tierra. Dicen: "¿Cómo podemos saber lo que debemos hacer?" Pregunto: ¿una mujer no sabe que es mujer? ¿Un hombre no sabe que es hombre? ¿Un niño no sabe que es niño? ¿El amo no sabe que es amo? ¿El sirviente no sabe que es sirviente? ¿El militar no sabe que es militar? – ¡Cada quien sabe por qué nació! Por tanto, su tarea en la Tierra es hacer aquello por lo que fueron enviados. Para este propósito cada quien debe entrar en el mundo Mental, en el mundo del pensamiento; luego debe entrar en el mundo Espiritual, en el mundo del Amor, en el mundo del Calor; finalmente debe entrar en el mundo Divino para aprender qué cosa es la Voluntad de Dios y cómo debe ser cumplida. Por tanto, uno debe estudiar tres cosas: las leyes de su mente, de su corazón y de su voluntad. En esta ciencia entra la humildad. Uno debe ser humilde, hacer compromisos razonable y apropiadamente. Sin humildad, la Vida humana permanece incompleta. La humildad es un camino, una puerta, a través de la cual deben entrar en el mundo Divino, de manera que aprendan a trabajar. Quien quiera llegar a ser sabio, vaya con los Ángeles a estudiar; quien quiera educar su corazón que vaya a estudiar con los Querubines y Serafines; quien quiera aprender a trabajar en la Tierra que vaya al mundo Divino, con Dios. Uno puede ser sabio, bondadoso, pero si no posee humildad, si no ha ido al mundo Divino, no puede realizar sus pensamientos y deseos. Pero si ha ido adonde los Ángeles, adonde los Querubines y adonde los Serafines, finalmente debe ir también adonde Dios. Sólo entonces puede uno cumplir la Voluntad de Dios. No hay cosa más grande para uno que hacer la Voluntad de Dios. En el cumplimiento de Su Voluntad está oculta toda la ciencia del pasado, del presente y del futuro. El ideal de los Seres, pequeños y grandes, está en el cumplimiento de esta Voluntad. En el cumplimiento de la Voluntad de Dios se revela el Amor, la Sabiduría y la Verdad de Dios. Por tanto, si ustedes no cumplen la Voluntad de Dios, no pueden comprender Su Amor, Su Sabiduría y Su Verdad; si no cumplen Su Voluntad, no pueden alcanzar Su Vida, Su conocimiento y Su libertad. En el cumplimiento de la Voluntad de Dios está oculto el ideal de cada alma. Para alcanzar este ideal uno debe estar preparado para cualquier sacrificio. Cuando de lo Divino se trata, uno no debe tener dos opiniones – esto significa, ser dueño de sí mismo. Ser dueño de su situación, esto significa que deben sacrificarse, pero investirse de humildad, para cumplir con la Voluntad de Dios. ¡La humildad es un bello mundo! – en este mundo comienza el verdadero trabajo. El que es humilde ha pasado por todas las fases de la Vida y se empequeñece, tomando el lugar de un niño. A dichas almas Cristo les dice: Si no os volvéis como niños pequeños, no entraréis en el Reino de Dios. Este niño pequeño ha pasado por grandes pruebas, a través de todas las regiones de la Vida y ahora ha venido a la Tierra para especializarse. Esta especialización no es otra cosa que darle sentido a la Vida, su tratamiento como manifestación Divina. Sólo el humilde hace la Voluntad de Dios y por eso conoce el Amor. Sólo el Amor de Dios da significado a la Vida. Él quita todas los dificultades, obstáculos, contradicciones y hace a uno dueño de la situación – el mundo entero está a disposición de dicha persona. Esto significa, estar en el mundo entre quienes les aman – todos estarán atentos de ustedes, no hay qué pensar, pero a cambio, ustedes también tienen que atenderlos. Ahora, como discípulos, ustedes deben estudiar. Todos pasarán por la situación de Job, quien en su tiempo fue uno de los discípulos avanzados. Dios quiso probar su paciencia y por eso le sometió a grandes pruebas. Sólo el que es paciente puede cumplir la Voluntad de Dios. Sin paciencia uno no puede entrar en contacto con el mundo Divino, no puede conocer el Gran Principio. Sin paciencia uno sólo se preguntará porqué el mundo ha sido creado así, porqué le fueron dadas las pruebas, porqué se le manifiestan de una u otra forma, pero al fin y al cabo, no puede contestarse. Desarrollando su paciencia, instruyéndose, uno gradualmente contestará dichas preguntas. Cuando contesta positivamente todas las preguntas, finalmente como el búlgaro, dirá: "Día tras día mejor, pero hoy es mucho mejor." ¿Qué significan estas palabras? Un búlgaro trabajaba todo el día en su campo y por la tarde regresaba al hogar con su esposa y sus hijos donde se lavaba, se cambiaba de ropas, comía y decía: "Día tras día mejor, pero hoy es mucho mejor." Un día, cuando ustedes también estén en su casa lavados, vestidos con ropa nueva, alimentados y satisfechos, dirán: "Hoy es mucho mejor." Sólo así, su Vida tendrá sentido. Hoy, el 22 de Marzo, es el día del equinoccio, el comienzo de la primavera. Todos reciben al Sol, se alegran, cantan, llegó el primer día de la primavera. Cuando uno recibe el Sol, debe tener una idea al respecto. El Sol es un símbolo del Gran Principio en el mundo. Él se mueve alrededor de la Tierra, pasa del hemisferio Norte al Sur. Cuando el Sol está en el hemisferio Sur, el Altísimo baja a la Tierra. Cuando el Sol está en el hemisferio Norte, Él regresa a Su mundo, entonces nosotros vamos con Él, al mundo Divino. No importa si el Sol está en el hemisferio Norte o en el Sur, debemos conocer el Amor y la Verdad. Por tanto, este año tienen que estudiar y poner en práctica el Amor y la Verdad, en su Vida. Sólo así llegarán a ser libres. Muchos creen que están libres, pero están preocupados por tantas cosas. Mientras un pensamiento, un sentimiento o un acto los turbe, ustedes no serán libres. Mientras que los niños, los sirvientes, la gente a su alrededor los turbe, no serán libres. Mientras que el frío, el calor los turbe, no serán libres de nuevo. Uno debe ser un dueño de todo – en el interior y exterior de sí mismo. Les digo, que para llegar a ser dueño de la situación en la que se encuentra, uno debe pasar a través de ciertas limitaciones, a través de grandes presiones, tropezar con algo, para que su conciencia despierte. Una hermana me contó su sueño: soñó una noche, que estaba frente a un lago congelado, quería tomar agua, pero no podía. Golpeó duro el hielo, hizo un hoyo y entró en él, llenó su jarrón con agua, pero no pudo salir. Tuvo idea que podía volar. Cuando intentó volar, delante de ella la obstaculizó una pared, golpearía su cabeza, la rompería, por eso se detuvo. Algo le dijo en su interior: "No temas, golpea la pared, pasarás a través de ella." Ella obedeció esta voz. Voló, golpeó la pared con su cabeza y enseguida se sintió liberada. Pasó por la pared sin ningún daño. Cuando se despertó, entendió qué significa golpearse con algo. Con este golpe en su cabeza, ella resolvió una cuestión importante. Así que, si uno está en una situación difícil, sombría, uno debe golpear un poco su cabeza, para que su conciencia despierte. Hace años, cuando fui a Tarnovo, vino a mí una mujer de 40-45 años de edad, y comenzó a quejarse de la Vida, de la gente. Le pregunté: "¿Es usted la única mujer justa en el mundo?" Entonces, ella dio vuelta a la página, comenzó a hablar de sí misma, que era mala, que no estaba contenta con su Vida, etc. La escuché y la pregunté de nuevo: "¿Por qué vino a mi? Si es para contarme cómo es la gente, cómo es usted, yo lo sé. ¿Qué novedad puede decirme?" – "Quiero decirle que mi madre me ha enviado. Hace algunos años ella se fue al más allá, pero anoche soñé con ella: venía hacia mí enojada, descontenta, con un jarrón en su mano. Súbitamente levantó el jarrón y me pegó con él, justo en la cabeza. De mi cabeza comenzó a salir algo de líquido amarillo – mi cabeza se rompió. Yo tuve miedo y decidí correr, pero luego escuché la voz de mi madre: '¡Debes llegar a ser una buena persona, o un mal mayor caerá sobre tu cabeza!' Pensé: 'Qué madre tan mala. En lugar de recibirme con alegría, me rompió la cabeza.' Advertí, sin embargo, que estaba sentada observándome. Después de algún tiempo abrió la puerta, se despidió y salió de mi habitación. Me levanté en la mañana, pero noté que en mi mente había ocurrido cierto cambio. Comencé a pensar en Dios, en la gente, en la Bondad en el mundo. Cuando pensé así, me llegó a la mente de visitarLe a Usted, para escuchar lo que me diría". Entonces le dije: "Agradece a tu madre haberte pegado en la cabeza. Este golpe causó el despertar tu conciencia. Sigue el camino Divino y no te preocupes. ¡Mientras vayas por este camino y hagas la Voluntad de Dios, ningún jarrón golpeará tu cabeza!" Por tanto, sólo el que hace la Voluntad de Dios puede entrar en el mundo de la Libertad. ¡Les deseo a todos que entren en el mundo de la Libertad! ¿Cómo alcanzarán esta Libertad? Alcanzarán esta Libertad, cuando entren en el mundo del Amor Divino, en el mundo de la Sabiduría Divina, en el mundo de la Verdad Divina. No les diré cómo deben vivir, pero les deseo que entren en el mundo de Amor, en el mundo de la Sabiduría y en el mundo de la Verdad. – "¿Qué haremos ahí?" Esto no es cosa suya, esto no debe preocuparles. Cuando entren en estos mundos, ahí les instruirán en qué hacer. Está dicho en la Escritura: Todo les será enseñado por Dios. Por tanto, cuando entren en el mundo del Amor, en el mundo de la Sabiduría y en el mundo de la Verdad, ahí les enseñarán qué deben hacer, cómo hacer la Voluntad de Dios. Si no entran en estos mundos, otros les enseñarán qué hacer. Ahora, ¡deseo que todos cumplan la Voluntad de Dios! ¡No hay cosa más bella, más magnífica, más ideal para alguien, que cumplir la Voluntad de Dios! Dicho con otras palabras, no hay cosa más bella, más magnífica, más ideal para alguien, que entrar en el mundo del Amor, en el mundo de la Sabiduría y en el mundo de la Verdad! Deseo que todos entren en estos tres mundos y ahí les enseñe Dios, qué hacer. Ahora, entrarán al mundo del Amor, donde estarán hasta Septiembre. Cuando regresen de este mundo, nos veremos de nuevo, hablaremos. Así que, entren ya al mundo del Amor, donde pasarán seis meses. ¡Les deseo un buen viaje! ¡Tengan buen viaje todos! ¡Que el Dios de toda plenitud nos llene con Su Bondadoso Espíritu! ¡Que podamos hacer Su Bondadosa Voluntad! Equipo de traducción al español: Zornitza Gáneva - Bulgaria José de Jesús Saavedra Aceves - México Todos los participantes en los equipos de traducción trabajan voluntaria y gratuitamente. Agradeceremos cualquier tipo de ayuda, especialmente en la edición, publicación y distribución de las traducciones. Para mayor información, por favor, contáctanos: wb_translation_team@mail.bg
  6. EL OBJETIVO Y EL SENTIDO DE LA VIDA HUMANA Conferencia del Maestro, 31 de Diciembre de 1933. En cuanto a la cuestión de la existencia del alma, la gente hoy día está dividida en dos campos: Unos dicen que hay alma, otros – que no hay alma. Pero en esta discusión no se comprende qué sentido se le da a la palabra, alma. El alma, de acuerdo a la ciencia oculta, es la que contiene todas las posibilidades – todo lo que está plasmado en el hombre y, que debe evolucionar durante siglos. Esta, es la gran fuente de la que el hombre se provee. El alma es el hombre en su totalidad, es la Vida, que siempre se revela e impone nuevos y nuevos problemas y tareas para su solución. Porque la Vida del hombre se revela simultáneamente en tres mundos, por eso, sus tareas son de tres tipos – de carácter material, espiritual e intelectual. Estas tres manifestaciones de Vida están entrelazadas por una conexión interna. Al decir, vida material, entendemos la realización de lo que el hombre tiene dispuesto en sí mismo. El hombre, primero debe aprender a guiar sabiamente lo que tiene y no buscar lo que no tiene. O sea, dicho con otras palabras, debemos dar paso a lo que ha sido instalado en nuestro interior y que se manifiesta como un anhelo, y no perder nuestro tiempo y fuerzas en pos de cosas para las que no tenemos las habilidades necesarias, en un momento dado. Nuestra Vida viene del Infinito, se manifiesta en lo finito y anhela la Libertad. Si el hombre no pasa de lo Infinito a lo finito, no puede entrar en la ley de la Libertad y cumplir su anhelo. Actualmente el anhelo e ideal de toda la humanidad es la Libertad. La comida, la respiración, el conocimiento, la religión y todo lo que existe como manifestación de la vida humana, son sólo medios, maneras, de alcanzar la Libertad. Y, cuando el hombre obtenga la Libertad, entonces será feliz. La Libertad es lo que les traerá felicidad. En cuanto obtengan la Libertad, entonces no estarán sometidos a todos estos cambios orgánicos, que ahora tienen lugar en sus Vidas. Ahora, cuando estos cambios ocurren, ellos tienen sus causas – ustedes no son responsables de todo lo que sucede. De las enfermedades, por ejemplo, no sólo ustedes son la causa – una tercera parte de la causa está en ustedes, pero dos terceras partes radican en los demás. La cuestión que les interesa por ahora, es la tarea sin resolver en la Vida. Las generaciones pasadas han resuelto muchas otras cuestiones, pero las cuestión esencial ha quedado sin resolver. Y, con lo que han resuelto hasta ahora, no podemos ser felices. Los religiosos dicen que con la Enseñanza que Dios trajo al mundo lograremos todo. Pero debe comprenderse que lo que trajo y dijo Cristo, hace mucho tiempo que la gente lo perdió y la cuestión permanece sin resolver. La tarea que tiene cada uno, también es la tarea de toda la humanidad, porque existe un paralelismo entre la evolución individual y la de toda la humanidad. El hombre permanece en el vientre materno nueve meses, período durante el cual se forman todos los órganos. Primero se forma el estómago y al final se forman sus pulmones. Al formarse sus pulmones, él ya está en el último mes y debe nacer, y después de nacer empezar a respirar y a vivir – la respiración da paso a la Vida. En el vientre materno, el hombre aprende cómo comer, pero aún no vive, porque no respira – permanece en estado latente y cuando nace, recibe la libertad de vivir. Toda la humanidad ahora está en la época de la vida – de la respiración, pero debe encontrar una forma de salir de esta situación y avanzar. Bajo la acción del impulso creativo de la Vida los minerales salieron de su estado de latencia y se transformaron en plantas, pero no se detuvieron allí sino que entraron a la condición de peces, luego – a la de aves, de mamíferos y al final, pasaron a la fase del hombre. Actualmente, el hombre también debe pasar a una forma más elevada. Tenga conciencia o no de esto, pero en cada uno hay un anhelo interno de pasar de una forma más inferior a una más elevada. Y, si el hombre no quiere pasar a una forma más elevada, nadie puede ayudarle y hacerle feliz en el estado en que ahora se encuentra. Sólo temporalmente se le puede ayudar, como a un mendigo, pero la limosna no resolverá la cuestión en la humanidad. Todo lo que sucede en la Vida de la humanidad entera, ocurre también en la vida de cada quien. En los primeros siete años el niño vive su vida física – esto es, el período de formación y desarrollo del cuerpo físico; los segundos siete años, es decir, de 7 a 14 años, el niño vive la vida de formación y desarrollo de sus sentimientos o, nacimiento y desarrollo de su cuerpo Astral; los terceros siete años, de 14 a 21 años, sucede el nacimiento de su cuerpo Mental y el niño comienza a vivir su vida intelectual; y de 21 a 30 años, nace su cuerpo Causal, y el hombre vive su vida causal. Según los teósofos, el hombre tiene siete cuerpos y cada uno se desarrolla durante siete años, lo que equivale a 49 años. Pero esta clasificación de los cuerpos humanos es verdadera parcialmente. Existe otra clasificación, según la cual el hombre tiene doce cuerpos – tres son básicos y nueve transitorios, es decir, nueve son cascarones y tres son cuerpos básicos. Esta es la comprensión de los grandes Adeptos. Quienes se interesen y deseen saber algo más acerca de esto, hay mucho escrito sobre la cuestión en la literatura oculta, pueden leerlo. Cada uno de los cuerpos del hombre es una condición para conocer un mundo. Sin cuerpo físico, el hombre no puede conocer el mundo físico, sin su cuerpo sería desconocido e inaccesible para nosotros. Sin cuerpo Espiritual, el mundo Espiritual será desconocido para el hombre; y sin cuerpo Divino, el mundo Divino será desconocido para nosotros y entonces no comprenderíamos el sentido profundo de la Vida. Por ahora, en el hombre, la cabeza representa al mundo Divino; los pulmones representan al mundo Espiritual y el estómago representa al mundo físico. Cuando regulen sus relaciones con el estómago y se comporten correctamente con todas las células que hay en él, tendrán relaciones naturales y armoniosas con todo el mundo material. Si regulan su respiración, no sólo como un proceso mecánico, sino como un proceso sensato, tendrán relaciones armoniosas con todos los seres Inteligentes del mundo Divino. Y si regulan su pensamiento y comienzan a pensar correctamente, tendrán una relación armoniosa con el mundo Divino. Y cuando el hombre armoniza las fuerzas de estos tres mundos en sí mismo, es decir, cuando armoniza la acción de la cabeza, los pulmones y el estómago, entonces se halla en las mejores condiciones de Vida. Primero, el hombre debe estudiarse y conocerse a sí mismo, para definir qué representa en el Cosmos. No aspiren definir qué representa la humanidad en general, sino ustedes, qué representan y cuál es su forma y su función, y qué lugar ocupan en el cuerpo de la Naturaleza. Y entonces, desde aquí, conscientemente deben dirigirse a la Naturaleza y aprender su idioma. Porque la Naturaleza tiene su idioma, y si no lo saben, no pueden entrar en contacto con ella y entonces aparecen los estados no armoniosos y las enfermedades en sus vidas. El hombre, para estar sano, debe tener en cuenta tres cosas: Una mente luminosa, sentimientos puros y sublimes, y una voluntad noble para saber, en cada caso, cómo actuar. Para lograr estas cosas debe tener un elevado ideal y ser dueño de las circunstancias, es decir, no ser influenciado por las condiciones externas, sino ir sin desviarse hacia su objetivo. Si en el mundo hay dificultades y obstáculos, no piensen que fueron creados sólo para ustedes. Los sufrimientos son una eventualidad en la Vida de la Tierra. Si son inteligentes, no pasarán por un camino donde van a tropezar con algunos obstáculos. Pero, como la gente no es inteligente, continuamente tropieza con las leyes de la Naturaleza y, por eso, sufre. Los sufrimientos de la gente vienen de su incomprensión de la Vida. Creen que son los dueños y que pueden hacer lo que quieran – matan a los animales, destruyen las plantas, abusan de los bienes y como consecuencia aparecen todas las crisis en su vida. Porque, todos los bienes en la Naturaleza están relacionados con seres Inteligentes, ante quienes somos responsables. Actualmente la gente exige los derechos humanos, esto está bien, pero ¿cómo se comportan con los animales y con sus semejantes? Si se quiere justicia y humanismo, éstos deben ser para todos. Ser humano, consiste en adentrarse en la situación de los demás y que sus necesidades y preocupaciones sean como las propias – esta es justicia Divina en el mundo. Sólo con esta comprensión podremos ayudarnos y andar el camino recto de la Vida, donde no habrá los obstáculos que tenemos ahora, nuestras vidas tendrán un sentido interno y sabremos porqué y para Quién vivimos. Cada uno, sea conciente o no, vive para lo inmortal, tras de las formas transitorias, uno siempre busca lo inmortal y lo eterno. Se puede amar, en el mundo, sólo lo que no muere, porque sólo esto es real. Real, es lo que no pierde su conexión interna. La realidad no depende de si creemos o no en ella; ella, es. La realidad se distingue porque podemos probarla y porque es sensata en absoluto, por sí misma. También la vida del hombre, la cual es expresión de esta Realidad, está definida inexorablemente – no fatalmente, sino por la fuerza de las leyes que definen su existencia. E igualmente, pueden predecir muchos acontecimientos que sucederán en su vida. Por ejemplo, quince años antes de estallar la guerra en Europa, una sociedad oculta en Inglaterra la había predicho, y no sólo esto, sino que había definido cuál sería su fin y había esbozado lo que sería el mapa de Europa después de la guerra; y sucedió exactamente como lo había predicho. Ahora, ha esbozado otro mapa de Europa que dentro de algún tiempo se realizará. Preguntarán, ¿cómo lo supo? Hay leyes en la Naturaleza que definen la posición social y las relaciones entre los pueblos, así como hay leyes que regulan todos los procesos y fenómenos en la Naturaleza y en la Vida. Todas estas leyes se basan en algo muy Inteligente en la Existencia. Y si nos basamos en lo sensato y aprendemos su idioma, lo que debe sucedernos, nos será dicho. Porque hay un idioma en la Naturaleza que habla en nosotros – esta es la misma Realidad, en nosotros. La Realidad se diferencia porque siempre nos da algo, mientras que lo que no nos da, sino que toma algo de nosotros, no es realidad sino ilusión. Lo Real introduce fuerza en la mente del hombre y le hace pensar, lo cual da Fuerza y Vida a los sentimientos y al cuerpo para que el hombre pueda lograr algo en el mundo. Si ustedes se hacen conductores de la Realidad en el mundo, serán útiles para la elevación de toda la humanidad. Serán también co-trabajadores de la Naturaleza – servidores de Dios, dicho en lenguaje religioso. Pero la idea de Dios debe estar puesta con luz nueva. Esta idea que ahora la gente tiene de Dios, no es Dios alguno. Según nosotros, Dios es la gran Realidad en el mundo – sin la cual el hombre nada puede. La Vida que funciona, que pulsa en nosotros, ésta, es Dios; lo Sensato que actúa en nosotros, esto, es Dios. Él se manifiesta en cada alma, y dice: "Todos serán como Yo lo he pensado y siguiendo Mi camino, lograrán todo." Todos deben someterse al impulso de la Vida. Si caminan por este impulso y no temen, entonces toda la gente buena y célebre estará en su cerviz, y todos les ayudarán. Cuando comencemos a vivir así, estaremos libres de contradicciones y enfermedades. La base de todas las enfermedades está en la trasgresión de la gran ley del Amor. Todas las enfermedades del sistema nervioso son consecuencia de la trasgresión de la ley de la Sabiduría, y las enfermedades físicas están causadas por la trasgresión de la ley de la Verdad. Al transgredir la ley de la Verdad, ciertos órganos de su cuerpo comienzan a enfermarse. Debe afluir algo nuevo en el alma humana. Actualmente la gente no tiene ningún ideal en su vida, se ocupan de más o menos vivir y mueren – son gente sin ideal. Sólo cuando entra en acción el Amor en el hombre, éste tiene anhelo e ideal. Cuando llegue el Amor, les hará un Paraíso entero en el que dispondrán de todo lo bueno y noble que su alma anhela. En el futuro, la gente tendrá que resolver las grandes cuestiones de la Vida. Estas contradicciones que ahora existen entre los pueblos, desaparecerán y toda la humanidad será una gran familia, y los pueblos y los individuos serán miembros de esta familia, y se ayudarán unos a otros y se respetarán, así como se ayudan los órganos de un cuerpo – entre todos habrá armonía interna. Y ustedes serán testigos de todo esto. Equipo de traducción al español: Zornitza Gáneva - Bulgaria José de Jesús Saavedra Aceves - México Todos los participantes en los equipos de traducción trabajan voluntaria y gratuitamente. Agradeceremos cualquier tipo de ayuda, especialmente en la edición, publicación y distribución de las traducciones. Para mayor información, por favor, contáctanos: wb_translation_team@mail.bg
  7. Los dos caminos Hay dos caminos que todos los seres vivos de la Tierra recorren: el camino del pan y el camino del agua. El primer camino es llamado, hambre – el segundo camino, sed. El pan visita sólo a los hambrientos y el agua visita sólo a los sedientos. El pan y el agua representan el lado real de la Vida. Entonces, cuando la Vida quiere revelarse, hacerse visible, se manifiesta como pan y agua. Cuando la Vida va de visita, se viste con el traje del Amor, el cual es llamado pan y agua. Cuando el hambriento ve a la Vida, vestida con el traje del Amor, le quita el traje y se lo pone él. Por tanto, el pan y el agua son el lado visible de la Vida manifestada. Sin ellos, la Vida no puede manifestarse. En otras palabras, sin pan y sin agua, la Vida no les es asequible a los seres vivos. Está vivo, sólo aquél en quien el pan y el agua están presentes. Crece y evoluciona sólo aquél en quien el pan y el agua están presentes. Justamente por eso Cristo dijo: "Yo soy el Pan de Vida que descendió del Cielo." (Jn 6: 33-35) y el agua de Vida que brota de los corazones humanos. Y cuando fue crucificado en la cruz, Cristo dijo: "Tengo sed" (Jn 19: 28) y pedía agua. Él pedía aquello a través del cual, la Vida se manifiesta. En uno de los versos del Nuevo Testamento está dicho: "Había allí una vasija llena de vinagre; entonces ellos empaparon en vinagre una esponja y, poniéndola en un hisopo, se la acercaron a la boca. Cuando Jesús tomó el vinagre, dijo: -¡Consumado es! E inclinando la cabeza, entregó el espíritu." (Jn 19: 29-30) ¿Por qué murió Jesús? – Porque no se Le dio agua. Yo digo, los buenos pensamientos y los buenos sentimientos son el agua de la Vida – el agua Viva. Los malos pensamientos y malos sentimientos representan el vinagre, debido al cual todos mueren. Aquél que bebe vinagre indudablemente morirá. Las buenas acciones son el pan – el pan de vida. Las malas acciones representan el pan común, debido al cual la gente muere. ¿Por qué muere la gente debido a este pan? – Porque este pan fácilmente enmohece. Consecuentemente, si uno no bebe sólo agua Viva y come sólo el pan de Vida, le sucederá lo mismo que a Cristo. Y al fin y al cabo, uno también dirá: "¡consumado es!" El rocío que cae de noche y la lluvia que cae de día, traen bendiciones Divinas – bendiciones de Vida. Cada buen pensamiento y cada buen sentimiento y deseo es como el rocío, que cae de noche. Cada buena acción es como la lluvia, que cae durante el día. Si tú recibes el rocío y la lluvia, estarás feliz y contento como las briznitas de hierba por la mañana y por la tarde. Si recibes el rocío y la lluvia, serás como una flor elegida, la cual dará fruto y madurará. Si no vives bien, serás como Pilatos, quien crucificó a Jesús; si no piensas bien, serás como el soldado, que hizo una corona de espinas y se la puso en la cabeza a Jesús. Y luego, si no actuas bien, serás como uno de los sirvientes, que dio a Jesús vinagre a beber. Cuando lo Divino en ti muera, morirás tú también. Cuando lo Divino se vaya de este mundo, desaparecerás tú también. ¿Por qué crucificaron a Jesús? Para que la gente se vea tal cuál es y hasta qué punto cumple la ley de Dios. ¿Por qué murió Jesús? Para indicar a la gente lo que debería ser una verdadera persona – una persona obediente, que no teme incluso a la muerte. Para concluir todo lo dicho esta mañana, diré los pensamientos siguientes: Cuando el Amor está presente, el temor permanece fuera. Hay Vida, cuando el Amor se manifiesta exteriormente. Cuando uno se viste con el traje del Amor, todo termina: renace o muere, queda sepultado o resucita, crece o se seca. Cunado uno vive, llega la Luz. Cuando uno muere, llega la oscuridad. La Luz representa la Vida que está llegando. La oscuridad representa la vida que se fue. Los buenos pensamientos, sentimientos y deseos son los rayos de Luz, que alimentan la Vida y al alma que ha descendido a la Tierra. Las buenas acciones son los rayos, los colores de Luz, los cuales proporcionan el pan de Vida al alma, para que conozca a Quién le dio a luz. Conferencia dada por el Maestro, Julio 31, 1932, 05:00 a.m., hora local, el monte Rila. Equipo de traducción al español: Zornitza Gáneva – Bulgaria José de Jesús Saavedra Aceves – México
  8. Comunión con Dios Conferencia del Maestro, dada en 23 de Noviembre de 1930, en Sofía – Izgrev La Vida en sus manifestaciones tiene un lado real y uno irreal. Estas manifestaciones tienen su significado práctico y teórico. Por ejemplo, tener fe uno, es uno de los lados teóricos de la Vida. Cualquier cosa que una persona piense acerca de la fe, eso es aún teoría. En este caso toda la gente difiere en sus conceptos teóricos acerca de la fe y de la Vida. Sin embargo, con respecto a lo real en la Vida, es decir, con respecto al lado esencial de la Vida, toda la gente así como todos los seres vivos en general, tienen los mismos conceptos y las mismas experiencias. Entonces, en la Realidad de las cosas existe una unidad. Por ejemplo, cuando llega la Alegría, produce las mismas condiciones, los mismos cambios en todos los seres vivos. Estos cambios son más notables en los seres humanos. Cuando ellos están alegres, su pulso aumenta, el flujo de sangre al corazón se incrementa y todos los órganos se expanden. En general, la Alegría causa expansión al hombre. El otro lado real de la Vida es el rezo. Aquel que no sabe cómo rezar sólo teoriza. Sin embargo, teorizar sobre el rezo no se puede nombrar un rezo verdadero. La gente contemporánea piensa que el rezo en general es para la persona sencilla. Ellos consideran el rezo como algo simple con relación al científico, al genio, o al santo. De hecho, si tomamos la vida del genio, del científico o del santo, veremos que de principio a fin representa sólo el rezo. Su Vida comienza con un rezo y termina con un rezo. Por ejemplo, el rezo de un genio muestra que está preñado con alguna gran idea, con la cual quiere contribuir algo al mundo. Tal vida es por completo desinteresada. Por eso decimos que tanto el genio como el santo no buscan en sus vidas su propio beneficio. Así que, sólo quienes están preparados para entender el rezo como camino interior, intuitivo pueden penetrar en su íntimo significado. No hay ni un idioma contemporáneo que pueda expresar la gran idea, oculta en la noción del rezo. Y hoy día, ya que no existe una palabra apropiada, nosotros usamos palabras en los distintos idiomas, que aproximadamente expresan la noción de "rezar". Rezar significa volver tu mente, corazón, alma y espíritu a esa Fuente de Vida, de la cual has salido. Si un hombre se pone áspero, eso es debido al hecho de que él raramente recuerda la Causa Primera, es decir, la Fuente de Vida. Consecuentemente, la degradación a la que la humanidad contemporánea ha llegado, es causada por una profunda razón interior – por apatía con el Primer Principio, del cual se originó. El hombre hoy día es apático para con Dios y por eso frecuentemente escuchan a decir: "Soy una persona libre, puedo estar sin Dios, también puedo estar sin rezar." Así medita una persona que se piensa de ser libre. Pero esta idea lógicamente no es correcta por única razón que lo Real, es decir, lo Absoluto en el mundo no puede dividirse en dos. Así como Dios, Quien nos ha creado, no puede olvidarnos, de igual manera nosotros tampoco tenemos derecho de olvidarLe. Si Él se olvida de nosotros, todo está acabado con nosotros. Si Él nos olvida, nosotros morimos; sin embargo, si nosotros Le olvidamos, moriremos de nuevo. Dicen: "¿Por qué morimos?" Les probaré por qué llega la muerte. Cuando alguien pregunta si puede vivir sin rezar, esto es igual a pensar que puede vivir sin respirar. Si uno se considera libre, independiente, que intente detener su respiración sólo durante una hora. Si detiene su respiración durante una hora, comprenderá qué necesaria es para él. Si la respiración representa una necesidad para el hombre, entonces pensar en Dios es mil veces más necesario. Mientras más recuerde uno a Dios y Le tenga en su mente, más noble será. La nobleza del alma humana depende de su pensamiento en Dios. Por tanto, si queremos ser nobles, nosotros tenemos que acordarnos de Dios como una esencia que corre por nosotros. En todas las situaciones de nuestra vida – tanto en las alegrías como en los dolores – nosotros debemos acordarnos Dios. Fuera de Dios no existe ninguna educación, ninguna nobleza, ninguna ciencia, ninguna religión, ningún arte u oficio, – nada existe. Alguien dice: "la cultura puede existir sin Dios también." Respondo: así como la vida en la Tierra no puede existir sin el Sol, así la cultura tampoco puede existir sin Dios. Así como las plantas no pueden existir sin agua, así la cultura tampoco puede existir sin Dios. Así como los humanos no pueden existir sin aire, así la cultura tampoco puede existir sin Dios. Estas comparaciones muestran la gran necesidad de rezar. El pensamiento de uno no puede ser elaborado sin rezar. Nosotros no estamos hablando de los pensamientos humanos distorsionados de acuerdo con los cuales la idea de Dios es presentada de manera/ aspecto caricaturizada. La idea de la gente contemporánea acerca de Dios es la idea de la humanidad caída. Lo que ellos consideran realidad de hecho no es ninguna realidad. ¿Cuántas veces uno ha rezado a Dios sin recibir respuesta alguna? ¿Por qué no recibe respuesta a su oración? Rezar uno a Dios y no recibir respuesta a su oración es una situación similar a la del sediento que sueña que toma agua, pero cuando despierta siente sed de nuevo. El agua que bebe mientras sueña no satisface su sed. Por tanto, este beber agua no es real. Lo que hace a la realidad diferente es que es capaz de satisfacer cualquier sentimiento que la gente necesita interiormente. En Realidad uno constante e incesantemente se desarrolla. La reunión de esta noche fue convocada por la realidad del rezo, para comprender cómo deben rezar. Quisiera escuchar de ustedes cómo rezan. Cuando rezan, es decir, cuando van con Dios, ustedes están avergonzados. ¿Pueden rezar correctamente si están avergonzados? Además, ¿A qué se debe la vergüenza? Cuando el alumno ha aprendido su lección como es debido, él se levanta de su asiento valiente, decididamente y responde bien a cualquier pregunta que hace el maestro. Si no ha aprendido su lección el alumno está avergonzado y se dice a sí mismo: "El maestro me va a reprobar." Cuando le recen a Dios, tengan a la vista la siguiente cualidad Suya: Dios es extremadamente paciente pero también extremadamente exigente. Cuando reces, reza por cosas reales, concretas. A Dios no Le gusta que recemos por cosas vanas. Cosas vanas son aquellas, cuya realización depende de nosotros. No debemos esperar que Dios haga estas cosas. Es ridículo, por ejemplo, ir con Dios y pedirLe: "Dios, enséñame cómo comer" o "Enséñame, Dios, cómo beber agua, cómo estrechar la mano con la gente, cómo vestirme." Muchas oraciones de la gente contemporánea son de este tipo. Digo: la gente contemporánea necesita rezar para que pueda enderezar su vida y quitar de ellos cualquier clase de búsqueda del propio interés. Buscar el propio interés es un vicio, una llaga, que corroe el alma humana. Como una nube él oscurece la conciencia del hombre y endurece su corazón. El que busca su propio beneficio piensa todo el día en sí mismo: cómo comer bien, cómo vestir bien, tener una vivienda cálida y confortable, estar sano. Mientras que de los sufrimientos de los demás, él dice: "Esto no me interesa." No interesarse por su prójimo es un estado ajeno al que uno sucumbe. Este estado raramente lo atrapa a uno, pero huele tan desagradablemente que largo tiempo debe purificarse uno hasta librarse de él. Por tanto, recuerden la siguiente verdad: No existe cosa más grande en la vida del hombre que el rezo. Cualquier otra cosa lo que la gente les diga, no olviden el significado y la necesidad de rezar, de la comunión con Dios. Ni el conocimiento, ni el Amor, ni la Sabiduría en la Tierra puede compararse con rezar, con la comunión de uno con la Causa Primera. La fuerza del rezo está en que cuando uno reza hay que poner todas sus virtudes a trabajar. Un rezo en el que uno no pone en práctica todas sus virtudes, no es verdadero. El rezo debe incluir en sí mismo las cualidades del Amor, la Sabiduría, la Verdad, la Justicia, la Virtud, la Misericordia y un numero de otras virtudes. Si van con Dios con semejante rezo, se asemejarán a un árbol con frutos maduros. Si Dios los ve tan bien adornados, estará satisfecho de que ante Él está un niño sensato, que sabe hablar el idioma supremo, de los ángeles. Dicen: "No todos podemos ser niños sensatos." – No importa, Dios también soporta a los niños tontos, pero existe una diferencia entre el niño sensato y el tonto. El niño tonto nunca podrá tener el resultado del sensato. Lo vemos por doquier en la Vida: el sensato aprende, mientras que el tonto siempre se retarda; el sensato obtiene un premio, mientras que el tonto se consuela. Digo: si la gente contemporánea no supiera rezar, hubieran perdido incluso lo más pequeño que ha conservado hasta ahora. Todo lo bueno, todo lo grande y bello que han conservado es debido al ánimo de rezar – el cual trabaja en sus almas. Por tanto, gracias al rezo (incluso si no es correcto, como en la humanidad contemporánea) algo bueno ha sido conservado y algo nuevo ha sido adquirido. Gracias al rezo nos hacemos conductores de fuerzas sublimes y nobles recursos por las cuales se mantiene toda la especie humana. El alma necesita alimento interior, espiritual, que puede ser provisto sólo mediante el rezo. Ahora, al observarlos yo noto que ustedes se han vuelto ricos con estos conocimientos que les he enseñado pero no han aprendido cómo rezar. En muchos aspectos piensan como yo, filosofan como yo, predican como yo, hablan como yo, pero una cosa no saben – no saben cómo rezar como yo. La única cosa que no puedo enseñarles es rezar. Jamás me permito a mí mismo enseñarle a alguien cómo rezar. ¿Por qué? – En mi opinión rezar es el acto más sagrado, que pertenece sólo al alma. Alguien pregunta: "¿Tú cómo rezas y cuándo rezas? – Cómo rezo no puedo decirte pero siempre rezo. Yo rezo, incluso cuando como, y cuando bebo agua, y cuando leo y cuando trabajo – siempre y dondequiera rezo. – "¿No se sientes pesado de tanto rezar?" – Por el contrario, me siento más ligero. La vida está concluida justamente por el rezo. Uno deja de rezar y la Vida desaparece. ¡Rezar es una cosa grandiosa! Él no se expresa a través de mascullar y susurrar rezos. Cuando aprendan a rezar su vida tendrá significado. Los Discípulos de Cristo tampoco sabían rezar, por eso se volvieron a Cristo con las palabras: "Maestro, ¡enséñanos a rezar!" Jesús respondió: "Cuando venga el Espíritu de la Verdad, Él les enseñará." Sin embargo, ellos tuvieron un modelo de verdadero rezo en el rostro de Cristo. Digo: Cada persona puede aprender a rezar. Si rezar depende de las virtudes, uno debe establecer el Bien como fundamento de su vida. Si logra esto, uno no advertirá cómo su capacidad para rezar aparecerá como un resultado natural en su Vida. Entonces, el alma humana florecerá como un árbol con miles de aromáticas flores. Cuando uno siente disposición para rezar, ningún mal existe para él; está dispuesto hacia todos, disfruta todo, está agradecido por todo. Cuando ve cómo se arrastra un gusano, se detiene ante él, desea ayudarle con algo. Cuando ve un árbol cuyas hojas se mecen con el viento, uno siente disposición por él y quiere ayudarle. Ante este hombre todo vuelve a la vida. Él ve dondequiera el Espíritu de Dios que trabaja y ayuda. Eso despierta en él un impulso para trabajar también, liberarse de las condiciones limitadas de la Vida. Preguntan si sólo los humanos rezan. – Todo ser viviente reza. Animales y plantas rezan. La fragancia que las plantas propagan por el aire es su rezo. Cuando la planta pierde su fragancia, se seca. Mientras que la planta huele bien, ella crece y se desarrolla. Existen plantas, cuyas hojas tanto como sus flores, irradian aroma. Consecuentemente, cuando uno ora, también irradia fragancia de igual modo que la planta. Lo más que rece él, lo más que su fragancia se incrementa. Cuando deja de rezar y su fragancia gradualmente desaparece. Aquel que nunca ha rezado o que ha olvidado rezar, él huele desagradablemente. De la cualidad de la planta depende su fragancia. De igual modo se definen también las virtudes de los humanos. Lo más evolucionados que son, más fuerte es su fragancia. Así que, rezar es el trabajo más importante en la Vida. En cuanto a cómo rezar, esto es una trabajo personal, que cada uno debe aprender por sí solo. Si yo les enseño a rezar, ustedes escucharán sólo un eco, del que pronto aburrirán y dejarán de rezar. Éste tiene sentido sólo cuando sale de lo profundo del alma. Si alguien quiere enseñarles cómo rezar, les dirá: "Yo rezaré por ustedes, mientras ustedes trabajan por mí." Esa es la ley. Si trabajan para alguien, él obligatoriamente debe rezar por ustedes. Si no reza, tampoco tienen que trabajar para él. Así son las relaciones entre la gente espiritual. Si ustedes rezan por alguien, él trabajará para ustedes. Esta noche, quiero que ustedes recen, yo trabajaré; o yo rezaré, ustedes trabajan. Podemos separarnos en dos grupos: una mitad trabajará, la otra rezará. Lo que sea que acepten, una cosa es importante para ustedes: todos tomar parte, volver sus mentes hacia Dios. No existe momento más solemne que aquel cuando dirigimos las mentes y corazones arriba hacia Éste, Quien nos ha dado todos los bienes. Si trabajan incesantemente así, en el curso de un año, ustedes estarán todo el tiempo contentos y felices y sentirán la presencia de Dios. En todos los casos de la Vida, el rezo tendrá fuerza para ayudarlos. La ciencia sin el rezo fastidia a uno; la religión sin el rezo fastidia a uno; el amor sin el rezo fastidia a uno; comer sin el rezo fastidia a uno. Todo lo que se hace sin rezar es angustiante para el hombre. Existe gente que es muy exigente en su rezo; su rezo es estricto, moderado, mesurado. Sin embargo, existe gente, en particular entre los pobres, cuyo rezo fluye libremente – como los sentimientos de un momento dado. Después de semejante rezo los rostros de esa gente se torna radiante, sonríen; simultáneamente en sus almas ocurre algún cambio. Escuchan a alguien pobre, orando: "Dios, existe algo en mí, que desea rezar pero no sé cómo. Soy consciente que cuidas de mí y tienes tiempo para mí, pero aún no he aprendido a rezar. Realizo esfuerzos para hacer tu Voluntad pero no lo logro, cometo errores todo el tiempo. Si decides pegarme, Tu mano me aplastará. Ten piedad de mí, no repetiré dos veces los mismos errores." Cuando Dios escucha este rezo envía Su bendición a esta alma y dice: "Este es un niño sensato, fácilmente se enderezará." Yo presento las cosas de una manera humana como suceden entre la gente. ¿Quién no ha encontrado en su vida a un hombre puro de corazón, sincero que habla desde el fondo de su alma? Cuando escuchan a tal persona hablar, sienten que está preparado para hacer todos los favores, para todos los sacrificios por ustedes. Entonces, ustedes también experimentan disposición hacia él. Y si les ha hecho algún daño, están listos para inmediatamente perdonarle. Digo: si ustedes no perdonan los pecados de sus prójimos, sus pecados tampoco les serán perdonados. Frecuentemente se dirigen a Dios con la petición de que les revele algunos misterios. Muchas cosas les serán reveladas pero sólo cuando aprendan a rezar correctamente. Ahora, cuando los observo esta noche veo que entre ustedes hay jóvenes y viejos. Todos dicen que se aman y que tienen relaciones fraternas entre sí. ¿Cuál es la diferencia entre el joven y el viejo? – El hermano viejo se diferencia en su preparación, está listo para hacerle favores a su hermano joven, mientras que el hermano joven se diferencia en su preparación, está listo para trabajar. Así que, el hermano joven y el viejo están listos para hacer cualquier tarea que les sea presentada. Cada uno debe tener en su alma preparación absoluta para servir a Dios tal como los Ángeles y los hermanos Avanzados tienen la preparación para ayudar a todos, sin diferencia de su posición. Dicen: "¿A dónde debemos volvernos cuando recemos?" Una cosa deben saber: El rezo no lleva regla alguna, restricción alguna. Cuando alguno reza como es debido, él siempre está vuelto hacia Dios. Ustedes no pueden rezar, si no están vueltos hacia Dios. Si rezan a Dios y piensan en una persona – no importa si es su amigo, su madre o, su padre, ustedes le rezan a él. Si le rezan a Dios, pero piensan en su dinero, en su casa – le rezan a ellos. Si le rezan a Dios pero piensan en un santo -le rezan al santo, no a Dios. Si quieren que su rezo sea recibido por Dios, su pensamiento debe dirigirse exclusivamente a Él. Durante el tiempo del rezo su mente debe estar libre de todos pensamientos laterales. Así que, si rezan, la imagen de Dios debe permanecer en su mente. ¡Ninguna otra imagen! Dirán: "Nosotros no sabemos cuál es la imagen de Dios." No, ustedes conocen esta imagen, pero ahora sólo tienen que restablecerla. Existe un momento en la Vida cuando todas las criaturas – desde las más pequeñas a las mayores, vuelven sus mentes hacia Dios. En este caso, el lado místico del rezo concluye en la percepción de uno de este momento, de modo que se une al rezo común y decir: "Vuelvo mi mente, corazón y espíritu a Éste a Quién todos se dirigen en este momento." Además, cada uno dirigirá un pensamiento que corresponda a su evolución. Dios responderá a este rezo colectivo enviando a cada uno tanta Luz como necesite. Leamos ahora la Buena Oración y dirijamos nuestra mente Éste, a Quien todos se dirigen esta noche. Este rezo es común no sólo para la humanidad sino para todo el universo: para todos los ángeles, arcángeles, dirigentes, poderes, fuerzas. Sólo de este modo rezaremos para recibir la bendición de Dios, para que podamos crecer y evolucionar de acuerdo con Su Voluntad. Equipo de traducción al español: Zornitza Gáneva - Bulgaria José de Jesús Saavedra Aceves - México Todos los participantes en los equipos de traducción trabajan voluntaria y gratuitamente. Agradeceremos cualquier tipo de ayuda, especialmente en la edición, publicación y distribución de las traducciones. Para mayor información, por favor, contáctanos: wb_translation_team@mail.bg
  9. LA VERDAD ABSOLUTA La primera conferencia matutina del Maestro 21 de Septiembre de 1930, Sofía, Izgrev ¿Han aprendido la oración de Daniel? Cada quien, lea el Evangelio de Juan. Es bueno que cada quien traiga consigo la Biblia. Les he dicho: cualquier cosa que hagan – háganla por Dios. Cuando entren a clase, guarden silencio, estén concentrados. Como discípulos, ustedes deben decir la Verdad. Al discípulo no le está permitida mentira alguna. La mentira es un doble pecado. Cuando cometen un error y no quieren admitirlo, están mintiendo. A ustedes se les pide que santifiquen el Nombre de Dios. Si no lo hacen, vendrán otros, ellos santificarán el Nombre de Dios. Si aman a Dios, mantendrán Su Nombre sagrado, y al mismo tiempo, respetarán a la gente también. Dicen que a veces actúo de modo humano. Si eso es así, siempre actuaré de modo Divino. De cualquier modo que actúe con la gente, ellos son siempre desagradecidos. Dios les dio la Vida, les dio mente y corazón, les dio todos los bienes y ellos, una vez más, no son agradecidos. Durante miles de años Dios ha trabajado para ustedes, pero de nuevo son desagradecidos. Está dicho en la Biblia: "El buey reconoce a su amo, pero Israel no conoce a Dios." Si un hombre no modera su mente y su corazón, ¿cómo llegará a conocer a Dios? Si discutes con toda la gente, ¿cómo vas a servir a Dios? Esto se refiere a todos sin excepción. No hay ninguno entre ustedes que sea como debería ser. Hoy les digo a todos. Si no están satisfechos, váyanse al mundo, allí les espera un látigo. Si no hacen la Voluntad de Dios, nada quedará de ustedes. ¡Deben saber esto! Aquellos que hacen la Voluntad de Dios, sus obras brillarán. Está dicho en la Biblia: Sed perfectos como vuestro Padre en los cielos es perfecto (Mat 5:48). Ahora, llevaré a cabo un experimento para ver quiénes de ustedes son perfectos y quiénes no. Derramaré un poco de gasolina sobre ustedes y prenderé un cerillo para ver si se encienden o no. Si se encienden y se queman, sabrán por sí mismos quiénes son. Si no se queman, de nuevo sabrán quiénes son. El hombre necesita conocimiento. Si el conocimiento no eleva la vida humana, no es verdadero. Es una carga con la cual el hombre no pueda armonizarse por sí mismo. Si el conocimiento no se transforma en Luz bajo la cual un hombre pueda leer, no es verdadero conocimiento. Lo más que la conciencia de un hombre despierte, tanto más se incrementa su Luz. Sabiendo esto, trabajen en despertar su conciencia, no la dejen dormir. En el Reino de Dios sólo el hombre con una conciencia despierta puede entrar. Ahí no se aceptan ancianos, enjutos, con brazos y piernas temblorosos. Recuerden: en la Escuela Divina, se acepta sólo gente joven. – ¿Qué pasará con los ancianos? – Los ancianos deben rejuvenecerse y los jovenes volverse un Sol y brillar. Esto pide la Divina enseñanza. Ella aporta orden y organización a todos lados. El discípulo aporta la fragancia de las flores. La Divina enseñanza excluye cualquier impureza. Algunos de ustedes todavía están sujetos a la iglesia, a los sermones de sus pastores. Éstos son libres, que se vayan con ellos para que los sermoneen. Si creen que la enseñanza del mundo es la correcta, váyanse al mundo. Entonces yo seré libre. Sepan una cosa: si buscan un camino fácil para la salvación, no lo encontrarán en ninguna parte. Donde el Amor Divino está falseado no puede existir salvación alguna. Podrá haber mentiras efímeras, más no lo que buscan. Observándolos, veo que algunos han venido a mí con el único propósito de que les revele ciertos secretos. Éstos podrían estar conmigo durante miles de años, pero nada les revelaría. ¿Por qué? – Porque aún no están preparados para este conocimiento. Después se quejarán que no les he tenido la consideración debida. ¿Cómo voy a respetarlos, como ellos esperan, cuando han tratado de mentirme? – "El Maestro no me trató bien." – ¿Cómo puedo tratarte bien, cuando pisoteas la Verdad? ¿Qué actitud puedo tener con alguien que profana con su mente el conocimiento Divino y mancha con su corazón el Amor de Dios? Esto tiene que ver con todos ustedes – no excluyo a ninguno. Entre ustedes no hay ninguna persona realmente justa. Por eso, te digo: si tu injusticia no se transforma en Justicia no puedes llegar a ser un hombre. Si la injusticia en el mundo se transforma en Justicia, algo bueno puede esperarse de este mundo. Traten de decirle a alguien hoy día, que no es justo. Dirá: "Mi padre es una persona noble, mi madre es justa." Pregunto: ¿Qué dirán de la honestidad de un pueblo si el mismo hijo del rey está robando? Por tanto, si ustedes, los que hacen la Voluntad de Dios, también roban – dónde está su honestidad? – "Pero yo cumplí con todo lo que se me pidió". ¿Pero, sólo una vez? No se hagan sirvientes del demonio, de las fuerzas negativas. Si no aplican el conocimiento Divino, se toparán con el conocimiento de la logia de la oscuridad, de la cual vienen todas las desgracias. – "Pero, Dios nos ayudará." ¿Cómo les va a ayudar, cuando no tienen un elevado ideal – "Rezaremos." Rezarán, pero no recibirán respuesta a su oración. ¿Creen que si no tienen éxito, Dios estará con ustedes? Hasta que llegues a ser uno con Dios, tengas Paz inalterable en su alma y cumplas con Su Voluntad, nunca podrás alcanzar el éxito por completo. A todos se les pide que pongan orden y organización dentro de ustedes mismos; que venzan ese conjunto de espíritus violentos en su interior. Tú eres el presidente de esa compañía. Si fracasas en poner orden y organización dentro de esa compañía, nada quedará de ti. No trates de excusar a sus miembros. Ninguna mentira está permitida. No distorsionen la Verdad, tampoco tergiversen mis palabras. No mientan en mi nombre, no se los permito. Recuerden: Quienquiera que mienta en mi nombre, nada quedará de él. – "Así dijo el Maestro." Diez veces comprueben lo que les he dicho, pero no mientan en mi nombre. ¡Tampoco mientan en Nombre de Dios! En la Escuela, absolutamente ninguna mentira está permitida. Después de todo eso, alguien vendrá y comenzará a hablar de Amor. ¿Qué puedes decirle al que tiene hambre de Amor? Da de comer al hambriento, y nada más. Alimentándole, has cumplido la Voluntad de Dios. Alguien vendrá y dirá que Dios se le ha aparecido. Esta es una mentalidad superficial Ya pasó el tiempo de semejantes mentiras. Si de aquí en adelante, Dios puede hablarnos-¿dónde queda la Verdad? El capullo que ha llegado a florecer hoy día, se ha preparado durante largo tiempo para este proceso. Muchas veces ha florecido este capullo. Dices: "Ya salió el Sol." – Muchas veces ha salido el Sol, pero tú no lo has visto. Por tanto, si aún no has florecido, asegúrate de florecer. La fuerza del hombre está escondida en la apertura del capullo, en su florecimiento. Jóvenes y ancianos – todos deben comprender correctamente la Vida. Algunos de ustedes piensan que ya no hay más qué aprender. ¿Ya aprendieron la ley del sacrificio? ¿Conocen qué relación tiene con la Vida? Mientras vivan aprendan a sacrificarse. Se les exige que vivan correctamente, para que puedan corregir su Vida. Si ustedes mismos no la corrigen, yo la corregiré. ¡Pero, ay de ustedes entonces! Semejante enmienda tendrá lugar como jamás lo hubieran pensado. Ya verán lo que sucederá; pero, no esperen que llegue ese día. Si piensan que cuando llegue la guerra, sus asuntos se van a solucionar – están perdidos. No esperen que el Sol se ponga para arreglar sus asuntos. No, sus asuntos se solucionarán mientras brilla el Sol. Hagan uso de este momento. Purifiquen sus corazones de acuerdo con la Libertad que Dios les ha dado. Pues lo que sea que un hombre siembre, eso cosechará (Gál 6:8). La Ley es estricta. Lo que sea que uno haga – uno mismo sufrirá las consecuencias. En el futuro, el padre no será responsable de su hijo, ni la madre de su hija. Ha pasado el tiempo en que los padres eran responsables de sus hijos. Algún tiempo, por el mal, pagó hasta la cuarta generación. Ahora, cada uno será responsable por sus errores. Ni uno, por nadie más, pagará. Por tanto, quien venga a clase necesita conservar la armonía. Que cada quien tenga paz interior. Cuando vengan aquí, en vez de conversar, abran el Evangelio y lean. Para la próxima vez, ¡cada quien abra el Evangelio y léalo! Si uno no tiene la posibilidad de traer todo el libro, copie sólo el capítulo definido para leerlo. De otra manera, no tiene sentido, reunirnos. Si la Bendición de Dios no se manifiesta sobre nosotros, ¿cuál es el sentido de nuestras reuniones? No está permitido jugar con Dios. ¡Esto es lo más peligroso en el mundo! Se encuentran ante Dios para pedir esto o aquello, y hacen cualquier cosa que llegue a su mente. Prometen algo sin cumplirlo. No, ya que prometiste algo a Dios, lo cumplirás. Ya que dijiste que servirás a Dios, cumplirás tu promesa. Incluso si te cuesta la vida, servirás a Dios. Observándolos, veo que han estado holgazaneando, ya no trabajan como antes. Quieren ser libres. La pereza no es libertad. Vivan y trabajen de tal manera que todos puedan ver que hay algo especial en ustedes. Que todos vean lo Divino en ustedes. – "Tenemos debilidades, somos humanos, ¿verdad?" – Cada uno puede tener cierta debilidad, pero la mentira está excluida. ¡No le está permitido a uno mentir! Yo tengo la mayor repugnancia por la mentira. ¡Todo puede serle perdonado a un hombre, pero la mentira – jamás! Sus otros pecados pueden ser perdonados, pero una mentira nunca es perdonada. Cuando nos reunamos, una cosa quiero de ustedes: que estén libres de mentira. Quiero ver que progresen, pero sin mentiras. ¡Absolutamente ninguna mentira! Jamás permitas que una mentira se interponga, entre tú y Dios, como obstáculo. Donde está presente la mentira, ahí todos los asuntos se arruinan. No pongan barreras entre Dios y su alma. No pregunten a quién se refiere esto. Se los digo a todos. Esto tiene que ver con todos, sin excepción. No hablo sólo de Pureza Absoluta. Antes de que logren la Pureza, deben excluir la mentira de su camino. Ésta interrumpe cualquier desarrollo. Después de la mentira, viene la muerte. Aquél que miente, él mismo corta el hilo de su vida. Trabajen en sí mismos para liberarse de la mentira. Sólo así, llegará la Paz. Dondequiera que la mentira existe, allí no es posible que haya Paz. ¡Acostumbran mentir pero hablan de Paz! La Paz llegará cuando la mentira cese de existir. La Paz debe estar entre Dios y nosotros. Cristo dice: Mi paz os doy. Ahora, cuando salgan de clase, dirán que el Maestro los regañó. Esto no es un regaño. Digan: "El Maestro pide que nos liberemos definitivamente de la mentira". Esta es la Verdad. Si no dicen la Verdad, ustedes están haciendo uso de otra mentira. ¿Por qué afirman algo que no se ha dicho? Me encontré con una joven hermana y la miré. ¿Por qué la miré? – Quise decirle que no mintiera. Se lo estaba diciendo mentalmente: "Tú eres joven. Ahora estás recién entrando en el mundo, y estás mintiendo." Encontré una hermana anciana. La miré, también. Le dije mentalmente, "Hermana, tienes un pie en la tumba. Cuídate de no mentir." Los jóvenes, y los ancianos también, deben decir la Verdad. Algunas veces me miran con recelo. Con esto, la gente me está preguntando: "¿Por qué permites a tus discípulos mentir? ¿Por qué permites también a los espíritus mentirnos?" Así, me están haciendo su cómplice. No, yo no puedo ser su cómplice. Existe algo en lo que no puedo tomar parte – esto es, la mentira. Dirá que es imposible sin la mentira. – Es posible sin la mentira también. ¡Sin la mentira será a partir de ya! Yo soy bastante indulgente hacia ustedes. ¡Todos sus pecados pueden ser perdonados, pero la mentira – jamás! Cualquier otro pecado es preferible a la mentira. Si un hombre nunca ha cometido un solo pecado, pero sólo está mintiendo – esto es igual a haber cometido todos los pecados. A este respecto, él es el más grande pecador, él es incorregible. El demonio es el padre de la mentira. Porque él está mintiendo, nadie puede salvarlo. Si él dejara de mentir, el resto de sus pecados se perdonarían fácilmente. Recuerden: la mentira no tiene perdón. – "¿Qué hacer cuando pase por mi mente un pensamiento falso?" – Tómalo de una oreja y échalo fuera con las palabras, "¡Ninguna mentira!" Estas son las Palabras del Maestro. – "¿Qué hacer después?" – Dirás la Verdad. Y cuando te pregunten, qué está diciendo el Maestro, di, "El Maestro nos está hablando de echar fuera a la mentira." Dirán que estoy enojado. Esto es una mentira. El enojo no es de ayuda alguna. ¿Qué hacer con mi enojo? Esto significa que me turbaré, elevaré mi voz, gritaré. No, con esto, nada puede lograrse. Repito: ¡Ninguna mentira! Recuerden: si desean tener la Bendición Divina este año, renuncien a la mentira. De otra manera, lo perderán todo. Espero que ninguno de ustedes se perjudique. Yo apoyo su interés. Si los dejo con la mentira, se confundirán por completo. La mentira no es una cualidad innata al hombre; ha sido injertada de otra cultura. Ustedes no pueden quererla. La mentira tiene un origen bestial. Leeré, el primer capítulo del Evangelio de San Juan: En el principio fue la Palabra, y la Palabra estaba con Dios. (Jn 1:1) Por la "Palabra," quiero decir, Sabiduría. Esto significa que estaba presente en el principio, la Sabiduría. Y la Luz brillaba en la oscuridad, y la oscuridad no podía vencerla. (Jn 1:5) ¿Por qué no podía vencerla? – Porque la Sabiduría estaba presente allí. Y la Palabra se hizo carne y vivió entre nosotros. Y hemos visto Su gloria – la gloria como unigénito del Padre – llena de gracia y de verdad. (Jn 1:14) – Donde existe la Gracia, donde existe la Verdad – no existe mentira en absoluto. Donde la mentira existe – no existe la Gracia, ni la Verdad, ni la Palabra, tampoco hay Sabiduría. A Dios nadie lo ha visto jamás; sólo el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él lo ha dado a conocer. (Jn 1:18) ¿Por qué nadie ha visto a Dios? – Porque la mayoría de la gente hace uso de la mentira. Todo aquél que miente, no puede ver a Dios. Si deseas verLe, líbrate de la mentira. Él confesó y no negó. Confesó: – Yo no soy el Cristo. Y Le preguntaron: – ¿Qué, pues? ¿Eres tú Elías? Dijo: – No soy. – ¿Eres tú el Profeta? Y respondió: – No. (Jn 1:20-21) Aunque era un hombre valiente, el profeta Elías había sido atemorizado por una mujer y había huido al desierto. Este temor permaneció en Juan también. Por esta razón, cuando le preguntaron si él era Elías, lo negó. ¿A quién renunció? – Al cobarde Elías. Dijo: – Yo soy "la voz de uno que clama en el desierto: Enderezad el camino del Señor", como dijo el profeta Isaías. (Jn 1:23-24) Juan quería decir que no era aquel Elías, quien mató a los profetas. Él es aquélla voz que dice, ¡Enderezad el camino del Señor! Esto significa que Juan no es el viejo Elías, sino el nuevo. - ¿Por qué, pues, bautizas, si tú no eres el Cristo, ni Elías, ni el Profeta? (Jn 1:25) Yo no lo conocía; pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: 'Sobre quien veas descender el Espíritu y permanecer sobre él, ese es el que bautiza con Espíritu Santo.' (Jn 1:33) Éste dice la Verdad. Aquél que miente – sobre él, el Espíritu no puede descender. Y yo lo he visto y testifico que este es el Hijo de Dios. (Jn 1:34) – ¿Quién es el Hijo de Dios? – Quien nunca miente. Volviéndose Jesús y viendo que lo seguían, les dijo: – ¿Qué buscáis? Ellos le dijeron: -Rabí – que significa "Maestro"-, ¿dónde vives? Les dijo: -Venid y ved. Fueron y vieron dónde vivía, y se quedaron aquel día con él, porque era como la hora décima. (Jn 1:38-39) Cristo vive allí donde no hay mentira. -Hemos encontrado al Mesías-que significa "Cristo"-. (Jn 1:41) Esto significa: hemos encontrado a Aquél quien nunca miente. Hemos encontrado al hijo de José, quien nunca miente. Natanael le dijo: "Pero ¿qué cosa buena puede salir de Nazaret?." Felipe le contestó: "Ven y verás." Dicho de otra manera, ¿de Nazaret puede salir el hombre que no miente? Cuando Jesús vio a Natanael que se le acercaba, dijo de él: -¡Aquí está un verdadero israelita en quien no hay engaño! (Jn 1:46-47) – Este es un hombre quien está listo para hablar con la Verdad. Y agregó: – De cierto, de cierto os digo: Desde ahora veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subiendo y bajando sobre el Hijo del hombre. (Jn 1:51) – El Hijo vino cuando la mentira necesitó ser arrojada hacia afuera. Y así, este año trabajen en aquello que es bueno ante Dios. No piensen sólo en ustedes. Si creen que Dios vive en toda la gente, trabajen en pro común. Entonces, Dios también verá a través de los ojos de todos, que ustedes están cumpliendo Su Voluntad. Vienes a pedirme que te preste 100 levs. Advierto que con este dinero intentas comprar una cuerda, con la cual ahorcar a alguien. ¿Estaría cumpliendo la Voluntad de Dios si te doy el dinero? Estaría cumpliendo la Voluntad de Dios si mandara a un par de gentes a darte una buena paliza y en camilla te lleven hasta la cama. Después de eso, yo mismo vendría a curarte. Esto es lo que significa cumplir la Voluntad de Dios. Por tanto, los sufrimientos se presentan para prevenirte de cometer el crimen que intentas hacer. Te golpearán, estarás enfermo durante algún tiempo, pero permanecerás en lo correcto. Mientras caminas, te caes y te fracturas la pierna. ¿Por qué? – Te has equivocado de algún modo. La pierna sufre en tu lugar, pero esto te enseñará a no equivocarte. Ésta rechazó servirte. Dijo: "Dios me ha hecho, para servirte, pero sin ninguna mentira. Si me obligas a mentir, no me moveré de mi lugar." En verdad, no existe nada más bello que encontrar a un hombre en quien no hay mentira alguna. No existe más bello rostro que aquél del que nunca miente. Es un rostro angelical. Cualquier cosa puede decir, pero una mentira-¡jamás! Aquél que no miente, carga los pecados de la gente. Aquél que miente, carga sus propios pecados para los cuales no hay redención. Son los pecados del demonio. Si les preguntan: "¿De qué les habló el Maestro hoy?" digan: "De vivir sin mentiras." Aquí está la Verdad. Diríjanse a Dios con el siguiente pensamiento: "Señor, mi alma desea que la Paz llegue plena." – ¿Dónde está la Paz? – Donde no existe la mentira. Ahora ustedes, los de Sofía, durante toda la semana se levantarán a las cuatro y media para llevar a cabo el programa de oraciones. Inmediatamente después de levantarse, se dirán a sí mismos: "¡Sin mentira!" Romperán sus lazos con la mentira. Se divorciarán de ella. La mentira es la mujer, y ustedes son el hombre. Yo les divorcio de esta mujer. Ninguno tiene derecho de casarse con la mentira. ¡Permanecerán vírgenes! La mentira es la primera mujer – la adúltera. Si se unen a ella y dan a luz hijos, ¿piensan que ellos serán buenos? ¿Piensan que ellos tendrán deseos sublimes? ¡Ninguna unión con la mentira! Si están por casarse, les aconsejo que se unan a la Verdad. Alguno me pregunta que si se casa. – Cásate, pero sólo con la Verdad. – ¿Debemos casarnos? – Cásense. – ¿Con quién? – Con la Verdad. Quien entra a clase debe divorciarse de la mentira y casarse con la Verdad. Si el padre está unido a la mentira, le abandonarán a él también. Si sus familiares están unidos a la mentira, los abandonarán, también. Este es el significado del versículo: Renunciará a su padre y a su madre. Renuncias a ti mismo y a todos aquellos que te incitan a mentir. – ¿Con quién nos casaremos? – Con la Verdad. – ¿A quién amaremos? – A la Verdad. Amarás a la madre y al padre que sirvan a la Verdad. Amarás al hermano y a la hermana que sirvan a la Verdad. Amarás a los familiares y amigos que sirvan a la Verdad. Amarás a los animales y a las plantas que sirvan a la Verdad. ¡La Verdad Absoluta! Este es el ideal de las Nueva Enseñanza. ¡La Verdad Absoluta! Este es el ideal de la Nueva Humanidad. Conserven este ideal en su alma. Equipo de traducción al español: Zornitza Gáneva - Bulgaria José de Jesús Saavedra Aceves - México Todos los participantes en los equipos de traducción trabajan voluntaria y gratuitamente. Agradeceremos cualquier tipo de ayuda, especialmente en la edición, publicación y distribución de las traducciones. Para mayor información, por favor, contáctanos: wb_translation_team@mail.bg
  10. LA VOZ DE DIOS Conferencia del Maestro frente a la Clase Oculta General, 26 de Agosto de 1930, Sofía – Izgrev Existe una filosofía interior de Vida que define el camino del hombre. Para alcanzar esta filosofía el hombre tiene que hacer unos esfuerzos concientes, trabajar sobre sí mismo. Si les preguntan porqué han venido a la Tierra, cuál es su propósito, dirán: sólo Dios sabe; Él los ha creado – Él sabe cuál es su propósito. Esta es una afirmación en general. Así habla quien no piensa. Pero el hombre tiene que saber porqué ha venido a la Tierra, cuál es su trabajo en especial. Si le preguntan esta cuestión a un buey, a una ave, a un pez, cada uno de estos seres responderá de acuerdo al grado de su evolución. El buey dirá que su trabajo en específico, es moverse de un lado a otro y si alguien lo ataca, defenderse con sus cuernos; el ave dirá que su propósito es volar; el pez – nadar. ¿Qué dirá el hombre de esta pregunta? – Si ha pensado en esta pregunta, puede darse una respuesta satisfactoria. Todo el que se ha respondido a la pregunta porqué ha venido a la Tierra, puede ser llamado, un hombre feliz. Ha alcanzado paz interior y tranquilidad. Por tanto, quien comprende el significado de la Vida, ha logrado la iluminación de sus creencias y como resultado del cual, evoluciona correctamente. Camina con seguridad, con los ojos abiertos, por su sendero. Cualquier clase de dificultades y contradicciones que encuentra, los resuelve fácilmente; este hombre se interesa por todo en la Vida. Un enfermo también abre sus ojos pero sólo ante las medicinas y la comida, con las que cuenta para recobrar sus fuerzas. Tan pronto como toma su medicina y comida, de nuevo cierra sus ojos y comienza a quejarse. ¿Por qué se queja el hombre? – Porque está pasando por un camino difícil. Así que, el enfermo se queja porque el camino por el que pasa, es peligroso. Viendo por lo que tiene que pasar, cierra sus ojos para no ver. El enfermo es cobarde. Cuando está sano, un hombre camina con sus ojos abiertos. ¿Por qué? – El sendero por el que camina es bello y fácil. En tanto no encuentra dificultades, no teme. Tan pronto como encuentra una dificultad, el hombre cierra sus ojos y comienza a quejarse. Un hombre sensato que entiende el significado de la Vida, incluso a través de las dificultades, camina con ojos abiertos y sin temor. El hombre ha venido a la Tierra a aprender. Como estudiante de la Vida tiene que aspirar por conocimientos positivos que le puedan impartir profunda Paz interior. Por esto, nosotros decimos que la tarea del hombre es, primero, llegar a conocerse a sí mismo y luego a quienes lo rodean; comenzar a trabajar primero consigo y luego con su prójimo. Tomar sobre su espalda la corrección del mundo no está en sus fuerzas y posibilidades. ¿Puede un hombre ocuparse de la alimentación de toda la gente? ¿Es capaz de responder la pregunta de qué pasa con los muertos y adónde van ellos? ¿Puede llevar cuentas de la Vida de todos los que nacen? ¿Por qué nace y por qué muere el hombre? – Aquello que la Vida le da al hombre, lo mismo se lo da la muerte. La Vida como la muerte, simultáneamente le dan al hombre tanto ciertas bendiciones, como desgracias. Para uno la muerte es felicidad, para otro – desdicha. Para uno la Vida es felicidad, para otro – desgracia. La felicidad y la desgracia son cosas relativas. Depende del hombre hacer su Vida feliz o desdichada. Si vive conscientemente y obedece las leyes Divinas, el hombre alarga su Vida. Al no obedecer las leyes Divinas, el hombre acorta su Vida y se vuelve desdichado. Mientras viva el hombre, tiene que ver la Vida como una gran bondad. Para usar prudentemente esta bondad, tiene que cumplir la Voluntad de Dios. Por lo que se refiere a los creyentes, éstos dicen que están cumpliendo la Voluntad de Dios. ¿Qué se entiende bajo las palabras "cumplir la Voluntad de Dios"? Sólo cumple la Voluntad de Dios quien es sano, fuerte, sensato. Éste está conectado con Dios y su oración siempre es aceptada. ¿Qué dirían de alguien que fanfarronea de tener un amigo millonario y no tiene cinco monedas en su bolsillo? Es imposible andar descalzo, hambriento y en andrajos y tener un amigo rico. Es imposible estar cumpliendo la Voluntad de Dios y al mismo tiempo estar enfermo y viviendo en la pobreza. Aunque un hombre cumpla la Voluntad de Dios, Dios no lo privará de bienes. Él dio agua, aire, Luz, comida en abundancia para la gente, pero muchos están enfermos y sufren hambre y privaciones. ¿Quién es culpable de eso? Si el recipiente de un hombre está roto, y cualquier cosa que se sirva en éste, toda se sale, ¿quién es culpable de eso? – El recipiente. ¿Quién rompió el recipiente? – ora el alfarero, ora quien la haya estado usando. Ni la primera ni la segunda situación salva al hombre. Lo importante es que su recipiente está roto y tiene que ser cambiado. Tiene el derecho de cambiar el recipiente roto por uno entero. Y así, cuando oigan a alguien quejarse, que sus asuntos no van bien, sabrán que su recipiente está roto. Cualquier cosa que eche en éste, se sale. Al fin y al cabo el hombre constantemente pierde. Algunas veces las pérdidas son grandes, otras veces – pequeñas. Si echan agua en un recipiente roto y se sale, la pérdida no es grande, porque en la Naturaleza hay agua en abundancia: por un lado puedes echarle, mientras por el otro lado fluye. Sin embargo, cuando se refiere a aceite de rosas, por ejemplo, la pequeña pérdida de éste, se refleja mal no sólo en el individuo sino en su hogar entero. El cuerpo humano no es otra cosa sino un recipiente que se le ha dado para trabajar. Este recipiente tiene que estar sano para que contenga el precioso aceite, por largo tiempo. El precioso aceite que es puesto en el jarro humano, representa la Vida misma. Cuando el recipiente se rompe, el aceite de rosas sale y el hombre comienza a envejecer. Una vez que la Vida comienza a escaparse, un hombre se vuelve indispuesto y se queja que sus piernas ya no lo sostienen, se siente mareado, el pecho le duele, no puede pensar prudentemente, su vista está fallando, etc. Esto indica vejez prematura, de lo que se ve que el hombre ha perdido la correcta relación con la Naturaleza Sensata. ¿Qué tiene que hacer en esta situación? – Tiene que restablecer la correcta relación con la Naturaleza Sensata y comenzar a renovarse. Cada hombre, justo o pecador, puede romper su relación con la Naturaleza Sensata, también puede restablecerla. Con un acto equivocado el justo puede romper su conexión con el mundo espiritual. Con una buena obra el pecador puede restablecer su conexión con el mundo espiritual. Esto es muy natural. Si un pecador respira aire puro, obligatoriamente estará sano. Si un justo respira aire contaminado, llegará a enfermarse. Sin embargo, el primero como el segundo pueden estarlo temporalmente, también puede estarlo permanentemente. Es imposible para el justo, quien vive bien, permanecer en una atmósfera no pura. Es imposible para el pecador, pecar y usar aire puro. Si el justo se preocupa, perderá su salud. Si el pecador no se preocupa y mantiene su paz interior, siempre estará sano. Dios dio al hombre una mente para que pensara y no se preocupara. "Pero, ¿por qué el mundo fue creado así?" – Esto no es asunto suyo. ¿Cuál es el credo más correcto? – Estas son cuestiones que no se resuelven sólo con teoría. Necesitan aplicación práctica. Para responder la pregunta de qué credo es el más correcto, uno tiene que seguir los resultados de un credo dado, aplicado en la Vida. En las Escrituras está dicho: "Por sus frutos los conoceréis". Lo mismo puede decirse de cada credo. Si estás sano, fuerte, tu credo es correcto. Si estás enfermo, ignorante y débil, tu credo no es correcto. Aunque puedas explicar la razón de tu debilidad e ignorancia; esto no te será útil. Cualquier explicación y excusa que den, no desaparecerán la debilidad y la ignorancia. Entre Dios y el alma humana existe una conexión de la cual el hombre a cada momento debe ser consciente y cuidarse de no interrumpirla. Si esta conexión no existe, el hombre no puede darse una idea ni de Dios ni de sí mismo. Él ve a los demás, se ve a sí mismo también, pero no tiene idea qué representa el hombre. Él sabe que el hombre tiene ojos con los que ve; oídos con los que oye; una nariz con la que huele; una boca, con la que habla, pero esto no es suficiente. El hombre tiene que conocer el propósito de cada miembro de su organismo. Dirás que tienes brazos y piernas; pero tienes que conocer la función exterior e interior de las manos y de los pies. El propósito de las manos no está sólo en el trabajo que hacen. El propósito de los pies no está sólo en caminar. Todos los miembros del cuerpo humano tienen una función exterior e interior. Cristo ungió con lodo los ojos del ciego, y éste pudo ver. Los eruditos de aquél tiempo se reunieron alrededor de Cristo y comenzaron a preguntarLe qué había sucedido con el ciego, pues ya veía. Ellos querían saber si era ciego de nacimiento, y si era ciego de nacimiento, cuál había sido la razón para ello: ¿había pecado él o sus padres? Entonces bien, de acuerdo a la filosofía de aquél tiempo, era imposible que un hombre naciese ciego sin ninguna razón. Cristo les respondió: Ni él ni sus padres pecaron, sino para que las Obras de Dios se manifestaran sobre él. La gente de aquel tiempo no comprendían lo que Cristo les decía, pero la de hoy tampoco comprende. Alguna gente comprende la Enseñanza de Cristo, pero la mayoría no la comprende. Después de haberle hecho muchas preguntas a Cristo, la gente quiso saber porqué abrió los ojos del ciego. Tiene sentido preguntar porqué alguien le ha sacado los ojos a otro, pero preguntar a Cristo porqué abrió los ojos del ciego, esta pregunta está fuera de lugar. La ceguera es una limitación que tiene que ser eliminada. Cristo encontró al ciego y abrió sus ojos. ¿Puede existir un acto más natural que ese? En aquél tiempo había muchos ciegos en Israel, pero Cristo no abrió los ojos de todos, sino sólo de uno. ¿Por qué? – Él tenía una relación con él. En verdad, después que su vista fue recobrada el ciego llegó a ser un discípulo de Cristo. Cristo vino a la Tierra a ayudar a aquellos que exterior o interiormente, fueran ciegos, pero al mismo tiempo estuvieran preparados para cumplir la Voluntad de Dios. Aquellos que no están preparados para hacer la Voluntad de Dios escucharán y mirarán, pero nada verán ni oirán. Antes bien, no está destinado a todos tener sus ojos y oídos abiertos para ver y percibir la Palabra Divina. Ahora, lleven el hecho de abrir los ojos del ciego a su Vida espiritual y vean si no existe ceguera semejante también en ustedes. ¿Cuándo se abren los ojos espirituales del hombre? – Cuando en lo profundo de su alma desea a recobrar su vista, para servir a Dios y cumplir Su Voluntad. También el ciego de nacimiento, cuyos ojos Cristo abrió, llevaba en sí mismo el deseo de cumplir la Voluntad de Dios. Debido a este deseo estaba esperando que alguien llegara y lo ayudara. De acuerdo a la filosofía hindú dirán que este hombre ha liquidado su karma, por esta razón tiene que recuperar su vista. De este modo, decimos que el karma le dejó. ¿Qué significa que el karma deje a un hombre? ¿Cuándo deja el karma a un hombre? – Cuando ve que no hay nada más que tomar de él. Viéndolo, el karma dice: "Nada se puede sacar de este hombre" ¿No actúa el lobo de igual manera? Cuando encuentra una oveja enferma el lobo empuja su panza y la deja. Él dice: "Yo no como ovejas enfermas." Sin embargo, si encuentra una oveja sana, fácilmente toma lo mejor de ésta. La oveja enferma es libre, el lobo no la ataca, pero la sana está expuesta a sus colmillos. Esta es una explicación figurada del karma, que da la posibilidad de comprenderle. Cada comprensión básica de cierta cuestión representa un círculo alrededor del cual están dispuestas todas las preguntas que se tengan. Alrededor del hombre, también, están formados círculos concéntricos, tal como también existen en la Naturaleza. ¿Dónde, en la Naturaleza, se encuentran los círculos concéntricos? Cuando observan una sección transversal del tronco de un árbol, ven que está compuesta de varios círculos concéntricos. A partir de estos círculos sabemos la edad de la planta. ¿Por qué se forman círculos y no cuadrados u otras formas geométricas? – Porque la circunferencia, como línea curva encuentra menos resistencia que la recta. Por supuesto, durante su crecimiento, las plantas buscan el camino con menor resistencia. Este es uno de los métodos de la Naturaleza. Para no consumir en vano sus energías la Naturaleza busca siempre el camino con menor resistencia. Y así, si va por el camino de menor resistencia, el hombre obedece una de las reglas de moralidad en la Naturaleza. La gente contemporánea también, habla de moralidad, juzga o aprueba los actos de sus prójimos, pero si examinan sus propios actos, verán que unos cuantos de éstos se corresponden con las reglas de moralidad. Además, en la palabra humana existe la moral. Si no obedece esta moralidad, el habla es grosera, inexpresiva, desagradable. Sólo el hombre que habla de acuerdo con las reglas de la moralidad es quien posee la suavidad necesaria. A propósito de dicho hombre, se dice que habla dulcemente. Si carece de sutileza en su carácter, cualquier cosa que un hombre diga, sonará igual. Si le dicen a alguien que le aman o le odian – todo esto suena igual. Si le dicen que lo quieren o que lo odian – una y otra sonarán igual. El hombre necesita sutileza. La sutileza da expresión, entonación y el contenido de las palabras sobresale claramente. Así fue la oración del profeta Elías, cuando quiso probar a los paganos que en el mundo existía un solo Dios, Quien escucha las oraciones de la gente y les responde. Cada palabra en su oración contenía sutileza, fuerza, entonación. Cuando Dios respondió a su oración, bajó fuego del Cielo y encendió la ofrenda que había colocado en su altar de los sacrificios. Los paganos también imploraron a sus dioses, pero ni los oyeron ni los escucharon. Ellos estuvieron gritando, pegándose en su pecho, apuñaleándose con navajas, pero sus dioses permanecieron sordos a sus oraciones. De la oración de profeta Elías se ha dicho que salió de lo profundo de su alma. Por esto decimos, que la oración de un hombre debe ser de su alma. ¿Cuándo está uno rezando desde su alma? – Cuando se encuentra en la hoguera donde será quemado. En ese momento olvida todo a su alrededor, no ve ni escucha nada. Su conciencia está ocupada exclusivamente con la idea de Dios. Entre Dios y su alma no existe ninguna barrera. Él tiene una relación directa con la conciencia de Dios. Cuando se pongan en oración ante Dios, deben tener la actitud de un niño preparado para la confesión, para admitir todos sus pecados sin justificación alguna en sí. ¿Por qué pecó? – Esto no es importante. Se le pide a un hombre que se confiese. En lo que respecta a la justificación, a la absolución, éste es el trabajo de Dios. Él sabe que el hombre no siempre puede comprender las cosas con claridad semejante, como para no cometer errores en absoluto. Viendo sus pecados, algunos se excusan que el hombre es un ser débil y que es imposible no pecar. Esto no salva la situación. Cuando ha pecado, el hombre debe corregir sus errores. Si no corrige sus errores, llega a un estado interno de pecado, por la cual pierde su dignidad y fuerza. Toma conciencia que ha perdido aquello que le daba fuerza e impulso para crecer y evolucionar. En esta situación, cualquier cosa que la gente piense de él, lo importante es su estado interior. Una vez que ha corregido sus errores, reestablece su relación con Dios y se siente fuerte y valiente. Mira tranquilamente a los ojos a la gente y no es turbado por su opinión. La gente contemporánea necesita nuevas comprensiones, que creen nuevas actitudes, un nuevo credo. Hoy día todos dicen que creen en Dios. ¿Qué clase de fe es ésta que no hace ningún sacrificio? Alguien dice que está preparado para saltar de una roca sólo para probar que su fe en Dios es fuerte. Fácil de decir, pero no todo lo que se dice, puede cumplir. Al hombre se le pide fe sensata y no imprudente. Cuando Satán tentó a Cristo, le hizo saltar del templo para ver si de veras los Ángeles Le sostendrían, para que no fracturase su pierna en una piedra, como está dicho en las Escrituras. Cristo no cayó en tentación, y respondió: ¡Vete de aquí, no tientes al Señor! Si esto fuera cuestión de tentar a Dios, que salte primero el que tiente a los demás. El hombre debe ser sensato. Saltar de una roca, por Dios – es un proceso interior. En algún caso, un hombre puede caer de una roca y quedar indemne. Esto se logra cambiando el peso del cuerpo. Esto se debe a leyes físicas que la gente no conoce aún. Por tanto, cada acción debe ser sensata. Si alguno quiere obtener algo de experiencia, en este caso tiene sentido saltar de una roca. Pero si con su salto se mata, tienta a Dios. Tal salto es irracional, no tiene ningún sentido. Y así, la verdadera Fe, el verdadero Amor, implican trabajo. Si crees en alguien, trabajarás por él. Si amas a alguien, trabajarás por él. El amor es una ley de trabajo. Porque Dios nos ama, constantemente trabaja por nosotros. Él ha creado el mundo para nosotros, para que aprendamos y evolucionemos. Bajo la misma Ley, nosotros también, debemos trabajar por Él, hacer lo que Él desea. Esto significa cumplir la Voluntad de Dios, por Amor a Él. Es una ley: si amas a alguien debes portarte con él, de modo de satisfacerle. Si conservas su imagen Pura en tu mente y en tu corazón, él estará satisfecho contigo. Si no lo amas, tú no estás preparado para hacer algo por él. La gente goza de Vida, salud, fuerzas, gracias al Amor y cuidados de Dios y de los seres Evolucionados. Si Dios dejara de pensar en la gente, se desharían, desaparecerían de la faz de la Tierra. El Amor de la madre y padre, hermanos y hermanas, de los amigos, mantiene la Vida de un hombre. Porque le aman, ellos quieren que viva, y de esta manera mantienen su Vida. Por tanto, el Amor mantiene la Vida. Donde hay Amor, también hay Vida. Donde el Amor está ausente, allí no existe Vida alguna. Tanto como sus parientes quieran que vivan, ustedes vivirán. Tan pronto como ellos quieran que mueran, ustedes perderán su Vida. Esta es una de las Leyes interiores de la Creación. Sabiendo esto, conserven su relación con Dios. Si desconectan su relación con Dios, su Vida también, se desconectará. Y cuando la Vida se desconecta, las desgracias se presentan una tras otra. Por tanto, si sufren, no busquen la causa de sus sufrimientos fuera de ustedes. Sepan que han roto sus sagradas relaciones con la Causa Primaria. ¿Qué deben hacer entonces? – ¡Restablecer su relación con la Causa Primaria! Tan pronto como restablezcan esta conexión, su Vida fluirá correctamente de nuevo. Como estudiantes han estudiado las matemáticas, conocen la ley de las relaciones y observan que cuando una magnitud es cambiada, todo cambia. Si esta ley es válida en el mundo físico y tiene que ser respetada, cuánto más tiene que respetarse en la Vida síquica, donde la materia es más refinada y necesita mayor organización. Si les dan una línea recta y una curva, ustedes tienen que saber si existe una relación entre ellas, y si existe, conocer cuál es la relación. Las líneas rectas y curvas tienen una aplicación en la Vida. Si se encuentran con un mago, verán que él también lleva su varita mágica, es decir, la línea recta. Si encuentran un soldado, verán que él también, lleva su varita – la espada, es decir, la línea curva. El diablo también lleva su varita – su flecha y le dispara a quien encuentre. Hoy día, toda la gente lucha con líneas rectas o curvas, las cuales usan como armas. Si luchan por lo correcto o por lo equivocado, si es por el bien o por el mal, luchan sin cesar. Toda la gente actúa con sus armas de fuego. No hay un solo hombre en el mundo que no tenga un arma de fuego a su disposición. La lengua humana también es un arma que puede ser usada para mal, tanto como para bien. Si alguien quiere insultarte, inmediatamente pone a trabajar su arma de fuego – su lengua y te hiere. ¿Qué puede un hombre ganar si con su arma de fuego en su boca, con su varita mágica hiere a su prójimo? En las Escrituras está dicho: De cada palabra vacía el hombre responderá ante Dios. ¿Cuándo sucederá esto? – En el Día del Juicio, es decir, en el día cuando el destino de la humanidad sea examinado. El hombre es responsable de cada una de sus palabras, porque vive en un mundo armonioso, en un mundo de total orden y ordenanza. Cuando se encuentren ante el tribunal de Dios, responderán porqué han creado palabras de fuego, con las que han violado la armonía del mundo Divino. Por sí mismo, el mundo Divino es armonioso, pero con su incomprensión e ignorancia el hombre trae a este mundo desarmonía y piensa que el mundo, en general, es desarmonioso. El mundo humano es desarmonioso, más no el Divino. Debido a que estos mundos están entretejidos, parece que la desarmonía está en todo el mundo. No, la desarmonía es parcial y pertenece al mundo humano. Para que esta desarmonía pueda eliminarse, el hombre tiene que pasar por sufrimientos, a través de su destino, para ver sus errores. El escritor será juzgado por los malos libros a través de los cuales puso tentación e impureza en la Vida. El artista será juzgado por aquellas de sus pinturas, con las que introdujo algo vicioso en las mentes y corazones de la gente. Algunos artistas pintan al amor con imagen humana, con la imagen de Cupido – el Dios del amor, con una flecha en su mano. Ningún artista ha sido capaz hasta hoy de dibujar al Amor. En cualquier imagen en que le representan, están lejos de la idea del Amor. ¿Qué clase de amor es éste, que usa una flecha? Éste representa el amor del hombre, que en cualquier momento puede apuñalarte con su cuchillo. Tan pronto como no le gusta de algo, inmediatamente saca su cuchillo. Cuando hablo del trabajo no satisfactorio de poetas, escritores, científicos, filósofos, artistas y músicos, tengo a la vista el trabajo futuro, que representa el fruto de la Vida interior, sensata, del hombre. Cada pensamiento, cada sentimiento que sale del fondo del alma humana, se refleja en su rostro, en todo su cuerpo. Estos, dan las líneas que el hombre mismo ha creado, sobre las cuáles su futuro, luminoso u oscuro, depende. Con su pensamiento, el hombre puede mejorar el estado de sus órganos. Por ejemplo, si el hombre se preocupa constantemente y guarda en su mente y corazón pensamientos y sentimientos monótonos, en poco tiempo su vista se debilitará. La gente que ha llorado mucho, que ha pasado por grandes preocupaciones y angustias, tienen la vista débil. El hijo de una madre muere y ella le llora toda su Vida. ¿Qué gana con su llanto? ¿Puede ayudarse a sí misma? – Por mucho que llore, nada conseguirá. El llanto no resuelve los problemas. Alguien pierde a su amor y comienza a llorar. Con llanto el Amor no se recupera. Si quieres recuperar a tu Amor de nuevo, regresa a Aquél en Quien él vive. Dios es Amor. Por tanto, busca al Amor en Dios y lo encontrarás. Como discípulos, deben saber que las relaciones de la gente están definidas por sus relaciones con la Causa Primaria de las cosas. La gente no puede tener mutuas relaciones correctas, mientras no tengan relaciones correctas con Dios. Desde que se levanta de dormir, el hombre debe dirigirse a la Gran conciencia de la Vida, ponerse en contacto con Él y recibir al menos uno de Sus pensamientos, o al menos uno de Sus sentimientos. Tan pronto como el hombre haga esta conexión, su trabajo durante el día irá bien y él estará feliz, dispuesto a servir a todos sus amigos y conocidos. No hay nada más grande para el hombre, que Dios hablándole a través de sus pensamientos y sentimientos, dándole un impulso para trabajar. Esto significa darle sentido a la Vida de uno. Para quien ha dado significado a su Vida, todas las puertas están abiertas. Dondequiera que toque una puerta, se le abrirá de inmediato y le dirán, "bienvenido". La gente de hoy día necesita una nueva filosofía y una nueva comprensión de la Vida. Necesitan un credo que los conecte con Dios. Si no pueden hacer esta conexión, su credo no es correcto. Se mueven en el camino equivocado, en el camino de las ilusiones. Para reestablecer la conexión con la Causa Primaria, al levantarse piensen en Él, Quién les ha dado la Vida. BúsquenLo, piensen en Él hasta que reciban por lo menos uno de Sus pensamientos. ¿Cómo sucederá esto? – Lean algo de la Biblia, o de la Vida de los santos, de la gente buena y grande. Después de eso, pueden comenzar con su trabajo. En tanto no den alimento a su mente y a su corazón, no inicien ningún trabajo. Si comienzan algún trabajo sin Dios, no esperen al éxito. Esto se refiere a quienes desean trabajar conscientemente sobre sí mismos. Quienes están ocupados, quienes se han dedicado a la casa, a sus niños, a los intereses personales, son libres de hacerlo así. En mi opinión, cada trabajo debe ser precedido por un pensamiento y un sentimiento para Dios. La gente de hoy día no está logrando el éxito en sus Vidas, porque comienzan su trabajo sin un pensamiento de lo Grande en el mundo. Ellos nacen, se casan y mueren sin Dios. Si quieren dar a luz o casarse, pídanselo a Quien los ha creado. Él sabe lo que es necesario a cada hombre y le da lo necesario. Dicen que una joven debe buscar un joven rico, erudito, sano y lo que concierne al amor vendrá por sí mismo. Sin embargo, yo aconsejaría a la joven no casarse hasta que encuentre al joven que ella ame y quién la ame. ¿Cómo sabrán quién los ama? – Quien ama, está listo para dar todo lo que tiene. Por tanto, si la muchacha y el joven están listos para sacrificar por el otro todo lo que tienen, se aman. Si alguno de ellos intenta ocultar algo para sí mismo, van a profanar su amor. El amor no tolera ningún engaño, ninguna mentira, ninguna duda y desconfianza. Él es puro, sagrado, inmaculado. Así como son las relaciones entre quienes se aman, igual deben ser las relaciones del hombre con Dios. Amándonos, Dios constantemente piensa cómo ayudarnos, proveer nuestras necesidades. Sabiendo esto, el hombre tiene que estar listo para sacrificar todo por Dios. Viendo que el hombre está preparado para sacrificarse, Dios empieza a hablarle. Le dirá una palabra, pero esta palabra le elevará, le dará significado a su Vida. Si no puede hacer este sacrificio, el hombre está condenado a muerte, no física sino espiritualmente. La muerte espiritual implica la pérdida de Amor. Cuando un hombre pierde su amor, comienza a buscarlo de nuevo. Escuchen a alguien decir que perdió su primer amor, pero encontró un segundo. El segundo amor es el inicio de conflictos y malos entendidos. El primer amor es puro, desinteresado. Él abre ante el hombre un mundo de bienaventuranza. Al perder este Amor, el hombre cae en el error. Piensa que lo encontrará, pero se engaña. Se encuentra en la posición del barco sacudido por las olas del mar. Largo tiempo tendrá que pasar antes de que madure y gane de nuevo el Amor. Una vez que lo alcanza, no puede perderlo de nuevo. Ahora, la cuestión es que no desanimen, sino que tengan una clara imagen de las cosas. ¿Por qué engañarse con que la piedra en su mano es preciosa? ¿Por qué engañarse con que su amor es verdadero, puro y sagrado? Al escuchar a algunos hablar del Gran Amor, muchos dirán que no les interesa, que no desean llegar a ser monjes. La cuestión no es de monacato. Nosotros no estamos interesados en el monacato porque ahí no existe ciencia alguna, progreso alguno. Como un contraste de esa gente, aparecen otros que dicen que están listos para entregarse en las manos de Dios. Esto tampoco es correcto. Esta es una expresión distorsionada. ¿Por qué han de entregarse en las manos de Dios? No son criminales. Se le pide servicio al hombre – servir a Dios con toda su alma, con toda su mente, con todo su corazón, y con toda su fuerza. Sin embargo, el hombre puede entregarse en las manos de un ángel, quien está a cargo de tomar las almas. Después de pasar por este proceso el hombre se habrá entregado. La joven también se entrega en las manos del joven. ¿Cuándo? – Cuando el joven es más fuerte que ella. Cristo también, entregó su espíritu en las manos de Dios, porque Dios es fuerte. Cristo dice: Señor, en Tus manos entrego mi Espíritu. En otras palabras, Cristo volvió a Dios con las siguientes palabras: "Señor, porque Me relacioné con el pecado de la gente kármicamente, Me hice cargo de llevarlo. Hasta cierto punto lo he cargado sobre mis espaldas, pero he comprendido que no había necesidad de llevarlo hasta el final. Aquí, ahora entrego Mi Espíritu cargado con los pecados de la humanidad." Después de esta dura prueba, vino la resurrección de Cristo. Con la resurrección de Cristo comienza una Nueva época en el mundo – la cancelación del karma. Cristo no pudo resolver esta cuestión solo, sino que la atribuyó a Dios. En el Nombre de Dios, Cristo quiso hacer que los judíos creyeran en Dios, pero no pudo. Le dijo a Dios: "Hice lo que pude, has el resto." Por tanto, el trabajo del hombre es sembrar semillas en su jardín, y el resto es trabajo de Dios. Ustedes deben saber que Dios hace crecer, elevar y purificar las cosas. Un día, cuando terminen su trabajo en la Tierra, como Cristo, ustedes también dirán: "Señor, en Tus manos entrego mi espíritu." Para que un hombre entregue su espíritu en las manos de Dios, tiene que tener una fe inquebrantable como un diamante. Antes de llegar a esta fe, tiene que confiar en su prójimo. Actualmente, la gente ha perdido la confianza mutua. Con quien te encuentres, ves en su rostro las líneas de la contradicción. Externamente, uno se presenta como un hombre con fe, pero interiormente vive en contradicciones, las cuales fundamentalmente, sacuden su fe. Esta no es una Vida pura. La pureza implica la Vida misma tanto interior como exteriormente. ¿Por qué debe el hombre dudar? ¿Por qué debe vacilar? La Vida, por sí misma es pura y sublime. Sujétense a esta Vida y no a la humana. La Vida humana es mutable como el mismo hombre, pero la Divina es estable y armoniosa. Hagan uso de las condiciones actuales para penetrar en esta Vida, para que pongan en orden la suya. Si hoy mismo no ponen su Vida en orden, nunca lo harán. – "Pero nosotros rezaremos para alcanzar esta Vida." – La oración implica trabajo. Si no trabajan, ninguna oración será capaz de salvarlos. Si el alumno no estudia, sólo reza, su Profesor no puede promoverlo a una clase más elevada. El Maestro tiene unas relaciones iguales con todas las almas y, por consecuencia, exige a sus alumnos que estudien y pongan en práctica. Como discípulos, ustedes tienen que trabajar conscientemente, cada día, para alcanzar algo nuevo. El conocimiento que tienen hoy día no es suficiente. Los logros que han alcanzado no son suficientes. ¿Quién de ustedes, empuñando una piedra en su mano, pueden hacer que un fuego venga de lo alto y, agua de abajo? ¿Qué significa este pensamiento? – La piedra representa el duro pensamiento humano, en tanto el fuego y el agua – las condiciones de vida. Por tanto, si no pueden tener en sus manos su inflexible forma de pensar, y si el agua y el fuego – las condiciones de vida, no salen, ustedes no lograrán nada. Bajo semejante situación, ustedes no pueden alabar ni con fe, ni con conocimiento. Esto no es para que se desesperen. Si un médico tiene que pasar diez o quince años estudiando para llegar a ser un buen doctor y para que la gente le reconozca su capacidad, ¿piensan que un estudiante de lo oculto tiene que trabajar menos? Para ser uno reconocido como estudiante de lo oculto, tiene que trabajar en su mente, su corazón, y su voluntad para llegar a ser dueño de la situación. Si se encuentra frente a una agitada muchedumbre, el discípulo sólo tiene que hacer un gesto con su mano para calmarla. Si lo alcance una tormenta en su camino, con un solo gesto de su mano, la tormenta tiene que calmarse. Si le duele la cabeza, con un solo gesto de su mano el dolor de cabeza tiene que irse. Éste es un discípulo de lo oculto. Lo que dice – sucede. Pero si dice cien oraciones de los cuales sólo una es aceptada, esto muestra que Dios aún no lo escucha. No ha llegado a ser un santo, no está listo para ayudar a la gente. Un santo trabaja para toda la humanidad y su trabajo es bendito. La gente contemporánea necesita purificarse. Deben purificar sus pensamientos, sentimientos, sus deseos, librarlos de todas las relaciones del pasado. Tienen que limpiar su conciencia, hacerla brillar. Esto significa una vida pura. Cuando el hombre purifica su conciencia, su vida también se vuelve pura. No se fijen en las manifestaciones exteriores de la gente, pensando que no son puros. Pureza e impureza son procesos interiores. Si no ven de esa manera las cosas, caerán en una falsa devoción, se fijarán sólo en la devoción exterior. No, el hombre debe ser devoto externa y también, interiormente. No presten atención sólo a lo exterior, sino, vean si algún trabajo ha sido hecho en el nombre de Dios. Cada trabajo que el hombre hace por Dios, es puro y sagrado. Si alguno es poeta, científico, predicador – esto no significa nada. Si el poeta no glorifica al Altísimo en el mundo y no vive por ello, no es ningún poeta. Poeta, científico, predicador es quien glorifica al Altísimo, lo predica y lo vive. En este sentido cada uno puede ser poeta. Si con tu lengua, como con una pluma, no puedes escribir de acuerdo a todas las reglas de la poesía, no eres poeta alguno. Si con tu mente, como con una pluma, no puedes escribir de acuerdo a las reglas de la poesía, no eres ningún poeta. Un verdadero poeta escribe con su lengua, con su corazón y con su mente. Vierte, da generosamente de la abundancia de su corazón y de su mente. El poeta describe las experiencias de su corazón, su mente, su alma y por esta razón la gente gusta de su poesía. Les deseo que encuentren a Cristo, que abran sus ojos. Cuando comiencen a ver, Él les preguntará: "¿Reconoces quién soy?" Si Lo reconoces, ya estás listo para trabajar y servir. Esto significa, que en el despierto de conciencia hay dos importantes momentos: la apertura de los ojos – comenzar a ver, y experimentar y aplicar las grandes leyes de la Vida. Algunos han llegado a la primera fase – la apertura de los ojos de la conciencia, mientras que otros – a la ley del servicio. El servicio implica un acto que proviene del Amor. Quién aplica la ley del Amor es un hombre fuerte. De semejante gente, está dicho en la Escritura, que los justos gobernarán el mundo. Los creyentes dicen que Dios corregirá al mundo. Dios creó al mundo, y si hay alguna desarmonía, esta se debe a la distorsionada vida humana. El hombre arruinó al mundo, el hombre tiene que corregirlo. Actualmente incluso, Dios trabaja, crea nuevos mundos, pero para éstos se requiere gente sensata, para que no arruinen lo nuevo, que está siendo creado. Al decir que el hombre ha arruinado al mundo, estoy viendo el mundo humano. Nadie puede dañar lo que Dios ha creado. Esto es imposible. Sin embargo, con su pensamiento el hombre puede arruinar el mundo de su prójimo. Éste le dirá que es ignorante, que no entiende nada, que está en el sendero equivocado. Cada hombre es susceptible a la influencia negativa de su prójimo y a tergiversarse. Si alguien te dice que eres ateo, no le perturbes, pero pregúntale qué ha logrado con su fe. Si tu "ateismo" te proporciona comida, ropa, alojamiento, estás en el camino correcto. Y si con tu "fe" estás hambriento, descalzo y en harapos, tu fe no es verdadera. La Verdadera Fe nutre al hombre, lo hace fuerte, sano y rico. El Verdadero Dios saca al hombre de sus ilusiones y lo pone en el camino Correcto. El Verdadero Dios saca al hombre de sus pecados y crímenes y lo deja en condiciones que lo elevarán. Quienquiera que degrade al hombre, que lo rebaje de la posición donde se encuentra, no es Dios en absoluto. El verdadero Dios injerta en el hombre condiciones para la salud espiritual, intelectual y emocional. Él limpia al hombre de todos los venenos, que le quitan la paz espiritual y lo vuelven descontento. Les deseo que al levantarse por la mañana de dormir escuchen la voz de Dios, como lo oía Adán en el Edén. Dios le decía a Adán: ¿Adán, Adán, dónde estás? – Aquí estoy Señor, pero no me puedo hacer presente. ¿Por qué Adán no fue capaz de presentarse frente a la faz de Dios? – Porque estaba desnudo. También les digo a ustedes: si escuchan la silenciosa Voz de Dios, inmediatamente respondan. Digan: "¡Aquí estoy, Señor!" Sean valientes para aparecer ante Su faz. No hay nada más grande para el alma humana que el momento, cuando el hombre escucha la silenciosa y suave voz de Dios. Al escuchar esta voz, la Luz aparece en su alma y ya está preparado para trabajar, para servir a Dios. Sin esta voz, es fácil para un hombre caer en la oscuridad. Aspiren a una vida pura, para que se unan con Dios, escuchar Su voz. Vuélvanse un buen terreno, para recibir Su Palabra. Si son de piedra, la Palabra pasará por ustedes sin dejar rastro. Es fácil regar un buen terreno, pero la piedra desvía el agua de este. Ser de piedra y no recibir agua en sí mismo, representa una vida llena de contradicciones. Para librarse de las contradicciones, uno tiene que ser buen nadador. Entrando al tormentoso mar de la Vida, tiene que mantener su cabeza encima del agua, sin ahogarse. La gente contemporánea teme la vida y se pregunta qué sucederá con ellos. Si el discípulo debe hacerse tal pregunta, esto indica que está temeroso. ¿Qué le sucederá al estudiante cuando su maestro lo pase al mundo del más allá? Esta temor está fuera de lugar. El maestro consciente, se asemeja al experimentado capitán de una nave. Jamás detendrá la nave a medio mar. Una vez en camino, conducirá a salvo a sus pasajeros al puerto designado. Si el maestro sale, sus estudiantes se encontrarán en la misma situación que si estuvieran con él. El maestro bueno y consciente imparte Luz en las mentes de sus alumnos, debido a lo cual incluso sin su relación exterior con ellos, éstos prosiguen estudiando. Si podemos decir esto del maestro común, ¿cuánto más se puede decir del Gran Maestro, que representa la relación exterior de Dios hacia la gente? El Maestro transfiere parte de su Luz a aquellos a su alrededor, como la vela da parte de su Luz a cada uno que quiera hacer uso de ella. El Maestro es la manifestación de la Luz Divina. Lo más que el hombre absorba de esta Luz, más conectado estará con su Maestro, no por la forma, sino en contenido y significado. La Palabra sale del Maestro, pero pertenece de Dios. Cristo dice: ¡Crean en Dios y crean en Mí! Esto significa que si creen en Dios o en Cristo, es suficiente. Si creen en Iván, en Dragán, en los santos, en la gente buena, su fe es limitada. Crean en el Único para que Lo vean en todos. El Único en Quien tienen que creer es en Dios. Creyendo en Dios, creerán en toda la gente, puesto que Él se manifiesta en ellos. Cuando oyen hablar de alguien, la gente se pregunta quién es, de dónde viene y quién lo envía. Alguien me pregunta: "¿Quién eres?" Respondo: Si estás enfermo, te diré quién soy yo. Si eres un discípulo, te diré quién soy yo. Por tanto, si soy médico y puedo curarte, mi conocimiento queda demostrado. Si eres un estudiante y puedo enseñarte, mi trabajo está en su lugar. ¿Para quién fue creado el Sol? El Sol fue creado para quien pueda hacer uso de su Luz y su calor. El Sol fue creado por Dios. Si no pueden beneficiarse de su Luz y calor, el Sol no fue creado para ustedes. Recuerden: en el mundo existe Un Maestro. Si quieren beneficiarse de Su Bendición, conserven sagrado Su Nombre en su mente, su corazón, su alma. Este debe ser el ideal del alma humana. Un Dios existe en el mundo, de Quien nunca deben dudar. No duden de Su Amor por ustedes. La gente duda del Amor, porque quieren más de lo que él pude darles en un dado caso. El Amor de Dios es la única medida con la que medimos las cosas y distinguimos entre el bien y el mal. Si ponen en práctica este Amor en su Vida, cualquier cosa que deseen se realizará. Sabiendo esto, tengan cuidado con sus deseos, porque cada deseo, bueno o malo se realiza. Ahora, conociendo lo que es esencial en la Vida, ocúpense de conservar su conexión con Dios. Si la han interrumpido, restáurenla. Este es el camino por el cual lo Nuevo llega al mundo. Lo viejo ya se va y es reemplazado por lo nuevo. Los turcos dicen: "Cuando el chaparrón pasa, queda el lodo." Al principio el lodo está húmedo, pero gradualmente se seca. Para ustedes, lo que es importante es, qué pueden hacer con el lodo seco. Cuando se dice que la vieja vida se irá, mucha gente teme que algo terrible les suceda. No hay razón para temer. El viejo conocimiento dejará su lugar al nuevo. La vieja vida será reemplazada con la nueva. ¿Qué hay de terrible en ello? Cristo dice: Quien quiera ser mi discípulo que alce su cruz y me siga. Quien quiera ser mi discípulo que renuncie a su madre, su padre, incluso a sí mismo. Para el hombre, renunciar a sí mismo, significa librar su alma de todas las contradicciones y obstáculos que pueda encontrar en su camino. Y así, la renunciación implica Libertad interior del alma. Alguien dice que se ha negado a sí mismo y al mismo tiempo muere. Quien se ha negado a la vieja vida, no muere, sino que parte. Cuando llega la hora de su partida, invita a sus amigos a una fiesta, conversa con ellos, lleva cartas a sus parientes del mundo del más allá y después con el permiso de todos, se dirige a la montaña – lejos del mundo donde vivió. Y así, se requiere que todos tengan una conexión consciente con Dios, para entrar en la Nueva Vida, para escuchar la silenciosa Voz de Dios, que les dice: "¡Adán, sal! Deja la vida vieja y entra en la nueva donde reinan el Amor, la Luz y la Sabiduría, la Libertad y un amplio horizonte". Equipo de traducción al español: Zornitza Gáneva - Bulgaria José de Jesús Saavedra Aceves - México Todos los participantes en los equipos de traducción trabajan voluntaria y gratuitamente. Agradeceremos cualquier tipo de ayuda, especialmente en la edición, publicación y distribución de las traducciones. Para mayor información, por favor, contáctanos: wb_translation_team@mail.bg
  11. LA CLAVE DE LA VIDA Conferencia del Maestro a la clase oculta General, pronunciada en Agosto 22, 1928 en Sofía-Izgrev. Voy a leer el capítulo 20 del Apocalipsis. No voy a dar ningunas explicaciones sobre ella. Que cada quien lo entienda como pueda. Con mucho, hay una ley básica que dice: cada criatura aprovecha la comida que se le da de acuerdo al nivel de su desarrollo. Pongan atención al cuarto versículo: "Entonces, vi tronos y sentados en ellos estaban aquellos a quienes el juicio les fue encomendado. También vi las almas de aquellos que han sido conducidos para dar su testimonio a Jesús y por la palabra de Dios, y quienes no han adorado a la bestia o a su imagen y no han recibido su marca en sus frentes o sus manos. Ellos volvieron a la vida, y reinaron con Cristo mil años." Hoy día, toda la gente quiere reinar sobre la Tierra. Como pueden ver hay un contraste entre su comprensión acerca del lugar del reino y acerca del reino que se está hablando en el versículo. ¿Dónde debe estar este reino: abajo en la Tierra, arriba en el Cielo o en el aire? Frecuentemente, gente, no importa de qué sociedad, parecen pequeños niños que esperan lo que su padre les traerá por la noche para comer. Aquellos aficionados a diversiones y placeres cuando visitan un teatro también esperan ver lo que los actores van a interpretar en la escena. El labrador después que siembra su campo, espera qué fruto dará este campo. El cultivador de viñedos después que ha plantado su viñedo espera qué uvas dará su viñedo. Toda la gente siempre espera algo. Cuando estos dan lo esperado, la gente es feliz. Cuando el espectáculo sale bien, todos dicen: "¡Los papeles han sido interpretados bien, se actuó bien!" Cuando el campo da buen fruto, dicen: "¡Este campo da bien!" Cuando el viñedo da buenos frutos, dicen: "!La uva está buena!" Cuando el padre trae algo a casa, los niños se alegran y dicen: "¡Nuestro padre es bueno!" Pero, esto presenta un lado de la Vida, el entendimiento contemporáneo de la gente. El otro lado de la Vida es que algunas veces el padre no trae nada a casa, el campo no da nada, los viñedos no dan frutos, los papeles en escena no van como se esperaba, etc. Entonces la gente se decepciona por completo con la Vida. La primera situación, cuando reciben todo dondequiera, corresponde por completo a sus deseos; entonces todos están satisfechos. Incluso el ladrón está feliz después de lograr robar lo que quiere. Si no puede robar lo que quiere se entristecerá. El honrado también está felíz cuando adquiere lo que desea y está triste cuando no puede adquirir lo que quiere. Pregunto, ¿de qué manera la alegría y la tristeza del honrado difiere de la alegría y la tristeza del ladrón? Ambos desean. Ustedes deben distinguir si su alegría es como la del honrado o como la del ladrón, del pecador. Estos son dos estados completamente diferentes, sobre los que deben meditar. Alguno podrá decir: "Estoy feliz." Se preguntarán si su alegría es como la del honrado o como la del pecador. Si están tristes, de nuevo se preguntarán lo mismo: nuestra tristeza ¿es cómo la del honrado o es cómo la del pecador? Digo: no tienen que vivir con ilusiones. No tienen que tener las ilusiones de aquellos Búlgaros – shopi* que alguna vez fueron a conquistar Estambul con sus garrotes de pastores. La gente de Estambul les capturó, juntó sus garrotes, los apiló; los dispersó y les hizo regresar. Pregunto: ¿Puede una ciudad como Estambul ser conquistada con garrotes? – No puede ser. Si sus creencias, sus convicciones, sus oraciones y sus lágrimas son como los garrotes de esos campesinos, aquellos de ustedes que sean más fuertes los tomarán, los apilarán y no lograrán nada. ¡Cuando un hombre va a conquistar algo, tiene que estar fuertemente armado! ¿Con qué? Si la gente mundana para alcanzar su meta, está armada con las mejores y más poderosas armas, pregunto entonces ¿cuáles deberán ser las armas de la persona honrada, espiritual? Les daré una comparación para ver en qué deben confiar en su vida. El conejo se para frente a ustedes con dos fundas y dice: "¡Mientras esté con ustedes ningún cabello caerá de su cabeza, confíen en mi, tenganme fe!" Después del conejo llega el oso – también con dos fundas se para frente a ustedes y dice: "¡Mientras esté con ustedes, nadie podrá tocarlos, confíen en mi!" Pregunto, ¿en quién deben confiar ¿en el conejo o en el oso? Dirán que tendrán que confiar en el oso. En realidad si confían en el conejo, una vez que escuche el primer disparo, no importa si el peligro ha llegado o no, se alejará corriendo. El conejo será el primero mientras ustedes serán los últimos. Si ustedes confían en el oso, cuando llegue el peligro, cuando este vea a un oso más grande frente a él, no escapará. Entonces, ustedes serán los primeros mientras que él será el último. Pregunto, ¿qué se ha logrado en el primer y en el segundo caso, si confiaron en el conejo o en el oso? Si piensan que un conejo o un oso pueden proteger su Vida, se equivocan. El conejo y el oso son símbolos que expresan ciertas manifestaciones externas de la vida de los humanos. Ustedes pueden traducir estos símbolos. De creer el hombre al conejo, esto significa creer en los placeres de la Vida. En ese caso, así como el conejo corre ante el menor peligro, el hombre de placeres no puede soportar los más pequeños sufrimientos y pruebas. La situación más fácil es cuando un hombre quiere gozar, todo le proporciona placer en la Vida. Pero las piernas del placer son tan largas y corren como las del conejo. El oso, por otra parte, expresa la vida ruda que yo llamo trabajo de tierra negra. Sin embargo, ni la vida de placeres ni la vida del trabajo de tierra negra pueden salvar al mundo. Quien disfruta, arruina su estómago; quien trabaja demasiado, arruina sus manos. ¿Qué sentido tiene que un hombre arruine su estómago o sus manos? Este es el lado exterior de la cuestión. Piensen en el lado interior, en el profundo significado de esta cuestión. Hoy día, todos necesitan el verdadero concepto, la verdadera comprensión de la Vida que Dios les ha dado. ¿Por qué debe esforzarse el hombre? La comida y la bebida no son objetivos en la Vida; la ciencia no es un objetivo en la Vida; el hogar no es un objetivo en la Vida; los hijos y las hijas no son un objetivo en la Vida; la riqueza no es un objetivo en la Vida. ¿Entonces cuál es el sentido interior de la Vida? Si en las presentes condiciones quieren resolver una de las grandes tareas de su vida, ante todo, deben saber cuál es el sentido de la Vida como un todo. Algunos dicen: "¿Puede ser sin comida ni bebida?" – No discutan esta cuestión. La comida y la bebida son sólo condiciones para sustentar la Vida, pero las condiciones están fuera de nosotros, no hay necesidad de hablar de ellas. Cualquier cosa que esté fuera de nosotros no es útil. Mediten sobre este pensamiento hasta que quede claro. Imaginen a un hombre que tiene mil kilogramos de trigo en su granero y los conserva encerrados, no los usa, no los muele para hacer pan sino ayuna, pasa hambre, diciendo: "El grano es necesario para los días negros, que se quede en el granero, no comeré." Otro hombre sólo tiene un kilogramo de trigo en su granero pero lo saca de ahí, lo muele en el molino, hace pan con él, lo hornea, come y dice: "Comeré lo que Dios me ha dado." Me pregunto, ¿quién tiene fuerza – aquél que tiene un kilogramo de trigo y lo usa o aquél que tiene mil kilogramos de trigo y los encierra en el granero y no come? – Aquél que tiene un kilogramo de trigo y come. Alguien dice: "Quiero llegar a ser en el futuro un hombre sabio, un santo." – Estas son cosas vacías. Ese es el hombre que tiene mil kilogramos de trigo en su granero y ayuna. La fuerza del hombre consiste en lo que adquiere a cada momento dado y en lo que está escondido en su conciencia. Dios se revela en la conciencia de cada uno. Fuera del hombre, fuera de su conciencia, Dios no existe. Incluso si Dios existe fuera de nuestra conciencia, no Le conocemos, no sabemos qué será este Dios. Sabemos de Dios tanto como Él revela en nuestra conciencia. Frecuentemente dicen: "Dios puede hacer todo." Es verdad que Dios puede hacer todo, pero eso depende de las posibilidades que han sido invertidas en ustedes. Imaginen que están frente a un pozo y que sostienen en su mano una cubeta atada con una cuerda delgada con la que difícilmente pueden sacar diez kilogramos de agua. Soy un hombre fuerte, puedo sacar con mi cuerda no diez, sino cien kilogramos de agua y observo lo que ustedes hacen. Ustedes dejan caer su cubeta con la delgada cuerda, toman sólo diez kilogramos agua. La cuerda está consciente, viva y no queda satisfecha con esta pequeña cantidad de agua, y dice: "¿No puedo sacar yo también cien kilogramos de agua?" Yo digo: "¡Inténtenlo!" Ustedes toman otra cubeta que puede contener cien kilogramos de agua, la ponen en su delgada cuerda y la dejan caer en el pozo. Suben la cubeta pero se rompe la cuerda y la cubeta se queda en el pozo. Se preguntan por qué pasó esto y dicen: "¿No podría sacar Dios con esta cuerda cien kilogramos de agua?" – Con esta cuerda Dios no puede sacar cien kilogramos de agua; con él puede sacar sólo diez kilogramos. Si piensan que con esta delgada cuerda pueden sacar cien kilogramos de agua, esto muestra que su conciencia tiene una errónea conclusión lógica. Cuando dicen que Dios es todopoderoso, quiere decir Dios en su totalidad, no Dios en Sus partes. En cada parte separada, en cada hombre, Dios es tan poderoso como el hombre puede aceptarLe, entenderLe y revelarLe. Consecuentemente, el hombre sensato para realizar un trabajo que es más fuerte que sus fuerzas y posibilidades, necesita tiempo. Tiene que dejar caer la cubeta diez veces en el pozo para sacar cien kilogramos de agua. En caso que quiera hacer este trabajo de inmediato, acortar el tiempo, tiene que buscar otro camino de salida. De otro modo la cuerda se romperá. Frecuentemente la gente comete errores en sus vidas porque están de prisa – quieren acortar el tiempo. Alguien pregunta: "¿Por qué Dios no me dio riqueza? ¿Por qué Él no me hizo rico?" – Tu cuerda es delgada. Dios puede sacar de sí mismo millones y billones de kilogramos de agua pero la cuerda de su conciencia es tan delgada que si la dejan caer en el pozo para sacar con ella más de diez kilogramos de agua, se romperá. Entonces, llega el segundo proceso; me preguntan: ¿Puede resolverse de otra manera esta cuestión? – Hay otra salida. Lo que les estoy diciendo es una filosofía que tiene aplicación en la vida actual, en su conciencia actual con la que viven. La otra salida es la siguiente: el hombre sensato toma diez cuerdas delgadas, las une, cuelga en esta ya delgada cuerda una cubeta grande, la deja caer en el pozo y saca cien kilogramos de agua. Los resultados acá serán los mismos como si la cuerda delgada sola cayera diez veces en el pozo. Pero la adquisición será diferente. Cuando hacen el trabajo por ti mismo, tu alegría será mayor que si usas la ayuda de alguien. Todas las cuerdas que toman parte en sacar el agua están conscientes y por esto cada una de ellas querrá su parte – el fruto del trabajo terminado. Tú, conforme sacas el agua, querrerás guardar todo para ti, pero las cuerdas se enredarán a si mismas sobre su parte de la adquisición. Una cuerda dirá: "Si no hubiera sido por mi ustedes no hubieran hecho nada." La segunda cuerda también dirá: "Si no hubiera sido por mi, no habrían hecho nada." El resto de las cuerdas dirán lo mismo. – Sí, todas las cuerdas han participado para sacar esos cien kilogramos de agua pero ninguna de ellas es capaz de sacar por sí misma esos kilogramos de agua. Así que, las diez cuerdas juntas igual que una cuerda separada, obtendrán la misma ganancia, pero en el primer caso la ganancia será dividida en diez – cada cuerda tendrá diez kilogramos de agua. Ahora dirán ustedes: "Reunamos unas cuantas gentes para hacer un trabajo juntos: sacar juntos agua o trabajar en el campo." – De las adquisiciones, cada cual recibirá tanto como si hubiera trabajado sólo durante el mismo tiempo. Pregunto: ¿hay alguna adquisición del trabajo compartido? – Sí, la hay. La ganancia real está en el estímulo que se darán mutuamente. Todos estarán felices y alegres, trabajarán asiduamente y regresarán cantando. Esa será la pequeña ventaja en la ganancia. Si trabajas sólo pasarás un día silencioso. Por eso, cuando la gente buena trabaja tienen que trabajar junta. Cuando la gente mala trabaja, cada uno tiene que trabajar sólo para estar tranquilo él. Alguien dice: "Quiero trabajar solo." Entiendo que la gente alrededor de esta persona es mala y que también él es malo. Cuando todos quieren trabajar solo para sí mismos hay algo malo entre ellos – no hay acuerdo. Eso demuestra que la comprensión de esta gente no es correcta. Frecuentemente entre la gente aparece la crítica, dicen que estos y aquellos no viven bien, que no viven según Dios. Pregunto: ¿Cuál es la medida de acuerdo con la cuál ustedes adivinan cuál cosa es buena en el mundo y cuál es mala; qué trabajo está hecho según Dios y cuál no? Digo: nadie puede hacer un trabajo según Dios. ¿Por qué? – Una persona no hace su trabajo por sí misma. Cuando trabajes en algo, di: "¡Dios, has mi trabajo del modo que Tú lo comprendes!" ¿Por qué? – Cada trabajo que Dios hace es muy bueno. Después di: "Dios, ahora haré mi trabajo en Ti. Y cuando termine mi trabajo en Ti, Tú Dios, opinarás sobre él." Cuando hago mi trabajo, no opino por él, dejo que Dios opine cómo fue hecho. Una vez llegada la cuestión a los trabajos de Dios, tengo sólo una opinión no dos opiniones; y las evaluo diciendo: "Las obras Divinas siempre son buenas." Todos los filósofos, todos los hombres educados en el mundo pueden reunirse para disuadirme pero no lo lograrán. Sé con seguridad que todas las obras de Dios son buenas. No importa desde dónde miren Sus obras, de cualquier lado, digo: "Las obras de Dios son perfectas." Lo razonable en el hombre, el principio Divino en él, puede opinar de las obras Divinas en tanto Dios opina de las obras humanas. Si quieren saber qué puedo hacer, pregúntenle a Dios en vez de a mi o a otra gente. Consecuentemente, no se detengan ante lo que la gente piense de ustedes; es importante que se detengan ante la cuestión: ¿Qué piensa Dios de ustedes? Es una ley: Si se juzgan ustedes mismos, es decir, si Dios en ustedes opina de sus actos, ustedes serán dichosos. Actualmente, mucha gente tiene cierta filosofía, ciertas convicciones y para agradar al mundo dicen: "Saldremos al mundo para mostrarle lo que somos." Pregunto: "¿Durante muchos años, qué le ha dicho el mundo de nuevo a la gente buena?" ¡No!, sólo Dios tiene el derecho de opinar de los actos humanos y el hombre consciente tiene el derecho de opinar de las obras Divinas ¿Por qué? – Porque en los trabajos Divinos uno no tiene intereses personales mientras que en los humanos la personalidad está mezclada. Cuando se dice que seremos juzgados, esto significa que por nuestros actos, por nuestra vida, por todo lo que hicimos por Dios, Él es el único especialista que puede opinar. Así como no me preocupa qué decir de las obras Divinas, del mismo modo no me preocupa lo que Dios dirá de mis cosas. Tengo sólo una opinión de las obras de Dios. De esto, concluyo que Dios también opinará del modo que opino de Él. Si la duda llega a ustedes, digan: "Dios puede opinar de otra forma por causa nuestra." ¡Sí!, si Dios opina de otra manera, esto significa que también han opinado de Él diferente manera, ustedes han tenido dos opiniones de Dios. La ley es la misma. Digo: Primero restablecerán sus ideas primigenias acerca de que hace Dios en su alma. La grandeza del alma, la grandeza del genio, del capaz, del talentoso, del justo es ser consciente que todo lo que pasa dentro de él en cualquier momento dado es debido a Dios, Quien trabaja. Cristo dice: "Mi Padre trabaja." ¿Dónde? – en mi: En mi alma, en mi conciencia, en mi corazón, en mi mente – Él trabaja en diferentes lugares. Como consecuencia de este trabajo hay un anhelo en todos por hacer algo bueno. Muchos preguntan: "¿Qué debemos hacer ahora?" – Hay una gran ley de acuerdo con la cual no pueden hacer el más pequeño acto bueno si no aman a Dios. La primera cosa importante para ustedes es amar a Dios. Si Le aman, Él se revelará ante ustedes y entonces su amor se volverá uno con el Suyo. Ahora, les daré la siguiente regla: ¡Trabajen con las leyes positivas de la Sabiduría y con los métodos positivos del Amor! Hasta ahora han tenido resultados negativos en su trabajo debido a que han trabajado con las leyes negativas de la Sabiduría y con los métodos negativos del Amor. No hay leyes en el Amor Divino. Éste es una ley por sí misma. No hay ley que pueda limitar al Amor. Si viven de acuerdo a ciertas leyes del Amor caerán en un número de errores, en desilusiones. En el Amor hay métodos, los mejores. Entonces, en la vida de Sabiduría hay leyes en tanto que en la vida del Amor – hay métodos. Ahora, van a comenzar las preguntas sin fin: ¿Cuáles son esas leyes de la Sabiduría y esos métodos del Amor? – Están escritos en nuestra alma: búsquenlos ahí y los encontrarán. Cuando preguntan esto, me supongo que tienen un kilogramo de trigo en su granero y han comenzado a comérselo, pero quieren ganarse mil kilogramos. Si se esfuerzan por los mil kilogramos, son ascetas. Algunos dicen que han ayunado mucho. Pregunto: ¿Qué gana Dios con su ayuno? – Él pierde. Cuando también ustedes comen mucho, Dios pierde de nuevo. Si comen moderadamente, hacen un trabajo Divino. Si comen y dan gracias por la comida, Dios también está contento con ustedes. Si comen demasiado también se torturan a si mismos y Dios en ustedes sufre. Dicen: "¡Mi garganta está seca!" Dios les dice: "¡Les he dado mucha agua, beban del agua más clara para que su garganta no esté seca!" Les daré una ley con dos métodos de aplicación: uno es el método negativo, el otro – el positivo. Imaginen que un hombre está frente a ustedes, que nació briago. Quieren ayudarle a que tome el camino correcto y le dicen: "¡No tomes vino!" Él les dice: "¡No puedo, sin beber vino. He heredado esta debilidad de mi madre y de mi padre. No es fácil dejarlo de súbito!" Y así, este hombre continúa bebiendo. De esta manera ustedes actúan con el método negativo. Después de esto, aplican el método positivo en este hombre diciéndole: "¡Bebe de la más limpia agua nectarina que existe en el mundo!" En este método está la salvación del briago. No le digan que no tome vino sino díganle que tome la más limpia agua nectarina. Si él bebe de ésta, nunca pensará en el vino. Frecuentemente dicen: "¡No tenemos que odiar!" Éste es el método negativo del mundo. Es como decirle al briago que no beba. ¿Qué puede adquirirse con este método? – ¡Nada!, es decir, este da resultados negativos. Apliquen el método positivo en su vida. No digan que no tienen que odiar, sino apliquen en su alma el mejor Amor que las más elevadas y nobles almas han aplicado en la Tierra. Dicen: "¡Debemos creer!" ¡No, apliquen la fe! Apliquen esa elevada y noble fe, con que los santos, los justos y la gente buena ha vivido, con la que los bosques y las montañas han sido movidos. Apliquen esa poderosa fe, vayan con ella a una montaña y digan: "¡Ve!" Si le dicen al monte Vitosha que se mueva, ¡vayan hacia él! Al principio les parecerá que no se ha movido en absoluto, pero cuando lleguen, verán que se ha movido un poquito. ¿Han hecho esta prueba para comprobar la fuerza de su fe y de su pensamiento? De hecho, la más grande montaña es la persona que tiene que moverse. Si me muevo, el Vitosha también se moverá. Si el Vitosha no se mueve significa que estoy muerto. El vivo, el razonable, siempre se mueve. ¡En este caso, el Vitosha soy yo! Si me entienden literalmente, tendrán un resultado; si entienden la esencia de las cosas tendrán otro resultado. Si su fe y pensamiento son fuertes, comprobarán esta ley y verán que el Vitosha se ha movido. Si no se ha movido es simplemente por un razón, su fe es débil. En tanto el Vitosha no se ha movido, la cuerda que arrojaron en el pozo está débil. Esto no significa que Dios sea débil sino que su cuerda está débil. Por esto, encontrarán esa cuerda fuerte que cuando sea arrojada en el pozo no se romperá y el Vitosha se moverá. Si tienen esa fe no sólo moverán el Vitosha sino que harán que el Sol salga del Oeste en lugar del Este como hasta ahora. Si el Sol sale por el Oeste, no se romperá el orden en el mundo. Por el contrario, el mundo será mejor, más armonioso. ¿Qué filosofía hay actualmente en el Sol saliendo por el Este y ocultándose por el Oeste? Si el Este es la imagen de todo lo bueno en el mundo mientras que el Oeste -de todo lo malo en el mundo, entonces, ¿qué contribución hace el Sol saliendo de lo bueno y bajando hacia lo malo? En ese caso, ¿no sería mejor que el Sol saliera del Oeste y se pusiera hacia el Este? De esta manera, guiaría al mundo de lo malo a lo bueno. ¿Dónde está el hombre que puede hacer salir al Sol del Oeste? Cuando les hablo así, si me entienden literalmente, dirán: "¿Se refiere eso al mundo físico?" – Las manifestaciones físicas son un reflejo de las manifestaciones, que existen en el mundo espiritual. Cuando Cristo dice que la fe fuerte puede mover montañas, ahí está escondido el núcleo de la fe. El Vitosha también existe en el mundo espiritual. Si el lugar del Vitosha o cualquier cosa cambia en el mundo espiritual, el lugar de su sombra también cambiará. Cuando una objeto se mueve, su sombra también se mueve. Sin embargo, si queremos mover la sombra del objeto, este será un trabajo difícil. La sombra se mueve con otra ley. Sólo el Sol es capaz de mover la sombra de los objetos. Sin embargo, si entiendo la ley, puedo levantar mi mano y mover la sombra a donde quiera. Una vez que levanten al Vitosha pueden mover su sombra a donde quieran. De este modo, se necesita aplicación por parte de ustedes. Se requiere por parte de ustedes pensamiento interno, a fondo. Si tienen este pensamiento, en un día, en un minuto pueden acabar su desarrollo. Dicen: "Cuando terminemos nuestro desarrollo ¿qué nos pasará?" – Regresarán a la Tierra de nuevo y trabajarán por los demás. Si tienes cuarenta días para cosechar todos sus campos, harán todo eso en un día y los restantes treinta y nueve días los utilizarán para ayudar a sus compañeros. Un día trabajarán por Iván, el segundo – por Dragán, el tercero – por Stoyán, etc. Irán con Iván y le dirán: "Iván, ¿no has cosechado aún?" – "No, no lo he hecho." – "Vamos, te ayudaré" Durante un día acabarán su trabajo e irán con Dragán. – "Dragán ¿ya terminaste tu trabajo?" – "No, no lo he hecho." – "Vamos, terminémoslo juntos." Comienzan a trabajar juntos y en un día terminan todo. El tercer día irán con Stoyán, le ayudarán también. En estos treinta y nueve días terminarán el trabajo de todos. Se volverán perfectos y del mismo modo irán a ayudar a los demás. ¡Se necesita trabajo de todos ustedes, en este, y en el otro mundo! Algunos piensan que cuando vayan al otro mundo, les recibirán con coronas y canciones, se sentarán junto a los ángeles y tocarán la guitarra. ¡No, el trabajo está a la mano ahí! Muchos dicen que han terminado su desarrollo, que Dios Padre les ha hablado directamente, etc. ¡Habrán terminado su desarrollo pero no pueden sacar diez kilogramos de agua del pozo! Dios Padre les habrá hablado, pero nadie quiere darles pan. ¿Cómo es posible? ¡No tengan ninguna ilusión! ¡Eso es un engaño! Esa es la situación de el briago que se emborracha y dice: "¿Saben quién soy yo?" ¡Bum! – rompe la ventana. Para liberarse de uno de esos estados, una persona debe alcanzar la Verdad que lo liberará. ¡Todavía no saben lo que es la Libertad! Las Escrituras dicen: "¡No sean esclavos de la gente!" No sean esclavos de ciertas creencias que engañan. ¡Glorifiquen a Dios y sean libres! Quien quiera la Libertad tiene que liberar a la gente. Frecuentemente, la gente ve las manifestaciones negativas de la Vida. Es verdad que la Vida tiene lados negativos, los cuales son el resultado del karma, de la ley de las causas y consecuencias de las cosas. El karma tiene que ver con el destino, pero la gente tiene que liberarse de este destino. Dios dice: "¡Borraré sus pecados, borraré su vida pasada, sus crímenes – nada quedará de todo esto! Y, después de eso, traeré lo nuevo en ustedes!" Lo primero: para realizar la Vida en su lado positivo, ustedes necesitan Libertad. Dicen: "¿Qué debe hacerse con el mundo?" Sabrán que afuera de ustedes el mundo no existe. Dios, que vive en mí, Él es el creador del mundo y por eso no tengo que buscar el mundo fuera de mí. Dios que creó el mundo, sólo Él sabe las maneras y los métodos verdaderos para arreglarlo. Consecuentemente, no hay razones por qué preocuparme del mundo y de su salvación. La salvación de la gente y del mundo entero no es obra mía. Sólo el fuerte puede enderezar y salvar al mundo. La gente pregunta: "¿Cuáles serán las consecuencias de nuestra vida?" – Si han vivido con los métodos negativos de la Vida, también tendrán consecuencias negativas. Si han sufrido toda su vida y no han entendido nada de estas sufrimientos, éstas serán también los resultados de su vida. Alguien ayuna diez días, dice: "Me atormenté con este ayuno, no entendí nada." – Sí, si ayunaron y sólo se atormentaron sin aprender nada, ese ayuno no está en su lugar. El ayuno no es cosa mala, es necesario, pero lo es sólo cuando es usado razonablemente y da buenos resultados. El sentido de la Vida no está en el ayuno, pero es necesario como una prueba consciente. Cristo también ayunó cuarenta días. Fue al desierto donde pasó cuarenta días ayunando y orando. Después que terminó esta prueba, Cristo adquirió gran iluminación. Cuando regresó con sus discípulos le preguntaron: "¿Qué debemos hacer ahora?" Cristo les respondió: "Uno vive no sólo de pan sino de toda Palabra que viene de Dios." Así que, también hay otra manera de comer. El ayuno muestra que el hombre puede comer de otra manera – con la Palabra de Dios. En esta manera de comer está la Nueva vida. Haré un paralelo entre comer del viejo modo y del nuevo modo. Tenemos a un rico, un gastrónomo que ama la comida rica. Se sienta a almorzar e inmediatamente son puestos a la mesa gallinas asadas, gansos, patos, diferentes clases de frutos y cierto número de comida y bebida. ¡Qué no ha comido a lo largo de su vida! Él dice: "¡Así se debe vivir!" Esto es comer del viejo modo. Sin embargo, un día el estómago de este hombre se trastorna, comienza a adelgazar constantemente y llama a un doctor para que lo examine. El doctor dice: "Comenzando desde hoy todos los gansos, patos, gallinas, corderitos, cerdos, manzanas, peras quedan despedidos y usted comerá sólo sopita de arroz, dos cucharadas cada dos horas. Sólo así se curará." Cuando ve a su esposa entrando al cuarto, le pregunta: "Mujer ¿qué hora es? ¿es hora de la sopita?" Él es puntual, cuidadoso de no perder el tiempo, quiere salvarse. Sabe que su salvación está en esta sopita de arroz. Cuando parientes de él vienen a visitarle, le preguntan: "¿Cómo estás de salud?" – "Gracias, ya me siento mejor. El doctor me dijo que si seguía comiendo de la vieja manera – con gallinitas, gansos, patos, me iría al otro mundo." Esta es la nueva manera de comer. Tomo la sopita de arroz como un símbolo de la nueva comida. Representa la comida, limpia, de ideas. Hoy día, un hombre ayuna y limita su comida sólo cuando está enfermo. Dice: "El doctor me ordenó tomar cada dos horas dos cucharadas de sopita de arroz." Ese no es un ayuno razonable ni la nueva manera de comer. Este hombre come así por necesidad. No me entiendan literalmente Sólo el hombre sano, razonable, de ideas, puede comer de acuerdo con la nueva manera Si comen de la nueva manera, traerá Paz y Fuerza a su alma. ¿Qué pueden hacer en este mundo si no tienen Paz y Fuerza? Muchos dicen: "¡Dejemos que Dios esté de nuestro lado!" Si eso dicen, excluyen a Dios de sí mismos. Dios no está fuera de nosotros. Alguien dice: "Tengo una tarea difícil de resolver." La Escritura dice: "Dios constantemente trabaja dentro de nosotros." Si Dios trabaja constantemente dentro de nosotros, nuestra conciencia ha de estar despierta, para que observemos cómo Dios en nosotros piensa, siente y resuelve nuestros problemas. Si viene un apuro, no se den prisa; comiencen a pensar y observen cómo Dios en ustedes, lo resuelve. Menos de cinco minutos pasarán y verán que el problema ha sido resuelto. Después de eso, dirán: "¡Mi problema ha sido correctamente resuelto. Tengo sólo una opinión de Dios y ahora está siendo confirmada de nuevo: todos los trabajos de Dios han son perfectos!" Dicen: "En teoría es así, pero en la práctica no es lo mismo." – ¡No!, también en la práctica es lo mismo. Les daré un verdadero ejemplo de la vida para que vean que para quien escucha y cumple lo que Dios le dice desde su interior, la teoría y la práctica son una misma cosa. Dos hermanos pelean entre sí por la herencia dejada por su padre. El hermano mayor toma más, el menor – menos. Pelean entre sí durante quince años, odiándose, no quieren verse el uno al otro y cada uno de ellos habla mal del otro. Un día lo Divino se despierta en el hermano mayor y le dice: "No está bien lo que hiciste con tu hermano. Ve, reconcíliate con tu hermano, dale todo a él y tú trabaja y come con lo que ganes de tu trabajo." Él escuchó esta voz dentro de sí y fue a la casa de su hermano. En ese momento, lo Divino comienza a hablarle al hermano menor y se dice: "¡Estoy cansado de esta pelea! ¡He estado enfadado con mi hermano durante tantos años! ¿Qué he ganado con esto? Iré con él, nos reconciliaremos y le diré que todo lo de nuestro padre se lo doy a él. Lo que gano me es suficiente para mí." ¡Dicho y hecho! Va camino de su hermano para reconciliarse. Se encuentran los dos por el camino. El mayor dice: "Hermano, vengo a reconciliarme contigo. Todo lo que tomé de mi padre, te lo doy. Haré mi vida con lo que he ganado con mi trabajo." – "¿Así es? También he decidido por mi parte hacer lo mismo", dijo el hermano menor. – "Entonces, vamos a trabajar juntos." Los dos hermanos se reúnen, se reconcilian y comienzan a trabajar juntos. Digo: Esta es la manera en que tienen que resolver todos sus problemas y malentendidos en ustedes mismos. Pregunto: ¿Tenemos que dividir lo Divino en nosotros? ¿Tenemos que pelar por esto? – ¡No, santifiquemos el Nombre de Dios, Quien vive en nosotros! Coloquemos a Dios a gran altura en nuestro interior, en nuestra conciencia, ahí que Él trabaje. Muchos están interesados en saber qué cosa es la Nueva, la Divina enseñanza. La Divina enseñanza es la siguiente: dejar a Dios trabajar en nuestra conciencia y Dios, dejarnos trabajar en Él. Alguien pregunta: ¿En qué consiste la Nueva enseñanza? – Dios, trabajar en mi y yo, trabajando en Él. ¿Cómo comprenderán esto? – Sólo después que lo prueben. No pueden definir cuál es la Nueva enseñanza si no la prueban. Alguien dice: "He hecho una prueba." – ¿Cuántas pruebas, sólo una? En la Divina enseñanza la prueba es incesante, sin interrupción. Lo Divino se revela incesantemente. De este modo, les voy a subrayar la diferencia entre lo Divino y lo humano. Lo Divino se manifiesta y permanece por siempre; lo humano se manifiesta y permanece durante un día. Lo que es permanente y constante en nosotros es lo Divino; lo que es por corto tiempo, es humano. La felicidad, la alegría, que desaparecen pronto son humanas; la felicidad, la alegría que nunca desaparecen son Divinas. La bondad que aparece y desaparece, es humana; la bondad que aparece y no desaparece, es Divina. El amor que pronto aparece y quema, es humano. El Amor que en todas condiciones no abrasa, sino constantemente aumenta y permanece, es Divina. El conocimiento, que no puede resolver los apuros en su vida, es humano; el conocimiento, que en todos los momentos difíciles en su vida resuelve todas las cuestiones, es Divino. Lo Divino vive por siempre, no hay interrupción en él. Este es lo grande, que trabaja en las almas. Sólo a través de lo Divino, todos sus ideales e esfuerzos pueden lograrse. Digo: ¡aquellos que quieran andar el camino Divino, pongan sus bolsas sobre sus espaldas y vayan adelante! ¡No vuelvan atrás para ver qué sucede! ¡No se ocupen de lo viejo! Dios, que vive en nosotros, creará el Nuevo mundo – el Nuevo cielo y la Nueva tierra. La Escritura dice: "La Tierra y el Cielo desvanecieron de Su rostro." ¿Cuáles son la tierra y el cielo de los que se habla? La vieja Tierra y el viejo Cielo, es decir, las viejas creencias y comprensiones. Ahora, el Nuevo Cielo y la Nueva Tierra están siendo creados – las nuevas creencias y concepciones. Cuando la vieja escena cae, se pone la nueva. Cuando el viejo Sol se pone, el día no termina, el nuevo Sol se levanta. El Sol de hoy se pondrá, morirá; el Nuevo Sol vendrá mañana. Cada día Dios crea el nuevo Sol. ¿Creen en esto? Cada creencia que pone no es una verdadera fe, ella muere y se entierra. La gente contemporánea dice: "¡Qué tiempos vivimos! Hubo una vez cuando éramos jóvenes, cómo nos amamos, cómo vivimos entre nosotros, ahora nada queda de ese amor." Les daré el ejemplo del abuelo Stoyán, de la villa de Golyama Moguila, que frecuentemente presumía de su valentía en su juventud. Cuando tuvo noventa años, tomó su bastón, fue a una gran fosa, y dijo: "¡Érase una vez cuando joven, qué bien saltaba aun sobre las más grandes fosas! ¡Vamos a probar si ahora también soy capaz de saltar sobre esta fosa!" Corrió y saltó – ¡dentro de la fosa! Cuando se vio en esta situación, se dijo: "¡Qué raro, cuando joven no era así! Cuando un hombre se hace viejo, se vuelve el hazmerreír en boca de la gente." Cuando salió de la fosa, miró a su alrededor para ver si alguien le había escuchado y se dijo: "Lo que uno fue cuando joven, es lo mismo cuando uno es viejo." – Así es. El hombre fuerte no puede volverse débil. También, la persona débil no puede llegar a ser fuerte. El hombre débil, es débil de por sí. La persona, en quien lo humano en su interior es fuerte, es débil; fuerte es el hombre en cuyo interior lo Divino es fuerte. De aquí sacamos la conclusión: si su amor es humano, es débil; si su amor es Divino, es fuerte y constante. El Amor Divino, cuando uno es joven o viejo, es el mismo. El amor humano es cálido durante la juventud, frío en la vejez. El Amor Divino va en dirección opuesta: al principio es débil, al final – fuerte. Sólo el amor de la madre por su hijo es uno y el mismo durante todas sus edades: comenzando con el tiempo en que el niño estaba en su matriz, terminando en su vejez. Había un sacerdote de noventa años que se dirigía a su hijo de sesenta años con las palabras "mi muchachito" y palmeaba su espalda. El no veía delante de sí al adulto de barba y bigote blanco, sino veía a un muchachito. Las mismas relaciones existen también en el Amor Divino. Ella tiernamente se dirige a sus niños con las palabras "¡hijo, mi muchachito!" Si la gente es engañada por la forma exterior de las cosas, la Vida carece de significado. Cualquiera que envejece en la Vida del Amor, va por el camino humano; cualquiera que se debilita en el Conocimiento, va por el camino humano; cualquiera que comete errores en su vida, va por el camino humano. Hay dos caminos en la Vida: el humano y el Divino. Alguien se disculpa, dice: "Perdónenme, soy un poco duro, rudo, tengo debilidades." No hay necesidad de disculparte, sino sólo decir la verdad: "Ando en el camino humano". La nobleza del hombre se expresa en su constante corrección. La persona noble, cuando comete un error, dice: "Esto es humano" y lo aparta. Cuando hace algún bien dice: "Esto es Divino" y también lo aparta. Incluso los filósofos más renombrados y hombres más instruidos, cometen errores. No hay un hombre en el mundo que no cometa errores. Un célebre escritor escribió su impresionante novela, pero quiso imprimirla sin errores. Y en verdad, el libro completo fue impreso sin errores, pero en el título de la novela, en letras grandes sólo un error se cometió. ¿Cuál fue el problema con este único error? – ¡Tú lo vas a corregir! En lo humano los errores son permitidos e inevitables. Si quieren alcanzar la perfección en lo humano, han tomado el camino equivocado. La perfección existe sólo en lo Divino. Lo humano es un método para aplicar lo Divino. Si no entienden las cosas así, están en el camino equivocado y al fin y al cabo no lograrán nada. Todos los grandes, los justos, no importa si en sociedades religiosas o en el mundo, han creído en el camino Divino. En mi opinión hay dos tipos de gente. Unos que andan en el camino Divino; están en el interior, no importa si están en alguna comunidad religiosa o afuera en el mundo. La segunda categoría de gente, son los que andan el camino humano; ellos están fuera, no importa si están en una comunidad religiosa o en el mundo. Los resultados del camino humano son unos, del Divino – otros. Estos dos caminos tienen que juntarse. Cuando lo débil, lo humano, queda bajo control de lo Divino, se fortalecerá y se corregirá. Sólo Dios, en nosotros, tiene la fuerza para liberarnos de nuestras debilidades y sólo nosotros somos capaces de usar la fuerza de Dios para hacer el bien. Cada quien quiere usar el poder de Dios y lo puede usar, pero tiene que tener sólo una opinión de Dios: todo lo que Dios haga en él es bueno. Si dice que lo que Dios hace no es bueno, todo termina. Cualquier cosa que suceda, díganse: "¡Esto es para bien!" Alguna gente contemporánea se pregunta por qué las cosas suceden de esta manera y no de otra. Digo: Todo sucede de acuerdo a las grandes leyes de la Naturaleza Sensata. Otros preguntan cuál es la manera correcta de orar, dónde tenemos que reunirnos a orar o resolver algunas cuestiones. Digo: ¡Miren dónde se reúnen los pájaros! Ellos hacen sus reuniones y encuentros en el aire. Muchos pájaros se reúnen, intercambian unos importantes pensamientos y luego se dispersan. ¿No podrían como los pájaros, tener sus reuniones en el aire? La misma cuestión preguntó una mujer-samaritana a Jesús hace dos mil años. Ella Le dijo: Señor, veo que Tú eres un profeta. Nuestros padres adoraron en este bosque, dices que Jerusalén es el lugar donde debemos tributar respetos." Jesús le dijo: "La hora ha llegado en que ni en el bosque, ni en Jerusalén deben adorar al Padre. Sino que la hora ha llegado y es ahora cuando los verdaderos peregrinos adorarán al Padre en Espíritu y en Verdad; porque así es como el Padre quiere que sean sus peregrinos. Dios es un Espíritu y quien Le tributa sus respetos, debe hacerlo en Espíritu y en Verdad." El verdadero servicio a Dios no está en la forma externa, no está en lo físico. ¡En lo que toca a servir a Dios, debemos ser perfectos! ¡Quienes le tributa respeto a Dios, tienen que hacerlo en Espíritu y en Verdad! En tanto, si quieren ser felices en la Tierra no deben buscar la felicidad en la arena, la cual algunos ponen en botellas de agua pura y todo el tiempo la agitan y lavan. En esto no hay ninguna felicidad. De este modo, quien quiera servir a Dios debe saber que Dios vive y trabaja en toda la gente. Si piensa así, sus relaciones entre sí serán correctas. Muchos dicen: "Se necesita tiempo para todo, es necesaria la evolución para cada cosa." Sí, estoy de acuerdo con ustedes, tiempo, hace falta la evolución, pero ¿de quién? – De la persona débil. La evolución existe para la persona débil, pero no para la fuerte. La persona fuerte evoluciona ayudando al débil al progresar en su camino. Fuertes son los sensatos, las gentes grandes, en el mundo. Si una persona tiene una cuerda delgada, con la que sólo puede sacar diez kilogramos de agua, pero que debe sacar mil kilogramos, ¿qué hará? – Esa persona es débil, necesita tiempo para arrojar la cuerda en el pozo cien veces, para sacar mil kilogramos de agua. Si la cuerda es fuerte, gruesa, sacará inmediatamente mil kilogramos de agua del pozo. Esto significa que la evolución es necesaria para el débil, no para el fuerte. Para el hombre fuerte las cosas suceden inmediatamente. Creo que ya han entendido mi pensamiento. A quien no me ha entendido, le diré: ¡Entra en el pozo una vez, dos, tres, cien veces! Cuando salgas de ahí, te preguntaré qué has aprendido en el pozo. Si has aprendido algo, no más querrás entrar y salir del pozo. Esto demuestra que has adquirido cierta experiencia, tienes ciertas comprensiones. Si no has adquirido la necesaria experiencia, si no tienes las necesarias comprensiones de la Vida, todavía entrarás y saldrás del pozo. En la Naturaleza existe la siguiente ley: para la persona sensata, el agua no será extraída de manera mecánica con una bomba, saldrá sola a la superficie terrestre en la forma de un manantial. Digo: a los sensatos el agua llega sola, no hay necesidad para que ellos bajen por ella. Nuestra actitud hacia el agua es similar a nuestra actitud hacia Dios. Cuando amamos a Dios Él estará dentro de nosotros; cuando no lo amamos, Él está fuera de nosotros. Entonces lo buscaremos a derecha-izquierda, arriba-abajo y no Le encontraremos. Entonces, como el cantor de salmos, nos diremos: "Mi almohada está mojada de lágrimas pues te has ido, Dios." ¿Cuál es la razón de que no encontremos a Dios? – Dios está dentro de ustedes, no Lo busques fuera de ti. Cada uno entiende las cosas de la forma cómo han sido puestas en su interior. Digo: Es correcto que entiendan cosas como que Dios los ha creado. Obsérvense y verán que exactamente de la forma en que su conciencia se expande cada día, las cosas adquieren a diario una más y más nueva expresión. Los bienes en el mundo, al igual que el mundo en sí mismo – todo, está oculto en el alma humana y en el espíritu humano. Ahora, no piensen que una persona es capaz de extinguir la pequeña, la microscópica luz que brilla en su alma y en su espíritu. Este es el fuego Divino en el hombre, el cual nunca se apaga. No importa cuáles son las condiciones en las que uno cae, ese fuego nunca se detiene. El fuego humano es parecido al fuego de leña verde. Las doncellas algunas veces hacen de sus reuniones un fuego de leña verde, que se eleva alto, pero después de diez-quince minutos se apaga. Deben saber que todo, lo que como la leña verde sube alto y pronto se apaga, es humano. No dura por mucho tiempo. Por esto, en lo humano no deben basar su fe. ¡Si quieren ser fuertes, confíen en lo Divino en ustedes! Pongan su fe en Ello. Al momento en que dudan de Esto, son débiles. Al momento en que creen en lo Divino en ustedes, son fuertes. Toda vez que rompen su relación con el pensamiento Divino, entran en lo humano, en la ley de la evolución. Cuando se conectan con lo Divino, entran en el mundo de las manifestaciones Divinas. El mundo humano es un mundo de encarnación, enredado en la materia, mientras que el mundo Divino es un mundo de infusión. Yo conozco dos mundos: si son fuertes, entran en las manifestaciones del mundo Divino, en la ley de la inspiración; si son débiles, entran en la ley de la encarnación – bajando a la materia. Alguien dice: "Creo en la evolución. Sólo a través de la evolución lograrán nuestros ideales." – Es cierto, la evolución es para la gente débil, pero para la gente fuerte lo Divino ha de prevalecer sobre lo humano. No mezclen estos dos mundos, empiecen a limpiar su conciencia de todas las cosas secundarias para que sean capaces de distinguir a cada momento dado, en qué mundo viven. Pregunto: ¿Cuál es la idea más importante de todas las que han oído? Digo: La idea más importante para cada uno es la que ha entendido mejor y que puede aplicar en su vida. Esa idea representa para él el kilogramo de trigo, del que puede preparar pan y comer. El resto, que no entendió son los mil kilogramos de trigo en el granero. Es la misma ley en las matemáticas y en las otras ramas de la ciencia. Aquél que entienda los números del 1 al 10, también entenderá todas las reglas y manipulaciones en matemáticas; aquél que no entienda los primeros números, no podrá manipular con el resto. Todas las gentes religiosas hablan de servir a Dios. Hay dos maneras de servir a Dios: una, es servir con creencias, y la otra es servir con esa fe insensible que no contiene duda alguna ni vacilación alguna. Cuando uno sirve de esa manera, cuando llegan los sufrimientos, las pruebas, uno sonríe un poco y dice: "Esta es la Voluntad de Dios, todo es para bien." Cuando la pobreza llega, le pregunta: "Escucha, ¿quién te envió conmigo?" – "Dios" – "Entonces te voy a decir por qué eres la pobreza. Eres pobreza porque no has escuchado a Dios." Uno difícilmente se las arregla con la pobreza, viene la ignorancia. – "¿Quién te envió conmigo?" – "Dios" – "Tú eres ignorancia porque no escuchaste a Dios, no quieres aprender." Después de la ignorancia, viene la enfermedad. Él le pregunta: "¿Quién te envió conmigo?" – "Dios" – "Tú eres la enfermedad desde que no amas la salud, la excluiste de ti misma. Si quieres que te ame la gente, trae la salud. Vamos, vete ya, enhorabuena, no tengo tiempo libre para ocuparme de ti." Finalmente, el pecado también llega con él. Le pregunta: "¿Quién te envió conmigo?" – "Dios" – "Ve a servir a Dios, a ejecutar Su Voluntad y pronto te crecerán alas." – "Pero, soy un pecador." – "Vete y no peques más. ¡Haz lo que no has hecho hasta ahora!" – "Mira, tengo una debilidad. Bebo." – "Eso no importa. Bebe de la mejor agua nectarina." De esta manera, justamente, el hombre de fe insensible se las arregla con todas las situaciones negativas de la vida. Esa es la manera correcta de actuar, gracias a la cual cada uno puede adquirir la libertad. Cada uno, que quiera adquirir la libertad, que se aplique de esta manera. Muchos piensan que su vida está vacía, que carece de significado. No, su vida, no importa qué pequeña sea en comparación con toda la Vida, tiene algún significado, pero no el significado que el Todo. Así como la vida de una hormiga no resuelve toda la Vida del Ser, así es como la vida de una persona no resuelve toda la Vida del Ser. Sólo lo Divino en el hombre resuelve la Vida en todas sus fases. ¡No hay nada mejor, más bello, que una persona que vive en Dios! Sólo entonces, ésta puede comprender qué cosas son el Amor Divino, la Sabiduría Divina, la Verdad Divina, la Justicia Divina, la Virtud Divina, la misericordia, la amabilidad, la moderación, etc. Quienquiera que encuentre semejante persona, sonreirá ante ésta. Todos los seres que viven en Dios y con Él, sonríen. Había un lago en uno de los desiertos, cuya agua era pura como cristal – todo se espejaba. Por las tardes, durante los días más calurosos todos los animales – osos, tigres, leones, conejos, serpientes – iban a beber agua, pero ninguno de ellos hacía daño a los demás. ¿Por qué? – Cada animal se inclinaba a beber agua y después de tener suficiente, satisfecho se retiraba a su lugar. La gran sed abarcaba completamente la mente de todos los animales y nadie pensaba cómo hacer daño a los demás. Tigres, lobos, osos, conejos y serpientes – todos bebían agua juntos. Digo: Hay un lugar donde toda la gente puede comprenderse. ¿Dónde está ese lugar? – En el limpio, lago cristalino. ¡Todos ustedes vayan a ese lago! Es el Amor Divino, donde las almas humanas deben ir a beber. Dirán: "¿Cómo encontrar ese lago?" – Vayan con los animales, ellos les dirán cómo encuentren bonitos manantiales en las montañas. El alma sedienta encontrará por sí misma este manantial. El alma que no esté sedienta no podrá encontrarlo. Hoy, no haré conclusión alguna. Recuerden lo siguiente: cuando Dios comienza a trabajar en su conciencia, ese es el principio de las cosas y ese principio es bueno. Cuando Dios comienza a trabajar, el principio es bueno y el final, es bueno. El principio es como el final – el fruto del trabajo. Dios dice: "Soy alfa y omega, principio y fin." Cuando el hombre trabaja en Dios, el hombre es el principio, Dios es el fin. En lo Divino Dios es el principio y el hombre – el fin. En lo humano el hombre es el principio y Dios – el fin. Por eso la Escritura dice: "¡Y Dios será guardián de tu espalda!" En lo Divino es lo opuesto: nosotros seremos guardianes de nuestras espaldas en tanto Dios será el principio. Si ustedes comprenden estas ideas y las aplican, tendrán los mejores resultados; si no las comprenden, permanecerán en la vieja vida. Digo: comiencen a trabajar y no piensen en la vida vieja. Cuál fue su pasado no pregunten. Vivan con el presente y el pasado donde la Nueva vida concluye. Si son sensatos y viven de acuerdo con las leyes de la Gran Naturaleza, podrán cambiar su destino. Cuando lo Divino prevalece en su interior, su vida mejorará. La persona sabia puede hacer bello todo, en tanto el estúpido puede arruinar las cosas más hermosas. Todo depende de nosotros. Si Dios vive en nosotros, seremos fuertes y capaces de hacer todo. Con esto, no presuman ante la gente que Dios vive en ustedes, sino demuestren su fuerza en la práctica. Si Dios vive en ti serás enseguida capaz de resolver el problema más difícil. Te preguntarán cuál es la raíz cuadrada de cierto número dado- "La raíz cuadrada de este número es tal y tal." Lo Divino resuelve las cosas inmediatamente. ¿Cómo debe ser el discípulo de la Nueva enseñanza? – ¡El discípulo de la Nueva enseñanza debe tener el corazón limpio como el cristal, la mente luminosa como el Sol, un alma noble, espaciosa como el universo entero y un espíritu poderoso como Dios y uno con Dios! Cuando alguna dificultad llegue a tu corazón, saca la regla de tu corazón y di: "Como discípulo tengo que tener un corazón limpio como un cristal, sin nada impuro." Si alguna dificultad llega a tu mente, di: "Tengo que tener una mente luminosa como el Sol, sin ninguna oscuridad." Cuando alguna dificultad llegue a tu alma, di: "Tengo que tener un alma noble, espaciosa como el universo entero, sin ninguna pequeñez." Finalmente, cuando alguna dificultad llegue a tu espíritu, di: "¡Debo tener un espíritu poderoso como Dios y uno con Dios!" Cada día, cuando estés ante una situación difícil, dependiendo de la situación, refiérete a la regla relevante y pronúnciala varias veces al día. El mal viene a tí, te dice: "puedes pecar un poco"; le dirás: "¡No, debo tener un corazón limpio como un cristal!" Lees la regla y la pones en tu bolsillo. El mal viene a tí, comienza a influir en tu mente: "Ese trabajo puede hacerse también de otra manera." – "No, yo tengo que tener una mente luminosa como el Sol." – "¿No puede ser un poquito menos – como la luz eléctrica?" – "¡No, no puede ser!" Luego, el mal viene a tentar tu alma; le dirás: "Mi alma tiene que ser vasta como el universo." Finalmente, el mal viene a tentar tu espíritu, le dirás: "Mi espíritu tiene que ser poderoso como Dios y uno con Dios." Después de todos estos intentos el mal está en un apuro y dice: "Esta gente está educada, no puedo tentarles con nada." Corazón limpio, mente luminosa, espaciosa, alma vasta y espíritu poderoso – esta es la cadena con la cual pueden atar al mal y ser libres. Quiero que sean absolutamente libres. Entiendo: libres en sus ideas, en sus creencias, sentimientos, pensamientos y actos. Imaginen que vivieron en el tiempo cuando Cristo estuvo en la Tierra y la gente alrededor de Él los convencieron que Él justamente es Cristo, el esperado Mesías. Otros, los convencen de lo contrario. Una discrepancia aparece en su alma, ustedes buscan a Cristo, se confunden. Digo: Crean en su fe interna, en su profunda convicción. No busquen a Cristo aquí y allá, Él está dentro de ustedes, en su alma. Sólo una persona libre puede encontrar a Dios y tener una opinión de Él. Cuando los veo y cuando me ven, debemos tener sólo una opinión uno de otro. ¿Por qué? – Porque Dios vive en ambos. Si piensan así, dirán: "Ese hermano es excelente porque Dios trabaja en él. Este Maestro es excelente porque Dios trabaja a través de él." Tan pronto seamos portadores de lo Divino, tendremos un corazón limpio, una mente luminosa, un alma vasta y un poderoso espíritu. Esto sólo puede ser logrado con Dios en ustedes. Dicen: "Dura, difícil es nuestra vida." – ¡Dejen de torturarse! – "Pero es difícil amar." ¿Por qué se atormentan con el amor? Cuando Dios entre a vivir en ustedes, Él les mostrará cómo deben amar. Él les mostrará los métodos del Amor y las leyes de la Sabiduría. Entonces, ustedes amarán y su Amor será sagrado. Será una bendición para los que ustedes aman y para quien los ama. Así que, me dirijo a todos – jóvenes, viejos y a aquellos que han iniciado y a quienes no han iniciado, y les digo: ¡Comiencen todos a trabajar! Algunos dicen: "No hemos aprendido nada, aún." – Sí, el Conocimiento, así como la Virtud no pueden ser vertidos en su cabeza con embudo. Dejen a lo Divino trabajar en ustedes y cuando se revele, actúen como los dos hermanos: sacrifiquen su propio bien por lo Divino en su interior. Si no actúan así, una discusión aparecerá en ustedes. Muchos preguntan: "Tenemos que ser educados." – Tienen que, por supuesto. Nosotros no estamos satisfechos con el conocimiento ordinario, con el amor, la sabiduría, la verdad, la virtud y la justicia ordinarios. Si esto es cuestión de conocimiento, nosotros nos esforzamos hacia el Conocimiento que Dios tiene; si esto es cuestión de amor, sabiduría, verdad, justicia y virtud, nosotros nos esforzamos por adquirir Amor, Sabiduría, Verdad, Justicia y Virtud Divinas. Las cosas ordinarias no existen en nuestro diccionario. Nuestro ideal se dirige hacia lo Divino, lo elevado, lo grande, lo real, hacia todo lo que crea las sombras, sin ser sombra. Dicen: "Soy ignorante." No hablen de ignorancia. – "Soy pecador." No hablen de pecado. – "Soy débil." No hablen de debilidad. Pablo dice: "Nosotros, los fuertes tenemos que cargar a los débiles." Quiero decir que Dios, que es fuerte, puede cargar nuestras debilidades. Cada uno, en quien Dios vive, puede cargar a los débiles. Le digo al débil: "Dios puede vivir en ti y serás fuerte. Dios puede vivir en todos ustedes y serán fuertes. Consecuentemente, den libertad a Dios en ustedes, no lo limiten, no le den reglas de cómo debe actuar. No pidan a Dios ropa, zapatos, sombreros – comiencen con lo básico, con la Vida. La ropa, los zapatos, los sombreros vendrán por sí mismos. Toda vez que la Vida Divina venga a ustedes, adquirirán todo. ¡Esta Vida es hermosa! Trae Libertad a nuestras almas. Cuando despiertas feliz por la mañana, sé que esta es la cara Divina en tí. No hay mayor bendición que ver la cara de Dios feliz y contenta. Muchos de ustedes están enterrados en una tumba y gritan, se quejan desde abajo. Digo: ¡Levanten la tapa de su tumba y salgan! Cuando pusieron a Cristo en la tumba, pusieron sobre Él una lápida y una enorme piedra sobre ésta. ¿Pudo Él solo retirar la piedra de su tumba? – No pudo. Cristo recibió 80,000 golpes de los soldados romanos y cuatro grandes clavos en sus manos y pies, como resultado estaba débil como para mover por sí solo la piedra sobre la lápida en su tumba. Un Ángel vino del Cielo para mover la piedra de la tumba de Cristo y Cristo resucitó. Actualmente ustedes también están débiles como Cristo lo estuvo otras veces; están todos crucificados en la cruz, tienen clavos en sus manos y pies. Sin embargo, hay una esencial diferencia entre ustedes y Cristo: Cristo murió y resucitó, mientras que ustedes están crucificados en la cruz sin aún haber muerto. Les daré un ejemplo para aclarar mi pensamiento. Un predicador en América hablaba a los oyentes sobre la generosidad. Les decía que para salvar a una persona, él tiene que sacrificarse por Dios, es decir, sacrificar lo humano por lo Divino. Uno de los oyentes presentes – un ricachón, mientras escuchaba este sermón, dijo: "No, una persona puede salvarse sin sacrificios y sin gran generosidad. ¿Cómo se salvó el bandido clavado junto con Cristo en la cruz? ¿Qué sacrificios hizo él?" El predicador le contestó: "El bandido en la cruz estaba moribundo, tú aún eres un bandido vivo." Es lo mismo con ustedes. Ustedes están crucificados en la cruz, pero no han muerto aún. Cuando mueran, será otra cuestión. Todo el apuro es mientras están en la cruz. Ustedes están crucificados en la cruz y gritan, hacen ruido. Cristo también, cuando aún estaba vivo en la cruz, gritó: "Dios, por qué me abandonaste para mofa, para profanación de la gente?" Dios Le dijo: "Este trabajo ya casi termina." – "¡Con tal que este trabajo se lleve a cabo, hágase Tu voluntad! En Tus manos entrego Mi espíritu." Luego, Cristo se fue, bajaron Su cuerpo de la cruz, Le pusieron en la tumba, la cerraron con una losa y así es como le dejaron y aquí permaneció tres días. Al tercer día, vino un ángel del Cielo, quitó la piedra de la losa, alzó la losa de la tumba y Cristo resucitó. Ustedes también gritan en la cruz, así: "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me abandonaste para mofa y profanación del mundo? Dios dirá: "Todo se ha consumado." Después de esto, vendrá Nicodemo, pedirá permiso para bajar su cuerpo de la cruz, los envolverá en una sábana, los pondrá en la tumba y arriba la cerrará con una losa y una piedra sobre ella. Después de eso, los sacerdotes vendrán a sellar su tumba para que los discípulos no vengan a robar su cuerpo. Tres días después de eso, un ángel del Cielo vendrá, retirará la piedra, bajará la losa y ustedes resucitarán. Entonces, digo: la cuestión será fácil cuando los bajen de la cruz, pero todo apuro está cuando aún viven en la cruz. ¡Finalmente, ustedes tienen que morir! Por "morir" entendemos, transformación de la conciencia. Cuando Cristo murió en la cruz, Su conciencia se transformó, Él recibió la iluminación del gran orden en el mundo, para lo nuevo, que viene a la Vida. Cuando la Nueva vida despierte en ustedes, la vieja vida cederá su lugar a la nueva y ustedes bajarán de la cruz mística de los sufrimientos. Después de eso, un ángel bajará del Cielo, removerá la losa inscrita de su tumba y ustedes entrarán a la libertad de la Nueva vida – en la resurrección. Sólo así, Dios entrará a vivir en ustedes y ustedes comenzarán su trabajo en la Tierra. Después de la resurrección, Cristo pasó entre sus discípulos cuarenta días completos, invisible para el mundo, durante ese tiempo siguió predicándoles. El Evangelio dice: "Y abrió sus mentes para que entendieran las Escrituras." Sólo el que resucita adquiere la Vida verdadera, eterna, esencial – la Vida de inmortalidad. Ahora, creo que han entendido todo lo que les he hablado. Estas son palabras de liberación. Los que han entendido mis palabras formen alrededor de sí mismos una salvaguarda. Divina de armonía y unidad: unidad de pensamientos, unidad de sentimientos y unidad de acciones y esfuerzos en todas direcciones. Estamos a favor de la Gran Vida, que se revela en todas direcciones – en la físico, espiritual y en la Vida Divina como partes de un organismo común Divino. ¡Sean portadores de esta unidad! La Divina enseñanza se encuentra en lo que apliquen cada día de su vida. Si aplican esta Enseñanza, no necesitarán ninguna otra filosofía, ninguna otra enseñanza. Luego de que la apliquen y la prueben, cada uno de ustedes vuelva para decirle a los demás cómo encontró este Camino. Así que, trabajen duro este año para aplicar la Divina enseñanza. Llamo a este año, Divino – año de la limpieza. El año pasado fue el año del Amor. La madre luego de dar a luz a su hijo comienza a limpiarlo porque está débil, frágil y no puede limpiarse por sí mismo. Puede llegar a ser un genio en el futuro, un santo, un gran científico, pero hasta que crezca la madre lo limpia dos-tres veces al día. La limpieza también es necesaria para los mayores, hasta que lo Divino sea fuerte en ellos. La limpieza es tan natural y tan necesaria para los mayores como lo es para el pequeñito. Cuando lo Divino crezca y se haga cargo de lo humano, se volverán fuertes y vivirán una Vida elevada e ideal. Hasta que llegue este tiempo, todo el tiempo límpiense. Todo la gente tiene debilidades. Las debilidades humanas son condiciones para la manifestación del alma. Cuando un alma se encuentra en estas limitadas condiciones, comienza a buscar aquí y allá así como la abeja que pega en la ventana cerrada de un castillo, hasta que se libera. Ella no ve que hay obstáculos. Los obstáculos en el mundo son necesarios para nuestro progreso. Cuando lo Divino llegue en nosotros, liberará el alma de todos los obstáculos y limitaciones. Digo: ¡Necesitan a todos fe absoluta, positiva! No importa qué difícil les parezca esta Enseñanza, digan: "Todos nosotros podemos entender y aplicar la Divina enseñanza." – "Todavía, nuestra fe es débil." – ¡Esto debe desaparecer! Su fe no es débil. – ¿Tenemos que dejar al mundo para servir a Dios? – No, vivirán en el mundo. Cada quien hará su tarea dondequiera que esté. – ¿Con qué métodos? – Con los métodos de la Divina enseñanza. Todos saben qué los viejos métodos han contribuido en el pasado. La gente del pasado también vivía en los bosques, servía también en monasterios y adoraban a Dios en iglesias, pero todavía sus problemas permanecen sin resolver. Ahora, el servicio basado en la libertad interior se debe aplicar. Escuchen todos la profunda voz interior donde uno encuentra los verdaderos métodos para servir. De esta manera uno se liberará a sí mismo. Si lo Divino despierta en la persona, sólo ésto será capaz de liberarla. Les daré el ejemplo de un criminal Americano que arrestaron en la prisión por muchos robos y crímenes. Amarraron sus piernas y sus manos con sogas y le dejaron acostado en una cama seguros de que estaba a salvo. El guardia que lo custodiaba, entró una noche con una vela y como estaba de prisa a salir olvidó la vela en el cuarto del criminal. El criminal viendo que estaba solo en el cuarto, vio la vela y gritó: "¡Hay una manera de salvarme!" Alzó sus piernas a la llama de la vela, quemó las sogas y las liberó. Luego de eso, puso las sogas que tenía en sus manos en la flama y se quemó. Así se liberó de las sogas – las condiciones que lo limitaban, abrió enseguida la ventana y escapó al exterior. Si el mal en el mundo ha atado sus manos y pies con sogas, pero Dios ha dejado en su cuarto una vela ¿deben preguntar qué hacer? – ¡Quema la soga! – "Pero, ¿está permitido" – ¡Está permitido! ¿Se le permitió al mal atarte? Cada quien, con su voluntad, puede poner la soga en la vela para quemarla y liberarse. – "¿Debo salir por la ventana o por la puerta?" – Por la ventana. ¡Si la ventana está cerrada, sal por la chimenea! Sal fuera por donde puedas. No necesitas ninguna otra filosofía. Cada quien debe luchar por la Libertad de su alma. Este es todo un proceso. Adquiriendo su Libertad, una persona se reeducará, crecerá, alcanzará la gran moral de la Vida cuando el mal nunca tenga fuerza para atarle sus manos y pies con sogas. Sólo de esta manera la Nueva vida entrará en el mundo y serán capaces de realizar todo lo que el alma y el espíritu desean. Sólo así nosotros seremos queridos por Dios y nosotros, querer a Dios. Sólo así estaremos alegres con Dios, y Él estará alegre con nosotros. ¿Cuándo sucederá esto? – Cuando Dios venga a vivir en nosotros. Si les pregunto si han hecho un lugar a Dios en ustedes, esto significa que no confío en ustedes. Tengo fe que lo van a hacer porque les digo la gran Verdad. Les transfiero mi experiencia. De la misma manera he logrado mi libertad. Recuerden lo siguiente: yo tengo sólo una opinión de Dios – Todo lo que Dios hace en mi está bien. También Dios tiene una sola opinión de mi: Todo lo que hago por Dios está bien y es verdadero. Cristo dice: "El Padre vive en Mi y Yo vivo en Él." Digo: Ese es el Camino para lograr la libertad Espiritual interna y para realizar todas las bondades en el mundo. No hay otro camino. Si no es ahora, entonces mañana o cuando sea, sólo en este camino lograrán su Libertad. A quienes se dirijan, si él sabe la Verdad, les dirán lo mismo. Si no sabe la Verdad los engañará con esto o aquello, con estas o aquellas palabras. Cristo dice: "El Padre y Yo somos uno. Mi Padre vive en Mi y Yo vivo en mi Padre. Dios trabaja en Mi y Yo trabajo en Él." Yo quiero que sean libres porque sólo entonces podrán manifestar y desarrollar sus talentos y habilidades. Entonces el Amor, la Sabiduría, la Verdad, la Justicia y la Virtud, que manifiesten estará en su lugar. Si aplican esta Enseñanza estarán frescos y felices, serán profundos como el mar y el cielo. ¡Necesitan la profundidad ahora! Si viven así, no importa qué sufrimientos vengan a ustedes, la idea de que Dios está con ustedes y ustedes están con Él se elevará en su mente. Si piensan así, Él los bajará de la cruz en la que están crucificados. Ahora ustedes dirán: "¿Qué tenemos que hacer, no oraremos?" Pregunto si una persona tiene que orar por su libertad ¡Váyanse a trabajar! ¡Quemen en la vela la cuerda de sus manos y pies! – "¿No cantaremos?" ¿Cuándo canta una persona? – Cuando uno termina su trabajo. ¿Cuándo cantan las segadoras? – Cuando fueron y regresan de sembrar pero no mientras trabajan. Ustedes, cuando iban al trabajo cantaban. Ahora ya están en el trabajo. Quien trabaja no canta. Cuando acaben su trabajo cantarán de nuevo. No pueden cantar siempre. Si los hago ir al Vitosha por algún trabajo en un caluroso día de verano, ¿podrán cantar? Mientras suben sólo pueden cantar en su alma, pero después que suban al Vitosha y terminen un trabajo dado, podrán cantar libremente. Hay un tiempo definido para cada cosa; para cantar también hay un tiempo definido. Hoy, es un día de trabajo – el primer día de su conciencia, el primer día de trabajo Divino. Hasta ahora ustedes no han trabajado. El trabajo de hoy definirá su futuro por toda le eternidad. Sabrán: el hoy, define su futuro. Es uno de los más hermosos días de su vida en la eternidad. Cristo dice: "Mi Padre trabaja y Yo trabajo." Ahora yo quiero que todos trabajen porque están en día de trabajo. No digan que van a trabajar por la tarde. No, este día no tiene noche. Es un día eterno, sin atardecer durante el cual el Sol no se pondrá. Es el día del alba eterna – día en que las cosas tienen principio y no tienen fin. Es el más hermoso día eterno de Felicidad y Contento. La Escritura dice: "Cuando veo Tu rostro, mi alma se regocijará." Este versículo habla de este hermoso día de trabajo. Sólo cuando uno trabaja para Dios puede ver el rostro de Dios y su alma se regocijará. Ahora dirán: "Sería bueno si todos los hermanos y hermanas del país estuvieran aquí!" Digo: Todos están aquí. ¿Por qué? – Porque cada hermano y hermana del mundo físico que está inscrito arriba en la Fraternidad Blanca tiene dos delegados que le representan – uno, en el mundo Divino y otro en el mundo de los ángeles. Si mil gentes vienen aquí, de hecho hay tres mil poderosos héroes: mil personas en el mundo físico, mil en el mundo de los angeles y mil – en el mundo Divino. La fuerza no está en ustedes que están en el mundo físico sino en esas tres mil gentes reunidas. Ellos son los que trabajan, no sólo los del mundo físico. ¿Saben lo que estos ayudantes de arriba pueden hacer? – Ellos llevan a cabo el trabajo de Dios. Él trabaja a través de ellos. ¡Así que, sin cantos, sin oraciones, sin manos besadas! ¡Todos váyanse a trabajar! De lo alto seguirán a quién está preparado para trabajar y a quién ha empezado a trabajar. Los felicito por este gran día de trabajo. ¡Sean todos héroes y cotrabajadores del trabajo de Dios! Este día ha llegado ya. ¡Comiencen el trabajo Divino porque este define su vida futura! Equipo de traducción al español: Zornitza Gáneva - Bulgaria José de Jesús Saavedra Aceves - México ------- * Campesinos de la región de Sofía.
  12. La gran ley Conferencia del Maestro, dada el 11 de octubre, 1925 en Ruse[1] "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas, con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo." Lucas 10:27 La humanidad actual está resolviendo muchas cuestiones importantes, pero todavía no se ha detenido a ver cuál es la cuestión más importante, cuál es la tarea más importante que debe resolver – hay discusión acerca de esto. Actualmente, están resolviendo la cuestión económica, la cuestión del pan, considerando que esta cuestión es la más importante. Así es, pero pregunto: ¿La cuestión del pan, que durante miles de años se ha estado resolviendo, está solucionada completamente hasta ahora? Ésta ha sido resuelta sólo temporalmente, sólo parcialmente y, como resultado, continúa sin resolverse. Otros afirman que la cuestión más importante a resolver es la cuestión de la educación. Y en realidad, la gente durante miles de años se ha estado educando, pero ¿se ha resuelto esta cuestión? – Esta tampoco está resuelta. Terceros aún, están resolviendo otra cuestión. Ellos dicen que cada estado debe ser fuerte, poderoso, tener un ejército poderoso, de manera que pueda resistir a sus enemigos. Y así es, pero ¿qué estado, por su fuerza, ha resuelto la cuestión de su existencia? Díganme un estado que haya asegurado su existencia durante por lo menos dos o tres mil años? Todos los estados hasta ahora existentes, se han levantado y han desaparecido. Por tanto, existe una cuestión importante en el mundo, que hasta hoy no ha sido resuelta aún. Esta cuestión no es de los pueblos, ni de la sociedad, ni es cuestión de los eruditos. Los pueblos tienen con qué ocuparse; los activistas sociales también tienen una serie de cuestiones con qué ocuparse; y la gente erudita tiene con qué ocuparse. Pero la tarea más importante, con la que la gente debe ocuparse, es la cuestión del alma humana o si quieren, digamos – la cuestión del espíritu humano. Sin embargo, no de la mente humana porque el hombre es más que la mente humana. La mente humana es sólo un servidor del espíritu humano. El corazón humano es también un servidor del espíritu humano, y la voluntad humana también es una servidora del espíritu humano. ¡El Hombre, por su origen, es algo extraordinario! Si ustedes comprenden al hombre, si ustedes creen en él (pero no en lo que se manifiesta exteriormente), verán qué cosa más grande es el Hombre! ¿Acaso ustedes llamarían Hombre, a aquel mercader, quien les vende tela? ¿Acaso ustedes llamarían Hombre, a aquel profesor que enseña en la escuela y les denigra? ¿Acaso llamarían Hombre, a aquella madre que a los cinco o seis meses aborta a su hijo y le tira en alguna parte? ¿Acaso llamarían Hombre, a aquel padre que se aprovecha de su hijo? ¿Acaso llamarían Hombre, a aquel político que expide leyes no razonables? Debe definirse qué cosa es el Hombre. Se dice que el hombre es un ser que piensa. No, él es algo más que lo que piensa. Por tanto, lo más grande en el mundo no puede ser definido completamente. La cuestión más importante, que ocupa la mente de los sabios en el mundo, es la cuestión de la sublime Vida consciente. Ustedes dirán que esta Vida nace al amparo de la luz, del calor, de la comida, de la ropa, etc. La Vida que nace al amparo del calor no es Vida. Ésta es cierta energía que necesita sustento. La Vida por sí misma da nacimiento a todas estas cosas. Cuando recibimos Vida, ella misma lleva en sí la Luz, ella misma lleva en sí el Calor, ella misma lleva en sí la comida, ella misma lleva sus vestiduras. La Vida es algo poderoso, cuando la comprenden. Ahora ustedes dicen: "Pero ¿qué dicen los eruditos de la Vida? Los eruditos, me van a perdonar pero, ellos no saben qué cosa es la Vida. ¿Les diría?: "¡Por favor, resuciten este muerto!" ¿Cómo curan a los enfermos? ¿Qué saben de los enfermos? – Nada saben. Actualmente, los enfermos mueren con médicos, y sin médicos mueren. ¿Entonces para qué nos sirven los médicos? Con profesores, la gente muere y sin profesores también se muere. Con profesores, la gente también roba. Con profesores, también calumnia y sin profesores, calumnia. Con clérigos también roban y sin clérigos, roban. Con políticos, también roban y sin políticos, roban. Entonces, ¿dónde esta el mérito de la humanidad? Dirá alguien que debería haber ley y orden en el mundo. ¿En qué consiste la ley y el orden? Cuando la peor gente forma una banda, ellos también establecen la ley y el orden. Las hormigas también tienen ley y orden. Las abejas también tienen ley y orden. Cuando están cerca de una colmena ustedes corren inmediatamente. ¿Por qué? – Ésta, tiene ley y orden. ¡Ellas tienen armas de fuego rápido! Me dirán: "Nosotros hemos resuelto la cuestión más importante, la cuestión de la vida." Por último, ustedes dicen: "El hombre muere y acaba todo." De acuerdo, la gente muere, pero ¿ustedes han resuelto qué cosa es la muerte? – La muerte justamente demuestra que la gente no ha resuelto la verdadera cuestión de la Vida, aún no han encontrado la Vida. Nos hemos detenido en el versículo: "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas, con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo." ¿Por qué? – Porque la fuente de esta gran Vida, de la cual se trata, es el Amor. Algunos preguntan ¿qué cosa es el Amor? – El Amor es la fuente de esta Vida la cual trae Luz y Calor, y comida, y ropa y Fuerza – todo trae en sí misma. Así es como se define la Vida también en la práctica. De todos aquellos que han resuelto así la cuestión, está dicho en la Biblia: "¡Y esta es Vida Eterna, conocerTe a Ti, el Único Dios Verdadero!" Nosotros, por la palabra "Dios" no entendemos un ser exterior ante quien la gente debe someterse, sino que entendemos la fuente de Vida, que puede manifestarse en nosotros – esto es, lo Infinito. Esto muestra que el Infinito puede manifestarse como finito. Por tanto nosotros, la gente de este mundo, como una manifestación de este Infinito, estamos resolviendo una gran cuestión – la Vida Eterna que se manifiesta en el interior de lo finito. Para que se manifieste esta Vida, obligatoriamente debemos tener conocimientos, Sabiduría, la cual creará relaciones armoniosas entre toda la gente. Cada quien debe saber por qué ha venido en la Tierra. Si se les pregunta por qué han venido en la Tierra, ustedes levantarán su cabeza y dirán: "Esta no es una cuestión importante." ¡Qué extraños son ustedes! Si me preguntan porqué vine a la Tierra yo les diré por qué vine. Si le preguntan al niñito de primer grado por qué va a la escuela, se los dirá: "voy a aprender." Este niño inmediatamente sacará su silabario. – "¿Pero, quién es tu profesor?" Esto también lo sabe. – "¿Y quién es tu padre y tu madre? Lo sabe. Este niño lo sabe todo. Si alguien les pregunta quién es su Padre, quién es su Madre, dirán: "No lo sé". Pero, ¿adónde vas? – "No lo sé". Han venido aquí a la Tierra, ¿qué van a aprender? – "No lo sé". ¿Una vez que terminen su vida terrestre adónde irán? – "A otro mundo". Esta situación no es sólo para ustedes, también para los filósofos. Durante miles de años los filósofos en sus tratados han estado resolviendo las cuestiones de si hay Dios, no hay Dios; si hay alma, no hay alma. Finalmente, algunos de ellos dicen: "no hay Dios, no hay alma". Todas las preguntas se resuelven muy fácilmente. Los ebrios también, cuando están briagos, tienen un buen pleito y todo acaba. No, con esto no acaba todo. En la tarde siguiente – otra vez lo mismo: se embriagan, se pelean y el trabajo acaba. En la tercera tarde – de nuevo lo mismo. Digo: "Sí, se acabó, sólo por esta tarde, pero no para mañana". Ustedes dicen de un hombre: "Se acabó, esta persona, se murió." Sí, se acabó sólo temporalmente, pero no para la eternidad. Nada en la Naturaleza está perdido. Ustedes preguntan: "¿Pero adónde se fue este hombre?" Yo pregunto: ¿De dónde vino? – De donde vino, allí regresará. ¿Adónde irá esta persona? – La ley es la siguiente: las cosas siempre regresan adonde han venido. Y todas las cosas, racionales o cualesquiera que sean, regresan siempre a Dios. Este principio racional, no tiene fin, es infinito, nosotros le llamamos la Ley del Amor. Actualmente, toda la gente reconoce que acerca de la cuestión de qué cosa es la Vida, hay una discusión. Nosotros decimos que no existe discusión alguna. ¿Por qué? – Porque las cualidades de la Vida son: Racionalidad, Luz, Calor, etc. ¿Es posible que haya una discusión sobre la Vida en estas condiciones? Mientras haya discusión alguna, la Vida no es racional. Toda la gente tiene las mismas ideas de la Vida y todos la desean. Todos reconocen el Amor y lo desean, pero ¿cuándo? – Mientras están jóvenes reconocen el Amor, pero cuando envejecen lo niegan. En el Amor hay una cualidad, ella es la siguiente: cuando amas a un objeto o una persona, éste adquiere valor. ¿Por qué? – Porque tú puedes amar sólo los objetos que llevan Vida en sí mismos. Todo lo que lleva Vida en sí mismo, adquiere valor. Al amarle cuidas de él, le proteges. Al amar a tu amigo, le escribes cartas, le dices cosas agradables. Si no le amas, le olvidas. ¿Qué cosa es el Amor? El Amor es una fuerza que expande al hombre, le da un impulso. Algunos dicen que cuando una persona se enamora, ya no estudia. Esto no es verdad. El Amor trae el deseo de conocimiento. Aquél, cuyo corazón esta inflamado, estudia, trabaja. Algunos dicen que el Amor hace a la gente distraída. Lo que hace a la gente distraída no es Amor. Cuando un lobo quiere comerse a una oveja, esto no es Amor. Cuando alguien se enamora del dinero de otro, quiere robárselo, esto no es Amor. Cuando alguien se enamora del campo de alguien, quiere apropiárselo, esto no es Amor. En el Amor hay la siguiente cualidad: cuando uno se enamora no sólo valora las cosas, sino que su corazón se expande y se vuelve generoso. El que ama su monedero, siempre lo tiene abierto y parece una fuente que continuamente fluye. Éste no es como aquellos barriles en los que fluye vino y en los que constantemente se mide cuánto sale y cuánto queda. Éste parece una fuente que constantemente fluye, pero que no se vacía. Por tanto, si puedes fluir como una fuente, el Amor ha llegado a ti. Si puedes ver el bien en toda la gente, si puedes ver el sentido de las cosas, cuando miras arriba al Cielo, estás en la puerta de la gran Vida Divina y el Amor ha llegado a ti. Les estoy hablando de una gran ciencia que tiene fundamento en ustedes. Ustedes tienen la experiencia de la Vida y yo creo que esto es así. Si ustedes lo admiten o no, es otra cuestión. Ustedes han venido muchas veces a la Tierra en diferentes formas. Si lo recuerdan o no, si lo admiten o no, esto está escrito en los anales de la Naturaleza. Lo que ustedes creen no es importante. Lo importante es lo que está escrito por la Naturaleza. Pueden objetar: "Nosotros no nos acordamos." Tampoco el que se embriagó se acuerda de nada, pero el tabernero se acuerda de todo, él ha escrito todo en su libreta. Escribió: "En cierta fecha, usted bebió con cierta persona cierta cantidad de vino y "rakia*". – "No me acuerdo de nada". Él te llama ante la corte y el juez dice: "¡Págale el dinero!" – "Pero no me acuerdo de nada". ¡Te acuerdes o no te acuerdes, pagarás! Igualmente, la Naturaleza tiene un gran libro en el cual escribe todo. ¿Ustedes por qué no lo admiten, por qué no se acuerdan? Porque tienen que pagarle al tabernero. Aquellos que se acuerdan son los acreedores a quienes algo se les debe, pero aquellos que no lo admiten y tampoco se acuerdan, son aquellos que tienen que dar. El hombre es un ser que muchas veces ha venido de Dios y ha regresado. Así está escrito. Cuál es su credo y en qué creen, es una cuestión personal, porque todos los seres tienen un credo. No es importante creer en algo, más bien, la verdadera cuestión para nosotros es la cuestión del Amor. Estamos tratando con la más importante cuestión. Nosotros no estamos tratando la cuestión de quién llegará en Bulgaria al poder. Cuál es la persona más rica en el mundo – tampoco tratamos esto. Quién es el hombre más erudito – tampoco tratamos esto. ¿Por qué? – Porque estas son cuestiones que incluso los niños pueden resolver. Nosotros estamos resolviendo una de las más importantes cuestiones – la Vida, las principales leyes de la Vida. Si quieren vivir, si quieren que su vida tenga sentido, si quieren que su vida mejore, nosotros les mostraremos el modo. Les diremos: "¡Acepten el Amor!" Ustedes me dirán: "¿Cuál amor, el amor de los jóvenes?" – ¡No! – "¿El amor de los viejos?" – ¡No! – "¿Por qué?" – ¿Por qué los jóvenes traicionan y los viejos traicionan? Los jóvenes traicionan porque se cansan unos de otros y los viejos traicionan porque no pagan su deuda y se van. Nosotros decimos de alguien: "¡Que Dios le perdone, ya estaba viejo!" Le prometió a una doncella que se casarían pero se murió. No hace falta que se muera. El hombre que prometió algo, no hace falta que muera. Éste debe primero cumplir su promesa y después morirse. Si promete algo y muere, él tiene metas ocultas. Ustedes lo podrán disculpar, pero nosotros no le disculpamos. En la Ley del Amor, cada noble pensamiento, cada noble sentimiento, cada noble deseo debe ser cumplido no importa si se refiere a la madre, al padre, a los hijos. La ley es la misma para todos. Nosotros debemos mostrarle al mundo que llevamos la gran Vida de Dios, que Él vive en nosotros y nosotros debemos vivir como Él. ¿Por qué niegan a Dios? – La gente niega a Dios porque Le deben. ¿Por qué creen en Dios y Le aceptan? – Porque quieren tomar prestado dinero de Él. Así que, de acuerdo conmigo, quienes creen en Dios y quienes Le niegan, son gente interesada. Nosotros sin embargo, tenemos otra opinión de Dios. Nosotros queremos servirLe porque creemos que todo lo hemos recibido de Él. Nosotros no vamos con Dios a pedirLe prestado dinero. Nosotros no negamos nuestras obligaciones, pero nosotros sabemos que en el mundo existe una gran Sabiduría, que nos aguarda en el futuro. ¿Qué sabe la ciencia contemporánea? – Sabe muchas cosas, pero lo que hoy saben los más eruditos y los más grandes filósofos, luego de dos mil años los niños lo sabrán. Los niños entonces serán más eruditos que los filósofos contemporáneos. Pregunto entonces: ¿dónde está nuestra ciencia? Esto no es un reproche, sino digo que el Hombre todavía no se ha manifestado. Cuando llego a su casa y su corazón tiembla de resentimiento porque he llegado, ¿qué opinan, usted es un Hombre? Salen y me preguntan: "¿Qué busca?" – "Por favor, ¿tiene un lugar en su casa para mí?" – "No hay lugar." O por otra razón: "Mi esposa, mis hijos no están aquí." Me dirá que no hay lugar para mí, que hay hoteles adonde puedo ir, etc. Por favor, ¿éste es un Hombre? Pero si digo que he traído para darle cien mil levas en oro, inmediatamente me hallará un lugar. Su esposa, sus hijos inmediatamente se acogerán en alguna parte y se dispondrá un lugar para mí. Matará un cordero entero, incluso. ¿Por qué? – Por los cien mil en oro. ¿En qué consiste su humanidad y su nobleza entonces? Ahora ustedes me miran y se dicen: "¿Está este hombre diciendo la Verdad o no?" Yo les pregunto, quién de ustedes, actuó de acuerdo como Dios quiere? Esta es la cuestión que debemos resolver primeramente. ¿Ustedes, de Ruse han resuelto esta cuestión? Y cuando toda la gente en todas las ciudades y aldeas viva de acuerdo a como Dios quiere, entonces no habrá cadalsos, no habrá prisiones y cada uno estará en su lugar. Entonces las puertas de toda la gente estarán abiertas, y cuando alguien les encuentre dirá: "¡Hermano, ven a mi casa, te he estado esperando desde hace mucho tiempo! Estoy muy contento de haberte encontrado" Y empezarán a hablar. Ustedes dirán: "Bueno, ¿en qué acaba esto?" ¡Ustedes son muy raros! Yo al entrar en esta casa, no la privaré de algo, le traeré mi bendición. Uno de los grandes adeptos de la antigüedad (fue algún profeta judío) vivió en algún lugar de Palestina. Viajó largo tiempo. Para pasar la noche en algún lugar, se detuvo en la casa de un hombre pobre y le pidió: "Hombre de Dios, ¿me permitirías pasar la noche contigo?" -"Con mucho gusto, mi casa está abierta, pero no tengo ni una migaja de pan." -"Anda, busca en los rincones, si no habrá quedado al menos un pedacito." Encuentra finalmente un pedacito minúsculo. El profeta lo tomó, lo bendijo, y de inmediato en la mesa apareció un gran pan. – "Despierta a tus hijos. ¡que vengan todos a comer!" El hombre que vive de acuerdo con Dios, cuando entra en una casa, trae también su bendición consigo. Ustedes pueden llevarme la contraria, pero es la pura Verdad en el mundo. Si este adepto viene al mundo y trae un grano de trigo, dirá: "Tomen este grano de trigo, él resolverá el problema económico del pan." ¿En cuántos años? – En doce años. No lo comerán, sino que lo sembrarán en suelo y después de doce años, dará tal abundancia de fruto que podrán comer ustedes, sus parientes y sus amigos. ¿Saben qué pesado será este granito de trigo? – Como toda la Tierra. Por tanto, cada partícula de Vida contiene una energía enorme y si nosotros vivimos de acuerdo con la Ley de Dios, según la Ley del Amor, esta fuerza puede ser desarrollada. Y actualmente la gente que no entiende la Vida dice: "necesitamos dinero". De hecho, el dinero se ha incrementado, pero la comida ha decrecido y como consecuencia de esta avaricia, nuestro organismo está dañado. Ahora, nosotros tenemos mucho, pero no podemos comer. El más rico en América, Rockfeller quien dispone de bosques, granjas, casas, sufre del estómago, no puede comer nada y los médicos le han aconsejado comer sólo sopa de avena. Él dice: "¡Aun esta grande riqueza material, estoy obligado a comer como caballo, sólo avena, a causa de mi estómago enfermo!" Pregunto ¿qué sentido tiene la Vida ahora? Dicen: "Uno debe tener riqueza." Está bien. Es verdad que el sentido de la Vida está en buscar la riqueza, pero nosotros la buscan equivocadamente. El Amor, esto es la Vida grande, esto es el sentido de la Vida, esto es la riqueza del alma humana. Cuando encontramos a Dios, o en otras palabras, cuando Él llega a morar en nosotros, se formará aquella conexión verdadera, la cual dará impulso a la Vida. Entonces la gente no se preguntará si existe Dios o no. Cuando alguien me pregunta si existe Dios, le digo: "¡Ven a visitarme mañana por la noche!" Cuando llega le doy comida, converso con él amistosamente y lo despido. – "¡Pero tú nada me has dicho acerca de Dios!" Le digo: "¡Ven a visitarme mañana por la noche!" Él llega, le doy de cenar de nuevo, conversamos y se va. Yo nunca resuelvo la cuestión acerca de Dios. Es rara la gente que me pregunta si existe Dios o no. ¡Esta es la cuestión más importante! – "¿Qué cosa es el Amor?" – ¡Ven a visitarme mañana en la noche! Yo tampoco resuelvo la cuestión del Amor. Si yo soy un hombre de Amor, si yo vivo de acuerdo con la Ley de Dios, tú me conocerás. Si mis puntos de vista par ti son inalterables, te daré acceso en mi casa y te diré: "¡Pruébame!" No es lo que yo pienso, sino cómo vivo, esto es lo importante. Para resolver cualquier problema importante, tres grandes factores deben estar unificados en uno: sus pensamientos, sus sentimientos, y sus actos. Ustedes deben ser congruentes en todo momento. Tú puedes preguntar: "¿Existe Dios o no?" lo sabrás cuando pidas a alguien que te preste mil levas y él responderá: "Desde luego, con gusto." Más tarde, le pedirán un préstamo de dos mil levas y oyes: "Por favor, aquí los tienes". Después pides por otros dos mil de levas y de nuevo oyes: "Por favor, aquí los tienes". Entonces, te encontrarás frente a una fuente a la cual puedes venir con un gran cántaro o con un gran cubo y puedes llenarlos cuanto quieras, a condición de que los acarrees tú solo. ¡La gente necesita abundancia! Tal abundancia que les canse, y que digan: "Es suficiente." Cristo dice: "Amarás al Señor tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas, con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo." Por tanto uno completamente debe estar lleno del Amor de Dios. Algunos dicen que cuando se enamoran no pueden trabajar. No, entonces justamente vendrá el verdadero trabajo Divino en el mundo. Por ahora hay sólo trabajo, pero no trabajo Divino. El trabajo Divino será una gran tarea para la generación futura, para estas grandes almas con las que no se discutirá si existe o no, la vida después de la muerte. Ellas serán las almas quienes resolverán la cuestión de la Vida. Si le preguntas a semejante hombre si te conoce, te dirá: "¡Ven mañana por la noche a mi casa!" – "¿Pero, de dónde has venido?" – "¡Ven mañana por la noche a mi casa!" Irás a su casa, te dará de comer bien, hablará contigo y se despedirán. Y finalmente, al despedirse, te dirá: "Ven a mi casa cuando necesites." Este es el impulso en el mundo. Cualquier cosa que uno tenga debe ponerse en el altar común de los sacrificios. Actualmente, la gente tiene un concepto erróneo del sacrificio. Piensan que lo que sacrifiquen se perderá. Les voy a definir qué cosa es el grano de trigo. Si el grano de trigo no se sacrifica y no cae en la tierra y muere ¿cuál será la posición del labrador? Quien muere deposita su fuerza y esta fuerza se incrementa. Esta es una de las cualidades del sacrificio. Algunos eruditos dicen: "No se debe hacer sacrificios. No debemos dar nada a nadie." Esto significa que nadie siembra, nadie ara. ¡No!, sembraremos, araremos, pero sabiamente. Por tanto, nosotros debemos tener un fundamento sólido en nuestras vidas. Que seas búlgaro, no es un fundamento; que seas un erudito, no es un fundamento; que tienes nuevos puntos de vista acerca de la vida, no es un fundamento. El verdadero fundamento es el Amor, el cual, es la Vida. Tenemos esta Vida, pero aún no la hemos manifestado. Considero las teorías actuales de la Vida como charcos formados por la lluvia y la gente, por no tener otra posibilidad, va allí a beber agua, pero en su interior, las ranas están croando. Según yo, las ranas son aquel materialismo que existe en la gente y que les hace desear para sí mismo más y más cosas. ¿Saben cómo comprende la gente lo material en el mundo? Les daré un ejemplo. En el reino de la décima dinastía de Egipto, durante el tiempo del faraón Zinobii, fue publicada una ley mediante la cual todos los criminales serían a ser condenados a muerte. Dos egipcios cometieron un error, ofendieron a Apis y les sentenciaron con la pena de muerte. El faraón ordenó que los sentenciarán a cadena perpetua, pero el jurado dictó la siguiente resolución: Uno de los criminales fue sentenciado a cargar sobre su espalda un saco de trigo de cien kilos de peso y el otro a cargar en su cabeza un piojo. Además, ellos debían llevar su castigo hasta que alguien deseara de su carga y les aligerase. El juzgado presentó a los dos para que eligieran por sí mismos cuál castigo deseaban. Uno de ellos, el más astuto se dijo a si mismo: "¿Quién cargaría ese saco en su espalda? ¿Se puede llevar semejante carga?" Y quiso el piojo. Al otro no le quedó más remedio que coger el saco de trigo. Así lo hicieron. Ellos debían de viajar incesantemente. De acuerdo a la sentencia nadie tenía derecho a bajar su carga al suelo hasta que alguien los detuviese y les pidiese de lo que cargaban. Andando los dos, el que traía el piojo sobre su cabeza le preguntó al otro: "¿Cómo es tu carga?" El piojo no pesaba, por supuesto. El que llevaba el saco de trigo, como le pesaba mucho, frecuentemente se volvía a Dios en oración: "¡Señor, por favor, aligera un poco mi carga!" Después de andar un poco, un caminante los detuvo: — ¿Qué llevas en este saco? — Trigo. — ¡Dame un poco de él! Él con su cuchara sacó un poco de trigo y siguió su camino. — ¿Pues qué llevas tú? — Un piojo. — No necesito un piojo – y apresuró su camino. El caso fue que este piojo comenzó a multiplicarse y al cabo de un año, se multiplicó de doscientos a trescientos piojos. El saco de trigo del otro delincuente al cabo de un año se había reducido a la mitad de su peso inicial. Dondequiera que iban por los pueblos, todos al escuchar que uno llevaba un saco de trigo, le detenían y le pedían un poco, así que al final de dos-tres años tenía sólo un granito. El otro delincuente, con piojos sobre la cabeza, en ninguna parte encontraba recibimiento. En cualquiera aldea donde entraba, al ver que tenía tantos piojos, no le recibían. Se encontró en una espantosa situación. Y nosotros, actualmente, resolvemos la cuestión de esta manera. El materialismo – ese es el piojo. Este piojo se come todos los jugos de la Vida, en el hombre. Cuando el piojo entra en un hombre, se multiplica, hasta que el hombre pierde cada noble sentimiento. Si nosotros perdemos todo lo elevado y noble en nosotros, si perdemos nuestros más elevados ideales, sentimientos y pensamientos, si perdemos lo Divino en nosotros, pregunto: ¿Para qué habremos de vivir en este mundo? Cristo dice: "Amarás al Señor tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas, con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo." La actual religión ha malinterpretado esta enseñanza y dicen: "¡Crean en el Señor!" ¡No está dicho que creas en Dios, pero la gran ley que resuelve todas las cuestiones dice que ames a tu Dios! Pues ahora la gente ha tomado este versículo "Amarás a tu Dios" y lo ha interpretado como "cree en Dios." Cuando nos referimos a servir a Dios, es verdad que no es posible sin fe, pero cuando estamos resolviendo la cuestión más importante, es necesario un credo diferente con el que podamos resolverlo. Y eso es: ¡amar a Dios! Algunos me preguntan: "¿Tú en qué crees?" No creo en nada. – "¿Cómo?" – Nada es nada. Me preguntan: "¿Tú no crees en Dios?" ¡Muéstrenme cuál es su Dios en quien ustedes creen! ¡Muéstrenme el camino que ustedes recorren! Dicen: "Nosotros creemos en el mismo Dios en quien creyeron mi madre, mi padre, mi abuelo." – Está bien, ¿tu padre y tu madre cumplieron la Ley de este Dios en quien creyeron? Abran los libros para ver qué han hecho ustedes por ese Dios en Quien creen. Hay una situación interesante con tales libros, sucedida en algún lugar de Bulgaria. Un búlgaro rico, mercader, cayó seriamente enfermo y se trasladó temporalmente al otro mundo. Al despertarse, lo primero que hizo fue llamar a sus hijos y les dijo: "Hijos míos, tráiganme los dos libros en los que llevo mis cuentas." Le trajeron los libros, los quemó, dio a cada uno de sus hijos lo que le quedaba y les dijo: "Tomen lo que es suyo, para que no me lleven ante las cortes después de muerto. Fui al mundo de más allá y vi qué era lo más esencial para nosotros. Quiero vivir de acuerdo a la Voluntad de Dios." Pregunto: "¿Dónde están sus libros?" Ustedes responden: "Nosotros no tenemos libros." Yo voy a sacar sus libros para ver lo que han escrito en ellos. Su vecina dijo algo de ustedes, de inmediato sacan su libro y lo escriben. Alguien les dijo alguna insolencia, de inmediato lo escriben. El mercader, de igual manera sacó su libro e inscribió quién, cuántas olivas tomó; cuánta azúcar tomó, etc. Pregunto: ¿Cuál es la diferencia entre la mujer, el hombre y el mercader quien inscribió todo esto en sus libros? El clérigo también tiene su propio libro de contabilidad. Él dice: "Este hombre no cree en Dios.", lo anota. Sí, pero cuando van a la iglesia a un servicio fúnebre, quiere luego el dinero. Le dicen: "No tenemos dinero." – "No, sin dinero no hago un servicio fúnebre" y lo anota en su libro de contabilidad. Entonces seamos constantes en la gran Vida, en el gran Amor, que resuelve básicamente los problemas, y que establece como fundamento de la Vida a la Fraternidad. No la fraternidad que existe sólo durante un día y medio, sino la Fraternidad que resiste todas las pruebas. Un sacerdote me dijo: "Su enseñanza no es correcta." No es importante si es correcta o no lo es, pero yo te voy a dar una regla: Cuando conduzcas un servicio fúnebre, no sólo no tienes que tomar dinero, sino que a cada pobre viuda darás algo de tu bolsillo. Además, cuando estés ante la corte para juramentar a alguien, no sólo no tienes que hacerlo, sino que llenarás tu bolsillo y darás a los que se juzgan para que no quede enemistad. Entonces usted dirán: "¿En dónde acabará todo esto?" ¿El final? Tengan fe de que el Señor no los ha puesto a la Tierra para hacer estas cosas, sino para cumplir Su Voluntad como es debido. ¡Que desaparezcan estas mentiras del mundo! Aquél, a quien Dios puso en cierto servicio en la Tierra, debe actuar de otra manera. Me citarán algunos versículos de que cada fuerza es dada por Dios. ¡No, hay algo omitido en este versículo: cada poder recto es dada por Dios. ¡Los bolcheviques en Rusia también tienen poder! Dirán que su fuerza es de Dios y la de ellos no. No, la ley es la siguiente: Cada fuerza recta es dada por Dios. En cada fuerza recta entra la Ley del Amor. No es necesario en absoluto que el juez condene al criminal. Entre los turcos había una ley buena: Venía el acusado y el juez le preguntaba: "¿Le debes a este hombre?" – "Sí." – "Devuélvele lo que le debes." Esta resolución de problemas de acuerdo con la ley turca es muy buena. Hoy día, posponen el proceso, pasa uno, dos años hasta que finalmente dicen: "¿Dónde está la justicia?" – No hay justicia alguna. Digo: Ésta es sólo una pérdida de tiempo, pues hemos venido aquí a la Tierra a resolver una de las importantes cuestiones. Ahora, al hablarles así, ustedes dirán: "Esta enseñanza es pesada." Es pesada porque tienen libros de contabilidad pesados. ¡Quemen sus libros! Dirán: "No creemos tales historias." Creerán, porque mañana, cuando te encierren en tu sepultura, te preguntarán: "¿Quemaste los libros de contabilidad?" Ahí te consumirás hora tras hora y los gusanos te devorarán. Dirás: "¡Regrésame, Señor, a la Tierra para quemar mis libros de contabilidad!" No, otros les quemarán. Todos ustedes – madres, padres, e hijos, – están en la fuente caliente del baño. ¿Por qué? Porque tienen numerosos libros. El Señor tiene dos libros – uno es el libro de la Vida y el otro es el libro del bien y del mal. El Señor tiene derecho de poseer estos libros. Él lleva cuenta de todo. Dios tiene la mejor intención con respecto a nosotros. Él no nos pregunta porqué cometemos injusticias, en lugar de eso nos enseña. El hecho de que hay un destino, un juicio de Dios, muestra que Él quiere enseñarnos, a través de esta experiencia a cumplir Su Voluntad. No importa cuán pecador sea una persona, al momento en que decide vivir de acuerdo con Dios, Dios borra todos sus pecados. Dios dice: "¡He aquí un hombre, uno de mis hijos quien ha decidido vivir de acuerdo con Mi ley!" Dios es rico, Él puede pagarle todo. Para el que no quiere vivir de acuerdo a Dios, hay un libro de la Vida que se abre y el Señor inscribe para esta persona todo lo que es necesario. Hoy día, no sólo los búlgaros sino toda la gente contemporánea, es infeliz. Todos los pueblos son infelices. ¿Por qué? – Porque la cuestión más importante no está resuelta. Esta cuestión debían haberla resuelto todos los sacerdotes, obispos, pastores, no sólo en Bulgaria, sin en todo el mundo. Ellos no la han resuelto. Y los políticos tampoco la han resuelto. Hay dos factores más que debieron haberla resuelto. Estos son los padres y madres por un lado, y los profesores por el otro. Ellos tampoco la han resuelto. Aquellos mozas y mozos que se casan, que quieran resolver esta cuestión, deben preguntarse por qué se casan. Dicen de una moza: "Que se case esta moza". ¿Por qué? No, el matrimonio que hoy día existe en el mundo, es una compra-venta. Después de cuatro o cinco años ven que el marido abandona a su esposa, se divorcia, se casa con otra. Luego la abandona también, dice: "¡Encaneció mi cabeza debido a estas mujeres, que horribles serpientes son ellas!" Está bien, las mujeres son unas horribles serpientes y los hombres son unos espantosos dragones. Entonces, ¿dónde está la gente? Si todos los hombres son malos y si todas las mujeres son malas, entonces, ¿dónde está la humanidad? Esto no es la solución de la cuestión. Por la palabra "serpiente" se entiende que los hombres y las mujeres son sabios, pero no son buenos. Esto es lo importante. ¡La bondad debe ser introducida en sus relaciones! Esta cuestión es difícil de resolver. Es tan difícil de comprender como ciertas piezas de música. Es tan difícil de comprender como ciertas piezas de Paganini. Para el piano hay igualmente piezas difíciles de comprender y de interpretar. Ves alguien que toca todos días enteros y apenas después de diez años puede interpretar algo bien. ¿Creen que sin esfuerzo podemos resolver la cuestión de la Vida y del Amor? ¡Son necesarios esfuerzos, pero no se desanimen! Esta cuestión es más bonita. Cuando llegan a la cuestión de comprender a Dios, su corazón saltará, se ablandará y tal Luz iluminará su mente de manera que verán tales cosas en el mundo que jamás han visto. Dirán: "Si vivimos así, ¿cómo nos ganaremos la vida?" Si viven de acuerdo a Dios, vendrá a ustedes un Gran Maestro, les dará una varita, la cual tendrá propiedades mágicas. Si te encuentras en una situación difícil y te sientes hambriento, darás un suave golpecito con esta varita y de inmediato delante de ti aparecerá una mesa abundantemente adornada. Te llenarás y de nuevo darás un toque con la varita, todo esto será retirado. Y una vez más, proseguirás tu camino. Pregunto: ¿No están solucionándose fácilmente las cuestiones? Ustedes dirán: "Esto está escrito sólo en los libros, en los cuentos". Pero: ¿Nuestra vida actual no es un cuento? ¿Hay algo real en ella? No es importante si creen o no en el otro mundo, pero un día, cuando se encuentren allí, se reirán de su vida presente. Me relató un búlgaro, un sueño suyo. Él tenía muchas deudas y frecuentemente rezaba a Dios para que le ayudara a pagarlas. Una noche, soñó que venía alguien y le traía una bolsa grande llena de oro. En un instante, apareció de alguna parte uno de sus vecinos y le dijo: "¡Esta bolsa es mía!" Comenzaron a reñir, a pelearse los dos, y en la pelea se golpeó en la mesa, cerca de su cama, donde había un recipiente con agua. El recipiente cayó al suelo, se rompió, el agua fluyó y cuando se despertó vio todo esto; se vio sosteniendo el mantel de la mesa, pero la bolsa llena de oro no estaba. De la misma manera ustedes también, después de morir, al despertarse en el mundo de más allá y al mirar en su alrededor, verán que no tienen ningún dinero del que tenían en la Tierra, sino que sólo sostienen en la mano el mantel de la mesa, y en el suelo – el agua del recipiente, regada. Es ridícula la situación en la que se encontrarán. Es verdad que la gente actual tiene que tomar conciencia. Hay una oscuridad ahora en ellos. Su deseo de asegurarse es correcto, pero van por un camino equivocado en su realización y por eso, de esta manera nunca se realizará. Que debemos ser ricos, estoy de acuerdo con ustedes. Que debemos asegurarnos, estoy de acuerdo. Yo no estoy a favor de la pobreza. Pero si somos ricos debemos ser los más ricos. El más rico, según yo, es quien lleva Vida en sí mismo. El más rico es quien lleva Luz en sí mismo. El más rico es quien lleva Calor en sí mismo. El más rico es quien lleva comida y ropa en sí mismo. El más rico es quien lleva Amor en sí mismo. Ésta es la más grande riqueza. Esto es lo que predicamos nosotros. Si obtienen esta riqueza, todo lo demás en la Tierra lo pueden lograr fácilmente. Aquella persona que ha obtenido la Vida en su interior, será una bendición para sí mismo y, también para todos sus prójimos y amigos. ¡Así que, todos necesitan fe! Ustedes preguntan: "¿Todo lo que nos está diciendo es verdad o no?" Yo les pregunto: ¿En lo que ustedes creen es verdad o no? Pongámoslo a prueba. Si quieren saber cuál es mi credo, yo les diré: "vengan esta noche a mi casa." No sólo esta noche, sino todo el año. Nosotros así resolvemos las cuestiones; y ustedes deben resolverlas de igual manera. ¡Todo debe ser puesto a prueba! La cuestión no se resuelve con dinero. Si les doy un cheque de dos o tres mil de levas, o incluso de veinticinco mil de levas, esto no es la solución apropiada de la cuestión. El dinero dará luz a disputa. Yo puedo sólo darles una idea, yo puedo darles sólo un granito de trigo pero este grano de trigo será para ustedes gran bendición si saben cómo cultivarlo. Les daré un ejemplo del tiempo de Zinobii, el faraón egipcio. En aquel tiempo, las leyes de Egipto eran muy severas. Todos los criminales fueron castigados con sentencia de muerte. Uno de los notables estudiantes de la Fraternidad Blanca, llamado Eshua-Bentam, fue enviado a Egipto para presentar su examen. Tenía que resolver la siguiente tarea: encontrar la manera sensata a través de la cual aliviar la situación de aquella gente condenada a muerte por el más pequeño error. Después de resolver su tarea, regresaría de nuevo a la escuela de la Fraternidad Blanca y relataría cómo la había resuelto. Al mismo tiempo, la hija del faraón enfermó de una enfermedad incurable y Eshua-Bentam fue con él y le dijo: — Yo curaré a tu hija pero quiero un favor de ti. Zinobii le respondió: — ¡Estoy listo para todo! — Quiero que expidas una orden para traer ante mí a todos los criminales que, de acuerdo a la ley, sean condenados a muerte, a los que se les hayan cortado las manos, los pies, sacados los ojos, etc. En este estado, tráelos ante mí. Eshua-Bentam curó a la hija del faraón. Entonces el Faraón dio la orden: "Todos los criminales que sean sentenciados a muerte, luego de recibir su castigo, deben ser traídos ante Eshua-Bentam." Empezaron a traerlos, uno tras otro, a su habitación. Eshua-Bentam conocía las leyes por las cuales podía curarlos y comenzó a curarlos: restaurando los ojos a uno, a otro – los pies, a un tercero – las manos. Y luego que restauró su salud completamente, cambió sus rostros y les liberó, advirtiéndoles que no contarle a nadie cómo sucedió su curación. Todos estos, llegaron a ser sus discípulos y le siguieron. Les preguntaban: — ¿Cómo les curó este hombre? Ellos respondían: — ¿Te han cortado la cabeza? — ¡No! — Cuando tu cabeza caiga de los hombros, entonces comprenderás quién es Eshua-Bentam. A otro le decían: — ¿Te han cortado las manos? — ¡No! — Cuando tus manos hayan sido cortadas, comprenderás quién es Eshua-Bentam. — ¿A ti te han cortado los pies? — ¡No! — Cuando te los corten, entonces comprenderás quién es Eshua-Bentam. — ¿A ti te han sacado los ojos, el corazón? — ¡No! — Cuando te saquen los ojos, cuando te saquen el corazón, comprenderás quién es Eshua-Bentam. Quien trae el Amor en sí mismo debe arreglar las cabezas de la gente; debe poner en su lugar sus pies y sus manos; debe poner sus ojos y sus corazones en su lugar. ¡Nuestros pensamientos y nuestros sentimientos necesitan un ajuste, deben ser puestos en su lugar! ¡Nuestras mentes y corazones deben ser puestos en su lugar! Por tanto, la duda que existe en la gente actual tiene que desaparecer y, al encontrarse, tenerse fe unos a otros. Cuando me encuentren luego de uno o dos años, no hallarán contradicción alguna entre mis pensamientos, sentimientos y actos, están listos para sacrificarlo todo por Dios. Dios es el más conocido, el más elevado Ser en el mundo. Todo lo que nos causa regocijo ante lo bueno en el mundo, todo lo que nos impulsa hacia lo superior, hacia lo noble, esto es Dios, esto es lo Divino en nosotros. Lo sutil, que habla en nosotros, esto es Dios. Esta sutil voz habla en todos. ¿¡Cuántas veces se lamentan de no haberLe escuchado y han cometido algún error!? Lo Divino en nosotros no habla con un trueno, sino que habla sutil y ocasionalmente, cuando cometemos errores, Ello dice: "¡No pasa nada. Hay maneras de corregir este error!" Alguien no quiere cederle algo a uno, la sutil voz interior de nuevo dice: "¡Vamos, retrocede!" Yo, el hombre sensato, que veo una hormiga en mi camino, debo ceder, no debo aplastarla, sino rodearla. No tiene idea de que algún ser gigante viene hacia ella, pero yo, que veo, debo ceder. Por lo tanto, Dios, Quien ve todas nuestras necesidades y debilidades, se ha encargado de arreglar el mundo. El mundo será corregido, no permanecerá así, pero ustedes deben probar esta Enseñanza y adoptarla. Prueben la Alegría y habrán resuelto una de las más grandes cuestiones que ocupan su mente – amar al Señor con todo su corazón. Les pregunto: ¿Han amado a Dios hasta ahora? Dicen: "Le he amado." Has amado, pero ¿qué? – Has amado el hielo. Has amado, pero ¿qué? – Has amado la pera. Cuando el hielo se ha derretido, no tienes qué amar; cuando la pera se ha podrido, no tienes qué amar. Cuando amen a Dios, el Infinito, jamás le perderán. Él siempre les hablará y su rostro obtendrá una luz inusual. Por tanto, digo: ¡todos debemos amar a Dios! Sólo entonces nuestras vidas obtendrán significado. Entonces Dios nos enseñará cómo amar y tú amarás a tu prójimo como a ti mismo. Éste es el más grande arte. Para que aprendamos a amar, Dios debe entrar a vivir en nosotros porque nosotros no somos Amor – Dios es Amor. Nosotros no somos Vida – Dios es Vida. Él nos enseñará como un Maestro, cómo amar, cómo vivir. De nosotros ahora se nos exige amar al Señor nuestro Dios, con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma, con todas nuestras fuerzas y con toda nuestra mente. Éste es el arte más sencillo, que cada uno de ustedes puede alcanzar. Ustedes pueden contradecirme: "Yo esperaré un poco, permaneceré, leeré lo que uno u otro filósofo dicen, y entonces." Miles de filósofos pueden leer pero ellos tampoco han respondido esta cuestión. La cuestión está resuelta: ¡Ama al Señor! Esto significa llegar a amar todo en el mundo, a comprender que todo en el mundo es racional en su manifestación. Cuando salgas afuera y veas las estrellas, que tu corazón salte. Cuando salgas afuera y veas el Sol, que tu corazón y todo tu ser salte. ¿Y ustedes cómo ven el Sol? Algunos dicen que el Sol es un ardiente cuerpo. Yo veo cada mañana cómo el Señor toma el Sol como una gran vela encendida y hace con ella rondas por doquier. ¡Él sale del Este! Así es como veo el Sol. Detrás de este Sol hay otra cosa, más gloriosa. De igual modo, detrás de nuestras vidas está oculto algo Grandioso. Detrás de esta ordinaria manifestación de vida hay algo más, de lo que cada uno de ustedes es conciente. Esto es, lo Divino en el Hombre. Algunos me preguntan: "¿En qué Dios crees?" Nosotros creemos en el Dios que es Amor, que es Vida, que es Luz, que es Calor, que es comida, agua, ropa y todo lo que está en nuestro interior. Nosotros creemos en ese Dios, que no necesita que Le sirvamos de manera exterior. Pero ese Dios necesita que manifestemos Su Amor hacia afuera. Él quiere que Su Amor pase por nosotros así como el agua pasa por los estratos terrestres y se filtra para salir a la superficie purificada. Él quiere que todos seamos conductores del Amor Divino. Si permitimos que el Amor Divino pase por nosotros, recibiremos la bendición Divina, tendremos Su crédito y todos seremos llamados Hijos de Dios. ¿Hay algo más bueno que ser Hijos de Dios? ¿Hay algo más bueno que vivir de acuerdo a Dios? ¡Esta es una de las cuestiones más importantes que debemos resolver! Cada uno de ustedes puede resolverla inmediatamente. Después que hayan resuelto esta cuestión, ustedes entrarán al mundo y aprenderán. Ante ustedes está una gran ciencia profunda. Al principio, ustedes deben obtener el Amor eterno, la Vida eterna, conocer a Dios, la Verdad eterna, en su totalidad. -------------------- [1] Una ciudad de Bulgaria. Equipo de traducción al español: Zornitza Gáneva - Bulgaria José de Jesús Saavedra Aceves - México Todos los participantes en los equipos de traducción trabajan voluntaria y gratuitamente. Agradeceremos cualquier tipo de ayuda, especialmente en la edición, publicación y distribución de las traducciones. Para mayor información, por favor, contáctanos: wb_translation_team@mail.bg
  13. LA VIDA CONSCIENTE COMO PASATIEMPO Conferencia, 1 de Septiembre, 1924, 07:30 Hrs. Esta noche los he convocado para un pasatiempo, así es como yo le llamo. La vida tiene su lado serio sólo cuando es inmoral. Una persona es seria cuando su vida es inmoral, cuando uno tiene que dar, cuando hay contradicción con sus convicciones, cuando uno vive entre discusiones. Cuando la gente es justa disfruta la vida. Por tanto, tenemos que convertir la vida seria en un pasatiempo. Desde ese punto de vista, todo el mundo material es un pasatiempo para los espíritus elevados. Algunas veces ellos observan cómo vive la gente en la Tierra, porque lo que la gente hace en la Tierra es un pasatiempo para el mundo invisible, esto no es tan serio. Desde nuestro punto de vista, desde el punto de vista de nuestra vida inmoral, desde el punto de vista de nuestros contratiempos, vivimos una vida seria, pero desde el punto de vista de aquellos evolucionados seres, la vida es un pasatiempo. Por eso, no tienen que estar siempre serios. Tendrán que ser serios cuando corrijan sus errores, pero cuando acaben de corregir sus errores, ¡conviertan su vida en un pasatiempo! Yo comparo la vida seria, con la vida que uno pasa de noche – uno está sentado en la oscuridad solo, no hay con quien hablar, uno medita qué hacer. Y la vida como pasatiempo, es una reunión de almas que se congregan en comunión y viven en el Amor de Dios, en la Sabiduría, en la Verdad, en la Justicia y en aquella elevada bondad. Y todas están felices de que haya ese pasatiempo. Cuando llega el momento del pasatiempo, Dios perdona los pecados de toda la gente. Por supuesto, yo uso la palabra "pasatiempo" en su significado más puro. Por "pasatiempo" no quiero dar a entender divertirlos como un payaso, no doy a entender entretenerlos como un actor, sino que doy a entender un pasatiempo agradable, armonioso, en el cual un poeta, un músico o un artista puede manifestar esas bellas canciones e imágenes de la Naturaleza. Nosotros – la gente de hoy día – estamos acostumbrados a manifestar sólo lo malo de la vida. Ustedes aún no han aprendido a ver la belleza en la gente. ¡Qué cosas podrían ver en las personas de hoy día, en todos los reinos coetáneos de animales, en todas las plantas y piedras, ¡si supieran cómo verlos! La Naturaleza tiene dos caras. Una de las caras de la Naturaleza es tan atemorizante que una persona tiene que permanecer ciega ante ella. Si ustedes han visto esa cara, habrán tenido miedo. Un sacerdote búlgaro me contó que cuando era joven tuvo un sueño: un gran perro se le enfrentó y lo devoró, pero luego de eso lo arrojó de su boca. Y se despertó en la mañana, enfermo. Estuvo acostado enfermo tres meses completos. Ahora, a menudo con los errores que cometemos en nuestras vidas, permitimos que esos perros nos devoren y cuando salimos de sus bocas estamos enfermos y decimos: "La vida no tiene sentido." Sólo así lo parece. La falta de sentido no viene de Dios. Nosotros solos hacemos nuestra vida desagradable, sin sentido. De modo que, una cara de la Naturaleza es muy desagradable, muy atemorizante, mientras que la otra cara es muy bella. La ha ocultado porque todavía está trabajando en ella. En la Naturaleza hay trabajadores vivientes que crean el rostro vivo del alma humana. Ellos lo están esculpiendo ahora para que cuando uno entre en un nueva etapa de su evolución, en la nueva forma, la cual nadie conoce, esté listo. Estos son los más bellos cuerpos, que uno puede imaginar. Notarán que en los animales, el pelo es un medio de los artistas que han trabajado en ellos, para ocultar, el rostro humano actual. En la gente de hoy día, estos supremos artistas también se hallan bien ocultos, trabajando en el nuevo rostro. Todo artista hace eso. Pinta su cuadro y lo oculta con un paño. Hasta que está terminado, no levanta el paño. Algunas veces la cubierta es removida durante un corto lapso de tiempo de nuestro rostro, revelándose este rostro pleno de sabiduría y les dicen: ¡eh, qué cara de ángel! Es revelado sólo un poco y rápidamente se cubre de nuevo. ¡Por eso, a veces, parecen tan bellos! Luego, dicen: yo no sabía que tenía tantos dotes de belleza! Esa no es una ilusión, ese es un verdadero espectáculo al que constantemente nos invitan. Nos invitan a este gran pasatiempo que Dios está elaborando. Ya que estos grandes artistas constantemente están trabajando en nosotros, de parte nuestra se nos exige al menos cooperar, no arruinando su obra de arte. Si no podemos hacer nada más, por lo menos no revolvamos las pinturas, sus pinceles; ni manchemos su lienzo, ni hagamos ensayos en él, sino alegrémonos de que algo grande se está preparando para nosotros. Y cuando algún día esta cubierta sea removida y el cuadro se revele, verán que se ha trabajado en algo grandioso, algo vivo que le da significado a la vida. Frecuentemente yo los entretengo con ciertos símbolos, les muestro ciertas faltas y ustedes dicen: "¡Eh, todo el tiempo faltas, faltas, sólo escuchamos de eso! ¿A quién culpar de ello? Cuando un maestro llega al liceo para enseñar el idioma búlgaro y comienza llenando de anotaciones sus cuadernos, tendrá él la culpa? Hay ciertas reglas, ciertas leyes en el idioma búlgaro, que le dictan: sigue estas reglas y cada letra estará en su lugar. Un alumno a veces no sigue estas reglas, pone una letra en lugar de otra. ¿Qué va a hacer el maestro? – Él tiene una tinta roja, la tomará y llenará con ella el cuaderno. El alumno no estará feliz de que el maestro haya llenado su cuaderno con tanta tinta. Eso no es bueno para los sentimientos personales del alumno. Un compañero le dice: ¡déjanos ver tu cuaderno! – No tengo por qué hacerlo. Y lo cierra rápidamente. Bien, algunos de ustedes están con sus cuadernos llenos de tinta. No pasa nada, el maestro los está instruyendo y tienen que agradecerle. Eso es un pasatiempo. Él no dice que esto sea malo, pero dice al alumno: escucha, vas a escribir de acuerdo con las reglas. Aquí, se escribe "b"; aquí se escribe "v" mientras que aquí se escribe "b". Si estudias inglés, conocerás reglas enteramente diferentes; si estudias el idioma hebréo – ahí, escribirás de derecha a izquierda; cuando llegues al idioma chino – ahí no escribirás de izquierda a derecha ni de derecha a izquierda, sino de arriba hacia abajo. Cada idioma tiene su manera de escribir. Eso es un pasatiempo. El máximo pasatiempo lo tienen los chinos, ellos tienen 40,000 signos de escritura. Si un chino aprende estos 40,000 signos del alfabeto chino, se le considerará una persona educada. Consecuentemente, en la Naturaleza los grandes seres han creado su propio alfabeto, el cual nosotros debemos estudiar. Por ejemplo, tomen el símbolo siguiente. Si van por la mañana a la salida del Sol, al principio observarán poca luz, la cual gradualmente se incrementa, hasta que sale el Sol. Cuando éste ha salido, esa cosa bella desaparece, el cuadro cambia. Pregunto: ¿Qué nos quiere decir la Naturaleza desde que raya el alba hasta la salida del Sol? ¿Qué nos quiere decir desde el alba hasta el ocaso? En esos momentos de la Naturaleza hay dos símbolos. En el primer momento, desde que raya el alba hasta amanecer, la Naturaleza nos enseña dos grandes leyes, la Sabiduría y la Verdad. Ese momento ocupa dos horas. En él los cambios son súbitos. Después que ha salido el Sol, sin embargo, la Naturaleza nos enseña otra cosa. Nos enseña la ley del calor, es decir, la ley del Amor. En ese momento no hay tales cambios súbitos en el panorama, pero hay cambios de temperatura. Al principio no está tan cálido, pero luego, se vuelve más y más cálido hasta que llega a estar muy caliente. De modo que, en la vida es igual. La gente en el vientre materno, en el vientre de la Naturaleza, durante dos horas estudia la Sabiduría y la Verdad, el resto del tiempo estudia el Amor. Así que, la mayor parte de nuestras vidas está destinada para estudiar el calor y los cambios que suceden con este. Entonces, cuando su vida amanece se ocupan del primer símbolo. Cuando vayan cada mañana a la salida del Sol, tengan en mente el panorama, la idea, del Sol naciente. Y cuando vea clarear el alba me llenaré de inspiración, mi alma se llenará con los principios de la Sabiduría y de la Verdad, en tanto que, cuando el Sol haya salido, diré: ¡ha llegado la hora del Amor Divino! Y entonces tendré que estudiar todo el día, los cambios que ocurrirán en el Amor. ¡Ésto es lo bueno de la Naturaleza! Algunas veces tu amor se intensifica más, otras se debilita, y dices: el amor se intensifica y se debilita. No, tú aún no amas. Nosotros apenas estamos estudiando el arte de amar. Hasta ahora, sólo Dios ama. Las sagradas Escrituras, dicen: "Dios es Amor". De modo que, no nos han concedido aún el arte de amar. En consecuencia, cuando volvamos a Dios, ¡entonces sabremos lo que es el Amor! Cuando Dios nos instruye en este arte, todos los ángeles observan con curiosidad, con sobrecogimiento, qué hace Él con estos pequeñitos seres. Ellos se asombran cuando ven que Dios baja de Su trono para instruirles el amor. Sólo Dios conoce el arte del Amor y sólo Él puede transmitírnoslo, pero para adoptar ese arte debemos estar preparados. ¿En qué consiste esa preparación? ¿Es poco que este gran Dios de Amor vuelva Su mirada hacia tí y que seas capaz de percibirLe? ¿Si su corazón puede temblar ante la mirada de a un amigo suyo a quien aman, acaso su corazón no debe temblar ante la mirada de Aquél que Les dio la vida y todos los bienes en ella? Pues para eso tienen los sufrimientos, éstos son sólo cambios en su perspectiva. Cuando el Sol asciende, no importa cuán claro sea el panorama, aún así se dan los cambios – llega la polvareda, se nubla, llueve, nieva, aparecen las tormentas y luego, de nuevo, brilla el Sol. Estos cambios ocurren constantemente en la Naturaleza, pero la misma ley aplica para la vida también. En consecuencia, desde ese punto de vista, la vida es un pasatiempo, pero ¿para quién? – Para los justos. Hablo de ellos, no de los pecadores. Ellos no están aquí. Nosotros enviamos a todos los pecadores a la peregrinación. Les dimos un boleto y les dijimos: "¡váyanse de viaje! Esta noche no molestarán a los discípulos, porque nosotros tendremos un pasatiempo, pero ustedes son muy serios, no vamos a discutir, no podemos entendernos con ustedes." Entonces, ¿por qué no agradecemos a Dios por este pasatiempo, por todos los cambios que han sucedido en sus vidas? ¿Qué encuentran de malo en su horizonte, está nublado, hay polvareda, tormentas, nubes, etc.? ¡Las plantas entienden y estiman estos cambios mucho más que ustedes! Cuando se torna nublado, ellos se abren, susurran, se regocijan. Ustedes – los niños conscientes – se alejan corriendo de las nubes, se esconden. ¿Por qué? Porque ustedes todavía no han aprendido el grandioso, el bellísimo idioma de Dios. Nosotros – gente contemporánea – hemos distorsionado tanto nuestra mente que no vemos lo bello. Nosotros vemos la belleza sólo en aquellas cosas que en realidad no la tienen. Por ejemplo, alguien llega ante mí, quiere que le ame. Para amarle, para manifestarle mi amor, debo encontrar lo que es bello en él. No puedo amarle por sus conocimientos. Nosotros no amamos a la gente porque sepan mucho. No, el principio o la causa, que hace sentirse más cercana a la gente, no es su mente, ni su corazón, ni su voluntad, sino su alma. Esto es lo bueno, esto es lo bello en la Naturaleza, en la vida porque cada persona, cada alma es indispensable para que te manifiestes. ¿Cuál es la ley? – Si todas las almas no están reunidas en algún lugar, ni un alma puede manifestarse por sí misma. De modo que, si la vida es un pasatiempo, debe ser un pasatiempo para todos. Si es alegría, debe ser una alegría para todos. Ahora, desde este punto de vista, cuando el Cielo se divierte, el infierno también se divierte. Hay música, diversión en el infierno también, no crean que es tan atemorizante. Allí hay cosas atemorizantes, pero también hay cosas buenas, también hay pasatiempos. ¿Cuándo? – Cuando arriba hay pasatiempos, también hay diversiones en el infierno. Cuando arriba trabajan duro, también se trabaja duro en el infierno. Unos trabajan de un modo, otros trabajan de otro modo. Por ejemplo, una hermana que es artista, me contó lo siguiente: Un día pintó un cuadro, lo vio, quedó satisfecha con él. Luego comenzó sus labores hogareñas y en ese mismo momento su hija adolescente tomó la brocha y las pinturas, y del modo como otras veces había observado a su madre, comenzó a pintar en el lienzo. Ella solo la estaba pasando bien. Pregunto: ¿Hizo la hija algo malo? No. Ella le enseñó a su madre la siguiente lección: madre, después que pintes algún bello cuadro, ponlo en un lugar alto para que yo no lo retoque. Mientras que no lo coloques en un lugar alto, yo también voy a pintar, yo también exhibiré mi arte. Dios también hizo igual. Él colocó las cosas bellas tan alto para que cuando las veamos digamos: ¡ya quisiera estar ahí! Cuando no se nos dan algunas cosas, no es porque no quieran dárnoslas, sino que otros actores están en escena, otros se divierten, aún no ha llegado nuestro turno. Hasta que llegue nuestro turno, nosotros tendremos que sentarnos entre el público y observar. Algunas veces ustedes dicen: ¿Por qué la gente sufre tanto? ¿Qué cosa es el sufrimiento? – El sufrimiento es uno de los más agradables sentimientos. Cuando uno sufre, le vienen los mejores pensamientos. Podemos decir que los sufrimientos han creado en la gente las mejores ideas, los más agradables impulsos, los más agradables esfuerzos. Y si les preguntan: ¿quieren sufrimientos?, dirán: "¡Ay, que Dios no nos dé sufrimientos! ¿Qué les dará entonces? ¡El sufrimiento es el mayor bien para uno! Los sufrimientos siempre se anticipan a la diversión. Cuando organizan una fiesta aquí en la Tierra, crean un pasatiempo, pero también se divierten sus gallinas. Ustedes las sacan del gallinero y les dicen: vemos que su casa no está muy limpia, lamentamos que hayan vivido tanto tiempo en ella, pero las sacaremos de aquí y las aceptaremos de visita en nuestras casas, les mostraremos cómo nos divertimos. Las gallinas comienzan a jactarse, a presumir, a cacarear. Ustedes las cocinan en una buena comida, empiezan a cantarles. Pregunto, ¿cuando el alma de una gallina o gallo sale, en qué piensan ellos? Ellos se integran al pasatiempo, es decir, ellos entran en contacto con las almas humanas. Esta gallina no se ha perdido de nada. Es un privilegio para una gallina ser comida por una persona. Yo no digo que una persona se la coma, sino que la acepta de visita, aunque esta pase por el fuego. Igualmente, ustedes pasarán por el fuego también si quieren entrar en el mundo espiritual. Y cuando ustedes sean sacados de su gallinero, cacarearán de nuevo. Pablo, al comprender esta gran ley de la Vida, dice: ¿Dónde está ahora tu aguijón, muerte? Porque cuando el Amor Divino desciende para donar la vida, la muerte, todos las contratiempos, los sufrimientos son aprovechados. Algún día, todos sus sufrimientos, por los que han pasado, serán perlas, adornos sobre sus vestiduras y dirán: estamos muy contentos por haber recorrido ese camino y haber aprendido tan valiosas lecciones. Y en verdad es necesario un pasatiempo. Una cosa es imprescindible en el pasatiempo: debes olvidarte de ti mismo, olvidarte de lo animal, del yo inferior. Por ejemplo, cuando me siento en algún lugar no tengo pensar que ustedes me observan, sino que tengo que guardar absoluto silencio y permanecer tranquilo, y pensar en cualquier otra cosa. Así debe ser en cada uno de ustedes: pensar con tranquilidad, sin auto-observarse y pensar que todo a su alrededor está en orden. Esa es una de las cualidades del pasatiempo. Cuando está presente la curiosidad, ¿saben qué parece ésta? – Es como si estuvieras en una prisión. Viene el guardia e inspecciona todo. Él mira si las maniotas están en su lugar, mete la mano en tus bolsillos, busca esto o aquello. Luego alguno más viene, inspecciona tu ropa, el cuello. Yo digo: esto es en una cárcel, pero en un pasatiempo actuarás con naturalidad. En cada pasatiempo, uno es bello. Por sí mismo se pone la ropa con que gusta a los demás. Y en aquel momento, al ver a esa persona, distinguimos en su semblante ese otro rostro en el cual Dios se manifiesta. En tal caso, tenemos que ser como niños – perfectamente naturales y libres, para olvidarnos de los dificultades y de los sufrimientos. Todos nos beneficiaremos con un boleto gratuito para ir al Sol y ser felices. Algunos dirán: estos niños no son serios. Pregunto: ¿Qué situación es seria? (El Maestro pone algunos gestos de seriedad, estrictos, en su rostro). Pregunto: ¿Qué significa esta seriedad? ¿Cuál es la idea oculta detrás de ella? (El Maestro pone un gesto más alegre en su rostro). ¿Detrás de esta idea, ahora, qué está oculto? ¿Cuál de las dos actitudes es mejor? – Si quieres asustar a un criminal, te pondrás en la primera situación, si quieres poner contento a tu amigo te pondrás en la segunda. Digo: todos los soldados, todos los guardias siempre están serios, toman un arma, marchan. ¿Por qué? – Hay peligro. Sin embargo, hay una tercera situación, una tercera actitud. Esta es, que con cada movimiento una persona tiene que revelar lo grandioso, lo agradable de la vida. Uno tiene que ser como un manantial. Imaginen que un manantial piensa como yo. ¿Qué es lo más agradable para el manantial? – Cuando este manantial brota, necesita en donde fluir. Esto es lo más agradable para el manantial. En consecuencia, si me han dado las condiciones de Vida, mi Vida debe tener un lugar por donde fluir, pasar por todas las plantas y dejarlas mejor. Por dondequiera que pase, me manifestaré ante todas las flores, la hierba, ante todas las plantas, moscas, mosquitos, danzaré y ellas recibirán mi alegría. ¿No es esto un pasatiempo? Empujaré a uno, bromearé con otro, salpicaré a un tercero, y reiré con un cuarto. ¿Qué hay mejor que eso? ¿Acaso cada manantial no hace lo mismo? Bueno, imagina que esta agua no haga ruido, que fluye silenciosa y lentamente y verás que en poco tiempo se llena de lodo, da un olor insoportable, ¿está bien eso? Pregunto: ¿Qué es mejor – el manantial con agua que corre o el reducido pantano con agua estancada? Ahora, en el primer caso, nuestro cuerpo puede asemejarse a un fluido manantial, en el otro caso puede asemejarse a un pantano con agua estancada y volvernos amargados, descontentos. Así que, ¿cuál es la idea del pasatiempo? Levántate por la mañana y di: "Dios se ha manifestado en la ley del pasatiempo, tengo que aprender esa gran ley de humildad." En el pasatiempo todos son ágiles, bulliciosos, según vas comprendiendo qué debes hacer en un momento dado. Allí no se permite nada de pereza. Ahora imaginen que están en esta sociedad del pasatiempo. ¿Qué van a hacer? Si ahora les digo que sonrían, me van a preguntar ¿por qué debemos reírnos? Pregunto: Es que ¿por qué debemos ser serios? Dicen: bueno, la vida es seria. No, la vida es amor, mientras que la seriedad es algo fortuito en la vida. Una vida amorosa, consciente, poética, es una bella vida. Eso es lo bueno. Y cuando encuentras a una persona cuya alma está abierta, jamás podrás olvidarla. Dirás: ¡es una persona excelente! Esta persona es un manantial puro. ¿Qué error puedes encontrarle? ¿No es bueno que una persona sea un manantial así, de modo que cuando uno se dirige a él, puede sentirse tranquilo, olvidar su tristeza? Otra regla para el discípulo es la siguiente: ¡No está permitido asistir en harapos a un pasatiempo! Te asearás, vestirás las mejores ropas que tengas y así es como irás. Cuando te aproximes a este gran manantial de la vida, debes aparecer con ropa nueva y alegrarte por el gran beneficio que te aporta. Y las Escrituras, que han previsto esta gran ley del pasatiempo, dicen: Vendrá el tiempo en que la gente no se temerá entre sí, sino que todos se sentarán en el banquete bajo su higuera. Así que, muchos de ustedes necesitan un pasatiempo. El pasatiempo es la ley del rejuvenecimiento. Una persona que no se divierte, no puede volverse más joven. Por ejemplo, tomas asiento, observas cómo los niños disfrutan, dices: ¡cosas de niños! No, los niños lo disfrutan. Incluso Dios, tiene ciertas horas en que disfruta con la gente y luego de nuevo prosigue Su trabajo. ¿No podemos nosotros también, bajo la misma ley, hacer lo mismo? – Podemos. Ves a un amigo tuyo pintar algo. Sonríes, dices que está perfecto, pero tomas la brocha y manchas el lienzo – espera, así no se pinta – le corriges. Si quieres corregirlo – puedes, pero no corrijas el lienzo, toma un cuervo vivo y dile: vamos, yo lo sostendré y tú lo pintarás. Voltéalo a uno y a otro lado y cuando tu amigo lo pinte, le dirás: como ves, tú pintaste y yo pinté. Yo sostuve al cuervo mientras tú lo pintabas. Ahora, la palabra cuervo, puede haberlos extrañado. Es una palabra turca. ¿Qué significa la palabra, cuervo, en búlgaro? ¿De dónde viene? – De la palabra, "negro". Entonces, el error del cuervo consiste en que es negro. ¿Por qué es negro? – Alguna vez, la hermana de este cuervo murió. Él estaba triste por su hermana y se puso ropa negra. Luego de un tiempo después de que su hermana resucite y el cuervo se vuelva blanco, se pondrá ropa blanca. Así que, si uno se pone ropa negra, alguien ha muerto; si está de ropa blanca, eso significa que su hermana ha resucitado. En consecuencia, el alma necesita cambios interiores. La seriedad endurece la vida. En una vida seria predominan las fuerzas que acaban los líquidos, la humedad de la vida y por eso, en algunas personas, los nervios, los músculos, los huesos se endurecen y les nace una pereza interior. En una persona joven que escucha la voz de Dios y se divierte, hay una expansión interior y el intercambio se da correctamente. Por eso, cada uno de ustedes debe tener un pasatiempo, pero ese pasatiempo se da sólo por Amor. Sin Amor no puede haber pasatiempo. Cuando llevamos a cabo este pasatiempo todos nos sentimos libres. En un pasatiempo cada uno tiene que contentarse con su comportamiento y no sentir interiormente una atmósfera pesada. Una de las cualidades del pasatiempo es que en él siempre hay una expansión. En el pasatiempo no pensamos en lo que concierne a la forma de las cosas, sino que valoramos el momento presente. No discutimos porqué descendió Dios, sino que nos alegramos al momento en que desciende Dios. Eso es Amor. El único ser que nos puede dar felicidad, sentido a nuestras vidas, es Dios. Y en verdad, cada día, no importa qué tan ocupados estén con su trabajo, llega cierto momento, sea en la mañana, al mediodía o por la noche cuando sienten una gran alegría. Pero debido a que nuestra mente está ocupada con tantas cosas grandiosas, las cosas bellas que nos da Dios pasan inadvertidas y nos despertamos cuando todas esas cosas han pasado. Nos ocupamos con qué pasará con Europa, qué pasará con Bulgaria, qué pasará con nuestras hijas, con nuestros hijos pero se nos escapan estos maravillosos momentos que Dios nos da. Dios ha puesto lo más bello en el cuerpo que tenemos. En ese cuerpecito vemos todos los dones del pasado y del futuro; en un lejano futuro, Dios nos dará un cuerpo nuevo, en el cual surgirá . Este cuerpo está tomando forma ahora. Para cada uno se está preparando un cuerpo nuevo, hermoso, en el cual se regocijará. Entonces, es necesario dejar ya esa oscura filosofía de Vida. Les daré un ejemplo, si quieren aprovechar del lado bueno del Evangelio. Es acerca de una persona, un gran bebedor, que bebió durante 20 años, llevó una vida inmoral. Se desligó de sus hijos, mató a su esposa, perdió toda su riqueza y quedó solo en la más grande desesperación y entonces, decidió suicidarse. Tenía sólo un lev en su bolsillo y decidió comprar un Evangelio con él. Lo compró y leyó: ¡Dios es Amor! Bueno, se dijo a sí mismo, lo regalé y perdí todo por el Amor. Por fin he encontrado al que amo y por Él, podré hacer algo bueno. Se fue a divertir al bar. Le dijo al tabernero: ¡dame un vaso de vino! Miró el vino y dijo en silencio a su compañero interior: escucha, te he invitado durante veinte años enteros, pero ahora te voy a enseñar una nueva ley – retiró el vaso, no bebió. Se volvió al tabernero: dame un vaso del agua más clara, cristalina. Puso el vaso frente a sí. El de dentro dijo: vinito... Levantó el vaso con agua, bebió. El otro dijo nuevamente: vinito... – basta, ahora se hará mi voluntad. Yo encontré al Dios que amo. Él me enseñó eso. Fue al bar al día siguiente, al tercero, cuarto, quinto, al décimo día y pedía un vaso de vino y un vaso de agua, pero se bebía el agua. Finalmente dijo: ¡Tengo voluntad! Así es como ustedes también pueden vencer un mal hábito suyo. ¡Cómo no! Bueno, este es un pasatiempo. Si tienen semejante hábito, tomen asiento en el bar, pidan un vaso de vinito y un vaso de agua. ¡Eso es tener voluntad! Digo: Una buena persona es, quien puede manifestar su bondad en las peores condiciones de vida. Es muy natural que uno manifieste su bondad en condiciones favorables. Consecuentemente, incluso si las condiciones no son favorables, dirás: ¡Dios, por Ti puedo hacer cualquier cosa! Y desde este punto de vista, este Amor tiene que expandirse, hasta ser Amor para con todos, manar por doquier, estar igualmente dispuestos para todos, sin parcialidad. Y cuando veamos a alguien deseémosle todo el bien, como Dios lo desearía. Olvidemos todos sus errores, como Dios los olvida, porque cuando llega el Amor, jamás ve los errores. Frente al Amor Divino los pecados y los defectos de la gente desaparecen como polvo y humo, y de ese fuego Divino perdura sólo lo puro, lo supremo, y noble en el hombre. Ahora, un espíritu aparece, sugiriéndote algún pensamiento, te dice: de ti no se hará una persona. ¿Cómo es que no puedo llegar a ser una persona? Yo ya soy una persona. Pon una coma detrás de la partícula "no". Di así: de ti no, se puede hacer una persona. Separa lo opuesto, ya que en cada pensamiento negativo hay un lado positivo. Quien te sugiere que no se puede hacer una persona de ti, él, tiene el pensamiento positivo de que tú puedes llegar a ser una mala persona. Si puedes llegar a ser una mala persona, puedes llegar a ser también una buena persona. Usa tu agilidad para llegar a ser una buena persona. Quien puede estar serio, también puede estar alegre, reír. La vida en la Tierra, sin embargo, de cabo a rabo, es sólo un pasatiempo. Estudiarán eso en algún futuro. Verán no sólo lo externo, sino también el lado interior de la vida. Será divertido, por ejemplo, si pongo sobre mi rostro una horrible máscara, se asustarán de la máscara, pero por debajo de la máscara les estoy sonriendo. ¡No vean la máscara, vean qué hay debajo de ella! O, puedo poner sobre mi rostro una máscara muy alegre, pero debajo de ella haber algo muy serio. No es la máscara lo que da sentido a las cosas, sino lo que está oculto detrás. Lo que está oculto detrás de la máscara, es el alma humana. Entonces, esta noche quiero dejarles el siguiente pensamiento: Lo más grandioso en el mundo es que Dios siempre desciende para darnos la medida del Amor, es decir, no el Amor en sí mismo, sino la medida de los cambios del Amor. Así como medimos con un termómetro la temperatura del tiempo, igual medimos con un termómetro también, la temperatura del Amor. ¡Es excelente que una persona estudie la temperatura del Amor! Al calor del Amor crecen todas las plantas. Les pregunto lo siguiente: ¿Hay una planta en el mundo que pueda crecer sin Luz y calor? – No, no la hay. ¿Hay algún manantial en el mundo, que mane y fluya en los ríos, sin Luz y calor? – No, no lo hay. ¿Las tormentas y los truenos tienen lugar en el mundo sin Luz ni calor? – No. Todas estas cosas necesitan Luz y calor. Todos los hermosos cristales, todos las piedras preciosas, todos los diamantes han llegado a serlo bajo la fuerza de la Luz y del calor. Todos los animales han llegado a serlo bajo la fuerza de la Luz y del calor. Y nosotros, la gente – también. Consecuentemente, según la misma ley, nuestras almas han sido formadas bajo la influencia del Amor Divino, de la Sabiduría Divina y de la Verdad Divina. Estos son tres grandiosos espíritus que trabajan en la creación del hombre. Ellos han llamado al hombre, el amado hijo de Dios. ¡Hay una belleza, una hermosura única en estos espíritus grandiosos! Ustedes dirán: ¿Pues, qué son los ángeles? Cuando una persona adquiere esa hermosa, maravillosa forma, las almas de la gente y los ángeles se reúnen y forman un todo. Cuando sus almas se unen, Dios entra a vivir en ellas y ellas gozan de la inmortalidad. Nos estamos preparando para eso. La Nueva enseñanza impone una tarea grandiosa, no el trabajo intrascendente que los ocupa. Enfrentamos una grandiosa tarea de inmortalidad, de heredar el cielo, de encontrarnos con esas grandes almas, para lo cual nos estamos preparando, pero por eso, cada persona tiene que dar de sí misma y aceptar algo. A veces dicen: uno tiene que trabajar para sí mismo. Sí, pero cuando se trabaja en sí mismo, como se concentra en sí mismo, uno tiene que expandirse, para incluir ese más amplio sí mismo y dado que vivimos en Dios – también todos viven en nosotros. Cuando incluyamos a Dios, también incluyamos en nosotros, a todos los demás seres. Eso significa amar a alguien, desearle el bien a esa persona. Eso significa desearle el bien a todos, amar a Dios. Y si cumplen todo eso, todos los contratiempos, todos los defectos que tienen, de los que se menciona: que se le rompieron los zapatos a uno, a otro el sombrero, que alguien come sólo pan, todo esto será solucionado desde lo alto, en una semana. Cuando el Amor Divino surge y asciende ese calor, estamos listos para compartir nuestro bocado con quien amamos. Si no tenemos amor, escondemos el bocado en nuestro bolsillos. Cuando el Amor llega, sonreímos y decimos: hermano, vamos a disfrutar juntos. El mismo Dios nos enseña el arte de amar, y en este sentido sólo los niños pueden hacerlo. A ese respecto, quiero que sean como niños, porque sólo los niños se divierten. No crean que ustedes están viejos. ¡Arrojen esas barbas! Cuando el diablo está celoso de la gente, les pone barbas para enmascararlos, pero puede reconocérseles incluso detrás de ellas. Quiero que sean jóvenes, frescos y alegres en sus almas, como los niños. ¡Olviden sus tristezas! Cuando se acuesten, digan: Mañana cuando salga el Sol, Dios se manifestará, Le aceptaré. Y cuando te acuestes, te alegrarás de nuevo, pero no sólo exteriormente, sino que sentirás el calor que emana de ti, y todos dirán de ti: me gustaría que él viniera una vez más. Todos tienen que ser un manantial que fluye, como flor que desprende aroma agradable. Nuestra vida debe ser así. Ese es el pasatiempo del que habla Cristo: "Los veré de nuevo, ustedes se alegrarán y nadie robará nuestra felicidad." ¡Esto es pasatiempo! ¡Eso es lo bello, eso es la grandioso! Esta noche les he hablado de cosas muy sencillas. No apliquen ninguna filosofía en ellas. Pues ¿cómo comprenderían? Una persona tiene que sentirse feliz, contenta, lista para darlo todo. Estén plenos y contentos, no se pongan malhumorados, serios. Aquellos que les obstacularizaron, ahora no existen; les enviamos a la peregrinación y les diré cuándo regresarán. Esta noche, mañana, pasado mañana, durante una semana no van a estar, no teman, por eso, esta semana podrán divertirse como quieran. Después de eso, ellos regresarán, es imposible estar sin ellos. Les recibirán bien, les sonreirán, ellos tampoco pueden estar sin ustedes. Ahora, se está dando un cambio en su mente y las fuerzas de la Naturaleza actúan favorablemente. Por eso, en nuestras reuniones deberá haber cambios súbitos – de un estado a otro. Pasaremos por toda clase de circunstancias: tendremos reuniones filosóficas, serias y alegres. La presente reunión es la primera en su género. En este pasatiempo, nos hemos instruido en lo siguiente: Cada mañana Dios desciende para enseñarnos el arte del Amor. Él acaricia a cada uno y dice: "Quiero que sean obedientes" – y, se va. Él sabe que rodaremos por Tierra, caeremos y nos levantaremos, y finalmente llegaremos a ser tersos como una perla y diremos: ahora somos algo muy precioso. ¿No han visto un guijarro rodar hasta quedar perfectamente liso? Todas las cosas desagradables desaparecerán y permanecerá lo precioso, lo hermoso de la vida. El otro día les dije que lo más importante para una persona era amar, no ser amado. Esto es también lo más importante para el discípulo. El Amor puede llegar a través de esta apertura del alma. Ahora, cuando abran el Evangelio, hay dadas muchas reglas en él, pero el alma humana tiene que ser libre, tenemos que tener la moral que nos dará la posibilidad de manifestar Amor. Como viven en el mundo invisible, así viviremos nosotros también. Equipo de traducción al español: Zornitza Gáneva - Bulgaria José de Jesús Saavedra Aceves - México Todos los participantes en los equipos de traducción trabajan voluntaria y gratuitamente. Agradeceremos cualquier tipo de ayuda, especialmente en la edición, publicación y distribución de las traducciones. Para mayor información, por favor, contáctanos: wb_translation_team@mail.bg
  14. EL DESPERTAR DEL ALMA HUMANA Novena Conferencia del Maestro, dada en Marzo 25, 1923, Sofía-Izgrev. (Jn 14:1) El despertar del alma humana significa, que ésta sea consciente de los bienes que le fueron dados y los comprenda. En el mundo en que viven, tambien existen ciertas ilusiones, las llamadas "cosas no-esenciales". Si bien, cada uno comienza con lo no esencial. Por ejemplo, al anochecer muchas cosas parecen más temibles de lo que en la realidad son. – ¿Por qué? Porque la Luz es menor entonces. De aquí saco la conclusión: las cosas esenciales, son las que suceden en la Luz y las no esenciales – las que ocurren en la oscuridad. Encuentras a una persona que te resulta extraña. Piensas: "¿Por qué esta persona me mira de ese modo? ¿Qué quiere decirme con esto?" – No quiere decir nada. "El rostro de esta persona es extraño". Si observas las máscaras, que se venden durante un carnaval, algunas tienen los ojos muy saltones, muy abiertos; otras tienen ojos medio cerrados y las terceras – cara de disgusto. Como ven, existen diversos rostros en la vida tambien. – "¿Por qué esta persona tiene los ojos saltones?" – Es una máscara, una ilusion, no es la realidad. Algún artista pintó esta máscara. Lo importante para ti, cuando el artista hace la máscara, es que estés alerta y comprendas, si lo que ves es realidad o ilusión. En el proceso de su despertar, el alma no debe ver las cosas desde su perspectiva, sino desde la perspectiva Divina o del Espíritu de Dios. Sólo así ella evolucionará correctamente. El alma representa un pequeño universo con incontables riquezas, con incontables dones y talentos. Dirán que el alma es un universo pequeño – sí, un universo pequeño, pero con grandes riquezas. Es un arte no comerse ni beber estas riquezas, sino hacerlas. Quieren ser felices. Puedo contar el tiempo que cada quien estará feliz. La felicidad de uno puede durarle un año, para otro – una hora, para un tercero – un día, una semana o un mes. Pocos pueden ser felices un año. Por ejemplo, a ti te gustan las frutas, quieres comer sólo cerezas. Son tus preferidas. Dices: "Cuando hay cerezas soy feliz." ¿Cuánto tiempo estarás feliz? – "Mientras haya cerezas". Cuando se caigan de maduras, tu felicidad se habrá acabado. Una cantante ensaya subir al escenario pensando que todos la admirarán. Ella vive en un mundo imaginario. Cuando sube al escenario, se da cuenta que no es así. Por tanto, entre el mundo imaginario y el mundo real hay una gran diferencia. En el mundo imaginario no existen dificultades. Ahí los asuntos se arreglan fácilmente, sin dificultades. A veces imaginas que compraste un gran jardín de diez hectáreas. Imaginas cómo lo vas a cultivar y plantar unos bonitos árboles frutales y fragantes flores. Ves cómo van creciendo, floreciendo y madurando. Recoges los frutos y los vendes. Pronto te haces una persona rica, conocida por todos, fácilmente te hiciste rico, famoso. Sin trabajo, sólo por medio de tu imaginación, lo has conseguido todo. Si sólo vives de tu imaginacion, parecerás como el joven gitano, que acarreaba leche, casa por casa. Él soñaba: si vendo toda la leche compraré una gallina para que ponga huevos. Venderé huevos hasta ganar dinero para una oveja o una cabra. Venderé la leche de la oveja, y algún día, también la venderé. Con el dinero ganado me compraré una vaca. Así pensaba hacerse rico, millonario. Al final se dijo: Cuando sea millonario, le propondré matrimonio a la hija del rey. En dos o tres años, tendremos un hijo precioso." Absorto en sus sueños, saltó de alegría de modo que el jarro de leche cayó de su cabeza y se derramó. Junto con la leche se derramaron también sus sueños. Al oír esta anécdota, se ríen. Ustedes son como este joven gitano. En esta anécdota, la leche es lo importante, no el hijo que habría de nacer en el futuro. En la imaginación las cosas suceden fácilmente, pero cuando llega su realización, el trabajo se torna difícil. Hasta que consigas algo, tus manos se cubrirán con callosidades, pero lo que obtengas será más sólido y seguro que lo que sólo soñaste. En el pasado y, aún ahora, la gente vive de sus ilusiones. Uno debe librarse de las ilusiones de su mente y su corazón, realizar sus deseos. El mundo físico es un campo para la realización del mundo Divino. El macrocosmos es el mundo Divino que debe realizarse en el microcosmos, es decir, en el mundo físico. Así como en una fotografía se imprime la imagen en tamaño reducido, así el mundo físico no es otra cosa que una impresión del mundo Divino en tamaño reducido. A veces las ilusiones son tan necesarias como las cosas reales. ¿Qué harías, si supieras todo lo que está por suceder? Amas a tu amigo, confías en él y lo idealizas. Un día, dudas de él. "Me decepcioné, pero al menos volví a la realidad". ¿En qué caso fuiste más feliz, cuando confiaste en tu amigo o cuando te desilusionaste? Tienes un hijo o una hija, en quien depositas grandes esperanzas, un día dudas de él o de ella. Dudar de tu prójimo, es dudar de Dios y viceversa: dudar de Dios es dudar de nosotros mismos. La vida humana aún no está fundamentada sobre una base sólida. La razón de la desilusión no se halla afuera. ¿Quieres vivir mejor que tu prójimo? ¿Quieres vivir una vida más pura, más santa que yo? ¿Eso es correcto? Viviendo bien, desearás lo mismo a otros también. De otra manera te vas a desilusionar, sufrirás y te preocuparás. Si soy exigente conmigo, también podré serlo con los demás. Ser auto-indulgente, pero exigente con los demás no es correcto, en este caso estarás usando dos medidas. Usa una medida y por ella comprenderás qué está bien y qué está mal; qué es inmoral y qué es virtud. Nuestras faltas y nuestras virtudes ante Dios no son como nosotros las determinamos. ¿Cómo confirmaremos esto? Es notable que cuando las cuestiones materiales de alguien se resuelven, las cuestiones espirituales se vuelven confusas. Y es cierto, a la mayoría los asuntos materiales les van muy bien, pero obsérvenlos desde la perspectiva del mundo espiritual. Un hombre pobre no tendrá dinero, casa, pero habla con Dios y con los ángeles, será pobre, pero su corazón está lleno de nobles sentimientos y pensamientos luminosos. Así que, deben tener percepciones correctas de las cosas. Hasta que no tengan una nueva comprensión de la Vida, siempre vivirán entre ilusiones. No es fácil estar ilusionados. Deben conocer las salidas. Si no las conocen, están como en un laberinto del que nadie podrá sacarlos. Uno debe conocer el camino de salida en la Vida. ¡Cuántas veces uno ha estado ilusionado! Por nada dos hermanas pelean, no pueden soportarse, no consiguen ponerse de acuerdo. Entonces, ellas buscan la manera de restablecer su relación, de recuperar el Amor, que se tenían entre sí. ¿Cuál es la razón de esto? – Uno no se conoce a sí mismo. Uno vive simultáneamente en tres mundos, por eso se encuentra con diferentes pensamientos, sentimientos y actos y no puede integrarlos, es decir armonizarlos. Si uno trabaja sólo con su mente física, no puede entender las cuestiones espirituales y Divinas. Si con tu mente no puedes comprender las cuestiones Divinas, ¿de qué te sirve esta mente? Así que, debes unir tu mente física con la mente de Cristo para comprender el mundo Divino. ¡Es una tarea compleja! – ¿Cómo armonizarnos con tres mentes? No podemos armonizarnos con una mente, ¿qué ocurrirá con nuestras tres mentes? La mente física está en nosotros, mientras que la Divina – detrás de nosotros. Debemos ponerle atención. ¡Comiencen con la mente Divina! Las otras son procedimientos auxiliares. Lo mismo se refiere al corazón. De él se hace mención en las Escrituras. Está dicho que el corazón humano es de piedra. Así está en las Escrituras: Le quitaré su corazón de piedra y le daré uno de carne. En otras palabras: Le quitaré su corazón humano y le daré un corazón Divino. No hace falta que se disgusten con nadie – sus corazones son de piedra. ¿Cómo vas a comprender al mundo con un corazón así? El corazón de piedra no puede hacer al hombre feliz. Él es frío, escéptico, está cubierto con nieve profunda y hielo. Es un cementerio completamente cubierto de huesos. ¿Con un corazón en tales condiciones, puede uno ser feliz? Será descartado este corazón y le será dado uno nuevo al hombre. Volvamos al lado práctico de la Vida, el cual por sí solos podrán comprender. Supongamos que tienes un problema. ¿A qué se debe el problema? Es el resultado de no comprender las leyes y las relaciones en la Naturaleza. Si te hallas en la ribera de un río ancho, profundo y crees que fácilmente puedes atravesarlo. Estás imaginando. Pero al tratar de atravesarlo, ves que estás en peligro. El agua te lleva y en cualquier momento puedes hundirte. Si comienzas a gritar, puedes recibir ayuda de algún lado. ¡Debes ser astuto! Fija una gran estaca en la orilla del río y átale una cuerda larga, fuerte. Sostente del extremo de la cuerda y cuidadosamente da pasos dentro del agua. Gradualmente avanzas en lo profundo y pruebas la profundidad del río. De este modo haces un sondeo. Si observas que la profundidad aumenta, retrocedes. En este caso, la cuerda simboliza la mente humana, la cual deben sujetar firmemente. La mente debe salvarlos incluso en las condiciones más adversas. Hoy, no importa cuánto se le diga a la gente respecto del mundo espiritual, difícilmente pueden comprenderlo. Por "mundo espiritual" entiendo, el mundo de los ángeles. Ahí todo sucede gracias a una fuerza mágica, a una velocidad mágica. Basta que un ángel levante su varita mágica para conseguir su voluntad. Si llegan huéspedes, de inmediato levanta su varita y frente a ellos se dispone una rica mesa con buenos frutos deliciosos. Los huéspedes comen y se van. El ángel de nuevo levanta su varita y la mesa desaparece. ¿Cuál es su perspectiva, si sólo con levantar la varita la mesa se dispone y se retira, es real este mundo? Hay algo real e irreal. Esto es según opinen ustedes. Lo único cierto son los ángeles, con quienes pueden hablar. Ellos en verdad suben y bajan su varita. Y en el mundo físico, lo único cierto es Dios, Quien levanta y baja Su varita. Cuando la levanta, lo que quiera, sucede. Si la baja, todo desaparece. Una mujer lloraba, quería tener un hijo. Dios dijo: "¡Dénle un hijo a esta mujer!" El niño nació. La mujer estaba contenta, le cambiaba los pañales, lo bañaba, le acariciaba, le llamaba: "mi pajarito, mi muñequito, mi angelito". Algún día, él llegará a ser un gran sabio, pero no ahora. Él es un muñeco con el que juegas. Lo nutres, lo vistes, lo educas, pero cuando ha tomado lo que necesitaba, te saca a patadas y dice: "¡No quiero verte, no me hubieras dado a luz!" – "¿Por qué Dios me dio un hijo así?". Lo que llamas tu hijo, es un muñeco viviente, no el verdadero hijo nacido del espíritu y del agua. Al principio Dios les da muñecos vivientes a la gente y ya que se hayan armonizado con ellos, les dará hijos e hijas, almas vivientes. Cuando estas almas lleguen, ellos no los atarán y limitarán, tampoco los bañarán dos veces al día, como los niños de hoy. Ellos no serán unos niñitos desamparados, sino doncellas y mozos de treinta y tres años de edad, en la flor de su evolución. ¿Necesitarán educar a estos hijos e hijas suyos? – ¿Es posible que des a luz, muchacho o muchacha de treinta y tres años de edad? Ellos no nacerán de madre y padre, sino del espíritu. Está dicho en las Escrituras: Quien nace de Dios no comete pecado. Nacer de Dios, significa manifestar lo Divino en uno mismo. Preguntas: "¿Yo soy un muñeco?" Piensa y tú mismo te responderás. Es una filosofía que debes comprender. Cada quien pregúntese la cuestión: "¿Nací de un ser humano o de Dios?" Mientras dudes de que naciste de Dios, serás un muñeco viviente. Cuando te convenzas de que naciste de Dios, sentirás como si te quitaras un peso de encima y recibirás una Luz y un calor nuevos. ¿Qué hace uno cuando está preocupado? Comienza a buscar ayuda en el exterior: "ojalá alguien viniera a consolarme, que me dijera la Verdad". Se puede encontrar a alguien así, pero tú tienes que comprender la Verdad. Dices: "¿Cómo comprenderé la Verdad cuando ella está cambiando constantemente?" Yo hablo de la Verdad eterna, inmutable. Cambian sólo las cosas transitorias, temporales. Se dice de Dios que es eterno e inmutable. Lo que cambia es la realidad revelada. También en el hombre hay cosas inalterables. Estas demuestran que él ha salido de Dios. Lo variable y lo inmutable representan las dos fases de la Vida, es decir, dos realidades. Dirán que esto es filosofía. – Sí, es filosofía, pero es la que da la oportunidad al hombre de conocer lo esencial en la Vida. Cuando uno encuentra contradicciones, dice: "¿Soy un muñeco o un alma viva?" Si cada día te inculcan diferentes ideas, y te tratan como se les antoja, ¿acaso no eres un muñeco? Hoy eres socialista, mañana – comunista; hoy eres padre, mañana – madre; hoy eres hermano, mañana – hermana; hoy eres profesor, mañana – actor. Si a diario te ilusionas con diferentes cosas, ¿acaso no eres un muñeco? Has escrito un libro, en el cual niegas a Dios. ¿Crees que con tus argumentos puedes convencer a la gente de esto? ¿Crees que con la filosofía que tienes puedes arreglar al mundo? Eso es un pasatiempo. Puedo probarte la existencia de Dios de un modo diferente, sin escribir un libro. Eres escéptico, filosofas y convences a la gente de que Dios no existe. Un día, te alejas por el camino y la noche te sorprende en el bosque. La noche está oscura, fría. Tu no tienes pan, no tienes donde alojarte. Yo vivo en el bosque, donde me la paso trabajando y meditando. Pasas por mi cabaña y dices: "¿Por favor, me recibiría para poder entrar en calor?" Abro la puerta y te atiendo bien: hago fuego, caliento agua. Te la doy para que laves tus pies, para que te calientes. Te doy ropa gruesa para que te abrigues. En seguida, nos sentamos a comer. Luego de terminar de comer y que has descansado, comenzamos a charlar. Te pregunto: "¿Ahora crees que te he alimentado?" – "No creo. Demuéstrelo." – "¿Si te golpéo, creerás que te he golpeado?" Por eso, mientras vive en la abundancia, la gente no cree que Dios existe. Entonces Dios dice: "¡Dénle algunos palos a esta persona!" Luego de propinados los palos, ésta dice: ¡Me ha sucedido algo terrible! Comprendí la verdad de las cosas". Así, uno comienza a creer, pero por el camino del mal. Este es un método equivocado. La gente de hoy gradualmente se está adentrando en una nueva etapa de Vida y comienzan a comprender las manifestaciones del Amor de Dios. ¿Qué exige el Amor? Exige, de cada uno, amar sin esperar ser amado. Amar a Dios, sin esperar nada de Él. Ruégale a Dios que more dentro de ti y que manifieste su Amor a través de ti. Si no le pides a Dios nada, nada te dará. Únicamente pide volver a Dios. El Único que transforma a la gente es Dios. Cualquier logro que ocurra en ti, no digas que Dios lo ha hecho. No puede ser demostrado. Al respecto sólo corresponde callar. Tampoco diré que Dios vive en mi. Cada quien, por sí mismo, debe convencerse de la verdad. Si Dios vive en mí, la gente a mi alrededor recibirá mi amor. Será tan abundante que siempre quedará un excedente. Bebe del agua de mi fuente tanto como desees. Toma los frutos de mi jardín para tu satisfacción. Lo que necesites, lo hallarás conmigo. No hagas provisiones para el dia de mañana. Lo tengo todo. Ven a mí para satisfacer tus carencias. Cristo dijo a Sus discípulos: Creen en Dios, crean en mí también. Esto significa: creen en lo Absoluto, en lo que es inmutable. Crean en Mí también, les revelaré la causa del cambio de las cosas. Actualmente se hacen intentos para explicar las causas de las contradicciones en la ciencia y en la filosofía. La ciencia es un lado de la realidad, la filosofía – el otro lado. Ellas intentan explicar lo Absoluto, lo metafísico, lo inalterable. El objetivo de la ciencia y de la filosofía, es conocer la realidad y aplicarla. Una de las tareas del discípulo es tratar de conocer a Dios. Por más pruebas que hacen, siempre dudan de Él. Se les dice: "Hoy te detendrás en esta y otra calle y ahí esperarás." A las 10 de la mañana, el señor tal y tal pasará. Se detienen en dicho lugar y esperan. Ustedes no Lo conocen pero, esperan hasta que llegue, hasta que les ayude. ¿Qué ocurre con ustedes? Sacan su reloj y de cuando en cuando lo ven, cuándo dará las diez para encontrarse con esa persona. Pero entre su reloj y el del señor a quien esperan, hay una gran diferencia, de aproximadamente media hora. Sin querer, Él se retrasa. Ustedes se molestan y se dicen: "Miren, la reunión no se llevó a cabo." Si la falla no estuviera en el reloj, Él jamás se hubiera retrasado. Él es puntual, llega justo a tiempo. Si el reloj de ustedes no está a tiempo, no es culpa de él. Mientras estén molestos interiormente – en su mente, en su corazón y en su alma, Él no llegará pronto. De hecho, mientras más esté uno molesto y dude, más grande será la distancia entre Él y su projimo. Una vez que su corazón comience a calmarse y su mente a estabilizarse, Él estará cerca de ustedes, pronto se encontrarán. Hay momentos en la vida de uno, en que resplandece una alegría interior. Uno reconcilia todas las contradicciones, dicendo: "Estoy preparado para cualquier trabajo. Estoy dispuesto a cualquier cosa." Si dices que estás dispuesto para hacer cualquier cosa, lo que Dios quiera de ti, estás en el lado correcto, estás en la realidad de la Vida. En ese momento llegarás a Quién has estado esperando. Él te traerá un azadón, te dará la primera lección. Sentirás una gran alegría interior por haber econtrado a tu Maestro. Él te hablará de la nueva vida, de su propósito interior. Quien ha encontrado a su Maestro, conoce la alegría y comprende el significado de la Vida. Todas las puertas se abren ante él. Es imposible que la gente te desprecie si Dios mora en ti. Donde entra, Dios es aceptado o despreciado – uno de los dos. Esta es una ley – ¿Por qué han de apartarse de Dios? – Porque Él dice: "¡Nadie se cruza en mi camino! Quién ande a la vera de mi camino, podrá ir y venir libremente." Quiero hacer algo por ustedes: introducir en sus mentes la fe viva. A través de ella, cada uno podrá experimentar si existe Dios o no. Esta es una cuestión de conciencia. Las circunstancias, en las que actualmente la gente evoluciona, requieren de una fe absoluta en Quién nada cambia o cambia sólo en aparencia. – ¿Por qué es necesaria dicha fe? Cuando confías en Dios, confías también en tí mismo. La fe en Dios y en tí mismo, te guiará a la frontera del Reino de Dios. Si te detienes ante esta frontera, preguntándote: "¿Entraré o no?" ya estás engañándote. La duda es lo que obstaculiza a uno. El mundo Divino descarta cualquier duda o incertidumbre. Te dirás definitiva y enfáticamente: "¡Entraré en el Reino de Dios!" De inmediato romperás tus vínculos con el mundo, guardarás tus muñecos en un cajón, heredándolos a los más pequeños, sin pensar ya en ellos. Ante ti se manifestará un bello nuevo mundo. ¡Sin dudas ni titubeos! Ustedes están llegando lenta y efectivamente a la sexta raza. Ahí les espera un encuentro con resplandecientes almas angelicales, quienes no admiten ninguna duda o incertidumbre. La Biblia dice: Quien está en dos mentes, no está seguro de sus caminos. Así están muchos. Una persona llega a escuchar la conferencia pero tan pronto está en desacuerdo con algo, se va con los teósofos. ¿Qué es la teosofía? ¿Que le puede aportar a uno esta? La teosofía es como un molino de trigo, es decir, lo transforma en sémola, lo descascara. Discutirás acerca de los cuerpos astral, mental y causal. ¿Has visto esos cuerpos? – "No los he visto, pero así está escrito." – Eso no es conocimiento. Cada enseñanza que se instruye tiene que ser comprobada, demostrada debidamente con hechos. Si todo lo que ha sido instruido fuera verdad, ¿por qué no han progresado? ¿Por qué no se han superado? ¿Por qué los hindúes, quienes han instruido tantas enseñanzas, no se han superado? ¿Por qué están esperando a un nuevo Maestro? Esto demuestra que no están satisfechos con lo que se les ha enseñado. Esto ha sido un pasatiempo para ellos. Ellos en verdad están esperando algo que les satisfaga y eleve. La gente se casa creyendo que están trabajando en serio. Esto también es un pasatiempo. Se le dice a la muchacha: "Te encontramos un buen muchacho y te casaremos con él. Él es bueno, inteligente, culto. Terminó dos carreras." Y el muchacho le dice a ella: "Seremos ricos, tenemos dos grandes jardines. Construiremos una casa nueva." Él le promete sólo cosas buenas para seducirla. La muchacha lo escucha, se alegra, está satisfecha. ¿Por qué? – La situación no se resuelve con mentiras. Con los años su vida familiar irá de mal en peor. Igual sucede con un religioso. Como ortodoxo va a la iglesia, besa la cruz y los íconos. Durante un par de años está satisfecho, pero aquí tampoco se arreglan sus asuntos. Le falta algo esencial – la comunión del alma con Dios. Cuando aceptas al Amor, no me preguntas qué pienso, sino que lo sabes. Todo lo que digas, debe fundamentarse en la Verdad. Quien tiene Amor, se comporta con los demás de igual modo que consigo mismo. Él piensa en el bienestar de todos. Apenas alguna persona entra en su casa, se pone en contacto con ella, en nombre del Amor. Actualmente también hay relación entre las personas; ahora, también se comunican; se esfuerzan en pos de lo Grandioso, pero en ellas hay gusanos que corroen los hilos de sus vidas. Estos gusanos son sus ilusiones. ¡Desháganse de ellas! Hagamos el primer intento, pero usemos ciertas reglas. Estas reglas son libres. Se emplean conforme a la Ley del Amor. Tales reglas son eficientes y estables. Sin Amor las otras reglas son paliativos. Los discípulos de Cristo también confíaron en Él, pero cuando dudaron, desviaron el camino y crearon los Concilios Ecuménicos. Frecuentemente nos preguntan: "¿Creen en los concilios, en los iconos, en la cruz?" – Actualmente estamos aprendiendo a creer en el Amor de Dios, el cual es inmutable; a creer además, en la Sabiduría de Dios, en la Verdad de Dios. Cree y manifiesta. ¿Has manifestado tu Amor por Dios? ¿Cómo Le agradeceremos por ese bello día, por esa maravillosa vista a nuestro alrededor? ¿Cómo Le agradeceremos a Dios por todo lo que nos ha dado? Precisamente en esto se manifiesta su Amor por Dios. Dios nos cuida, nos da de comer, nos da todo lo que necesitamos. Pero al mismo tiempo, nos da los azadones de trabajo y nos envía al viñedo a cavar. Ahí, al aire libre, en lugar de descansar, trabajaremos con alegría y satisfacción. Algunos no están bien predispuestos con nosotros. Protestan, nos maltratan, no nos quieren, pero a través de estos pinos, Dios les dice: "No maltraten a esta gente. Nada quedará de quien se atreva a molestarlos. Si tan sólo levanto Mi varita, nada quedará de ustedes." Dios dice a los obispos y sacerdotes: "Lo que creen, practíquenlo en ustedes mismos, pero no molesten a éstos." – "Ellos son herejes." – "¡No, ellos son Mis hijos, Yo los conozco. No los molesten! Son los únicos que Me obedecen." Pregunto, ¿Quiénes son los amados hijos de Dios? El mundo es un gran hospital y Dios es el doctor en jefe en el hospital. Él necesita hijos sanos. Quienquiera que no obedezca las reglas del hospital, ¡para afuera! Los medicos no resolverán sus problemas. Mis hijos están sanos y no necesitan estar en la iglesia – hospital. Antes bien, van a pescar un resfriado ahí. La iglesia es para los enfermos. ¡Y aún así, ellos esperan de ésta la salvación! Se han ilusionado con la cruz, con los iconos, no tiene sentido tratar con ellos. Un ícono es como un portarretrato de tu amada o amado. ¿Qué debe hacer una muchacha, cuando su amado ha llegado? Al verlo, ella debe hacer a un lado el retrato, se reunirá con él para conversar. Ellos dicen que Dios está en la iglesia. – Discúlpenme, esto no está fundamentado en verdad alguna. Nosotros no necesitamos iconos, sino que directamente vamos con Dios para que Él nos designe una tarea. Él nos ha llamado para un trabajo grandioso, sagrado. Cuando me escuchan hablar así, dicen: "¡Cuánta gente instruida hay en el mundo! Cuánta gente instruida hay en Bulgaria!" – Dondequiera hay sabios, pero la mayoría son como camellos cargados. Si un camello es cargado, se aleja y gime. Nosotros no necesitamos muchos obispos. Un obispo nos es suficiente. Cuando me reprochan los obispos, entran en contradicción consigo mismos. Ellos dicen que me he proclamado Cristo. Desde mi punto de vista, sólo hay un sacerdote – Cristo. Nadie más puede llamarse sacerdote. Me dirijo a los obispos y les digo: "Quítense sus trajes y pónganse las ropas de los discipulos." ¡Sean humildes! ¡Comprendan que no pueden restaurar a Bulgaria! ¿Cómo la conformarán? Dirán que saldrán ante el pueblo y predicarán. ¿Qué le van a predicar? Alguien del pueblo les dirá: "¡Su ilustrísima, mi hijo está enfermo. ¡Ayúdeme!" – "Llama al médico". – "Su ilustrísima, ¿me ayudaría?, salieron mal mis cuentas." – "Ve con el banquero, él te ayudará." – Asi no se responde. Quien sale ante el pueblo a predicar, debe poseer fuerza Divina. Si tiene esta fuerza, sólo con tocar la cabeza del que sufre, el obispo lo bendecirá. Le dirá a los campesinos: "Hermanos, trabajen duro, este año será fértil, dará trigo y frutos en abundancia. Una gran bendición descenderá sobre ustedes." Si un obispo le habla así al pueblo y sus palabras se hacen realidad, su predica tendrá sentido. La gente no necesita muchas palabras, sino fraternidad, igualdad, Amor. No me refiero al amor común, sino al Amor de Dios y de Cristo. Cristo dijo: Si me aman, cumplirán mis mandamientos. Si confían en Dios, tendrán confianza en Mí también. Preguntan, que cuál es la causa de los malos entendidos. En la antiguedad había un Maestro – un adepto que probó a sus discípulos de dos maneras. La primera manera fue la siguiente: Llamó a uno de sus mejores discípulos y le dijo: "Tal y tal día viajarás con tus condiscípulos. Irán a uno de los pueblos cercanos, donde serán atendidos muy bien: les darán ropas nuevas, limpias para volverse a vestir, les darán qué comer, les prepararán camas limpias para dormir y al regreso les darán dinero el viaje, invitándolos para visitarlos de nuevo". Los discípulos se pusieron en marcha hacia el pueblo, pero fueron sorprendidos. Los campesinos los recibieron exactamente al contrario: desde que entraron al pueblo, dejaron que los perros los persiguieran, tomaron palos y les golpearon cruelmente sus espaldas. A duras penas consiguieron escapar corriendo. Todos regresaron con su Maestro. Comenzaron a contarle los sufrimientos por los que habían pasado. El mejor estudiante le preguntó: "Maestro, ¿por qué nos dijiste una cosa, pero sucedió lo contrario? ¿Cómo nos explicas eso? ¿Por qué no nos dijiste que seríamos tan cruelmente golpeados, para habernos puesto ropa mullida sobre las espaldas, para no sentir el dolor de los golpes?" El Maestro permaneció callado, sin responder. Unos cuantos días después, el Maestro le dió la tarea a otros discípulos, que se resolvería con el segundo método. Les dijo que fueran a uno de los pueblos cercanos pero que fueran preparados porque les esperaban sufrimientos, palos y persecución. Ellos se prepararon de conformidad para tal encuentro. Sin embargo, desde su entrada al pueblo, quedaron estupefactos: los campesinos salieron a recibirlos, los recibieron en sus casas, donde les dieron qué comer, los agasajaron, los dejaron pasar la noche con ellos. Los discípulos estaban asombrados porque habían sido recibidos con semejante alegría, cuando ellos esperaban persecución, golpes. Regresaron con el Maestro y le preguntaron por qué no les había dicho la Verdad. Él guardó silencio de nuevo. Luego de eso, llamó a ambos grupos de discípulos y les dijo: "El primer grupo pasó por sufrimientos, porque en algún lejano pasado, trataron mal a estos campesinos. Tuvieron la posibilidad de servirles, de darles comida y recibirlos bien, pero no cumplieron con su obligación. Ahora, pagaron el error de su pasado. El segundo grupo de discípulos, en el pasado trató bien a los campesinos, les sirvieron, les ayudaron. Ahora, cosecharon los frutos de sus buenas obras". Actualmente, la mayoría de la gente va por el camino del primer grupo de discipulos – pagando su karma. Deben estar preparados para resolver su karma bajo la Ley del Amor. Para que resuelvan fácilmente su karma, les pido lo siguiente: no hablar mal unos de otros. Si alguien es desenfrenado y no puede evitar hablar mal de los demas, al menos que los demás estén prevenidos, sin ofenderse. A los primeros les digo: "Absténganse de hablar mal de sus semejantes." A aquellos, de quienes se habla mal, les digo: "No se ofendan." El ofensor y el ofendido, ambos resolverán sus problemas. De otra manera, el karma solucionará sus problemas. Este es estricto e implacable. Al llegar, les enseñará cómo resolver los problemas, de otro modo, no ganarán nada. ¿Cuál es el camino para crear la cultura del futuro? – El camino del Amor. Ahora, los sacerdotes se oponen a nosotros y creen que responderemos con igual medida. No, les responderemos a los sacerdotes: "No queremos sus iconos, no queremos entrar en sus iglesias; no queremos sus veladoras y rituales: el bautizo, el matrimonio. A todo enfermo, débil, que arrojen de sus iglesias, lo recogeremos y haremos algo bueno con ello. No estamos interesados en los devotos. Que se queden en las iglesias. Aceptaremos en la Nueva enseñanza a los cojos, los paralíticos, los ciegos, es decir a quienes nadie quiere. Los jóvenes están fuera de la iglesia, los aceptaremos." – "Son jovenes, están verdes, nada pueden hacer." – Ellos no están verdes. Lo que crece y evoluciona correctamente no está verde. Esta es la ley de la evolución. Se considera "verde" a quien, está evolucionando. El color verde es un símbolo de crecimiento. Cristo está trabajando en el mundo, pero la gente no Lo ve. Ellos quieren verLo como a una persona, para tocarLo, sentirLo físicamente. Si Él está llenando los corazones de la gente con bellos y elevados sentimientos, ¿qué más quieren? ¿Quieren acariciarLo, besarLo, llevarLo entre sus brazos? Eso no es lo ideal. ¿Qué gana un niño, si lo llevan todo el día entre sus brazos? La perspectiva de quienes esperan que Cristo nazca de nuevo como niñito, está equivocada. Cristo nació y está naciendo en los corazones y almas de la gente. Actualmente, Cristo no puede nacer de una mujer. Si esperan la llegada del Salvador, abran su alma – ahí nacerá Él. Más allá de esto, Cristo está naciendo simultáneamente en muchas almas. Cuando Cristo nazca en tu alma, llegarás a ser útil a tí mismo y a tus semejantes. Esta es la resurrección. Esto significa el despertar del alma humana. Cuando Cristo more en las almas de la gente, todos revivirán, se levantarán y se darán la mano como hermanos. Así que, confíen en la Nueva enseñanza, la cual les guiará a un buen final. ¡No les quepa duda alguna! Hagan de lado incluso la más mínima duda. Entonces, brillará en sus mentes una nueva Luz. Hagan un esfuerzo por convencerse, de mis palabras. ¿De qué podrían dudar? ¿Qué podrían temer? El viejo orden se está yendo. Es un traje que será reemplazado por uno nuevo. El nuevo traje ya está preparado. El viejo orden inevitablemente será reemplazado. Este no es esencial en la Vida. Lo esencial es el espíritu y el alma humanos. Después, son esenciales, la mente, el corazón y la voluntad humanas – las condiciones para trabajar. La cultura del futuro es la del corazón humano. Bajo "corazón" no quiero dar a entender un afecto sentimental. Esto no es Amor. Lo que te emociona, tampoco es Amor. El Amor es una fuerza inmutable, constante, que eleva la persona y equilibra las energías en uno. ¡Manifiesta el Amor de Dios! ¡Manifiesta tu sensata voluntad! Te quejas por un resfriado – tos, catarro, reumatismo, no puedes ayudarte. ¿Por qué no aplicas tu voluntad para sanarte? "Confíen en Dios, confíen en Mí también." Aquí hay dos corrientes: Dios y yo. Una corriente viene de arriba a abajo, de la mente al corazón, mientras que la otra corriente sale del centro de la Tierra, es decir, de las raíces a las ramas. Supongamos que sufres dolores en tu pecho. Si estás en la corriente que viene de arriba hacia abajo, es decir, del cerebro, a traves de la concentración de la mente, dirijirás esta corriente al centro de la Tierra, al corazón, para producir movimiento. Entonces te ayudarás, te librarás de la enfermedad. No teman vincularse con la Tierra. No teman a la Tierra ni al Sol. La corriente que surge del Sol debe pasar por el centro de la Tierra. En este movimiento forma un círculo luminoso que se mueve correctamente. Con este movimiento la mente humana gradualmente se despeja. Ya que te hayas curado, puedes restaurar la corriente del centro de la Tierra al Sol. En el punto de cruce de los dos círculos, se encuentra la cultura real, la Vida real. No crean que la corriente que viene del centro de la Tierra, es perjudicial. Es perjudicial cuando los atraviesa todo el tiempo y absorben su energía. Percátense de esas corrientes altas y bajas, que existen dondequiera en la Naturaleza. Estas afectan por igual al corazón humano. Provoca un carácter agradable en uno y dura entre un minuto y una hora, máximo un día, luego cambia, es decir, desaparece. Entonces tiene lugar una reacción en la persona – la oscuridad, o sea, el fuego es encendido al anochecer. El material acumulado será usado como combustible. Cuando las corrientes cambian, ustedes dicen: "No puedo soportarlas, he perdido mi fe." – ¡No has perdido nada! – "¡Me he vuelto malo!" No te has vuelto malo. Son estados temporales, por los que pasan más frecuentemente los jóvenes que los ancianos. Esas corrientes son llamadas humores. En las muchachas y los muchachos los humores cambian varias veces al día. Cuando llega el momento en que la muchacha se va a casar, estos humores cambian cien veces al día. Ella dice: "Lo aceptaré, me casaré con él." Esta es la corriente del corazón. Si es la otra corriente, ella dice: "No lo quiero. No es bueno para mí." La madre de la muchacha dice: "Lo aceptarás, hija mía." Entonces ella también dice: "Lo aceptaré." De nuevo, está bajo la influencia del corazón. De modo que ora lo acepta, ora no lo acepta. La madre dice: "Estoy en un dilema con mi hija – ora lo quiere, ora no lo quiere." Esas son las corrientes, que van del centro de la Tierra al Sol. La joven está en una encrucijada. Para resolver el problema correctamente ella tiene que salir de esta encrucijada. De otra manera no puede decidirse. El más grande error en el matrimonio se está justamente en el cruce de estas corrientes. Si comienzas a dudar, no resuelvas la cuestión – déjala de lado. La palabra "matrimonio" tiene un significado totalmente distinto del que ahora se le da. "Matrimonio" expresa actualmente, seguro. Es una compañía de seguros. Alguien se asegura por 10,000 levas, alguien más – por 20,000 levas, un tercero – por 100-200,000 levas. El hombre por sí mismo está asegurado. Él debe confiar en su espíritu, en su alma, en su mente, en su corazon y voluntad. Asimismo, las madres tienen que hablar con sus hijos e hijas. En la nueva cultura la gente tambien se casará, pero no bajo influencia de los demás. Alguien vendrá para aconsejarte: "Acepta a ese muchacho, confía en él, no temas." La muchacha debe confiar en su espíritu, en su alma, en su mente, en su corazón y en su voluntad. Por consiguiente, en la unión de dos mentes, dos corazones y dos almas que se comprenden, se manifiesta la Vida consciente. Así se debe instruir a todos. Digan la Verdad sin duda alguna. Hay cuestiones que no importa cuánto les diga, no pueden ser comprendendidas por todos de la misma manera. ¿Por qué? – Sus cerebros no están similarmente evolucionados. Algunos de ustedes necesitan más tiempo para pensar en Dios, en el mundo superior, de modo que sus cerebros sean transformados. En su cerebro hay unos depósitos específicos, que obstruyen la recepción de la Verdad. Esa es una clase especial de sustancias psíquicas, que se pudren del mismo modo que las sustancias físicas. Ellas deben purificarse a través de la ley de polarización. Cuando el cerebro es liberado de ellas, entonces la nariz, los ojos, los oídos, la boca comienzan a evolucionar correctamente. Sin haber comprendido esto, ven a alguien y dicen: "Es una persona excelente. Puede aportar mucho". – Se están mintiendo. Obsérvenlo, sus ojos están bizcos; la nariz, la boca están deformes. Qué esperan de él. – Dice que ha vuelto a Dios, que es Su siervo. – No se confíen, tiene muchas cuentas por pagar y no tiene la intención de pagarlas. Yo confío en la conversión de la gente a Dios, si ha vuelto su bolsillo, es decir, si se ha abierto. Hasta que no hayas abierto tu cartera, no podrás volver a Dios. Cuando Cristo venga a la Tierra la gente tendrá un fondo común y estará abierto. Será como una fuente que incesantemente fluirá y rebosará agua a su alrededor para regar todas las plantas. Todos aprovecharán los beneficios de esta fuente. Sólo así el mundo se hará universal y será reformado. Cada quien pondrá sus ganancias en el fondo común. ¡Estén alerta para no caer en los errores de los anteriores reformadores! Tenemos el derecho a hacer universal nuestro trabajo, es decir, lo que ahora estamos obteniendo. Actualmente la gente obtiene ganancias para sí misma y quieren obtener así las ganancias usando el trabajo de las anteriores generaciones. No, ustedes deben recurrir a la gente del pasado, recibir su aprobación, preguntarles si están de acuerdo en reunir sus ganancias con las de ustedes. No tenemos derecho de disponer de los beneficios existentes. Todos aquellos que han tratado y quienes intentan convertir en propiedad común los bienes de anteriores generaciones sin su aprobación, nada han logrado. Todos trabajaremos y lo que ganemos, lo usaremos en común. Esta es la Enseñanza que Cristo instruyó a la gente. Él instruyó a la gente en el Amor y en la Sabiduría, que cada quien pudiera conocer hasta dónde llegan sus derechos y obligaciones. Así pueden comprenderse bien madres e hijas, padres e hijos, hermanos y hermanas, profesores y alumnos, amos y sirvientes. ¿Cómo se construira la nueva sociedad, si entre ellos no existe la comprensión? Muchos nos acusan de que nuestra Enseñanza está equivocada. – ¿Cuál es, la Enseñanza correcta, la verdadera? ¿Sus enseñanzas arreglaron al mundo? No sólo estas no lo arreglaron, sino que lo estropearon aún más. Actualmente, las sociedades se deshacen, no están organizadas. Si sus enseñanzas fueran correctas, ¿por qué tienen guerras? ¿Por qué destruyen ciudades? ¿Por qué los cementerios están llenos de tumbas y de cruces? ¿Por qué hay tantos hospitales en la Tierra? Si nosotros estamos en el camino equivocado, estamos listos para ir por el suyo, pero muéstrenos los resultados de sus enseñanzas. Y se convencerán por sí mismos que el camino que llevan está equivocado – nada más. ¡Este camino debe ser rectificado! – ¿Cómo? – Regresando a Dios y aceptando Su Amor. Ese es el Amor del absoluto desinterés. Las religiones también deben ser purificadas. Hay algo Divino en ellas, pero se ha perdido entre los grandes ilusiones. Ellas deben purificarse también. Las presentes religiones son de las formas, religiones de los intereses humanos. Ahora, todos pueden darse cuenta. ¿Hay Amor entre los obispos y los rosarios, los sacerdotes y sus feligreses? Si un obispo va de visita a un pueblo, en seguida se dará la orden de cómo darle la bienvenida. Los campesinos correrán, los guardias también. – ¿Por qué? – El obispo visitará el pueblo. Si el obispo tiene Amor por los campesinos, debe aparecer entre ellos como simple paisano, sin grandes vestimentas. En lugar de ir entre el pueblo, a entender sus necesidades, el obispo entrará primero a la iglesia. Durante miles de años los sacerdotes entran en las iglesias, leen oraciones, pero ¿Qué han logrado con eso? – ¿Cuándo comenzaron los humanos a construir iglesias? – Cuando perdieron el Paraíso, cuando perdieron la iglesia en su alma. Luego de perder su iglesia espiritual, comenzaron a construir una de piedra. Nosotros necesitamos una iglesia en nuestras almas y ahí poner a Dios como Amor, como Primer sacerdote. Habrá un Iglesia en el futuro, un Sacerdote. Será tan enorme, que reunirá a toda la gente en la Tierra. Dicha iglesia está mencionada en el Apocalípsis. ¿Pueden imaginar qué tan grande debe ser? Entonces, la gente tendrá un credo, una perspectiva, pero tan amplia, que abarcará las perspectivas del pasado. Todas las creencias actuales darán paso a la nueva. Esas ya han desempeñado su papel. No tengo nada en contra de las viejas formas, pero han perdido su significado, no queda lugar para ellas. Lo Nuevo que viene – el Reino de Dios – requiere formas perfectas, nuevas perspectivas y creencias. Lo viejo será quitado de las espaldas de la gente como un vestido viejo, el cual será cambiado por uno nuevo. El anciano muerto y sepultado, algún día resucitará. ¿Será anciano otra vez? No, nacerá como un bebé, con nuevos poderes de Vida. Esta es la Nueva enseñanza – una Enseñanza de Amor, una Enseñanza de Sabiduría y una Enseñanza de Verdad. Esta es la Enseñanza que la futura cultura aporta a la humanidad. En la futura cultura no habrá polizas, no habrá firmas de pagadores y de fiadores. No tengo tiempo para describirles lo que la futura cultura les traerá. Entonces, la gente no se comunicará por medio de trenes, barcos, aeroplanos, automóviles como ahora. Por ejemplo, quieres enviar una carta a un amigo tuyo. La carta será escrita en una materia fina especial, la cual con la fuerza de tu mente y voluntad, mandarás exactamente a donde se necesita. Se trasladará por el espacio y le llegará directamente a tu amigo. Si tu amigo se encuentra a una distancia de 1,000 kilometros de ti, en un minuto tu carta estará sobre su mesa. Necesitas un kilogramo de patatas. No irás de una tienda a otra para comprarlo, sino que en seguida encontrarás en tu mesa la cantidad necesaria de patatas. – ¿Cómo habrá llegado? – Algún amigo tuyo habrá recibido tu pensamiento y de inmediato ha enviado las patatas. Necesitas manzanas – también llegarán de igual modo. Quieres ver a tu amigo, charlar. Te sientas en tu silla, diriges tu pensamiento hacia él y te transportas por el espacio. En un minuto estarás ante él. Después de charlar, diriges tu pensamiento hacia tu casa y te encontrarás en el espacio. Incluso si la puerta de tu casa está cerrada, libremente pasarás a través de ella. En el futuro las llaves no tendrán razón de ser. Todos entrarán y saldrán a través de las puertas cerradas. Esto será aportado por la futura y elevada cultura, a la gente. Dirán, como los turcos: qué cosas tan raras. Creanlo o no, así será. Entonces las relaciones entre el hombre y la mujer serán correctas, armoniosas. Toda la gente trabajará con Amor. Trabajarán poco, ganarán mucho. Entonces también habrá campos, jardines para la labor, para los paseos, pero el trabajo y su enseñanza darán buenos frutos. La gente de la sexta raza paseará no sólo en la Tierra, sino en otros planetas también. Viajarán al Sol, a la Luna y estudiarán la vida de los planetas. – ¿Qué clase de mundo será? – Ni siquiera tienen idea. Así como hay ahora seres de la sexta raza en la Tierra, así en el futuro habrá gente de la Tierra en la sexta raza, en la nueva cultura. Ella ya está lista, pero está desciendo gradualmente a la Tierra. El cristianismo, en su forma actual, está preparando a la gente para la nueva cultura, para la Vida elevada. Esta Vida ya ha estado llegando, pero es necesario que hagan un pequeño esfuerzo. Para no dudar de lo nuevo deben hacer intentos. Sin intentos nada se obtiene. Todos deben volverse jóvenes, ser jóvenes de mente – con ideas luminosas, ser jóvenes de corazón – con sentimientos nobles y elevados, y jóvenes de voluntad – con obras buenas y correctas. El futuro está en las manos de los jóvenes, de los niños, y Cristo dice: A ellos pertenece el Reino de Dios. Todos tenemos que ser niños Divinos. Todas las dudas, desacuerdos, malos entendidos dejarlos de lado. Poner a trabajar esas fuerzas, las cuales hasta ahora no han sido manifestadas. Mucho trabajo se halla por delante de la humanidad. Entonces la gente obtendrá su comida con nuevas maneras, se alimentará de una nueva manera. Calentarán e iluminarán sus casas también de una nueva manera. Estas son las tareas de la sexta raza. Ella viene con su programa y al aplicarlo entregará algo a la humanidad. Trae la cultura de la verdadera fraternidad entre los individuos y los pueblos. Cristo dijo: Confíen en Dios y en Mí también. Esa fe necesita gente con mentes luminosas, con corazones puros y fuertes voluntades. Cada persona debe tener tres puntos de contacto: uno con el Amor, uno con la Sabiduría y uno con la Verdad. El Amor da Vida, la Sabiduría da Luz y conocimiento, y la Verdad – libertad y las oportunidades para la manifestación de la voluntad. La Vida consciente se obtiene a través de ley del Amor; la inteligencia se obtiene a través de la ley de la Sabiduría, y la libertad y la fuerza de voluntad – a través de la Ley de la Verdad. Estas son tareas que realizará la sexta raza. Ella tiene métodos para cumplir su programa. Por sí misma, ella ha realizado todo. Nosotros adoptaremos sus tareas y las llevaremos a cabo. ¿Cuál es el signo de la llegada de la sexta raza a la Tierra? – Es el especial resplandor azul celeste, que se observa en el cielo, sobre toda la península de los Balcanes. Este resplandor es resultado de específicas influencias psíquicas que actúan en el espacio y transforman incluso la atmósfera. Esto demuestra que todo el mundo inteligente, todos los seres elevados trabajan duro y purifican tanto la atmósfera física como la espiritual, en la Tierra. Ellos crean las buenas condiciones para el crecimiento y el desarrollo para el trabajo de la gente. Como el viñedo es limpiado de las hojas secas y podridas, de los bichos, del mismo modo, el mundo invisible prepara aquella gente que quiere servir a Dios. Les da buenas condiciones para crecer y desarrollarse, diciéndoles: "No teman, pronto se arreglará todo, marchará por un nuevo camino." Ahora, preguntan: "¿Está la nueva cultura relacionada con la antigua? – Lo está, por supuesto. La nueva cultura aprovechará las adquisiciones de la antigua cultura y creará una nueva ciencia de la mente, del corazón y la voluntad. Lo viejo pasará, lo Nuevo llegará. ¡Una nueva Luz está llegando! Esta transformará las perspectivas de la gente, sobre el mundo material. Nos demostrará que hay otras maneras de estudiar a la Naturaleza. Quien quiera inscribirse en la nueva cultura debe estudiar, trabajar conscientemente, prepararse para las nuevas condiciones. Preguntan: "¿Es verdad lo que está diciendo?" – Sí, es verdad. Pero, según su opinión, no todo es verdad. No es así. Para saber qué cosas son ciertas y cuáles no, deben hacer pruebas, demostrar su validez. ¡Confíen en Dios y en Mí también! Si mis palabras, es decir, las palabras del Espíritu, moran en ustedes, serán mis discípulos.. Si las palabras de Cristo moran en sus corazones y si ustedes, a través de su Amor, inteligencia y voluntad, moran en Mí, Mi Padre – Que es inmutable, – y Yo, quien Me manifiesto a través de Él, vendremos y haremos nuestra morada en ustedes y nos les manifestaremos. Esto significa que los instruiremos en nuestros caminos. ¡Está llegando la Nueva cultura! ¡Está llegando la sexta raza! ¡Está llegando lo Divino al mundo! Equipo de traducción al español: Zornitza Gáneva - Bulgaria José de Jesús Saavedra Aceves - México Todos los participantes en los equipos de traducción trabajan voluntaria y gratuitamente. Agradeceremos cualquier tipo de ayuda, especialmente en la edición, publicación y distribución de las traducciones. Para mayor información, por favor, contáctanos: wb_translation_team@mail.bg
  15. En el principio era "En el principio era el Verbo y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios". (Jn 1: 1) Esta es la nuez más dura de quebrar y la cuestión más filosófica del cristianismo. Miles de discusiones han tenido su origen en referencia a este versículo y, evidentemente, los diferentes filósofos, predicadores y creyentes, lo han interpretado cada quién a su manera. En la iglesia ortodoxa también se ha discutido con relación al Verbo, incluso ha habido peleas al respecto, pero la cuestión no se resuelve por medio de peleas. ¿Qué entendemos, en sentido común y corriente, con las palabras "En el principio era el Verbo"?, ¿qué principio es este? Cuando quieren discutir acerca de alguna cuestión filosófica, los filósofos contemporáneos hacen ciertas suposiciones – toman algo como principio y fundamentándose en éste, explican dicha cuestión. Por ejemplo, un predicador negro explicaba la creación del hombre, de la siguiente manera: "Dios se esforzó todo el día, formó al hombre del polvo, lo colocó en un perchero y lo puso a secar durante tres días más." Algunos de los oyentes, sin embargo, le preguntaron, "¿En qué se fundamenta el perchero?" – "Esto no es asunto suyo", respondió el predicador. Los filósofos contemporáneos también tienen un perchero donde han puesto a secar al Verbo y al hombre, solucionando toda la cuestión y han dicho: "El hombre fue hecho del polvo y puesto a secar en una perchero." Y si ustedes les cuestionan sobre el perchero, ellos dirán: "No es asunto suyo saberlo." Pero como el perchero estaba en el camino que llevamos, al llegar a él nos hemos detenido y estamos dando vueltas a su alrededor. De la misma manera, un predicador evangelista hablaba sobre el profeta Jonás, y decía: "Durante una hora entera, la ballena no paró y se revolcó lo suficiente hasta que se tragó a Jonás." Asimismo, nos hemos sentado durante horas enteras para solucionar esta cuestión, pero todavía no ha sido resuelta. "En el principio era el Verbo y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios". (Jn 1: 1) Aquí la idea principal es el Verbo. ¿Qué debemos entender con la palabra "Verbo"? – Éste, es el acto razonado, Divino, expresado en ciertas vibraciones, las cuales podemos percibir. Esto significa que cuando las cosas comienzan a ser visibles, palpables, accesibles a la mente humana – a eso, que se ha hecho comprensible para nosotros, le llamamos "Verbo". Por ejemplo, si dicen una palabra, esta es un verbo. La palabra "ljubov[1]" – ¿Cuántos elementos tiene, de cuántas letras consta? De seis. Si separan estos elementos, sabrán de qué está hecho el Amor respecto a la gente, es decir, no en su sentido original, sino en su manifestación. Si nos referimos a la esencia misma de qué es el Verbo, de qué es Dios, quienes quieran resolver la cuestión se hallarán frente a una contradicción. Jamás lograrán definir lo que no tiene forma alguna, por sí mismo. Dios es Lo sin forma, por tanto, no podemos definirLo. ¿Qué es Dios?, ¡respondan! Para definirLo tienen que ponerLe ciertas limitaciones, cierta forma, verLo desde la perspectiva humana, en definida circunstancia y momento. Quienes escriben sobre Dios y el Verbo creen que explican la cuestión. La explican, pero como el predicador negro o el evangelista – bien con el perchero o con las fauces de la ballena. Pero ésta no es la explicación. Está escrito: "En el principio." Con estas palabras comprendo el acto razonado por medio de los cuales todos los seres, creados por Dios, toman conciencia por sí mismos de que Él los creó y comienzan a trabajar con Él. Me serviré de una analogía: supongan que una madre da a luz a un hijo y dice: "El principio de mi hijo, comenzó." El principio de su hijo comenzó, pero no el de un hijo consciente. ¿A qué se parece ese principio? – Gritos y llantos, con los cuales nadie comprende qué trata de decir la criatura. El principio, al que se refiere el Evangelio, es la conciencia. Cuando un hijo llega a los 21 años de edad y comienza a pensar, podemos decir que es el principio de su vida consciente, es decir, cuando hay un correcto intercambio de ideas entre madre e hijo. Por tanto, "En el principio era el Verbo" significa, el principio cuando comenzamos a comprender a Dios, es decir, el momento en que dejamos de sólo berrear delante de Él. Durante muchos siglos la gente ha estado llorando y pidiendo esto y aquello. Y, para aclarar mis palabras de forma científica, diré que todas éstas son las formas de Vida por las cuales el hijo de la humanidad ha pasado. Así pues, el principio ha pasado por millones de formas, comenzando desde las más pequeñas. Pero como el hijo no ha parado de llorar, Dios ha tenido que coserle ropa nueva una y otra vez, es decir, lo ha transformado en pájaro o en mamífero. Hasta que llegue el momento en que el caprichoso hijo comprenda el principio, es decir, hasta que el Verbo se instale en él. Por eso, el evangelista dijo: "El principio está señalado en el libro del Cielo como una forma racional de método y orden." Cada uno ha comenzado en medio del desorden, cada uno ha comenzado del polvo puesto a secar encima del perchero. Pero en el momento en que se bajan del perchero y se ponen de pie, en el Cielo se escribe de ustedes: "En el principio era el Verbo y el Verbo estaba con Dios, y el, Verbo era Dios" – y este principio ya está depositado en la cabeza del hombre. Voy a explicarles con otra analogía en qué momento comienza este principio: imaginen que por el cauce de un río van hasta su fuente, al descubrirla dicen que el principio del río es tal y tal manantial y se detienen. Sí, este es el principio, ningún filósofo podrá negarlo. Aquí se encuentra el principio visible, pero existen otros principios que no conocemos. Quizá el agua fue traída del océano, viajó por el espacio en forma de vapor y cayó como lluvia; quizá pasó por los estratos de la tierra hasta llegar al manantial, etc. Por tanto, decimos que el río comienza en tal y tal manantial sólo en sentido común y corriente. "En el principio era el Verbo" expresa el Principio de la conciencia de toda la humanidad, el momento en que el Verbo se manifiesta en alguna forma, que podemos ver, comprobar. Por supuesto, actualmente ustedes se hallan lejos de ese Principio, millones de años han transcurrido y todo está en desorden. Ahora les voy a dar otra comparación. Si leen la Epístola a los Gálatas, notarán que ahí se habla de los frutos del Amor. Tomen un fruto e imaginen que sólo tiene una semilla. El momento en que la siembren será el principio de su evolución. Y si le preguntan al árbol cuándo comenzó su principio, les responderá: "En tal y tal momento – cuando la semilla fue sembrada". Por tanto, cuando les pregunten qué fueron en el pasado, respondan que fueron una semilla que Dios sembró en la tierra para que germinara, se ramificara, diera flores y frutos que tendrán que madurar. Nuestra Vida consciente es como un árbol. Y el Principio de la conciencia ya está depositado en nuestra cabeza. El cuerpo revela cuántos millones de años el hombre ha pasado desde el Principio bajo la acción de la fuerza de atracción de la Tierra. La cabeza simboliza el Principio original, cuando el hombre fue sembrado. Por ahora, no voy a dar una explicación larga y tendida de las profundas causas de todo esto, lo cual para muchos resultaría muy complicado. Tampoco me detendré en la condición inicial del mundo y las fuerzas que actuaron; ni me detendré en la primera inteligencia que actuó, etc. Estas son cosas abstractas de las cuales incluso los más grandes filósofos han guardado silencio. Cuando fue interrogado al respecto el gran maestro egipcio Hermes, tan solo selló sus labios. ¿Qué quiso decir? Esto significa que uno debe abandonar su cuerpo e ir a comprobar las cosas en el lugar mismo. Y cuando dicen que una persona guarda silencio, interpreto dicho silencio como: "Sal, ve al lugar y averígualo." Por ejemplo, si alguien me pregunta dónde están las fuentes del río Maritsa[2], se lo explico, pero al no lograr comprenderme, finalmente le propongo que guarde silencio y lo comprenderá. Lo mismo quiso decir Hermes. Alguien me preguntará, cómo es posible. Si hacen la pregunta, no hay razón para que estén aquí. Todavía son niños que construyen aquí sus casitas, se ocupan con juguetes y muñequitas. Tendrán que pasar muchos millones de años hasta que eleven su nivel de pensamiento y consideren esta profunda cuestión. Quienes pueden comprenderme sellarán sus labios, entonces les diré: "Vengan conmigo, iremos para allá." De esta manera, terminaré de explicarles la cuestión filosóficamente. Inmediatamente sellen sus labios – es la solución práctica a la cuestión, no teórica. Pero si me preguntan cómo era el Principio, cómo era el Verbo en el lejano pasado y les proponga: "Vamos para allá." Y respondan: "No podemos". En tal caso, sigan jugando con sus juguetes en la Tierra – qué importa si construyen casas, si se casan, si se dedican al comercio, si hacen la guerra... Sólo cuando hayan pasado por todo este proceso de evolución, cuando hayan crecido, serán más sabios y dirán: "¡Abajo las muñecas!" – entonces un Maestro se presentará, sellarán sus labios y les dirá: "Vengan conmigo". Aquellos que quieren seguir el camino de Cristo deben tener cierta perspectiva de la Verdad. No crean que puede lograrse tan fácilmente; no crean que el camino que ahora siguen sea fácil. No, hay dificultades. No digo que sea extremadamente difícil, pero hay grandes obstáculos. Quien ha decidido seguir este camino debe estar preparado. Además la Naturaleza siempre pone grandes obstáculos frente a nosotros – postes indicadores, los cuales debemos usar constantemente hasta que estemos preparados para el largo viaje. Más la cuestión no es únicamente ponerse en marcha sino también llegar. Sin embargo, ustedes caminan durante uno, dos, tres días, pero luego dicen que nada ha resultado de esto y retroceden. Y cuando la gente les pregunta qué novedades traen, dicen: "Olvídelo, es una pérdida de tiempo". Hasta que lleguen a la fuente eterna donde comenzó la Vida humana, donde originalmente era el Verbo, comprenderán la forma de la humanidad de aquél tiempo, comprenderán cómo eran los hijos de los hombres. Y, que lo que ahora llamamos "imagen de Dios" de los hombres de la Tierra, es una caricatura. Cuando observo a la gente que se sienta frente a mí y dice que fueron hechos a imagen y semejanza de Dios, me da mucha risa, porque son personajes de caricatura, cuyos pensamientos, mentes y corazones se encuentran completamente destrozados. El retrato del que dicen tener la imagen y semejanza de Dios está deforme, no es lo que era. Y cuando el Verbo por medio del cual todo fue hecho, vio que lo creado a imagen y semejanza de Dios había sido transformado en caricatura, envió a Cristo descender del mundo Invisible al visible para decir a los ilusos: "Dejen de mentir. Lo que ahora tienen, no es la imagen de Dios, sino su propia imagen". Objetarán: "Pero en el Principio fui creado por Dios, nací de Él." ¿Cómo naciste de Dios? Ese Principio era en sí mismo claro y puro, pero ahora en ti hay cierta aleación. Por tanto, para que podamos comprender el profundo significado de la enseñanza predicada por Cristo debemos purificarnos. Y, la palabra "purificar" en otro sentido significa "hacerse más sutil", el cual es un proceso de organización, es decir, un proceso de toma de conciencia de nuestro origen. Lo físico proviene de la ley, según la cual, en la Naturaleza hay un choque de fuerzas. En nosotros existe cierta fuerza, cierto anhelo de acercarnos a Dios, pero simultáneamente existe otro principio que nos atrae a la Tierra. Por tanto, nuestra cabeza está conectada con el Cielo y nos atrae hacia lo alto, sin embargo nuestro cuerpo nos atrae hacia abajo, hacia la Tierra. De esta manera, estamos crucificados. Pero ¿cómo puede pensar una persona crucificada? Al morir, debe venir Nicodemo para sacar los clavos, bajarnos de la cruz y cubrirnos con un sudario, para que al volvernos más sutiles, subamos a las alturas. Esta es la Resurrección. La Resurrección es un proceso por medio del cual comenzamos a ver las cosas en su lugar; comenzamos el camino de regreso al Verbo, a Dios. Ahora querrán que les hable de Dios. ¿Qué les puedo decir si todavía están crucificados, si todavía no son sutiles? Dirán: "Háblenos del Amor." ¿Qué les puedo decir al respecto, si están crucificados y sufren dolores? Lo único que puedo decirle a una persona crucificada es que se aguante, que sufra y que sea valiente frente al sufrimiento. Sólo este consuelo puedo darle. Esta es la libertad que tiene la gente – deben pasar por el proceso del sufrimiento, del cual dio ejemplo Cristo mismo. Así pues, Cristo depositó en nuestro cerebro el Principio del Verbo. El Verbo es una manifestación de Dios en el mundo Espiritual, El Verbo implica a los Ángeles. En consecuencia, en el principio los Ángeles surgieron de Dios y Él está en ellos. Y cuando el evangelista dice: "Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros", da a entender que el Verbo descendió más abajo que los Ángeles, tomó otra forma y se instaló en el hombre. Cuando decimos que en el principio el Verbo estaba en Dios y que era Dios, incluimos a todos los Seres que tienen una evolución diferente de la del hombre. Ellos son algo extraordinario, son Hijos de la inteligencia, de la conciencia – eso son. Esto no significa que tengan la misma forma que nosotros, sino que son seres Conscientes. Y cuando Cristo encarnó en nuestra Tierra, vino a predicar el Verbo con palabras sencillas. Nuestras palabras son una traducción del Verbo. En otra ocasión les hablé del verdadero significado de las palabras. Por ejemplo, si alguien pregunta el significado de la palabra "río", de las palabras "fuente", "luz", "calor" responderemos que, luz se traduce como Verdad, calor se traduce como Amor – entre las palabras existe cierta correspondencia. Así como la luz ilumina los objetos exteriores, asimismo la Verdad ilumina la mente humana desde el interior, así como el calor ayuda a las plantas a crecer, el Amor también, cuando entra en nosotros, pone en marcha los sentimientos que hacen a una persona evolucionar y elevarse. Así que, quien quiera conocer la forma primordial del Verbo, debe hacer la interpretación correcta. Naturalmente, en búlgaro el término "Verbo" tiene un significado, pero en idioma griego, en que primero fue escrita esta frase del Evangelio, tiene un significado algo distinto. En griego, verbo, comienza con la letra "L" – Logos y en búlgaro comienza con la letra "C" (Slovo[3]). Este hecho simultáneamente demuestra, que los pueblos griego y búlgaro no están ubicados en el mismo plano, en la misma región. Cuando la palabra "Logos" fue escrita en griego, los helenos recibieron inspiración de lo alto, de los Ángeles, pero nuestra letra "C", simboliza una media luna, lo cual significa que estamos situados en la parte posterior del mundo Astral, no tenemos luz y por eso la recibimos reflejada de la Luna. Por tanto, podemos decir con referencia al Verbo, que los eslavos es un pueblo que descendió, hasta tocar fondo, descendió hasta donde era posible, pero ahora está comenzando su nueva evolución. Por esta razón no puedo explicarles y ustedes no pueden comprender el Verbo – porque en sus cerebros, en sus mentes, la Luna todavía está brillando; en ustedes las imágenes, las figuras, todo es vago. Sin embargo, cuando llegue la Luz del día o cuando Cristo llegue en una nueva forma, todo será luminoso y claro para ustedes. Por tanto, bajo el término "Verbo" doy a entender ese Principio de la conciencia, que creó y dio forma a nuestros pensamientos, deseos y actos. Más ahora tenemos que regresar al Principio. Todas las contrariedades en nuestra vida personal como entre los pueblos desaparecerán sólo cuando regresemos a él. La forma de regresar a él es volvernos más sutiles. Si un río, que fluye desde su fuente al mar, me pregunta cómo hacer para regresar a su origen, le respondo que debe evaporarse, volverse más sutil, elevarse por el aire para que lo lleve el viento de regreso a la fuente – a la cabeza que le dio origen. Les aconsejo que apliquen la misma ley – la ley de la renuncia de sí mismo. Por esto Cristo dice: "Si no te niegas a ti mismo y Me sigues, no te salvarás." Debemos renunciar a lo material: casas, hijos, a las cosas con las que estamos atados como por miles de cuerdas. Dicen que quieren ir con Dios. Jamás irán con Él si no cortan las cuerdas que los atan. Predicadores y sacerdotes hablan del Cielo, pero todos están atados. ¡Que guarden silencio! Le están mintiendo al mundo. Su enseñanza proviene de la Luna y ven las cosas bajo su luz. Cuando salga el Sol en su mente, entonces tendrán otra comprensión del mundo y de la Vida, verán lo equivocado de sus actuales puntos de vista. Por eso, renunciar a sí mismo significa, volverse más sutil. Algunos dicen que no quieren renunciar a sí mismos. Está bien, pero rodarán e irán cuesta abajo hasta los océanos. No hay otro camino – o avanzan cuesta arriba, o ruedan cuesta abajo. Y para elevarnos, para volvernos más sutiles, el Sol debe brillar en nosotros. La Luna no puede evaporarnos, al contrario, generalmente causa condensación del vapor. En la misma analogía del Sol y la Luna, en el primer capítulo del Génesis está dicho que Dios creó estos dos principios y toda la verdad está oculta en ellos. La Luna simboliza el proceso de descenso a la Tierra, mientras que el Sol simboliza el proceso de ascensión hasta Dios. La puesta del Sol también representa el descenso, mientras que su salida da a entender el proceso de una nueva evolución. Por eso, cada veintiocho días la Luna les relata la historia de su caída. Si se preguntan por qué han caído, por qué no pueden pensar, por qué no tienen voluntad, la Luna se los dirá. Todas sus fases les revelan la causa de su caída. Algunos se preguntarán cómo pueden elevarse y llegar hasta Dios – levántense por la mañana cuando el Sol está por salir, busquen a Dios y encontrarán el camino. Algunos creen que siempre deben estar pensando en Dios. No, ustedes pueden tener una idea, pero ésta comenzará a funcionar cuando se reúnan ciertas condiciones. Las semillas de su salvación han sido depositadas, pero sólo cuando éstas entren en actividad ustedes se elevarán. Dicen que Cristo vino a salvar al mundo. ¿Salvarlo, en qué sentido? Cuando Cristo venga, todas las semillas que durante millones de años han estado, digamos, en estado latente, congeladas, se descongelarán bajo la capa de hielo, saldrán de la edad de hielo. Por ahora no me pondré a explicarles que alguna vez la Tierra pasó por una edad de hielo. Incluso en la vida espiritual, frecuentemente ésta tiene lugar. Como la Luna aún brilla en su mente, les hago notar que están en la edad de hielo – sus grandes animales antediluvianos han desaparecido, dejó de haber vegetación, ustedes tienen un mínimo de vida – tanta, como la Luna les proporciona. Y si me preguntan qué deben hacer, les responderé que el Sol tiene que iluminarlos, Cristo debe surgir en su alma, aparecer en su horizonte y por medio de Sus rayos de la Verdad actuar en ustedes. Ahora podrán decirme que Cristo vendrá. Sí, de hecho vendrá. Sin embargo, cuando venga, ¿en dónde van a estar ustedes – en el ecuador o en el Polo Norte, en una zona templada, o en el Polo Sur? Deben tener en cuenta su ubicación y evaluar cómo van a incidir los rayos de Cristo sobre su alma – verticalmente o en ángulo. Todos debemos llegar al lugar dónde Cristo necesita encontrarnos, es decir, a tierra Santa. Si fuesen clarividentes, verían que también existe otra Tierra. Si comenzara a explicarles el conocimiento que los ocultistas tienen sobre la Tierra, sobre el movimiento de las esferas, dirían que hubiera sido preferible no saber todas esas cosas, porque caerían en una grave contradicción. Les diré por qué. Cuando descubrieron el radio, los científicos tuvieron miedo y comenzaron a afirmar que todas las teorías y observaciones hechas hasta entonces desaparecerían, pues tendrían que ser completamente revisadas, y por eso, sería mejor que la ciencia no se ocupara de este elemento. Más les digo, cuando venga el radio de Cristo, tendrán que revisar sus perspectivas y su vida, fundamental y radicalmente. Así pues, en el versículo citado, Juan se dirige a quienes comprenden. Esta es la más profunda cuestión en el Evangelio. Aquellos para quienes fue escrito lo comprenden. Algún día ustedes también comenzarán a comprender. Si dicen que su mente está confundida, les daré un consuelo: "La Luna todavía los ilumina". Cuando el Sol los ilumine, esta cuestión les quedará clara. Es suficiente con que sean sinceros y estén en el lugar donde Dios quiso ponerlos. De acuerdo con estas leyes, las condiciones para su evolución seguramente llegarán, sólo tienen que esperar. Pero para quienes Dios salió, niéguense a sí mismos, vuélvanse más sutiles, no vayan a rodar cuesta abajo o dicho en sentido filosófico, sus pensamientos deben tener sentido. Además, sus pensamientos deben tener una meta, por la cual aspirar. Todo cristiano que quiera cumplir con su responsabilidad debe saber por qué sucede todo. Por ejemplo, los niños nacen. ¿Por qué? Dirán que así lo quiso Dios. ¿Cómo saben que así lo quiso Dios? Hasta los ebrios dicen: "Dios nos dio el vinito para beber". ¿En realidad lo creó Él, o nosotros? Dios creó la uva, pero el vino es invento nuestro. De igual manera, toman harina y amasan una barra de pan, pero ¿quiso Dios que la hicieran? No, fue invento suyo. Ponen dos piedras para moler el grano, pero ¿quiso Dios que el grano fuera molido en harina? No, eso fue su voluntad, porque no pueden moler en su estómago los granos de trigo. Por eso, cuando la gente diga que esto o cualquier otra cosa es verdad, pregúntenles: "¿Es Verdad Divina o suya?" – "Es que yo predico a Cristo". ¡Predicas a tu Cristo! – "Es que yo predico a Dios." ¡Predicas a tu Dios, no me digas mentiras! Les digo, ni me mienten, ni les miento. Cada quien predica su Cristo, su Dios. Cuando una muchacha se enamora de un muchacho, él es un Ángel para ella, se muere por él, pero cuando se casan, comienza a asegurar que es un demonio y que la está matando. ¿Quién está en lo correcto entonces? Nosotros también decimos en la Vida, que estamos dispuestos a morir por nuestro Cristo, pero cuando nos casamos con el Señor y vemos que no es lo que esperábamos, no Lo queremos y alegamos que es falso. Así, cuando decimos, "En el principio era el Verbo", ¿a qué verbo nos referimos? – ¿al verbo, según nuestra comprensión o al Verbo original, el fundamento de todos los hombres? ¿Es al Principio que nos sustenta a todos, conectándonos a un organismo y bebiendo de la misma quintaesencia, o se trata de otro principio explotador? Cada uno de ustedes debe resolver primero esta cuestión y saber en qué principio se encuentra. Dirán: "Pues yo si sé". Siempre escucho lo mismo – el hombre dice "yo", la mujer dice "yo", todos dicen "yo", "no existe nadie como yo", "yo soy lo máximo". Pero advierto que él o ella equivale tan sólo a 5 centímetros del árbol, y el otro es apenas como una hoja. Pronto llegará el otoño, caerás, irás hasta la raíz del árbol y entonces comprenderás que existe otro principio – uno está arriba mientras que el otro, abajo. De modo que, cada uno de ustedes debe saber dónde está este principio – en la raíz, en el tronco, en las ramas grandes o en las pequeñas, en las hojas, en un fruto verde o en uno maduro, o en las semillas de este último. Si dices que está en la semilla de un fruto maduro, diré: "Ya eres una persona que debe ir a comprobar de qué Principio original habla Juan". Si dices que está en las hojas, entonces tendrás que esperar durante millones de años. – "El mío está un fruto verde". Igual, tendrás que esperar hasta que estés bien maduro. – "El mío ha evolucionado hasta una semilla". Bien, pero puede venir una tormenta que no puedas resistir y súbitamente caerás del árbol hasta la tierra. Y como la semilla aún no tiene vida en sí misma, de acuerdo con la ley, tendrás que desintegrarte, pasar de nuevo por las raíces, por el tronco y crecer de nuevo hasta lo alto, para comenzar una nueva vida. Si tuviéramos más tiempo, me detendría en la cuestión de la caída del fruto. Muchos me piden: "Háblenos de dónde estuvimos alguna vez." Sé dónde estuvieron y qué fueron, puedo decírselos, más no sé qué opinarían. Alguien diría: "Si esta es la verdad, es una gran mentira". Y, si se lo dicen a alguien de fuera, también diría: "Es una gran mentira". Sin embargo, la mentira es la sombra de la Verdad. Puedes mentir en tanto poseas la Verdad, es decir, para mentirle a alguien tienes que mentirle con referencia a cierta verdad. La mentira es compañera de la Verdad – donde está la Verdad, también está la mentira y viceversa. Comoquiera vuelvo a la cuestión: ¿Cómo debemos aplicar este principio inteligente en nosotros? Alguien dirá que es una fuerza en acción. ¿Qué entienden con la expresión "fuerza en acción"? En la mente de los científicos contemporáneos esto resulta tan vago. Dicen que es una fuerza que crea, pero ¿en qué forma? Dicen que las cosas son atraídas y reunidas por dicha fuerza, pero ¿cómo? Dos personas se toman de las manos y se atraen; un imán atrae virutas de metal. Es correcto, pero tiene que haber cierta correspondencia en la atracción. En efecto, esa fuerza interior debe atraer nuestros pensamientos y sentimientos hacia el Principio de la conciencia. Sabremos que somos atraídos por este Principio de conciencia, que somos liberados de la Tierra, cuando sintamos que acaban nuestras contradicciones. Esta es la señal de que nos dirigimos correctamente hacia el Principio. Mientras haya lucha, estaremos entre los dos principios y nos pareceremos al viajero que ha perdido su orientación respecto a las cuatro direcciones de la Tierra de modo que en lugar de encaminarse al este, va hacia el oeste, podrá orientarse sólo cuando salga el Sol. Dirán: "le llegó el fin." ¿Le llegó el fin de qué? Cuando un estudiante termina la secundaria, ¿muere? No, es el fin de sus estudios en la escuela y el principio de su ingreso al mundo. ¿Saben lo que la palabra "fin" significaba originalmente? – Una persona valiente, inteligente y hábil, que sabe cómo trabajar, que puede soportar cualquier cosa. Incluso ahora, cuando la gente dice: "le llegó su fin", significa que ha concluido su trabajo. Cuando terminan la tela que están tejiendo, la bajan del telar y comienzan a cortarla, es decir, el fin del tejido es el principio de su ropa. Cuando están vestidos y la gente los elogia por su buena ropa, no se enorgullezcan porque ustedes no lo hicieron. No se enorgullezcan, más bien, agradezcan al sastre que logró cortar y coser la prenda. Cuando algunos son elogiados de esta manera, creen que se refieren a ellos. No, el elogio es para el sastre y ellos sólo son su propaganda. Si su prenda está mal cosida, si está torcida, de inmediato dirán que no regresarán con ese sastre. Por ejemplo, si le dicen a alguien: "usted tiene nobles pensamientos", comienza a imaginarse que es lo máximo y se enorgullece. – Espera, esos no son tus pensamientos. Agradece a Quien te los dio, y que no te miente. Si hay una tempestad en su mente, ¿serán capaces de saber en qué dirección ir? No, no serán capaces. En su mente, ahora mismo también reinan ideas vagas. Dicen que Cristo es un principio. Un principio significa el comienzo, la cabeza, la fuente. Hasta que lleguen a ese manantial, podrán probar el agua pura. Y si bebemos del manantial de Cristo, si bebemos del agua de Vida, nuestros pensamientos y deseos indudablemente se aclararán. En consecuencia, obtendremos además otro resultado: la construcción de nuestro organismo tomará el camino correcto, los sufrimientos y el dolor desaparecerán, obtendremos comprensión correcta, seremos capaces de decir cosas útiles a la gente y de saciar la sed de los sedientos. Cristo dijo a las mujeres: "El agua que yo le daré será un manantial que brote interiormente en el alma". También ustedes vienen a beber de este manantial cada mañana. Está bien, pero yo, que prefiero decir la Verdad, que no me agrada mentir ni que me mientan, quiero que dispongan de un tubo proveniente de este abundante manantial del cual yo bebo, si lo instalan en su jardín, cuando sea el momento, abrirán el grifo y beberán. Me refiero a aquellos de entre ustedes que quieran llegar a ser discípulos de Cristo, instalen un tubo de esta agua, de al menos un centímetro de longitud. Y cuando el mundo se encuentre en estado de sitio y la gente tenga sed, su tubito les dará agua y no sufrirán por la sed. El manantial estará en su alma – será tanto el principio como el fin. ¿Saben qué es el fin? Cuando dispongan una pequeña fuente en su casa proveniente del manantial – ese será el fin de las cosas. Así que, debemos afrontar los pensamientos y deseos que tenemos conforme se nos van dando. Sólo necesitamos ponerlos en práctica. Cada pensamiento llega y se va, no pueden detenerlo. ¿Creen que pueden detener sus deseos también? No, así como la comida pasa a través de nosotros, de acuerdo con la misma ley, también llegan y se van los pensamientos espirituales. Son formas que llevan cierta savia de Vida. Utilicen la savia oculta en ellos y lancen el polen al aire para que se vuelvan a impregnar. Si lo guardan durante mucho tiempo en la botella, la savia se dañará y Dios los hará responsables por ello. Algunos quieren hacerse ricos con sus ideas, pero así es más fácil para otros meter mano y robárselas. Igual que el dinero, las ideas no tienen dueño, pero ellas saben quién las tiene. Alguna persona puede meter mano en su cabeza y robar sus ideas, puede meter mano en su corazón y robar sus deseos. Por ejemplo, una joven pierde su corazón y comienza a languidecer, o a alguien le roban los pensamientos y se vuelve loco. ¿Por qué? Por no haber comprendido la ley básica de que cada pensamiento y deseo es enviado del mundo Invisible para ser utilizado, después de eso – soltarlo al mundo. Cuando hay movimiento, cuando hay intercambio de pensamientos y deseos, entonces también hay enriquecimiento. A cambio de los pensamientos y deseos que reenviamos, recibimos el néctar de Vida que nos corresponde. Por eso, Cristo dice: "Yo soy la Vida." Lo esencial para nosotros es la Vida. Por tanto, debemos poner en práctica todos nuestros pensamientos y deseos con el fin de obtener Vida. Y cuando la obtengamos, seremos ciudadanos libres y nos dirigiremos al Principio – al manantial eterno de la cual debemos saciar nuestra sed. Cuando una persona muere, dicen: "Se fue al otro mundo". Si la semilla está madura, irá al otro mundo, pero si no ha madurado, caerá cerca del tronco, cerca de la raíz y no se irá. Alguien dice que ya maduró. Si de verdad has madurado, Dios vendrá, tomará el fruto, y lo llevará a un mejor lugar. En consecuencia, cada uno debe preguntarse si su semilla está madura. Ahora, ustedes dirán: "Yo creo en Cristo." Bien. – "Él me va a salvar." – Está bien, sin embargo pasarán mucho tiempo cerca del tronco del árbol hasta que la semilla madure en su interior. Sólo hasta que esté madura obtendrán la Libertad espiritual. La única riqueza que uno se lleva de la Tierra al Cielo es esta semillita. Y cuando una persona se va al Cielo, la siembra para comenzar una nueva vida, porque allá se encuentra la misma escuela, ahí también van a trabajar. Y como allá serán instruidos en una ciencia más avanzada, ¿cómo podrían comprenderla, si no tienen la capacidad, si en la Tierra no aprendieron a dominar sus pensamientos y deseos? Si quieren comprender la enseñanza de Cristo y estar en la situación del criminal, crucificado a su derecha, a quien Cristo dijo: "Hoy estarás conmigo en el Paraíso", tienen que hacer las cosas. Algunos dirán que también están crucificados. Sí, pero ¿de qué lado? Si están a la izquierda, me compadezco de ustedes; con sus sufrimientos no entrarán al Cielo. Si están crucificados a la derecha, me alegro, porque ha llegado su liberación. Todos los crucificados a la derecha – profesores, sacerdotes, filósofos, reyes, se salvarán, pero si están crucificados a la izquierda, de nuevo regresarán a trabajar en este mundo. Esa es la ley de Dios. El Principio es el lado derecho, es Cristo. Esto significa que piensas acuerdo con la ley de Dios, la pones en práctica en la Vida y no tienes doble mentalidad de las cosas. Algunos de los que me escuchan se preguntan: "¿A quién hacerle caso, a lo que dice la iglesia o a lo que este hombre predica?" En este caso, amigo mío, tienes dos cabezas. Si la iglesia y yo predicamos y enseñamos la Verdad Divina, no puede haber contradicción alguna y los resultados siempre serán los mismos. En otras palabras, si actuamos de acuerdo con la ley de Dios, el manzano plantado por un sacerdote crecerá igual que el manzano que yo plante. Debemos prestar atención sólo a los resultados de nuestros actos. ¿Por qué dudan? Disponen de una vela, con la cual pueden ver si digo la Verdad. Alguien se reúne conmigo y me pregunta si soy negro o blanco. "Tienes una vela, ¡mírame!" – "Es que no puedo ver." Entonces, estás en la oscuridad. Yo si te conozco y veo quién eres. Por ejemplo, eres evangélico, dices que no existe otra fe como la tuya. Entonces, ¿cómo es que no puedes conocer la Verdad? Mi amigo, eres una persona que se miente a sí misma y a los demás. La Verdad sólo tiene una imagen y ésta es: armonía, abnegación, Virtud, Sabiduría, Justicia. Cuando obtengan esta imagen, tendrán Paz confiable, Serenidad y Fuerza. Entonces, el mundo podrá estremecerse, el mar podrá encresparse, pero ustedes conservarán la calma, estarán tranquilos y serán libres como los pájaros que vuelan por medio de sus alas. Si su ala derecha o izquierda se lesiona, caerán de cabeza sobre la Tierra. Y la Tierra dirá: "Quienquiera que tenga una sola ala se quedará conmigo." Los pecadores son pájaros que sólo tienen un ala. Los demonios dicen: "Necesitamos gente con una ala", pero Cristo dice: "Necesito gente con dos alas." Nosotros tenemos dos manos – derecha e izquierda – y si domináramos las leyes para sutilizar la materia, seríamos capaces de volar, de elevarnos y seríamos libres para abandonar nuestro cuerpo siempre que lo deseáramos. Actualmente tienen miedo a la muerte y dicen: "Los demonios son malos espíritus, nos lo van a impedir." ¿Cómo podrían hacerlo si también están limitados por la misma ley? Si dominamos las dos alas y si Cristo está en nosotros, no hay qué temer. Nuestro miedo demuestra que no estamos con Dios. La Biblia dice: "El amor perfecto arroja todo temor". Si tienes miedo, el Amor no está en ti. Ahora, se preguntan cómo nos va a salvar Cristo. ¡Qué gente tan rara son ustedes! Cuando siembren la semilla de trigo, su salvación habrá llegado y no habrá hambruna. Ustedes quieren ser Ángeles. ¿Cómo podrían serlo, si no han sido sembrados ni han retoñado? Los Ángeles vuelan como los pájaros y ustedes son como las plantas: entonces ¿cómo se transformarían tan rápido? ¡¿Saben por cuántas formas tendrían pasar?! Con la palabra "formas" quiero dar a entender las fuerzas que deben dominar. Para ser capaces de cambiar de forma tienen que conocer las leyes de las fuerzas que actúan en ella, porque éstas los limitan. Ustedes están limitados – por ejemplo, tienen que comer tres veces al día pues si no comen, no están de buen humor; si no beben, también pierden su estado de ánimo. Alguien dice: "Yo soy fuerte." Tendrás fuerzas por no más de tres días. – "Yo soy un patriota." Si durante tres días te dejo sin comer, comenzarás a pensar diferente y pedirás pan. Debemos obtener el pan de Vida, no debemos tomarlo sólo de la Tierra. Para nosotros la Tierra es como un prestamista. Todos los prestamistas y todos los malos espíritus se ocupan de oficios semejantes, y dicen: "¡Te daremos pan, pero nos pagarás tal y tal cantidad!" Sin embargo, ustedes deben ser más listos. Reúnanse diez personas inteligentes, aten a este demonio y entonces díganle: "El trigo nos lo envió nuestro Padre, de lo alto." Por tanto, para obtener con justicia lo que nos envían de lo alto, deben tener una mente pura y un corazón puro. "En el principio era el Verbo y el Verbo estaba con Dios." Preguntémonos si este Principio está en nosotros, si estamos en Dios y si Dios está en nosotros. No digo que no estén en Dios. Incluso afirmo con certeza que existen, viven y se mueven en Dios, pero Dios no está en todos ustedes. Porque una persona puede ser como una raíz seca y la savia del árbol puede circular sin impregnarla. Pero si son como una raíz seca ¿cómo va a utilizaros Cristo? Debemos estar no sólo en Dios, sino que Dios debe estar dentro de nuestra mente y corazón. Entonces, ¿qué entendieron de la conferencia de hoy? Recuerden lo siguiente, lo cual desde un punto de vista práctico es importante para ustedes: cada uno de ustedes debe instalar un tubito del manantial a su jardín, y de aquí en adelante no molestar ni a mí, ni a los sacerdotes. Dicen que nuestros sacerdotes no predican. Ellos no son mozos de cuerda. Hagan su propia fuente y beban. Dicen que los sacerdotes son malos. ¿Por qué? – Porque no nos dan agua. Construyan una fuente del manantial a su casa y dejemos de hablar del "problema Occidental"[4]. Cuando hayan construido un grifo desde este manantial, todas las disputas acabarán. Como dijo Drummond[5], son tres los elementos con los que constantemente nos nutrimos: dos, son el aire y el agua, los cuales Dios nos los dio gratis; el tercer elemento es la comida, por la cual trabajamos sin cesar. Si nos hemos vuelto esclavos para conseguir sólo uno de esos elementos, ¿cuál sería nuestra situación si además tuviéramos que conseguir de tan difícil manera los otros dos elementos? Nuestra situación sería tres veces más difícil. Algún día, cuando seamos más inteligentes, Dios nos dará gratis el tercer elemento también, entonces seremos ciudadanos libres. Actualmente nos encontramos en la tercera fase de nuestra evolución. Cristo resolvió el problema cuando dijo: "Yo soy el pan de Vida." Cuando Él se incorpore en nuestro interior como pan de Vida, todos seremos libres – hombres, mujeres, niños, sacerdotes y profesores. Entonces, comenzaremos a ocuparnos de trabajos más importantes, tal como Dios ha querido. Hoy día, sólo charlamos de política – de quién tiene más, quién tiene menos. En la actualidad, todo, incluyendo las guerras, se fundamenta en el pan y cuando alguien obtiene el pan que necesita, quiere tomar también el pan de los otros, para tener más. Cristo dice: "Yo soy el pan de Vida, voy a resolver la cuestión, seré el Principio." ¿El Principio de qué? – De la Libertad, de la Vida consciente, de logros razonables, de la transformación del mundo. Este es el Principio. Por tanto, cuando quieran trabajar con Jesús Cristo, únanse a este Principio. Y cuando estén unidos, obtendrán todos los bienes, la Fuerza de Cristo también será su fuerza y toda la gente de este mundo, los que estén al lado derecho de Cristo, serán sus amigos. Entonces todos se unirán, e irán con una vela a buscar a sus hermanos y Dios les aconsejará qué hacer con sus hermanos de la izquierda: Volver nuevamente a la Tierra para ayudarlos, hasta que todos – los de la derecha y los de la izquierda, regresemos al Cielo para ser uno con Cristo. Éste es el Principio, éste es el Verbo, éste es el Dios de Quien esta mañana les he predicado. Y este Verbo vivo, que construye, eleva y transforma al mundo, está dentro de ustedes – es Cristo vivo. Conferencia dada por el Maestro Beinsá Dunó, Noviembre 8, 1914, Sofía. ------------------------------- [1] Любов/Amor – En búlgaro escrito al principio del siglo XX, la palabra любов, que significa amor, consta de 6 letras. [2] Maritsa – Río de Bulgaria y Turquía cuya fuente está en los lagos de Marichinite ezera, en la montaña del Rila. [3] Slovo – En búlgaro: Слово. [4] Problema Occidental – Un problema de política internacional. Empezó en 1453 cuando el Ejército otomano capturó Constantinopla. Se resolvió parcialmente por la victoria de los países cristianos sobre Turquía durante la guerra de los Balcanes en 1913, y finalmente – concluyendo el tratado de paz al final de la Primera Guerra Mundial entre el Triple Entente y Turquía, en Mudros, el 30 del octubre de 1918. [5] Drummond, Henry (1851-1897) – Escritor teológico escocés, naturalista, explorador, geólogo. Equipo de traducción al español: Zornitza Gáneva - Bulgaria José de Jesús Saavedra Aceves - México Todos los participantes en los equipos de traducción trabajan voluntaria y gratuitamente. Agradeceremos cualquier tipo de ayuda, especialmente en la edición, publicación y distribución de las traducciones. Para mayor información, por favor, contáctanos: wb_translation_team@mail.bg
  16. Un fariseo y un publicano Conferencia del Maestro, dada en octubre 5 (estilo viejo), 1914 en Sofía "Dos hombres subieron al templo a orar, uno fariseo, el otro publicano." Luc 18:10 Quizá se pregunten qué hay de extraño en dos hombres, uno fariseo y el otro publicano entrando a un templo. De hecho, no hay nada de extraño para quienes comprenden las cosas, pero para quienes no las comprenden, todo es extraño. Para quienes comprenden, todo tiene un significado, pero para quienes no entienden, todo es contrasentido. Tomaré a estos dos hombres – un fariseo y un publicano – como el objeto de mi conferencia de hoy. Estos dos hombres son destacados representantes de una cultura muy antigua. Comparemos en paralelo las características distintivas para arrojar luz sobre su modo de vida y carácter espiritual. La palabra "fariseo" proviene de la palabra Hebrea "parash", que significa dividir. Existe una palabra también en Árabe "farsi" que proviene de la misma raíz y significa algo perfecto de forma; conocer un idioma "farsi", significa conocerlo muy bien. Jesús presenta en este capítulo dos tipos diferentes. Un talentoso artista familiarizado con la ciencia del hombre pintaría estos dos tipos con todas sus características distintivas, y esta pintura perfecta merecería ser colocada en cualquier casa como un ejemplo. ¿Cuáles son las características sobresalientes del fariseo y del publicano? No es suficiente sólo con decir, "él es un fariseo" o "él es un publicano", sino tenemos que conocer los rasgos exteriores de sus rostros, sus manos, su estructura corporal, la estructura de su cabeza. Después de eso, tenemos que alcanzar las particularidades de su almacén espiritual. Esta es la única manera de podemos aclarar la idea enclavada en el texto y utilizarla. Jesús fue un gran artista, Él ha dado dos características distintivas de esos dos caracteres y a través de ellas describiré al fariseo y al publicano. Sin embargo, dirán: "¿Cómo podrá usted describir a un hombre con sólo unas cuántas palabras que han sido dichas de él." – Esta es una ciencia. Puede definirse. Existen sabios que han tratado con anatomía comparada, han estudiado las estructuras de los animales. Si les dan la más pequeña parte de un animal antiguo, pueden describir su estatura, yuxtapondrán todos sus huesos, pondrán sus músculos y tendones, y por estos medios, reconstruirán una especie extinguida. Si le dan a un botánico experto sólo una hoja de una planta, él será capaz de describirles todo el árbol. Utilizando la misma regla, más o menos, trataré de describir al fariseo y al publicano y les mostraré cómo eran ellos. Sin embargo, me dirán: "¿Qué tienen en común esos dos, quienes vivieron hace dos mil de años?" – En el mundo viven dos tipos de gente – el publicano y el fariseo. De estos han salido muchos otros, pero ellos son los principales. Ustedes pueden pertenecer o a uno o al otro tipo – no importa si son un sacerdote o no lo son, si son un noble o no lo son, si son un científico o no lo son, si son un filósofo, hombre o mujer. Estos dos caracteres se entrelazan y sobresalen en las vidas de todos. Ellos serán para siempre los tipos sobresalientes de la historia humana. El arte de Jesús radica precisamente en el hecho de que Él con unas pocas palabras logró expresarlos y presentarlos tan claramente. La imagen exterior del fariseo es aceptable. Él es decente, robusto, delgado, alto con una estatura de 175-180 centímetros, más alta que el promedio. Manos y pies – más bien largos, pulgar – largo, simétrico – signo de desarrolladas opiniones, presencia de voluntad e inteligencia. El índice – igual al anular, indicando que cuando una idea nace en él, la desarrolla hasta sus límites. Su sistema digestivo está en orden, es sobrio en comer y beber, no tiene la debilidad de la glotonería, su gusto es exquisito. El talle – esbelto. En años, ha pasado los cuatro períodos y entró en el quinto, es decir, ya cumplió los 45 años. Los hombros – un poco redondos, el rostro – un poco alargado y en forma de pera, con un sistema nervioso desarrollado. La mandíbula inferior – correctamente formada, con barba – extendida y afilada – signo de una persona de mente ágil y sentido común; la boca – promedio, los labios – ni muy gruesos ni muy delgados. La comisura de los labios se sostiene un poco elevada, con una sonrisa de desdén, como diciendo: "la gente es muchedumbre" pero su desprecio interior nunca lo expresa. Los ojos – gris-ceniza. Las cejas – arqueadas, inclinadas un poco, como las ramas de un árbol viejo – una persona, que ha vivido largo tiempo y que tiene experiencia en la vida. La frente – bella, muy alta, en su base sobre la nariz protuberante, signo de una persona con fuerte personalidad, una mente observadora y práctica. Los huesos temporales – de desarrollo promedio. Los oídos – regulares y pegados a su cabeza, signo de orden material. Los cabellos de la barba – un poquito ralos y rojizos – un signo de impulsividad y persistencia. La cabeza – ovalada, la circunferencia sobre las orejas – 50-60 centímetros, de con elevado desarrollo y altos huesos parietales – un signo de una persona con elevados autodominio, autoestima, orgullo, exigencias y presunciones. Tiene sentido de la religión, pero está desarrollado unilateralmente; muestra caridad, pero sólo a sí mismo y aquellos cercanos a él. Un rostro – pálido, blanco, con una nariz tipo greco-romana. Es un hombre de gusto estético, pero sin poesía ni amor a la Naturaleza, lo elevado y lo ideal. Una persona con una fuerte fe, pero una fe sólo en su mente; con una gran esperanza, pero una esperanza basada en su fuerza. Tiene una religión, pero en esta religión respeta y adora sólo a sí mismo. Si entramos a su templo, no encontraremos en el lugar principal la imagen de Jesús Cristo, sino su propia imagen. En lugar de la Santísima Virgen, Juan el Bautista, y otros santos – colocados sus abuelos y ancestros, a quienes les quema incienso y les ofrenda una plegaria: "Es gloriosa y grande nuestra estirpe." Es un hombre inteligente, que acumula conocimientos de la vida, que está bien versado en Cábala judía y con principios de esa civilización. Si viviera en nuestros tiempos, pasaría por ser un gran escritor, filósofo, pintor, líder político, y guía espiritual. ¿Por qué Jesús sacó este tipo? ¿Qué hay de malo con su plegaria? En el fariseo se observa una filosofía que ya pasó su siglo – el hombre que vive sólo de su pasado, omitiendo el presente y el futuro; un hombre que está enamorado, como mozo o moza, de su propia imagen, que adondequiera que va, sólo esa ve. ¡Es asombroso cuando un hombre está enamorado de su propia imagen! Una vez observé a un escritor búlgaro. Estaba sentado en el lugar destacado, y había un espejo cerca de él. Fumó un cigarro, se volvió y se miró en el espejo, como si se estuviera diciendo: "Qué hermoso soy, estoy impresionando a la gente." De nuevo comenzó a fumar y posó frente al espejo. Si un día este espejo se destruyera, sería destruida su felicidad también. El fariseo se parece a este tipo, enamorado de sí mismo. Además, ven, cuando se vuelve a Dios, qué interesantes son sus palabras: "Señor, te doy gracias, que no soy como los otros hombres sino soy algo más." Sin embargo, su filosofía justamente en este punto está equivocada, porque Dios creó a todos los hombres. "No soy como los otros hombres." ¿Pero, qué eres? Tú no eres un ángel. Estás hecho de la misma pulpa y en tus venas corre la misma sangre. Desea mentir a sí mismo y a Dios. Esta es la primera mentira que él usa. Y el Señor le dice: "No estás diciendo la Verdad." La afirmación del fariseo es negativa: no se está comparando con los más elevados que él, con los ángeles, sino con los tipos inferiores, los criminales, que no es como ellos. Asumimos que yo me comparo con las bestias y que estoy diciendo: "Gracias te doy, Señor, que no soy como estos bueyes, burros, perros, lagartos, serpientes." ¿Qué clase de comparación puedo hacer con ellos? Este es un rasgo de debilidad que se encuentra en toda la gente. Años atrás existía en Bulgaria una/ cierta tendencia entre los alumnos del liceo y la universidad de investigar las vidas de los grandes escritores, por ejemplo Shakespeare, y tomar sus defectos, ya que no tenían sus rasgos positivos. "Espera, ¿los tengo también?" y cuando los encontraban en sí mismos decían: " Yo soy un genio como Shakespeare también." Investigaban el carácter de Séller y buscaban uno de sus rasgos excéntricos y, cuando lo encontraban en sí mismos, decían: "Yo soy como Séller también." Después de ver toda la fila de esta manera decían: "Somos célebres." Sí, son grandes, pero en sentido negativo, grande que tienen menos una moneda. Yo prefiero un hombre que tiene cero monedas, porque no tiene nada que tomar ni por lo menos nada que dar. El fariseo también hace comparaciones, y dice: "Te doy gracias, Señor, que no soy como el otro – un ladrón." El Señor, le dice: "¿Si te pongo en su lugar, qué serías?" Una vez un ángel miró desde el cielo a un hombre pecando, se volvió al Señor y Le dijo: "¿Cómo soportas a esta criatura inferior? Si yo fuera Tú, libraría la Tierra de él." Dios envió al ángel a la Tierra, le encarnó, y le puso en la misma situación, y el ángel pecó más del doble que el hombre juzgó. Por eso un hombre no debe juzgar a la gente por sus actos del lugar en el que estaba puesto porque en su lugar él también los haría. Ha venido conmigo mucha gente y han empezado así: "Nosotros no todos somos así de malos. Nosotros somos educados, porque provenimos de una estirpe célebre." No dudo de sus palabras, yo en mi alma profundamente creo lo que me dicen. Todos somos de excelentes familias, yo lo acepto. Sin embargo, sus antepasados y los míos no fueron tan nobles como ustedes y yo pensamos que lo fueron. Muchos de ellos fueron grandes tunantes, golfos, delincuentes, malhechores y últimos villanos. El testimonio que Dios escribió acerca de ellos ustedes y yo lo llevamos encima de nosotros. Las cosas del exterior pueden ser un tanto agradables, pero interiormente ellos no tienen un contenido relevante. Que nuestros antepasados y bisabuelos no fueron tan puros, como supongo, es mostrado por los malos rasgos que hemos heredado de ellos, que por lo menos un par de veces a diario mostramos. Si tu abuela y abuelo, tu padre y tu madre fueron puros y buenos como ángeles, ¿de dónde vienen esos rasgos y malas acciones en tu vida? Si en cierto líquido ponen un poco de amargo o de veneno, éste se notará y se mostrará. Se sabrá que en lo bueno existe mezclado algo malo. Gente con la filosofía de este fariseo podemos llamarla conservadora, del partido conservador, gente que tiene una elevada opinión de sí misma. No es malo para un hombre tener una elevada opinión de sí mismo, si ésta es correcta y carente de mezcla alguna de amargura. El verdadero conservador y regulador en la Naturaleza es el nitrógeno, que detiene cualquier incendio, sofoca cualquier tipo de vida. El nitrógeno es el más viejo, el mejor equilibrado elemento en la Naturaleza. Sin embargo, si la Naturaleza se hubiera quedado sólo con él, todo estaría muerto. No obstante, el mundo orgánico tiene mucho que agradecerle. El fariseo se dirige al Señor, no para que Le ayude a suavizar algunas rudezas de su carácter – ni mucho menos. Él sólo da las gracias que no es como los otros hombres – un blasfemo, un ladrón, asesino, adúltero. Exactamente como un escriba y filósofo, él debe detenerse sobre las causas que provocan la blasfemia, el robo, el asesinato y el adulterio. Cuando encontramos alguna gente que está por debajo de nosotros, de acuerdo a la enseñanza de Jesús no debemos condenarlos en nuestra alma, sino sacar la lección, encontrar las causas que los llevaron a esta baja situación, y si hay algo de ellos en nosotros, que lo desarraiguemos. Porque El que puso grandes leyes en la Vida, dice: "No juzguéis, para que no seáis juzgados." En estas palabras, hay un profundo sentido y quien las comprende descubre la gran ley de la bondad humana. Los zoólogos contemporáneos están estudiando a los animales y le dan al mundo muchas cosas valiosas, pero nadie ha examinado las causas profundas que las crearon. ¿Por qué, por ejemplo, algunos tienen cuernos, pero otros no? ¿Por qué algunos de ellos se arrastran, pero otros caminan en cuatro patas? ¿Por qué algunos comen carne, pero otros pastan hierba? ¿Por qué carecen de inteligencia humana? Para esto existen profundas causas fundamentales, que no son por casualidad, como alguien puede pensar. Cuando la gente comprenda estas profundas causas, alcanzarán esta razonable filosofía sobre la cual se construirá el futuro orden social – "el amanecer de una Nueva civilización." Toda la civilización contemporánea se basa en el punto de vista del fariseo. Ella es una civilización farisea. Esta civilización, donde la gente se distingue en la forma, apariencia, formulismo, nació en el pasado lejano en Egipto, India, Babilonia, China, Persia, Judea, Grecia, Roma. Ahora también está en Europa, vestida con un bello manto cristiano. No estoy diciendo que en sus principios haya algo malo, sino estoy diciendo que la forma siempre debe tener en sí misma cierto contenido. Fuera de esto la forma queda como simple cáscara en la que pueden vivir sólo los parásitos. Dicen: "Él tiene unos ojos maravillosos." ¿Y qué? – "Son maravillosos" ¿En qué consiste su maravilla? – "Pues, son brillantes, agradables." ¿En qué exactamente son agradables? La nariz de alguien es bonita, presentable. ¿En qué consiste esta belleza? – Su boca es bonita, correcta. ¿Con respecto a qué? Hay en la gente conceptos para ciertas cosas que no podemos expresar; justamente que en los ojos negros, o en los azules, o en los gris-ceniza, o en los verdes, o en los castaños hay ciertas fuerzas ocultas. Si te mira un hombre de ojos negros, producirá en ti cierto pensamiento, si te mira con ojos marrones – cierta emoción, etc. La gente con ojos azules es fría. Son como el cielo – despejado, pero frío. Esta gente no es para la Tierra. En ellos existe una fe, pero nacieron prematuramente. Puede que sean la gente que vendrá de ahora en adelante. Estoy hablando de aquellos ojos azules, que son una expresión del Cielo. La leyenda nos dice que Jesús tenía tales ojos. Dicen de alguien: "Su boca es bella como una rosa." ¿Qué es la boca? – Esta expresa el corazón humano – si un hombre es blando o duro de corazón. Muestra hasta dónde un hombre es apasionado y franco. En aquellos que tienen buen apetito, observarán que los labios son un poco gruesos. Es una ley fisiológica. Más sangre está corriendo, por eso son gruesos y rojos también. Cuando prueban una comida, dicen: "Ah, esto es agradable", y una sonrisa delicada, casi imperceptible brilla en su cara. Esta anuncia que en su alma existe esa disposición. Tomemos a un hombre con una nariz encantadora, ésta es signo de una inteligencia y mente humanas. Si la nariz es recta o curva, si es de tipo romano o griego – en ello existe un profundo significado. La apariencia exterior del rostro no carece de sentido; además, porque revela igualmente la vida exterior de la persona. Si profundizamos en un rostro humano y vemos que carece de simetría, que una de sus cejas no es como la otra, que una es más desarrollada, la otra – más saliente, esto muestra que tiene en él algún desequilibrio. Cuando sobreponen una línea recta, verán si su nariz está en su lugar. La nariz es un barómetro, un calorímetro, que muestra en qué condición está su mente. Cuando unos maquinistas manejan un tren, existe un instrumento que muestra la presión atmosférica en la caldera y de acuerdo a lo que muestre le ponen más carbón para incrementar la presión o, si es demasiada, la disminuyen. ¿Se han detenido alguna vez para hacer el esfuerzo como los mecánicos, a ver cuál es el estado de su vapor – de su corazón? Dios les puso para esto la nariz. Vayan al espejo, pregunten a su mente y esta les dirá en qué estado se encuentra el corazón. Cuando se ven a los ojos, verán cuál es el estado de su alma. Lo único que nunca miente y que no pueden engañarnos son los ojos. Por eso, cuando un hombre alguna vez quiere mentir, parpadea o pone su mano sobre sus ojos. Un niño es conciente de que su madre al verlo sabrá que miente, por eso pone sus manos delante de los ojos. Cuando el fariseo rezó, Jesús lo estaba viendo y le decía: "Tu alma está turbada, tus antepasados no vivieron la vida pura que tú te imaginas. Tú crees que no eres como los otros hombres, pero en el pasado fuiste como ellos, e incluso ahora no estás muy alejado de su nivel." No importa cómo, interpretemos este hecho, tanto acorde con la enseñanza de los filósofos hindúes de la reencarnación o, de acuerdo a la enseñanza de los sabios egipcios de la trasmigración, o de acuerdo a la enseñanza de los cabalistas y los ocultistas de la emanación (expiración) y perfeccionamiento del espíritu, o de acuerdo a la enseñanza actual de la herencia – no importa. Estas enseñanzas y teorías son sólo ayudas para que nos aclaremos algunas cosas mejor, para que los fenómenos de la vida humana sean más claros y entendidos. Sin embargo, el principio fundamental, que radica en la base de todas las cosas, es siempre el mismo, no importa de qué manera expliquemos e interpretemos sus hechos. La gran ley de causas y efectos, de acciones y consecuencias, nunca miente, siempre habla con la Verdad Absoluta. Si eres bueno, está escrito en el libro de la Vida que eres bueno; si eres malo, está escrito que eres malo. Si estás diciendo la Verdad, está escrito en el libro de la Vida que estás diciendo la Verdad; si mientes, está escrito que mientes. Si ayudas a tus prójimos, te sacrificas a ti mismo por tu pueblo, trabajas por el bienestar de la humanidad, sirves a Dios por Amor, esto está escrito en el libro de la Vida. Si abusas de tus prójimos, traicionas a tu pueblo, impides la evolución de la humanidad, eres infiel a Dios, está escrito en el mismo libro. Él escribe implacablemente sus evidencias de los actos humanos: en la frente, en la nariz, en la boca, en el rostro, en la cabeza, en las manos, en los dedos y en todas las demás partes del cuerpo humano – cada hueso es testimonio a favor o en contra nuestra. Esta historia de la vida humana nosotros leemos cada día. En sus páginas anteriores es anotada las vidas de todos nuestros antepasados: para algunos de ellos está escrito que fueron terribles delincuentes, ladrones y atracadores. Cuando abrimos sus páginas y seguimos una línea de la cual vienen Abraham, Isaac, Jacob, David, Salomón y muchos otros, encontramos allí sus acciones completamente anotadas. De Abraham conocemos que era un hombre justo, muy inteligente, con un gran corazón, con una gran fe, de espíritu elevado, conocedor con profunda sabiduría de los mandamientos de Dios para un gran futuro de la humanidad. De Jacob conocemos que al principio, era un hombre hipócrita, astuto, egoísta, que con mentiras y fraudes consiguió privar a su hermano de la primogenitura. Apenas cuando tenía 33 años hubo un cambio en él, después de que le sirvió a su tío Laban cuarenta años por sus dos hijas. Sólo hasta entonces hubo un cambio para mejorar. Conocemos a David como un hombre valiente, decidido, con una excelente mente natural y poética, pero tenía una debilidad específica por las mujeres bellas. Mediante fraude tomó a la mujer de Uriah, y a partir de ese día, comenzaron sus pruebas. El valiente profeta Nathán tampoco vaciló en condenarle directo en su cara y en mostrarle las malas consecuencias que esta ley escribiría de él en su libro para las generaciones posteriores. De Salomón está dicho que tenía una excelente mente filosófica, con un buen, pero corrompido corazón, con excesivamente fuertes sentimientos y pasiones, gran vanidad y voluntad débil, epicúreo de primera clase en el comer y beber, y en el placer con las mujeres. Jesús sabía esto. Sabía cómo habían vivido los de su estirpe también, y cuando la gente le dijo: "Bondadoso Maestro", se opuso: "¿Por qué Me llaman bondadoso? Bondadoso es sólo uno – Dios." Quería decir: "La familia de la que Yo nací no es tan noble como ustedes piensan. Porque Dios tiene otra medida, que ustedes han perdido. Él exige pureza absoluta en cada relación. La mayoría de esta familia no vive de una forma agradable al Dios verdadero, cuya voluntad Yo estoy cumpliendo." Por eso se volteó con el fariseo y le dijo: "Mientes, a ti mismo, a la gente, y a Dios. Muchos de tus antepasados cometieron crímenes, y por eso tú no tienes derecho de decir: "Yo no soy como estos." Y porque no hay humildad en tu alma, tu plegaria no puede ser aceptada y tú no puedes ser absuelto. Ustedes, los fariseos, han distorsionado la Ley de Dios poniendo hipocresía por encima de ella como una cubierta. Dejen de mostrarse como no son, porque Dios no es un hombre que pueda engañarse con su apariencia exterior. Él mira en su corazón y de acuerdo con él les juzga." Ahora vayamos con el otro tipo – un publicano. Tienen a un hombre de estatura mediana, de aspecto algo rollizo, piernas – algo cortas, manos – gruesas, dedos – también algo gruesos y afilados, rostro – ovalado, sistema digestivo – extraordinariamente desarrollado, le encanta comer y beber en exceso. "Un largo camino aguarda por delante, yo debo tener comida", así filosofa él y por eso se hizo recaudador. Pedirá de aquí, tomará de allá y robará – llena su bolsa. "Tú haces lo que yo; perdóname, puedes considerarlo como un robo, pero lo necesito. Si no quieres dármelo, lo tomaré a la fuerza, o lo robaré." Como dije, el publicano tiene una cara redonda, cejas – gruesas, barba – ancha de abajo – lo que emprende lo hace exitosamente. Está entre los 40-45 años de edad. Barba – con cabellos negros poblados; bigote – también, signo de gran pasión; una nariz – desarrollada, algo corta, gruesa, ancha en sus extremos, signo de un buen sistema respiratorio. Un hombre de sentimientos, impulsivo como un niño, siempre puede expresar su alegría; cuando se toma medio kilogramo de vino, puede saltar y alegrarse; cuando está sobrio, empieza a llorar porque su mujer está enferma. Las sienes – fuertemente desarrolladas; los oídos – algo grandes, casi como los de Tolstoi, como una persona que roba, toma, pero que también da – "Mi padre y mi madre robaron; vamos yo daré, beneficiaré, ojalá Dios nos perdone los pecados." Tiene ojos marrones – signo de una suavidad natural y bondad, que esperan sólo su tiempo para que se manifiesten. Una cabeza – correctamente desarrollada, como la cabeza de Sócrates. Tiene desarrollados perfectamente los sentimientos familiares y sociales, un fuerte sentimiento religioso, un compasivo sentimiento de caridad, correcta comprensión de la Vida, una mente excelente, desprovisto de sofismas, una fuertemente desarrollada conciencia, que le muestra los errores, y él no siente vergüenza confesarlos ante Dios, a la gente y a sí mismo. No tiene una opinión petulante de su nobleza. Tiene una religión, pero en ella puso la imagen de un Dios Bueno, no su imagen. Siempre cree que este Buen Señor le guiará hacia la luz. Tiene más fe en Él que en sí mismo. Tiene una filosofía correcta: no se compara con los inferiores a él los ladrones y villanos, pero dice: "Dios, cuando Te veo, a los ángeles, a los santos, ¿qué soy yo? Debería elevarme, debería ser como Tú. Soy un pecador; antepasados, bisabuelos y yo no nos hemos vuelto hombres; como, bebo, soy como un cerdo; perdóname que no puedo usar los bienes que me has dado." Y, ¿qué dice Jesús? – El hombre que toma conciencia de sus errores tiene un elevado ideal; algún día él superará al fariseo. ¿Cómo es posible esto? – La gente rica cuenta con sus rentas o ingresos, nada trabajan, sino que sólo discuten la política, la vida social. Otros, que se levantan temprano por la mañana, trabajan diez horas al día, tienen fracaso tras fracaso en sus vidas, pero perseveran y años después adquieren conocimientos y llegan a ser gente destacada. Ahora, entre ustedes, me perdonarán, existen ambos tipos. Pero porque Jesús da los dos opuestos polos, yo les digo – tomen lo bueno de uno y de otro, y creen el carácter noble del fariseo y del publicano simultáneamente. Creen el tercer tipo de cristiano, un Nuevo hombre. Este es mi pensamiento. Dicen: "¿Tan pecador soy en mi vida, cómo puedo ser fariseo? Me ofendes." – Les diré una verdad. Cuando llega la infelicidad a la vida, dicen: "¿Por qué, Dios, esta infelicidad? Existen otros más pecadores que yo." Entonces ¿no están en el lugar del fariseo – un hombre que discute con Dios? El Señor les dirá: "Tú eres muy piadoso, pero ¿sabes cuántos crímenes cometieron tus antepasados, con los cuales te asociaste en cierta época? He aquí tienes un pagaré, firmado hace tantos años, debes pagarlo." – "Pero yo no me acuerdo." – "Eso no significa nada, en Mi libro está registrado. Este no miente." Cuando la infelicidad llega a ustedes; agradezcan: "esto es poco." Entonces estarán en el lugar del publicano. Y Jesús les dirá: "Ustedes irán a la casa del Padre." Ustedes algunas veces condenan a los fariseos: "Ellos son gente insincera." Pero ¿saben que ustedes, quienes condenan a los fariseos, son los contemporáneos fariseos? Saquen la moraleja por si mismos del carácter de este fariseo – no tengan sus malos rasgos, o si los tienen, desenraícelos, para que no recorran el camino de la vida negativa. No necesitan de lo que tuvieron su abuelo, su abuela, su padre, su madre. Saben el relato de los gansos que alguien llevaba a la ciudad. Los gansos dijeron al viajero: – ¡Qué vergüenza de este señor! ¡Nos trae como una bandada! No sabe que nuestros antepasados liberaron en cierta época a Roma. – Pero ¿ ustedes qué hacían? – dijo el viajero. – Nada. – Entonces, ustedes son dignos de ser hervidos en una cacerola. Sus abuelos, sus padres fueron de elevada posición, hombres nobles, pero ¿quienes son ustedes? No tienes un carácter noble; adquiérelo. Tu abuelo, tu padre pudieron dejarte cierto capital, pero tú puedes arruinarlo, perderlo. Desde el punto de vista religioso, hay fariseos religiosos: "soy de la iglesia ortodoxa; yo soy de la iglesia evangélica, yo soy de la iglesia católica, yo soy un libre pensador." – Me alegra que seas ortodoxo, evangélico, católico o libre pensador, pero ¿tienes los nobles rasgos de Jesús? – "No los tengo". – No eres ni ortodoxo, ni evangélico, no eres nadie. Adquiérelos para ser semejante. – "Pero, yo soy un libre pensador." – ¡Tienes los nobles rasgos de los libre pensadores honrados? Por la palabra "libre pensador", entiendo una persona que es amigo de la Verdad. Si no lo eres, tú eres un mentiroso de primera. Frecuentemente la gente dice: "Tú eres un gran hombre." La gente en la sociedad de contemporánea se reúne de a tres o cuatro en algún lugar y comienza a jactarse de su nobleza, de distinciones: "Hemos leído tu composición y la disfrutamos." Cuando se va, comienzan: "Es un tonto de primera." Cuando se va el segundo, comienzan lo mismo de él. Se va el tercero, y tal cual. Cuando queda uno, él, obviamente, no dirá nada malo de sí mismo. No se engañen con lo que dice la gente, porque pueden decir muchas cosas desagradables de ustedes. Nadie dice la verdad. Sus enemigos les dirán: "Eres un villano, un mentiroso, un granuja." Ellos dicen mejor la verdad que quien los adula: "Tú eres noble." Puedes ser bueno, pero no tanto; no pienses que eres excelente. Alguna vez caminas erguido, gesticulando con manos y bastón como si acabaras de resolver cierto gran problema de Arquímedes, crees que como tú no existe otra persona. Si eres un publicano, te dices: "Yo dominaré al mundo." Jesús dice: "Escucha, hace años tus antepasados y bisabuelos dominaron y Me acuerdo, que allí, en Mi libreta está escrito que cometieron crímenes; puedes entrar tú también en este camino, no te equivoques a ti mismo." Por esto, en cualquier situación en la que se encuentren, debemos tener como ideal al único Dios, al Señor. En este mundo encontraremos muchas cosas amargas. Podemos encontrar a un amigo nuestro que nos ama y nos dirá algunas cosas que son verdaderas. No digo que debemos sospechar que todos son mentirosos, no. Pero si cien gentes los elogian, sólo tres de ellos pueden decirles la verdad. Otros les dirán la verdad o muy bruscamente, o en forma de halago – dos extremos. La verdad no se está aquí, sino a medio camino: tomar los rasgos buenos del fariseo – su mente excelente, su comprensión y el orden y del publicano – su caridad, profunda religiosidad, conciencia interior para reconocer sus errores y procurar corregir su vida. En las familias también el publicano y el fariseo se encuentran: el hombre – un fariseo, la mujer – una publicana. El hombre – una persona de elevado linaje, rico, delgado, guapo, un "hombre noble", como le denominan; y la mujer – de familia sencilla, su padre y abuelo – gente no estudiosa, simplones. Él, cuando la mira, dice: "¿Sabes de dónde te saqué?" y ella se agacha. Nada puede hacer, se agachará y cocinará. Con cualquier dedo que mueva el fariseo indicándole que no cocinó bien, la hará llorar y obedecerle: "No quiero una mujer simplona, mal educada. No quiero semejante publicana en mi casa." En otro lugar, la mujer es una farisea y el hombre un publicano. Ella viene de familia rica, su padre elevó a su marido, quien fue su aprendiz. "No sabes con qué buena voluntad te he tomado. No sabes cómo vestirte, cómo ponerte la corbata, no sabes cómo sonarte." Son pésimos en formalidades estos fariseos cuando comienzan a hablar. Ahora, ambos – como el uno tanto el otro – necesitan corregir sus vidas. Jesús, cuando dice que el publicano está más justificado que el fariseo, quiere decir que incluso un publicano no está totalmente en lo cierto, pero que en sus pensamientos de la Vida, del orden Divino, tiene mejor comprensión que el fariseo. Él quiere decir que un día este publicano tendrá una posición más elevada que el fariseo. Si ustedes no quieren ser humildes, Dios les humillará, porque Él humilla a los orgullosos y eleva los mansos. Orgullo y humildad son sinónimos de estos dos, el fariseo y el publicano. Ustedes no saben qué puede sucederles en el futuro. Todos sus rasgos nobles y todos sus antepasados y bisabuelos no pueden salvarlos. Hace años en Inglaterra, creo que en Londres, uno de los ingleses más ricos y destacados fue a sus sótanos para ver sus tesoros y por casualidad cerró la puerta detrás de él, dejando la llave afuera. Después que recorrió todas sus riquezas y las disfrutó, quiso salir, pero se vio encerrado. Estuvo durante un día, dos, tres. A su alrededor – oro, grandes riquezas, pero no podía ni salir ni llamar. Por fin, tuvo que entregar su alma en este lugar dejando este mensaje: "Si hubiera habido alguien que me diese un mendrugo de pan, le hubiera dado la mitad de mi riqueza." Si algún día sucede que están encerrados, como este rico en los sótanos de sus nobles antepasados y bisabuelos, un mendrugo de pan los pudiera salvar. Por eso Jesús dice: "El pan puede salvarlos, mas no las cosas por las cuales están luchando." ¿Y saben que mucha gente muere así – encerrados en sí mismos? Gente desesperada se suicida. Y, ¿quiénes se suicidan? – Los publicanos no se suicidan, sino los fariseos. Los poetas, artistas y gobernantes políticos dicen: "El mundo no puede valorarnos, no puede valorar nuestra composiciones, trabajos, pinturas" y se suicidan. Siempre estos fariseos, con ideas nobles, con rostros correctos y barbas rojas, en general, se suicidan. Los fariseos en Bulgaria no tiene barbas rojas. Les estoy hablando de los fariseos israelitas, los estoy describiendo a ellos. Les describiré a los nuestros de otra manera. Incluso los búlgaros se parecen a ellos, pero son diferentes en algo. Pero debido a que mi conferencia no es sobre los búlgaros, sino acerca de los fariseos israelitas, hagan conclusiones de los búlgaros y busquen estos tipos. ¿Cómo los buscarán? – Mi conferencia es para que apliquen esto prácticamente en su vida. La gente contemporánea predica que para que un hombre triunfe, debe tener voluntad. La voluntad puede manifestarse de tres maneras: la voluntad puede ser primero, arbitrariedad. Segundo, la voluntad que toma en cuenta sólo nuestros intereses, los intereses de nuestro pueblo. Tercero, la voluntad que toma en cuenta los intereses de nuestra sociedad, también del pueblo, del hombre y de Dios. Esta última voluntad, incluye en sí misma toda obligación que tienen para con este mundo, tal voluntad ante la cual no existe fuerza alguna que pueda desviarnos de nuestro deber, es una buena voluntad. Una voluntad para trabajar para la gloria de Dios y de la humanidad, de su pueblo, de su hogar y para el progreso de su carácter – esta es voluntad. Algunos dicen: "Tú debes tener una mente noble." Una mente que comprende su actitud para con Dios, una mente que está ocupada aplicando en la Vida los pensamientos sublimes – es una mente noble. Tienen todos los gérmenes para esto. – "Pero mi nariz no es como quisiera." – Se desarrollará. Vean los pajaritos en los nidos que aún no tienen plumaje, cómo esperan por su madre, y cuando ella aparece abren la boca, pidiendo "churrrrk" y la madre pone dentro de sus bocas un gusanito. Y veinte veces al día piden "churrrk" y de nuevo abren las bocas. Cuanto más estos pajaritos piden "churrrk" tantos más gusanitos caen en sus bocas. Y luego las alitas comienzan a crecer y al final, vuelan. La misma ley deben seguir ustedes: abrir sus bocas – para rezar. Si no las abren, son unos fariseos, y Jesús les dirá: "El mundo no es para ustedes, el Reino de Dios no es para ustedes, el futuro no es para ustedes." Esto quiere decir Jesús. Hay gente que no le gusta abrir sus bocas, sólo guardan silencio. Comprendo que guarden silencio, pero ¿cuándo? – Cuando estás enojado, cuando quieres insultar a la persona, cuando envidias. Pero, cuando estás alegre, cuando debes decir una palabra de consuelo, abre tu boca y dila. ¿Abren su boca cuando educan a los niños? He aquí la pregunta que está ante a ustedes. Ustedes educan a sus hijos como fariseos: no tocar las vasijas, no ensuciarse, ni siquiera mojar sus manos – la madre se las lavará, el padre les comparará zapatos nuevos, relojes, cadenitas. El padre debe ser esclavo del fariseo. Cuando el padre regresa el anochecer, se enfurruñan: "¡Pronto, queremos esto, queremos aquello!", y él se agacha. ¿Por qué dice Jesús: "ay de ustedes escribas y fariseos"? En casas, con nuestros hijos, y en las iglesias, dondequiera, mostramos estos rasgos de los fariseos y nos asombramos por qué el Reino de Dios no está llegando. Encima de todo eso, reprochamos: "Mundo malo, sociedad mala, los sacerdotes son tal y tal, los maestros son malos, los legisladores son malos", pero los que reprochan – unos santos... Y tú eres también, como los que reprochan. Deténte y deja esas cosas, porque tu madre está contigo. Tan pronto como digas: "Churrrk", recibirás comida. Estas cosas pueden parecer graciosas, pero son grandes verdades. Son cosas pequeñas, pero sacar la moraleja del ejemplo. Comparados con la vida Celestial, nosotros somos indigentes, y Dios constantemente nos envía a la Madre con estos gusanitos. Agradece a tu Madre, porque te trae comida. ¡Cuántos lugares ha recorrido antes de encontrar un gusanito! ¿Cómo podemos agradecerle a Dios, cada día piensa en nosotros y nos provee con comida? – Cada mañana digamos nosotros también: "Churrrk", recémosLe. ¿Saben qué significa eso? – Ello tiene un profundo significado. ¿Qué hay en un "churrrk"? – Si lo supieran, sabrían las palabras con las que el Cielo habla. Muy corta palabra, pero llena de contenido. Y ahora, ustedes están en el templo. Jesús se vuelve hacia ustedes y les pregunta: "¿Cómo rezan, como este fariseo o como el publicano? ¿Cómo saldrán al mundo y comenzarán el trabajo – como el fariseo o como el publicano? Ustedes también son del mismo barro. Pero Jesús quiere decirnos que no seamos fariseos. Mi cabeza está por explotar con estos fariseos. Si existe algo preocupante en el mundo, son estos fariseos. – "Pero alguien tiene tales rasgos." – Lo sé, ¿qué hacer? Esperaré a limpiarme a mi mismo, y luego a la gente. Esperaré a limpiarme mis piojos y luego los de los demás. De otra manera, si voy con alguien que tiene menos que mi, los agarrará de mi. – "Pero debemos educarle." – Esperaré a primero educarme a mi mismo. – "Pero debemos predicar." – Si comienzo a predicar prematuramente, engañaría a la gente. – "Sal y diga esto y aquello." – ¿Qué diré? ¿Mentiré a la gente? Cuando salgas debes decir la gran Verdad tanto con palabras como con tu vida. Esto infiere Jesús. Cuando comencemos a aprender, debemos trabajar simultáneamente con palabras y con nuestra vida. Me encantan esos profesores modernos que, cuando enseñan una clase (física o química), en seguida comienzan con los experimentos: el oxígeno se produce así, aquello se hace asá. Cuando entras al taller de carpintería, el maestro relaciona la teoría con la práctica. Si entras a una sastrería, es igual. Jesús dice a los cristianos: "Entren y tomen su patrón y tijeras." Algunos deben comenzar con una aguja y luego con tijeras. ¿Qué son estas tijeras? – Son su lengua. Cuando comienzan a cortar y coser, mejores tijeras que su lengua no hay. Cuando comienzan a cortar a diestra y siniestra sin pensar, sus tijeras no están en el lugar adecuado. – "¿No debemos hablar?"– Deben, pero en el lugar adecuado. Porque si no hablan en el lugar adecuado, cortan sin pensar – la tela se desperdiciará. No digo todo esto para desanimarlos. No quiero decirles que nacieron fariseos, pero sí que tienen la disposición de un fariseo. Todos la tienen. Y es bueno tenerla hasta cierto grado. Pero cuando comienzan a decir: "Dios, Te doy gracias de que no soy como los otros." el fariseo está vivo en el interior de ustedes y es difícil que se libren de él. Él vive en la nuca, en la mollera, en los oídos, en la cabeza, en la nariz, en la parte interior de sus ojos. ¿Dónde encontrarán a este fariseo? – En todos sus rasgos y manifestaciones. Así que, ahora Jesús nos pregunta cuál es la manera más correcta en que podemos hacer llegar nuestra plegaria a Dios. Él comprende esta plegaria en un sentido general, a favor de la vida social. Algunos creen que una plegaria de verdad sólo puede ofrecerse en una iglesia. Vean el rezo que ofrecen en la iglesia. ¿Tiene cierta relación con la vida familiar, puede ayudarles? También deben encontrar esta iglesia dónde esté. El profesor primero enseña a los alumnos ciertos elementos, y les deja que resuelvan solos el problema, encontrar relaciones en cierta ley. En algún lugar de las Epístolas, dice: "Ustedes sois el templo de Dios." Si nosotros somos templos de Dios, cuándo entremos a nuestra morada interior ante Dios, ¿cómo debemos entrar? Si entramos como el fariseo, Jesús nos dirá: "No han alcanzado su meta." Si entramos como el publicano y reconocemos nuestros errores, prometemos que los enmendaremos, tendremos éxito y escucharemos la respuesta de Jesús: "Estás justificado, tienes futuro." Si el profesor encuentra en el cuaderno muchos errores, el alumno no debe decir: "¡Qué mezquino – sólo tres errores!" Él puede mancharlo, tachar cuatro cinco palabras, y el alumno dirá: "Arruinó mi cuaderno." Sí, pero si quieres ser perfecto, debes agradecerle por poner atención en estos errores, porque los tres errores pueden hacerse más. ¡Corrígelos; no les dejes! Porque un error es como un piojo. Si le dejas, en una semana uno puede hacerse mil. Es suficiente un error para enviar a un hombre al poste de la flagelación. Es suficiente, de acuerdo con la misma ley, que una virtud se eleve al Cielo y se ubiquen entre los ángeles. Den las condiciones y si una acción está incorrecta, les hará descender; si es virtuosa, les elevará. Por tanto, estén atentos a una virtud como a un error. Si en un hombre que ha llevado una vida depravada queda sólo una virtud, es la cuerda puesta en el encrespado mar de la Vida, que, si la agarra, puede conducirlo a tierra. Por tanto, el último error, que puede quedarse, es muy malo, para destruir a un hombre así como la última virtud es muy poderosa para salvar a un hombre. Estas son las que pueden cambiar nuestra vida. Es una ley. Por esto Jesús dice: "No seáis negligentes." En el fariseo había más rasgos nobles que en el publicano. Él estaba en muchos aspectos más elevado, pero tenía un error final – el orgullo, que pudo arrastrarlo hacia al infierno. El publicano fue un gran pecador, pero tuvo la virtud final – la humildad – y él dijo: "Yo trabajaré por mi salvación." Por eso Dios le dio Su bendición, porque tuvo la esperanza de que se corregirá en el futuro. Les pregunto, ¿esta mañana dónde están – en su último error o en su última virtud? Si están en el último error, lo siento por ustedes: cuídense, están en un lugar muy peligroso en la Vida. Si están en su última virtud, están en lugar seguro y los felicito: están en roca sólida. Manténganse en esta última virtud y Jesús caminará con ustedes. Equipo de traducción al español: Zornitza Gáneva - Bulgaria José de Jesús Saavedra Aceves - México Todos los participantes en los equipos de traducción trabajan voluntaria y gratuitamente. Agradeceremos cualquier tipo de ayuda, especialmente en la edición, publicación y distribución de las traducciones. Para mayor información, por favor, contáctanos: wb_translation_team@mail.bg
  17. EL GRANO DE TRIGO Conferencia por el Maestro Beinsá Dunó, Dada en Marzo 23 (estilo viejo), 1914, en Sofía "En verdad, os digo, a menos que un grano de trigo caiga en la tierra y muera, permanecerá solo; pero si muere, producirá muchos granos." Jn 12:24 El grano de trigo es un emblema del alma humana. Representa una gran historia en el desarrollo de la Naturaleza. Si pudieran desdoblar la hoja del grano de trigo, seguir su historia, comprenderían completamente la historia del alma humana. Así como el grano de trigo cae dentro de la tierra y muere, así como brota, crece y produce semilla, lo mismo pasa también con el alma humana. Probablemente, ante ustedes el grano de trigo representa algo muy simple, algo sin valor, – un dieciséis milésimo de kilogramo. ¿Cuánto bajarían su precio cuando un kilogramo cuesta sólo un lev. Sin embargo, el grano de trigo contiene una fuerza, un potencial, un espíritu de auto sacrificio, por medio del cual se nutre a sí mismo y a otros. Y cuando ustedes se sientan a la mesa, no piensan en absoluto sobre el grano de trigo, no saben qué alegría les trae a ustedes, qué pensamientos trae. Ustedes no saben su origen. La gente no lo valora, las gallinas – tampoco, nadie lo aprecia. Pero es un gran misterio en el mundo. Ahora, ¿qué yace en este grano de trigo? El es un emblema de la Vida. Si tomamos la letra búlgara ? (j), que es con la que empieza la palabra trigo en búlgaro, esta corresponde absolutamente con el grano de trigo: debajo piernas, raíces, arriba – dos ramitas. Cuando lo sembramos, nos muestra la dirección en que debemos esforzarnos. El grano de trigo nos dice que debemos esforzarnos hacia el Uno, de Quien hemos salido – hacia Dios; que para esforzarnos hacia Dios, debemos ramificarnos, hacer ramitas, florecer, dar comida para el mundo, es decir "ayudar y sacrificarse para sus prójimos como Yo lo hago." Por eso Cristo dice en otro lugar: "Yo soy el pan vivo, Que bajó de los Cielos." Y, ¿de qué esta hecho el pan? – De grano de trigo. La gente actual dice que su vida es infeliz, todos están descontentos – reyes, y príncipes también. Empezando del más elevado hasta el más bajo, siempre quieren algo y cuando les es dado, de nuevo están descontentos y de nuevo quieren. Y pregúntenles por qué están descontentos. Buscan algo más. Pero, volvamos a la historia del grano de trigo. Sembrándolo en la tierra, ¿qué dirían ustedes si estuvieran en su lugar? Dirían: "¡Es el fin, nuestra vida se acabó, se hechó a perder!" En el grano de trigo se encuentra más fe que en nosotros. Enterrado en el suelo éste se pudre, pero inmediatamente comprende el idioma del Sol y cuando los primeros sus rayos aparecen, y se dice: "No voy a morir, resucitaré y daré fruto a otros." Y en él comienza a crecer la energía y empieza a esforzarse hacia el Sol. Madura, florece. Pero la gente no lo deja: toman una hoz y lo cortan. Sus sufrimientos no terminan aquí: después que lo han segado, lo atan en gavillas, pinchado por bieldos y lo arrojan al carro, lo traen a la era y lo ponen uno sobre el otro en pilas tan grandes como montañas. Después pisan encima de él con caballos y trillos. ¿Qué pensarían si ustedes estuvieran en su lugar? A través del mismo proceso pasa la vida humana. Preguntarán: "¿Por qué debemos pasar a través de todo este proceso?" El hombre debe sacar una moraleja de este ejemplo del grano de trigo. Pasan la trilladora y los cascos de los caballos han trillado el grano de trigo, lo toman y lo ponen en el granero. Pero sus sufrimientos no terminan aquí: lo ciernen, los malos granos caen debajo, los buenos quedan arriba, lo ponen en sacos y son llevados al molino, bajo aquellos dos pesadas piedras – de moler y las aplanan completamente. Si ustedes estuvieran en lugar del grano de trigo, ¿qué dirían? – "¡Qué vida, qué mundo ha creado Dios!" Pero el grano de trigo tiene mucha paciencia. Dice: "ustedes habrán de ver cuál es mi historia." Lo toman del molino como harina, lo llevan a casa, pero todavía no lo dejan en paz. La esposa allana su cedazo, lo cierne, desecha algunos, pone otros en la amasadera, le pone levadura y lo amasa. Si ustedes estuvieran en lugar del grano de trigo, dirían: "Se acabaron nuestros sufrimientos." ¡No! Cuando la masa fermenta, va al horno y cuando lo sacan de ahí, vemos esas ricas barras de pan redondo. Si ustedes estuvieran en lugar del grano de trigo, dirían: "¡Nuestros sufrimientos por fin se acabaron!" Pero en poco tiempo empiezan a cortar esas ricas barras y a comérselas. De esta manera el grano de trigo entra en el estómago, formando nutrimentos, los cuales entran en nuestra mente, y ¿qué pasa? Grandes pensamientos se forman en nuestra mente y nuevos deseos en nuestro corazón. El grano de trigo lleva las vestiduras que arropan nuestros sentimientos. Este fluye en la pluma de escritores y poetas, fluye en el arco del violinista. Esto es lo que el grano de trigo da. Y si este grano no pasó a través de este proceso de desarrollo, nunca veríamos estas cosas bellas en la Naturaleza. ¿Por qué? Porque el grano de trigo nos da fuerza para mirar y ver. Esto es por lo que Cristo dijo: "Yo soy el pan vivo." Y para estar vivo, el hombre necesita estar en comunión con su medio ambiente, integrarse en él, ayudando a otros y siendo ayudado por ellos. Así como el grano de trigo pasó a través de este proceso, de la misma manera debemos sacrificarnos. Y el sacrificio no es tan pesado. Ahora volvamos a la historia de la vida de Cristo, a la historia de la nación judía. ¿Cómo explicarían esta contradicción: una nación ha estado esperando durante miles de años por su Salvador, por la llegada de su Rey y que le libere, y al tiempo en que Él aparece, exactamente los sumos sacerdotes judíos y príncipes se vuelven en contra de Él? Ustedes dirán, que si Cristo viniera actualmente, actuarían mejor. Lo dudo. Y les presentaré un hecho: vean cómo un marido se porta con su esposa y al contrario y así sabrán cómo se portarían ustedes con Cristo. Cuando la Verdad aparezca en el mundo, no estará vestida de fiesta, sino en el más sencillo ropaje. Esto es por lo que Cristo apareció entre la nación judía en esta forma sencilla. Esta es la razón por la que la gente no puede comprender la Verdad. Tales son las leyes de este mundo. Pero también hay otra ley en el mundo, que se manifiesta a la luz del Sol, cuando el Sol comienza a brillar en todas las semillas y seres de la Tierra. Esta luz, que produce alegría y felicidad en el hombre, produce odio y resentimiento en otros. ¡La luz que a unos lleva contento hace a otros feroces! La luz y el calor hacen a un lobo pensar dónde puede buscar ovejas para comerlas. La misma luz y calor cayendo sobre un ladrón, él empieza a pensar cómo robar su dinero. Si caen sobre alguien, que está esforzándose en hacer el bien, él pensará en encontrar a un pobre para ayudarle. Denle un grano de trigo a una gallina, ella producirá bellas plumas; dénselo a una cerda, le producirá cerdas fuertes; dénselo a un lobo, le producirá buenos dientes y garras: dénselo a un pez, le producirá bellas escamas. Los fisiólogos no pueden explicar este proceso. Cada ser adapta la comida, el calor de acuerdo a su desarrollo y comprensión. Ustedes pueden comprender esta ley, probando estos dos contradictorios mundos. Es inexplicable por qué el mal existe en los humanos, por qué ellos prefieren el odio al Amor y la falsedad a la Verdad. Esto no lo podemos explicar; muchas interrogantes "Por qué" permanecerán inexplicables. La palabra búlgara "por qué" es un signo, que significa "Yo quiero". ¿Por qué debemos querer? – Hay una ley que dice que tenemos que esforzarnos por avanzar. Cristo dice, que si el grano de trigo caído en tierra no muere, permanece sólo en este mundo. ¿Qué es la soledad en la vida? La soledad es el mayor sufrimiento que uno puede experimentar. La multiplicación es el propósito de la Vida. Todos los sufrimientos del mundo provienen del hecho de que la gente quiere vivir sólo para sí misma. El mal siempre nace de este deseo de estar sólo y llegar a ser el centro del mundo. Pero en las leyes Divinas esto es imposible. Nuestros pensamientos y deseos fallan, porque los construimos en la arena. Podemos ser felices en el mundo cuando vivimos para Dios. Y tenemos que vivir para Él. La explicación de esto la encontramos en la misma Naturaleza. Cuando el Sol sale por la mañana, sale para todos, porque ama a todos. Es considerado con todos los seres – desde los más bajos hasta los más elevados – y esto es por lo que todos dirigen sus miradas hacia él. De aquí proviene esta energía que los resucita y los eleva. Pero ¿nos dice el Sol que debemos entrar en él? Él nos dice que sólo hagamos uso de los beneficios que está dando, y así como ilumina al mundo, así nosotros también debemos arrojar luz, iluminar a quienes nos rodean. Tenemos algunas falsas nociones en nuestra mente, que provienen de nuestra vida individual. Por ejemplo, si entran en una casa, que tiene una sola ventana, pero con veinte o treinta visitantes en su interior, ustedes les dirían: "¡No tienen derecho, yo quiero ver solo!" Pero mientras ustedes están viendo al Sol, todos los demás estarán privados de su luz. Así que ustedes deben permitirles verlo, mostrarles el Camino para salir de esta casa y ver la Luz. Esto es por lo que no es bueno conservar mucha gente alrededor de sí, porque nunca podrán todos, al mismo tiempo, tener el beneficio de usar la luz y el calor del Sol. Debemos decirles que salgan. Esto es por lo que Jesús dice: "El que se ama a sí mismo debe salir afuera"; y en otro lugar: "El que ama a su padre y a su madre más que a Mí no es digno de Mí." Así que, si un ser se acerca mucho a la ventana, le tapará todo el horizonte a los demás. Consérvense veinte o treinta pasos alejados. Esto es en el medio ambiente físico. Con esto Jesús quiere decir que la vida no consiste de beneficios materiales. Estos son sólo una sencilla ayuda así como los libros de texto, pizarrones, plumas representan una ayuda para los estudiantes. ¡No piensen que Dios ha preparado para ustedes sólo estas minúsculas cosas! Él ha preparado cosas mucho mayores. Pregunten a una rana acerca de sus conceptos de la vida; ella responderá: "Sobre mi pantano en el que vivo querría que más mosquitos volaran y estuvieran más cerca, para poderlos atrapar." Y cuando la miran alguna vez sentada en silencio como un filósofo, está observando a los mosquitos: si se acercan, cómo atraparlos. Tal es su concepto de la vida. Yendo escalones arriba, no pensemos que ya hemos alcanzado el pico de nuestro desarrollo. En esta escalera de desarrollo entre nosotros y el Camino, hacia el que aspiramos, todavía hay mucho que debe ser andado. La distancia entre los hombres y los ángeles es tan grande; es casi la misma relación como entre un renacuajo, de quien se desarrolla una rana, y el hombre. Desde el punto de vista de los ángeles aún somos ranitas. Algunos dicen: "¿Pero, que no la gente está hecha a imagen y semejanza de Dios?" Pero ellos no han obtenido aún esta imagen y semejanza. Miran ustedes cómo actuamos. Para decir que "estamos hechos a imagen y semejanza de Dios", debemos poseer las cualidades de Dios. Y, ¿cuáles son Sus cualidades? – Son la Virtud, el Amor, la Sabiduría y la Verdad. La Virtud excluye al mal, el Amor – al odio, la Sabiduría – la insensatez, la Verdad – la falsedad. Si hemos excluido estas cosas en nosotros, tenemos la semejanza de Dios; si no las hemos excluido, todavía somos como ranitas. No tengo nada en contra de esta rana, tiene que comer mosquitos. ¿Y por qué ella ha de comer mosquitos? Les diré. Desde que el mosquito volando vive en un estado más elevado, la rana, aspirando a volar en el aire, quiere recibir las vibraciones del mosquito, para desarrollarlas y ser capaz de volar. ¿Por qué un lobo come ovejas? – Él tiene que comer ovejas para llegar a ser manso, pues cuando comemos cosas buenas, nos volvemos buenos. Los actores han hecho una prueba, cuando desean interpretar un papel de amor ideal, ellos comen carne de carnero durante largo tiempo, pues esta clase de carne dispone a semejante estado. Por lo tanto, un lobo tiene el derecho de comer ovejas, si desea volverse manso. Y seguramente se volverá tal, porque ahora el lobo es mucho más manso de lo que era en otro tiempo. Y que la gente come ovejas y gallinas, les diré que comen ovejas, porque quieren llegar a ser bellos; y comen gallinas, porque quieren llegar a tener alas como los ángeles. Y tienen el derecho de comerlos. El mal no está en la nutrición. Cuando se ha prohibido comer cierto alimento, se ha hecho con la consideración de no causar sufrimiento al ser usado como alimento. Yo digo, que pueden comer. Vayan al gallinero y atrapen una gallina, si no cloquea, pueden matarle y comérsela. Pero si cloquea, déjenla. Del mismo modo si un cordero bala, déjenlo, quiere vivir. Por lo tanto tienen que preguntarles. Pregúntense qué cordero y que gallina quiere vivir dentro de ustedes. Cristo dice: "Yo soy el Pan de Vida y aquel que Me coma, tendrá vida eterna." Para ser capaces de entender las palabras de Cristo, tenemos que purificarnos: purificar nuestra vista, purificar nuestra mente. Nuestra mente es una instrumento perfecto, cuando sabemos cómo usarlo, pero también es instrumento muy peligroso, cuando no sabemos usarla. Cuando ustedes aran con arado un campo vacío para sembrarlo, están en su derecho; ustedes siguen la ley natural. Pero cuando aran un campo ya sembrado, hacen una tontería. Algunos dicen: "Debemos reflexionar y criticar", porque la ciencia no podría ser sin la crítica. Criticar pero ¿cómo? La crítica como la cirugía – para remover la parte enferma del cuerpo humano – entiendo, es útil, pero para remover una parte sana no entiendo. Ser un cirujano así no es trabajo difícil: cada quien puede tomar una sierra y cortar la pierna de alguno, cada uno de ustedes tiene esta capacidad. Pero unos pocos saben cómo realizar su operación quirúrgica exitosamente. Para aprender esto, tenemos que ser apropiados por la ley de la Virtud y del Amor. Cuando les hablo acerca del Amor, no piensen, que estoy enseñándoles una doctrina de paz y calma. Un hombre que quiere amar tiene que experimentar los mayores sufrimientos en el mundo. Quien no ha sufrido, no puede probar este principio Divino de Amor. Para amar a Dios, debemos estar listos para sacrificarnos, así como Dios se sacrificó por nosotros. Para llegar a conocerLe, ustedes dirán: "Dios, danos lo que necesitamos!" "Danos, danos, danos" – este llamado se extiende de un lado del mundo al otro. Y el dinero nunca ha sido más barato que hoy día. Cada uno de nosotros recibe hoy día, probablemente, un salario, tres o cuatro veces más alto que la gente del pasado, pero de nuevo no tenemos lo suficiente. El dinero está devaluado, pues no hay nada que le corresponda. Así pues debemos buscar granos, maíz, peras, manzanas. Ustedes dicen: "¡Dios, quiero ser bello, quiero ser rico!" Ustedes quieren poseer muchas cosas, pero saben, que estas serían una desdicha para ustedes porque si son ricos cada uno pensará en causarles mal. Y para mantenerse necesitarán gente, como los ricos americanos que toman tres o cuatro guardias para protegerlos, pues a cada paso están expuestos a chantajes. Así que no necesitamos riquezas, sino las cosas básicas que hacen buena la vida. Hemos descuidado el desarrollo de nuestro corazón y así que tenemos que regresar al principio fundamental – desarrollar y ennoblecer nuestro corazón. El mal no anida en la mente, sino en el corazón. Cada uno de nosotros tiene que preguntarle a su corazón qué desea. Nuestro corazón se ha corrompido por culpa nuestra: nosotros muchas veces lo hemos hecho mentir como las criadas, pensar mal, etc. Dios dice en las Escrituras: "¡Hijo Mío, dame tu corazón!" Él sabe y ve los errores humanos y no quiere nada más de nosotros sino que abramos nuestro corazón, entrar Él en este. Preguntarán: "¿Cómo?" Del mismo modo como abrimos una ventana para que la luz entre en nuestra habitación. Hay algunos dichos: "Un cuarto donde entra la luz no entra el doctor, la enfermedad no reina." o: "Donde la luz no entra, de allí el doctor no sale." Del mismo modo, en aquel corazón humano en que entró Dios, ningún demonio tiene entrada. Dios es justamente el doctor en este sentido. Cuando un doctor llega, dice: "Tienes que comer más, tienes que beber más, hacer esto y lo otro" pero nos aguantamos, soportamos hasta que nuestra columna vertebral está rota. Frecuentemente somos como aquél camellero, viajando por el desierto, cuyo camello apenas soportaba la carga. Encontrando una piel de zorro en el camino, la puso en el lomo del camello, pero por esto se rompió la columna vertebral del camello y entonces la carga permaneció en el desierto. El lomo del camello puede cargar sólo cierto peso. Este camello somos nosotros: nosotros somos quienes viajamos y si ponemos sobre nuestra espalda más carga de la que podemos cargar, un día obstaculizaremos nuestro desarrollo. Con esto no les recomiendo la pobreza. Les recomiendo riquezas en las tres dimensiones: no sólo físicas, no sólo mentales, sino también espirituales. El Cielo aprueba a la gente con riquezas semejantes, porque ellos pueden ser generosos. Y cuando Cristo dice: "Provéanse de tesoros", Él quiere decir tesoros semejantes. Inviertan su capital en el Cielo, de modo que Dios pueda alimentar a los pobres en la Tierra con sus intereses. No son los ángeles, quienes están trabajando para nuestra salvación, sino que nosotros mismos tenemos que hacerlo. Y tenemos todas las condiciones para hacerlo. La ley no requiere que todos aprendamos al mismo nivel; cada uno tiene que saber tanto como sea necesario para él. Alguien dice: "Mi cerebro es pequeño"; yo le respondo: "Si no puedes tener cuidado de un pequeño caballo, ¿cómo puedes tener cuidado con uno más grande? Si tienes un corazón pequeño y no puedes dirigirle, cómo serás capaz de dirigir un corazón más grande, con mayores deseos?" ¿Qué debemos hacer? – No debemos pensar acerca del futuro, sino usar todos los beneficios que este día nos ofrece para bien. Éste, nos lleva todos los futuros beneficios. La ley establece que Dios, Quien ha dado las condiciones para este día, las dará para los otros también. No hace falta pensar qué nos pasará en el futuro, sino debemos estar en calma: hay ciertas leyes que regulan las relaciones humanas. Si alguien puede dañarnos, no es de manera arbitraria, sino que sucederá de acuerdo a la ley. Sin embargo, cada infelicidad les traerá una bendición; cada obstáculo descubrirá para ustedes un nuevo horizonte. Pueden probar esto siempre, por eso no deben preocuparse sobre las infelicidades que puedan sucederles. Algunos están preguntándome sobre la vida política en Bulgaria, qué habrá de sucederle. ¡Qué raro! ¿Qué ha pasado hasta ahora? Bulgaria está siendo masajeada un poco, eso es todo. Fue descargada de cierto peso; le fue dada una nueva experiencia y una tarea para resolver. No nos sentamos a pensar sensiblemente acerca de las leyes que regulan la Vida, sino que buscamos culpables. Díganme ¿quién es culpable? Ustedes ahora no encontrarán a los culpables. La vida individual del hombre es la culpable. Cuando alguien quiere ser rey de la gente, él es culpable. Y quien quiere deponer al rey, él es culpable también. Da lo mismo para nosotros quién sea el rey – uno u otro, el tercero o el cuarto: todos siguen un mismo sendero. No estoy diciendo, que el hombre no debería desear llegar a ser un rey o una reina. Pero ¿de quién? – De sí mismo, de su mente, de su corazón, de su voluntad. ¿Cómo están sus ciudadanos? ¿Han subordinado sus pensamientos, sentimientos y deseos, se han controlado y arreglado ustedes mismos? Ustedes primero den un ejemplo al mundo. ¿Qué predicador seré, si volteó a la gente y le digo "sea generosa", pero yo soy un avaro; digo "no roben", pero yo robo; digo "no mientan", pero yo miento? Un maestro, enseñando a la gente, debe ser un modelo, dando él mismo el ejemplo. Y Jesús, cuando descendió para enseñar a los humanos, primero les dio el modelo y si dominamos Su Enseñanza, el mundo será inmediatamente cambiado. Está escondida en nosotros una fuerza dinámica que no podemos usarla porque no sabemos cómo trabajar. Una vez un espino creció en un camino, bloqueando el tráfico. Pasaban los viajeros que lo golpeaban con báculos, pero mientras más lo golpeaban, más fuerte crecía hasta que comenzó a voltear los coches. La gente no sabía qué hacer. Pero un azadón vino y dijo: "¡Voy a mostrar mi arte también!" Y empezó a socavar las raíces desde lejos. Al principio el espino se rió y dijo: "Tanta gente no pudo hacer nada en mi contra, me darás temor acaso tú?" Pero el azadón socavó más y más profundamente y después de algún tiempo el espino dijo: "Has encontrado mi punto débil". Hasta que pongan un azadón a trabajar en su interior, el espino a veces se reirá de ustedes y dirá: "¡Voy a crecer y crecer!" Esta es una alegoría que deben comprender. ¿Cuál es el azadón? ¡Piensen y encuéntrenlo! Tenemos que ser siempre como un juez. Por ejemplo, en la guerra civil americana trajeron a dos delincuentes – un ciego y uno sin piernas. El crimen consistió en lo siguiente: estaban robando manzanas. El jardinero los cogió y los llevó ante un juez pero el ciego dijo: "Soy ciego, yo no robé manzanas, pero extendí mis manos y tomé algunas del suelo." El hombre sin piernas gritó: "¡No tengo piernas y no puedo caminar para robar!" El juez después de cierta reflexión dijo: "¡Pongan al hombre sin piernas sobre la espalda del ciego!" y añadió: "El que tiene ojos encontró el manzano y el que no tiene piernas, pero sí brazos, tomó las manzanas". Y ellos fueron realmente capturados en esa posición. Lo mismo es para el hombre – quien consiste de dos seres: uno – está ciego, el otro – sin piernas. Cuando Dios los sorprende en crimen, cada uno exclama: "Yo no he tomado, no he tocado, no he pisado con pierna." Pero Dios dice: "¡Pongan a uno sobre el otro!" y así los juzga. ¿Quién es el ciego? – Es el instinto humano. ¿Y quién es el que no tiene piernas? – Es la mente humana. Ambos dicen "vamos a robar", se montan y van a robar manzanas. Y cuando los capturan, uno dice: "¿Por qué me golpean?" y el otro dice: "¿Por qué me golpean?" pero ambos son culpables. La evolución es necesaria para nosotros. Nos esperan beneficios más grandes, pero debemos volvernos suficientemente inteligentes, buenos, maduros, de modo que esta herencia nos pueda ser confiada. Estas tres cosas que he mencionado – Virtud, Rectitud, Sabiduría – son grandes riquezas y cuando ustedes las posean, serán sanos y felices. Pero ustedes preguntarán: "¿Cómo podemos aplicar esta Enseñanza en el mundo?" No se nos exige enderezar al mundo. El mundo fue puesto derecho, en el mundo no existen anormalidades, todo se mueve de acuerdo a un orden establecido. Sabemos por qué los eventos – naturales y políticos – vienen. No hace falta alterar este flujo. Pero uno es necesario: la corrección individual de cada persona en el mundo – hombre o mujer. Cuando un individuo se corrige, sus hijos – hijas e hijos – también se corregirán, y cuando sus vecinos se corregirán, el mundo entero también por sí mismo. Como está la levadura, así estará la masa también. Este es el principio, que Cristo ha establecido. Y Cristo está actuando para su realización. Y así como la crisálida comienza a transformarse más adelante, del mismo modo el mundo empezará a elevarse y a transformarse para ser mejor. En este mundo hay gran malestar porque todos aquellos, quienes no pueden formar su propia crisálida, están preocupados acerca de cómo van a pasar el invierno que se acerca. La transformación, por lo tanto, debe tener lugar en nuestra mente, en nuestro corazón, en nuestra voluntad. Y cuando esta transformación suceda, sentiremos que tenemos en nosotros cierta fuerza interior. Entonces haremos contacto con los más elevados Seres, quienes han avanzado y a quienes llamamos santos. Cuando entremos en contacto con ellos nuestra mente será iluminada del mismo modo que los estudiantes son iluminados estando entre sus profesores. Los santos son Maestros de la humanidad y todos debemos tomar su guía. Ellos enseñan al mundo cómo debe vivir. Pero ustedes preguntarán: "¿Dónde están estos Maestros, en qué lugar están? No vemos sus imágenes en la iglesia." Todo tiene una sombra, por medio de la cual podemos encontrar el objeto. Sus deseos en el mundo son una sombra, sus aspiraciones también. Ustedes quieren comprender la esencia; deben observar la ley: subir, del corazón a su mente y pensar acerca de Dios. ¿Cómo imaginemos a Dios? Podemos imaginarLo como el Hombre más bueno, perfecto, en Quien no hay ningún rencor, ningún odio, quien ama a la gente como un verdadero padre ama a sus hijos. Tal es la actitud de Dios hacia nosotros. ¿Cómo piensan ustedes, Él nos está escuchando ahora o no? Él está escuchando y está trabajando en nuestras mentes. La disposición, que tenemos cada día, es debida a Él. Así como el Sol hace que nos dispongamos bien cada día después de que ha salido, del mismo modo los momentos felices de la Vida son debidos a este Sol interior, que está brillando en nosotros. En la Vida espiritual también existe salida y puesta. En la edad madura el Sol sube alto, ustedes están en su mediodía; en la vejez ustedes se pondrán para volver a salir nuevamente. Dios saldrá en los corazones y mentes de muchos, pero Él no saldrá en muchos otros. En quienes Dios saldrá, sentirán alegría y regocijo, pero aquellos, en quienes Él no saldrá, dirán: "Para nosotros la Vida es un infortunio, tristeza, sufrimiento". Ellos deben esperar ¿Por qué? – Porque no hay condiciones en ellos para que salga. Si sale prematuramente, esto será una desdicha para ellos; es mejor que descansen ahora. No digo, que van a morir; en absoluto. Yo sólo cito una ley. Cuando les hablo acerca de ponerse, todos piensan acerca de la muerte. ¿Qué cosa es el morir? – Esta es una suposición. Todos ustedes tienen que morir para ser capaces de relatar lo que la muerte es; por ahora sólo se está imaginando. En una de sus relatos Tolstoi dice lo siguiente: se encontró a un monje ruso, de 85 años de edad, con barba blanca, y le preguntó: "¿Cuáles son las razones que te orillaron a ser monje?" Y el monje le contó en corto su historia: "Yo vengo de una familia real. Cuando tenía entre 21-25, mis padres quisieron casarme con una princesa. En aquel tiempo caí en un sueño letárgico, vinieron los doctores, tomaron mi pulso. "El corazón está parado, él está muerto", dijeron y querían enterrarme. Me dije a mí mismo: "¿Acaso ésta es la muerte?" No podía darles una señal de que estaba vivo. Mi prometida vino con su padre y él le pedía que llorara: Que la gente diga que le amabas. Nunca le he amado, pero amo su riqueza. – contestó ella. Y me dije a mí mismo: "Si Dios me regresara al mundo, comenzaría una vida diferente!" ¡Que horrible es estar vivo y no poder decir que estás vivo; ver a todos llorando y no poder decir que estás vivo! ¡Y cuánta gente ha sido enterrada de esta manera! No hay nada más horrible que ser enterrado vivo. La mayor desdicha es permanecer por días y meses en la tierra y no poder liberarte de tu cuerpo. ¡Esta es la mayor prisión, el infierno! Si fuéramos puros, sabríamos cuando el alma ha dejado el cuerpo y nunca tendríamos semejantes sufrimientos. Después de que el doctor establece que el enfermo no está vivo, la gente dice en seguida: "¡Lléveselo!" Hacen un bello ataúd y con canciones y música se lo llevan. ¿Dónde está su amor? ¡Tal es el amor de los vecinos y de la sociedad! Alguien dice: "Te amo" ¿Cómo? ¿Como el gato ama al ratón o como el lobo ama al cordero? También es amor. Pero el mundo sufre con semejante amor pero el Amor que necesita el mundo es amar a los demás y ayudarles a ser felices tal cómo nosotros somos felices. Esto es por lo que Jesús dijo: "El que confía en Mí hará lo que hago; y quien Me ama será amado por Mi Padre y vendrá y habitará en él". Ustedes dicen: "¿Qué le pasará a Bulgaria?" Yo les pregunto qué les pasará a ustedes. No saben que el demonio ha tomado toda su propiedad, él ha vendido incluso su piel, pero preguntan qué le pasará a Bulgaria. Bulgaria, es ustedes. Deben orar para que les ayude Dios a expeler de ustedes a este huésped no invitado, preservar su propiedad, su mente y su corazón. El demonio es culpable de estos sufrimientos. No deben estar enojados con él. Le alabo sólo en una cosa: es muy trabajador, no se desanima. Si lo persiguen fuera de la puerta, entra a través de otra; si no tiene éxito de un modo, intenta un segundo, un tercero y un cuarto modo. Este es un excelente y alentador rasgo suyo. Dios dice también: "Tomen su ejemplo, él es un profesor de los hombres, les enseña y le enseñará a todos". Cuando les miente una y otra vez, finalmente ustedes dirán: "Hemos aprendido tus mentiras y no puedes mentirnos más". Un hombre dijo a un amigo suyo: "Tú no puedes mentirle a mi mono". Su amigo llegó hasta el mono, entonces fingió estar dormido, el mono también cerró sus ojos y tomó el dinero. Su amo regresó a casa y le dio una paliza. La segunda vez el mono dejará sus ojos abiertos, no los cerrará, pues sabe que habrá palizas. Con la experiencia que obtenemos en el mundo después de los sufrimientos, cuando el demonio venga, le diremos: "Mis ojos están abiertos." Cuando comiencen a sufrir, digan: "No he pasado aún a través de todo el proceso del grano de trigo". Y cuando sus pensamientos y su corazón sean transformados y lleguen a ser excelentes, entonces ustedes obtendrán la imagen y semejanza de Dios, entonces Dios les resucitará del mismo modo que el Sol revive el grano de trigo sembrado. Equipo de traducción al español: Zornitza Gáneva - Bulgaria José de Jesús Saavedra Aceves - México Todos los participantes en los equipos de traducción trabajan voluntaria y gratuitamente. Agradeceremos cualquier tipo de ayuda, especialmente en la edición, publicación y distribución de las traducciones. Para mayor información, por favor, contáctanos: wb_translation_team@mail.bg
  18. HE AQUÍ EL HOMBRE Entonces salió Jesús, llevando la corona de espinas y la ropa de púrpura. Y Pilato les dijo: ¡He aquí el hombre! Juan 19:5 La palabra hombre (човек /chovek/ o человэкъ /chelovek/ en la cual ‘век’ significa siglo) en búlgaro se entiende como criatura que vive durante un siglo entero. Pero en la lengua original, en la cual fue escrita esta frase, hombre tiene otro significado – significa Jesús, el Hombre que vino a la Tierra, hermano de los que sufren. ¿Qué tenemos que entender de esas palabras? ¿Puede la gente, cuando aparecemos delante del resto del mundo, decir de nosotros: “¡He aquí el hombre!”? Para que un hombre sea honrado con este nombre, tiene que tener en sí cuatro cosas: ser rico, ser fuerte, tener conocimientos, tener virtudes. Diréis: “¿Qué hace aquí la riqueza?”. La riqueza es el suelo, las condiciones en las cuales se puede desarrollar el hombre; es el suelo en el que se desarrolla la Fuerza, y ella trae Calor y Luz, que afectan el crecimiento, el desarrollo. Cuando llegamos al Conocimiento, es el método a través del cual se tiene que entender y regular nuestra vida. La Virtud es la meta hacia la cual tenemos que aspirar. La gente pregunta muy a menudo: “¿Qué tenemos que hacer?”. Plantad un grano de trigo y él os enseñará qué tenéis que hacer. Diréis: “¿Cómo?”. Humedecedlo y los rayos del sol mostrarán hacia dónde aspira el grano de trigo – hacia una dirección, hacia el Sol – la fuente de la Vida. Y nosotros, igual que el grano de trigo tenemos que crecer – aspirar hacia Dios. Alguien puede preguntar: “Cuando el grano crezca, ¿llegará hasta el Sol? Yo quiero encontrar a Dios”. Tu no necesitas saber dónde está Dios, solo tienes que aspirar hacia Él. El grano ha entendido qué cosa es el Sol y ha aceptado lo que quiere, la misma ley se aplica para nosotros – nosotros tenemos que repetir el mismo resultado. Tenemos que ser plantados, nuestra vida necesariamente tendrá dificultades que constituyen esos pequeños pero necesarios obstáculos, igual que con el grano de trigo – se necesita un poco de presión y luego vendrá el proceso de crecimiento – el Conocimiento. Entonces, la Virtud será cuando las frutas maduren. Por lo tanto tenemos que estar plantados, se nos tiene que poner un poco de tierra, que haya un poco de presión; luego tenemos que crecer hacia arriba y adquirir conocimiento, y cuando éste conocimiento crezca hasta cierto punto, tiene que convertirse inmediatamente en un grano de trigo. Luego el Señor mandará que cosechen el trigo y Él separará lo útil de lo inútil – el trigo de la cizaña. Nosotros nacemos – eso significa que surgimos; crecemos, nos desarrollamos, morimos y nos entierran en la tumba – eso es pisotear, avasallar. Y del campo Dios recogerá lo que necesita. Esto corresponde al establo y al granero: la cizaña se guarda en el establo y los granos – en el granero. Os leí el capítulo 19 del Evangelio de Juan para que vieseis las cuatro cosas que Cristo llevaba en la cruz – cuatro cosas que nosotros tenemos que aprender: cuando situemos la Virtud en la cabeza, que no fue clavada; en el lado izquierdo – el Conocimiento; en el derecho – la Fuerza; y abajo con las piernas – la riqueza, nosotros también tendremos entonces al hombre crucificado. Es decir, cuando clavemos la riqueza, la Fuerza y el Conocimiento, sus fluidos subirán hacia la cabeza – hacia la Virtud. Cuando Dios quiere hacer al hombre bueno le clava en la cruz – clava sus riquezas, su fuerza y conocimientos. ¿Qué significa clavar? Le meten en la caja fuerte para que no lo coja nadie, para que no disponga de él nadie, porque Dios es el que dispondrá de él. Él dice: “Cuando trabajo Yo, tu estarás tranquilo”; y porque el hombre no quiere estar tranquilo, Dios dice: “Clavadlo para que esté Yo tranquilo, para que Yo trabaje”*. Y cuando nos clavan en esta cruz no deberíamos llorar, porque entonces Dios trabaja para nosotros. Miserable es el que no está clavado en la cruz. Quien quiera que Dios se ocupe de él tiene que pasar por este proceso de desarrollo. Estoy hablando alegóricamente. Antes de ese proceso de desarrollo necesariamente tiene que haber Fe, una Fe inquebrantable en el plan general Divino, que tiene en cuenta todas las criaturas que Dios ha creado. No debemos dudar de Dios, porque Él es perfecto, omnipotente. Y Jesús dice en alguna parte: “Lo imposible para el hombre, para Dios es posible”*. Los caminos Divinos son inexplicables, no se debería permitir el pensamiento de que pueden ser distorsionados y detenidos – eso es imposible. Y cuando somos invocados y nos hemos ido por el camino Divino, debemos tener esa simple fe que tienen los niños y evitar imperfecciones como las mencionadas en el siguiente cuento. En Inglaterra un gran artista quería pintar un cuadro en el que poder representar la pobreza absoluta. Durante días y meses estuvo recorriendo Londres para encontrar un sujeto adecuado para la idea, y por fin encontró a un niño mendigo que se ajustaba a sus deseos, y se dijo a sí mismo: “Esa es la cara que servirá para la creación del cuadro”. Se acercó a él, le dio su tarjeta de visita con su dirección y le dijo: “Venga en cuatro días, tengo que hablar de algo con Usted”. El niño cuando vio este hombre tan bien vestido, pensó: “¿Cómo voy a ir así a verlo – prácticamente desgalichado?”. Y fue con unos conocidos para vestirse, para que se presente como se presentan a los reyes – encontró ropa, se vistió y fue a ver al pintor. – ¿Quién es Usted? – le preguntó el artista. – Soy alguien. – ¡Váyase de aquí! Si quisiera a alguien así, bien vestido, los hay miles. Yo le necesitaba igual que como le vi. Y nosotros, cuando el Cielo nos invita a trabajar, queremos vestirnos, pero la fuerza no está en nuestra ropa, gorros, guantes y zapatillas, ni siquiera en los collares, corbatas y relojes – ellos no constituyen nada importante. La fuerza está en nuestra mente, en nuestro corazón, en los impulsos y aspiraciones nobles de hacer el bien; cuando tenemos estas cosas, las demás vendrán solas, a su tiempo. ¿Realmente, cuando vayamos al Cielo, tenemos que coger nuestra ropa de aquí? Dios cuando nos llama para ir al Cielo nos desviste aquí, en la Tierra. Él no quiere nuestra ropa, y dice: “Traedlo como es”*. Cuando alguien muere, cada uno de nosotros le da la espalda, incluso los que le han querido dicen: “¡Alejadlo lo más pronto posible!”. ¿Dónde está entonces su amor? Pero Dios no le da la espalda y dice: “Traedlo, Yo le necesito como es”*. Y cuando nos ponen en la tumba y nos dejan, ¿qué hace Dios? Él empieza a hablar con nosotros ya que no es como algunos piensan – que los muertos se liberan. Nos pregunta: “¿Comprendiste la vida, comprendiste cuál es el sentido de la vida, que Yo os mandé?”*. Precisamente en esa conversación Dios dibuja Su gran cuadro. Entonces, nace aquel proceso: la gente, después de despedirse del hombre, empieza a llorar y enumerar todas sus buenas cualidades, y ve el cuadro Divino que está representado en dichas cualidades. Nosotros tenemos que aguantar los sufrimientos que vienen, y aprender una lección de ellos. Jesús con Sus sufrimientos terrenales quería darnos ejemplo, que tenemos que obedecer a este proceso Divino. En una ocasión dice: “¿No tengo Yo el poder de pedir a mi Padre que envíe miles de Ángeles para salvarme? Pero si no cumplo eso por lo que vine, ¿cómo ascenderán los humanos?”*. Y Él mismo querría ascender. Vosotros estáis en la Tierra, un día para vosotros también vendrán tormentas, dificultades y puede que el mismo destino, pero cuando llegue esa hora, no debéis considerarlo una desgracia para nada, porque donde no haya sufrimiento no hay enriquecimiento. Donde hay penas hay también alegrías; donde hay muerte, hay también resurrección. Y el que no quiere participar en los sufrimientos de la humanidad, no ganará nada. ¿Qué son los sufrimientos? Consecuencias de errores, causados a veces por nuestra incompetencia, y justo esos errores se corrigen a través del proceso del sufrimiento. Ese proceso es el método para que nos adaptemos y lleguemos hasta aquellos superiores, ascendentes vibraciones, que nos esperan en el Cielo. Tienen que llevarse cien penas para soportar una alegría Divina; entonces apreciaremos como es debido aquella alegría y la mantendremos. Y por eso Dios empieza por los sufrimientos – para que nos temple (como el ferretero templa el hierro, para que lo haga adecuado para el trabajo), para que aguantemos la alegría que llegará luego. Cada uno de nosotros es necesario, muy necesario para Dios. Puede que para el mundo no seáis nada, un cero, pero para Dios sois una unidad importante. Solo Dios que os ha enviado a la Tierra aprecia vuestros sufrimientos y por lo tanto no debéis preocuparos por lo que opina el mundo de vosotros; Él, Quien os ha enviado, piensa en vosotros y os aprecia. Para vosotros es importante tener la aprobación de Dios. Si Dios está con vosotros, seréis hermosos, y el mundo quiere lo hermoso; si Él está con vosotros, seréis ricos, fuertes, buenos, y lo bueno siempre se aprecia. Ahora os hablaré de Dios no como criatura, como dicen los filósofos, difuso, disperso en el espacio, imposible de averiguar dónde está, sino de aquel Dios, de Quien predico, Quien piensa en nosotros, Quien observa nuestras acciones, arregla, corrige, castiga, viste, desviste, nos hace nacer y morir. ¿Qué es morir? Dios hace una operación – ve que vais a perder mucho y reduce el proceso de vuestra vida: “Para que no haga más deudas, coged el capital que le he dado, los tiempos ahora no son favorables, dejadle para otro tiempo, traédmelo”*. Y en ese proceso pensamos que el mundo nos ha olvidado. Pero si el mundo nos ha olvidado, Dios piensa en nosotros. Y el mundo necesariamente debe olvidarnos. Una chica nunca se puede casar si quiere a todos los chicos; tiene que elegir a uno y decir: “Este es mi mundo”. Y en la vida este hecho es igual de correcto – debéis tener solo un Dios. Hay muchos dioses en el mundo que querrán atraeros, pero vosotros debéis encontrar vuestro Dios, con Quien podáis vivir, desarrollaros y enriquecer. La Sagrada Escritura dice: “Dios no está solo en el Cielo, Él vive en los corazones de los humildes”*. Por lo tanto la primera cualidad que debéis adquirir, para que Él pueda vivir en vosotros, es la humildad. Pero esta humildad no es como la humildad de una oveja – cuando os peguen u os rompan las piernas y digáis: “No hay qué hacer”; no es humildad, cuando os cojan toda vuestra riqueza y digáis: “Nos sentimos humildes”. La Humildad se dará cuando tengáis todas las riquezas, fuerza, conocimientos, lo bueno, que toméis conciencia y digáis: “Dios, ¡Tú dispones de todo lo que tengo!”. Pero ahora cada uno hace lo siguiente: todos predican el Evangelio y siempre arreglan el mundo, pero cuando Dios llega a sus bolsas repletas, gritan: “¡No, allí no se puede! La mitad, mira, podemos dar, pero todo – no”. Cuando llega a la fuerza, dicen: “Tú no puedes disponer de toda mi fuerza”. Pero cuando Lo necesitamos, queremos y Le pedimos que nos dirija y ayude. Esta manera humana de entender a la vida predomina en todas las filosofías desde hace miles de años y nuestros sufrimientos vienen justo de eso. Y Jesús con Su vida quiere enseñarnos el Camino. Muchos cristianos entienden, que cuando se convierten en cristianos, tienen que abandonar el mundo. Podéis renunciar a todas vuestras casas, riquezas, mujeres, hijos, e incluso entonces seguir pensando en ellos. Podéis ir a algún monasterio aislado y seguir pensando: “¿Qué habrá pasado con mi mujer, mis hijos, mi casa?” – eso significa que no habéis renunciado a ellos, que no estáis libres. Renunciar las cosas no significa que les olvidemos, sino que dejar a la gente libre – dejar que la mujer haga lo que quiera, dejar que el hijo haga lo que quiera. Renunciar al mundo significa que lo abandonemos, que no le molestemos – que siga su camino. ¿Podemos parar la corriente del rio? La tenemos que dejar que siga su camino; podemos hacer solo una cosa – utilizarlo. De la misma manera no podemos parar la Vida y solo debemos utilizar las cosas. Y Jesús nos dice clara y positivamente: “Si Me queréis” – y debemos quererle; de ningún modo no nos dice: “¡Ay de ti si no Me amas!”. No, Dios nunca quiere sacrificios por la fuerza. La gente dice: “¿Por qué Dios, como es todopoderoso, no arregla al mundo?”. ¿Cómo lo tiene que arreglar? – “El que miente que se le seque la lengua; el que roba que se le seque la mano”. Pues entonces tendríamos un mundo solo de mudos y cojos. ¿Qué pensáis, nos hubiera gustado un mundo así, solo con inválidos? Pero Dios da un control diametralmente opuesto, sigue el proceso contrario y dice, que el que quiere ser señor, tiene que ser sirviente. Este proceso consiste en lo siguiente: la gente fuerte normalmente quiere que todos los ríos fluyan dentro del suyo, pero en lo Bueno es justo el proceso el opuesto – Dios se derrama en pequeños ríos y en vez de controlarlos los deja que se controlen solos. Podéis hacer un pequeño experimento en vuestra casa: que salga de vosotros el pensamiento que vosotros controléis; poned en vuestra mente la idea de ser sirvientes – que os convirtáis en sirvientes por Dios, y entonces bajareis en el lugar de Dios. Buscáis a Dios en el Cielo, pero Él no está allí; cuando vosotros gemís y sufrís, Él está en vosotros. Y a lo que la gente llama crecimiento, avance, en este proceso Dios trabaja, Él es el mejor trabajador. Algunos se quejan: “¿Por qué Dios no ve nuestros sufrimientos?”, pero Él dice: “No hay tiempo, estoy tan ocupado con vuestras cosas, Estoy ocupado con cosas vuestras mucho más importantes; cuando quede tiempo, me ocuparé de vuestros pequeños malentendidos exteriores”*. Eso no es alegoría, sino realidad. Hay un verso en la Sagrada Escritura, en el cual Dios dice: “Yo era para Israel como un carro de madera cargado, en el que la gente siempre metía todo”*. Pero los sufrimientos que sentimos aquí son sufrimientos de Dios – Él sufre y llora en nosotros. Decimos: “Yo lloro, mi alma está triste”; pero cuando decimos: “Dios, perdóname, Te causé tanto sufrimiento con impuros pensamientos y actos”, entonces llegaremos a este camino verdadero, que nos salvará de la maldad contemporánea. Y por fin tenemos que dejar que nuestro Dios fortalezca en nosotros. Nosotros Le hemos atado con cuerdas y Le hemos clavado, cuando Le tenemos que sentar y dejar tranquilo en la tumba; entonces Él resucitará y nos liberará. Estad seguros de una cosa: los que impiden Su camino somos nosotros, los humanos; los diablos no impiden el camino de Dios. Ya que Él ha establecido la ley de la Libertad, Él no puede, no quiere alterar esta ley; y hasta que no lleguemos a este entendimiento – que obedezcamos voluntariamente, Él no nos salvará. El entendimiento de ser como Él nos tiene que llegar muy adentro, entonces utilizaremos para ascender nuestras riquezas, fuerza y virtudes. ¿De quién? De nuestros hermanos, nuestros prójimos. Cada uno de nosotros tiene que buscar y apreciar las almas de nuestros hermanos, y no querer a sus cuerpos. Os puedo decir que Jesús cuando ha venido aquí, incluso ahora no se ha ido de la Tierra; Él vive entre los humanos, trabaja entre ellos y tiene que resucitar ya en nosotros. Debemos tener Fe, pero no de aquella fe y aquel miedo que tenían los Judíos – “No tenemos más rey que el César”*, y cuando este César después de unos años destruyó Jerusalén y derramó su templo, ellos renunciaron a él. Y ahora el hombre puede decir: “César es mi rey”, pero las consecuencias serán las mismas. Déjenme volver: primero tenemos que vivir en este mundo, prepararnos; no podemos vivir en el Cielo, porque allí el Calor y la Luz son muy brillantes. Igual que el jardinero, cuando replanta pinos bajados de un lugar alto, hace unos injertos mientras los aclimata, de la misma manera que el Padre Celestial no nos puede coger de aquí y plantarnos directamente en el jardín del Edén. Incluso nuestro sistema educativo está organizado de esta manera: primero tenemos que pasar primero de primaria, luego – segundo, el resto de los cursos, la universidad y al fin entramos en el mundo. Todos esos son métodos de la cultura, a los cuales se tiene que adaptar el que quiera avanzar. Un cristiano, según lo entiendo, no debe ser un hombre estúpido y que diga: “Lo que Dios da”. Cuando habéis arado vuestro campo, vosotros plantáis trigo, porque si no plantáis trigo, ¿qué dará Dios? – malezas y espinas. Cultivad el viñedo, plantadlo y dará fruta; la vid de uva que plantéis, es el tipo de fruta que obtendréis – si plantáis palos de mala calidad os dará manzanas silvestres. Dios le dio a vuestro hijo buena mente, ¿pero vosotros qué plantasteis en su mente? – ¿acaso fueron aquellos embriones que darían buena fruta? Nosotros queremos ser virtuosos, fueres, ricos; podemos tener y Virtudes, y Fuerza, y riqueza, y es útil que los tengamos. Las condiciones en las cuales ellos florecen y se desarrollan son: el embrión Divino, la ley Divina y el equilibrio Divino. El equilibrio: esa es la Virtud; la ley: eso es el Conocimiento; las condiciones: esa es la fuerza; el embrión: esa es la riqueza. Me preguntareis: “¿Cómo encontraremos a Dios?”. Muy fácil. Uno quería gastar una broma y molestar a otro, que le dijo: “Nosotros estamos en un jardín, en el cual hay muchas manzanas buenas”. – “Pero yo no veo nada” – le respondió el otro, cerrándose los ojos; su amigo le abofeteó y el otro abrió los ojos y vio. Así Dios a veces nos abofetea y nosotros empezamos a ver. Aquellos de vosotros que tienen los ojos cerrados, tienen que querer abrirlos. El mundo contemporáneo argumenta y dice: “¿Dónde está Dios? Él está en los árboles, en las piedras y en la tierra”; pero cuando llega el sufrimiento, todos miran hacia arriba, ven que Él está allí y dicen: “¡Dios!”. Por eso son los sufrimientos – son una bofetada que nos da Dios cuando nos dice: “Yo os he creado para que miréis, no que estéis con los ojos cerrados”*. Y nosotros para ascender tenemos que ser como los niños – buscando y siendo perceptivos. Ahora os diré otra cosa. ¿Cuál es el método por el cual tenemos que trabajar? De aquí en adelante siempre tenemos que estar conectados mentalmente y cordialmente con toda la gente en la Tierra, porque la salvación está en nuestras oraciones comunes – “La unión hace la fuerza”. Y cuando las mentes y los corazones de la gente se unen, entonces viene el Reino de Dios en la Tierra. En un amigo que en realidad queremos, no debemos buscar sus defectos – y él como nosotros los puede tener; los defectos son la ropa exterior con la cual está vestido el hombre, pero el alma humana está limpia, ella no se puede dañar, no se puede destruir. Nadie puede corromper vuestra alma Divina; puede que se ensucie por fuera, pero no por dentro, porque Dios vive en ella, y es impensable destruir algo que Dios protege. Nosotros podemos obedecer al mundo, como Jesús le ha dicho a Pilato, que le ha contestado: “Yo tengo el poder de crucificarte”*: “Yo obedezco a quien te ha dado este poder, pero Mi alma está libre”. Tenemos que obedecer a los sufrimientos temporales; nosotros no podemos entenderlos, pero cuando muramos y resucitemos, entenderemos por qué han sido. Todos hasta ahora han sido atormentados por ansiedades y miedos en la vida, pero eso no es Vida. Vida es cuando el hombre está lleno de sentimientos nobles. Feliz es el que se alegra de que haya podido hacer algo bueno generosamente. Alguien os ha ofendido – no le aplaudas, no le des la mano; puede que le des la mano sin que eso sea un apretón de manos; puede que le aplaudas sin que eso sea admiración. Y normalmente aplaudimos al más grande, pero con eso le decimos de alguna manera: “¿Me puede ascender?”. Hay un pez diabólico en el mar que saluda a todo lo que se cruza por su camino. Y el hombre coge a alguien de la mano - ¿por qué? Esos dedos diabólicos de la mano del hombre dicen mucho: por ejemplo, el meñique dice: “¿Me puedes dar dinero? Tengo que empezar un negocio, tengo perdidas de él, me han robado. ¿Me puedes ayudar?”; el anular: “¡Yo deseo una fama artística y conocimientos!”; el corazón: “¡Yo quiero derechos y privilegios!”; el índice: “¡Yo necesito respeto y admiración!”; el pulgar: “¡Yo quiero fuerza y competencia!”. Al que ha saludado, si puede y quiere, se lo dará. Y van dos, luego tres, en la sociedad y forman una camarilla, pero no encuentran lo que buscan. Y por fin vino Jesús y dijo: “Lo que vosotros buscáis – riqueza, Fuerza, Conocimientos, Bondad, Yo os lo puedo dar. No hay nadie de vosotros, que no haya dejado a su padre y a su madre para Mí, y que no haya aceptado cien veces la futura vida”*. He aquí el Hombre, Quien nos puede dar la mano, Quien nos puede dar riqueza, y Fuerza, y Conocimientos, y Bondad. Pero la gente dijo: “¡Fuera, crucifícale!”*, a lo cual Pilato les advierte: “Le perdéis”*. Jesús y hoy está delante de vosotros y yo os digo: “He aquí el Hombre, a Quien buscáis, el Hombre, que Él solo puede traer la paz en vuestros corazones, daros intelecto, daros salud, un estado social, ascenderos, enseñaros el camino, para que se aclare vuestra mente”. Pero vosotros en vuestra incertidumbre decís: “¡Enseñádnosle para que Le veamos!”. Os voy a dar una comparación. Por la noche se acerca un hombre con una vela pequeña y yo os digo: “He aquí el hombre que os trae luz”, pero vosotros veis la vela, no veis al hombre. ¿Cuándo le veréis a él? Cuando salga el Sol. Buscad solos esta Luz que lleva el Hombre – ella os ayudará a encontrar el Camino por el cual tenéis que ir. Así debéis entender la cuestión. Vamos a ver una, más clara comparación. Imaginaos que os adentro en un rico pero oscuro salón, y os digo: “Esa es una habitación con increíbles ornamentos, con enormes riquezas: allí en aquella esquina hay eso, en el otro – aquello, etc.”. “Puede, pero quien sabe, no veo nada” – protestáis. Si llevo una pequeña vela, entonces los objetos cercanos empiezan a tomar forma; si llevo una más, se hacen incluso más claros; cuando aumentan las velas, la habitación poco a poco empieza a iluminarse más y más; cuando encendéis la lámpara eléctrica los objetos se hacen claros, y cuando llegue la luz del día, se ve todo. El mundo es como esta habitación y cada uno de nosotros tiene que llevar una luz – tiene que llevar una vela. Y cuando entramos todos con nuestras velas y las ponemos juntas, aumentando la luz, vamos a ver mucho. Vuestros cerebros son velas. Yo no quiero a gente que lleven velas apagadas, sino que lleven velas encendidas, como en Viernes Santo. Cada uno de nosotros solo tiene que ser una vela encendida. Leal, amoroso, buen hombre es una vela encendida y un gran error es que un hombre sea una vela apagada. Preguntáis: “¿Qué debemos hacer?”. Debéis rezar uno por el otro, mandar buenos pensamientos hacia vuestros amigos, rezar por ellos, querer que sean benditos y Dios, cuando les bendiga a ellos, os bendiga a vosotros también. ¿Por qué debemos rezar? Durante el verano de 1899 en Novi Pazar hubo una gran sequía. Los turcos de treinta y nueve pueblos de los alrededores se reúnen y rezan por lluvia – y empieza a llover. Los búlgaros piensan: “Dios les manda lluvia a ellos, nos mandará a nosotros también”, pero no llueve en sus pueblos y su ganado se vuelve demacrado por el hambre. Cuando la gente reza, reza tú también – tú también tienes que dejar una solicitud; Dios no tendrá una columna grande para ti si no rezas. La oración es una gran fuerza y la gente contemporánea tiene que ser gente de oración – con ella prepararemos nuestra mente y nuestro corazón. Y no debemos rezar por nosotros, eso es egoísmo. No quiero ocuparme de la mente de la gente, mi deseo es ocuparme de sus corazones, porque todo lo malo se esconde en los corazones. Y solo Dios dice: “Hijo Mío, da tu corazón”*. Tenemos que empezar ahora una purificación, como para Pascuas – que abramos las ventanas y limpiemos los suelos. Todos gemimos bajo el mismo peso, en todas partes hay la misma desarmonía: hombre y mujer no pueden llegar a un acuerdo – separan la casa, separan el dinero, la mujer no está contenta que el hombre tenga el dinero. Si el hombre lo tiene o la mujer, es irrelevante – acordad quien será el cajero. Discuten los que quieren tener el primer lugar en casa – si el gallo o la gallina, cantará. ¿Qué de gallos y gallinas? Eso no tiene ninguna importancia en la vida; dije: otra cosa es importante. Jesús ha venido para trabajar. Y cuando la Luz viene, viene poco a poco, silenciosamente, sin hacer ruido. Él no vendrá como un trueno como algunos Lo esperan. Y eso puede ocurrir, pero allí no está Jesús. Cuando el Profeta Elías se fue al desierto y tuvo que ayunar y orar, y cuando llegaron tormentas y fuego, y Elías tapó sus ojos, Dios no estuvo en la tormenta y en el fuego, sino en la voz bajita, que estuvo hablando. Dios no está en vuestros sufrimientos, en vuestra fuerza o vuestros conocimientos. ¿Dónde está? En el Amor. Si amáis, Él está en vosotros; si no amáis, no. Y vosotros debéis amar – esa es la Ley. Nosotros no amamos y esperamos a que la gente nos ame – eso significa estar delante de la chimenea y esperar que otro nos traiga leña para calentarnos. Nosotros solos tenemos que tener esta leña que utilizaran los demás también. Nosotros, los que seguimos a Cristo, Quien nos ha dado suficientes fuerzas, tenemos por fin que dejarle entrar en nosotros. Ahora yo os dejo a este Hombre. ¿Le vais a aceptar o crucificar? ¿Le vais a dejar pasar o vais a decir “No Le queremos”? – esta es la cuestión que tenéis que resolver. Si decís: “Dejadle pasar, Él es nuestro Dios”, habéis resuelto la cuestión y vendrá la bendición. Y entonces las palabras de la Sagrada Escritura se cumplirán: “Mi Padre y Yo vendremos y haremos nuestra vivienda en vosotros”*. Entonces la Luz estará en nosotros y todos nos conciliaremos. 29 de Marzo de 1914, Sofía *Traducción literal de citas de la Biblia Ortodoxa publicada en 1885 en Viena (nota del traductor) Traducción: Milena Boyanova ---------------------------------------- Para cualquier consulta o duda puede contactar con la traductora en: milenaboyanovas@gmail.com
  19. Los Cuatro Elementos Fundamentales Hay en la vida cuatro elementos necesarios para la construction de la vida espiritual: El Amor Divino, La Vida Divina, El Pensamiento Divino y La Voluntad Divina. Cuando los niños están aprendiendo la aritmética, tienen que familiarizarse con cuatro operaciones principales. Cuando un químico estudia la química, él también se va a enfrentar con cuatro elementos. Cuаndo el Amor Divino se limita dentro de sí mismo, él manifiesta la Vida Divina que por su parte produce el Pensamiento Divino del que nace la Voluntad Divina y de la Voluntad Divina nace nuestra vida humana. Si la Vida Divina no está reproduciéndose dentro de nosotros mismos, no seremos capaces de pensar. Cuando queremos que Dios empiece a vivir dentro de nosotros, tenemos que crear su Amor Divino- tenemos que amarLe, porque si no Le amamos, Él no puede vivir dentro de nosotros. Para crear esas cuatro cosas, son necesarias otras seis más, que debemos saber. Hay tres cosas que engañan: 1. El Gusto - él quiere someter a prueba el estómago para saber de qué tiene necesidad. Puede ser que alguna comida haya sido preparada con carne podrida, condimentada con especias fragantes y cuando cocida engaña al gusto, pero al llegar al estómago el último la rechaza. 2. Nuestro Corazón- él nos está engañando, por eso debemos escuchar a nuestro alma ya que ella no nos miente, porque el corazón acepta caricias mientras que el alma las rechaza. 3. El Intelecto- la relación entre el corazón y el alma es la misma que la relación entre el intelecto y la mente ya que todos son controlados por el Espíritu. Para reeducar al gusto, al corazón y al intelecto, debemos prestar atención a los consejos del estómago, el alma y la mente y debemos saber cómo alimentar los últimos tres. Sabiendo todo eso, siempre estaremos sanos. Dónde está la comida necesaria ? Nuestros pulmones no buscan al aire, pero sin embargo al abrir la boca, él los penetra. Existen para la comida mental miles de objetos alrededor de nosotros a través de los cuales la recibimos con los ojos y los oídos. Cómo aplicar los cuatro elementos fundamentales? – a través del Amor. La gente no está feliz porque busca al Amor. Qué es el Amor?- El Amor es ser capaz de sacrificarse a sí mismo. Nosotros queremos a alguien porque nos da algo. Queremos al Cristo porque nos alimenta, porque se sacrificó por nosotros a través del grano de trigo que comemos. Por eso ha sido dicho: "...que se alimenten de mi carne y que beban de mi sangre." Si quieren que les amen, tienen que ser capaces de sacrificarse. Amar significa dar algo de nosotros mismos, es decir que para poder cosechar Amor, debemos sembrar Amor. Nuestra vida tiene valor solamente cuando es útil para nuestros vecinos. La vida es una fuerza que Dios nos ha dado. Esa fuerza se nos puede quitar de la misma manera en la que nos ha sido dada. Ahora nosotros no tenemos vida: nos quejamos, nos tumbamos, damos vueltas en la cama, etc.. El hombre debe poseer tres cosas necesarias en su vida: salud y paz profunda así como también capacidad de sacrificarse para El Señor. Cristo nos ha señalado el camino hacia la vida. Lo primero es el sacrificio a sí mismo y eso quiere decir sacrificar la mente, el corazón y la propiedad para los necesitados. El Cristo ha invertido su vida ahí donde ella puede crecer. La primera condición para nuestra vida es negarse de la multitud de deseos impuros. El río desemboca puro en el mar, pero cuando vuelve lleva consigo sus impurezas también. No debemos volver con los deseos malos e impuros. Para acercarnos a Dios tenemos que invertir El Amor Divino, La Vida Divina, El Pensamiento Divino y La Voluntad Divina. Al invertirlos en nosotros mismos los tendremos en nuestra vida y Dios nos enviará a Su Espíritu y disfrutaremos de salud e inteligencia. Dejemos nuestros pecados y no sigamos repitiendo: "Dios los va a usar para un suelo nuevo para sembrar trigo." El sol brilla cada día y Dios está delante de nosotros cada día. Dios vive sobre nosotros, así como el sol vive sobre la tierra. Él nos envía el calor y la luz necesarios para nuestro crecimiento, eliminando al frío que posee el universo y que impide cualquier desarrollo. De la misma manera Dios nos ilumina, nos calienta y nos hace crecer a través de Su Espíritu. Siendo sanos, inteligentes y animosos invitamos al Espíritu Divino y a Dios mismo a vivir dentro de nosotros. Para esta vida y este mundo no es necesario un programa particular. Para ser ricos basta con cumplir lo que nos ha sido dado por el plan primario Divino. Nosotros sufrimos porque no seguimos el plan Divino. Tenemos que liberarnos de todos los términos mentirosos e influencias externas y debemos pedir consejos de Dios que reside dentro de nosotros mismos. Escuchemos a nuestra voz interior- el alma. Dios reside en el alma- "puedo"; y el diablo también reside en el alma - "no puedo", es decir que a cada obra de Dios debemos decir "puedo", y a cada obra que no es de Dios debemos decir "No puedo". Cuando decimos "puedo", Dios vendrá y nos ayudará incluso con las cosas más difíciles. Cuando decimos "puedo", lo haremos a toda costa. El diablo es poderoso porque le decimos "puedo", cuando nos hace mentir y hacer otras cosas semejantes. La mujer hace error cuando dice: "No puedo complacer a mi marido ", y la madre hace error cuando dice: "No puedo educar a mis hijos. " Cristo quiere que utilicemos dos palabras: "puedo" y "no puedo". Puedo amar, No puedo odiar. Puedo decir la verdad, No puedo mentir, etc.. De esta manera aparecen los dos espíritus. Están aquí con nosotros cada día. El buen espíritu nos dice algo, nosotros lo rechazamos, pero no estamos libres porque nos está esperando el espíritu del mal. Cristo viene a enseñarnos a decir "puedo" cuando llega lo bueno, y decir : "No puedo" cuando llega el mal. Un campo no puede ser propiedad de dos dueños al mismo tiempo. Puede pertenecer solamente a lo bueno o solamente a lo malo. Así es también con el ser humano. Dios nos enseña todo lo que es bueno. Sean fieles a Dios que vive dentro de Ustedes. Debemos poseer los cuatro elementos fundamentals (El Amor Divino, La Vida Divina, El Pensamiento Divino y La Voluntad Divina) para plantar en nosotros el gusto, el corazón, la mente, el intelecto y para desarrollar nuestro corazón, alma y espíritu. Que no digamos :"no entendí", digamos tan sólo: "entendí" – solamente entonces Dios nos hará a entenderlo todo en la práctica. Seamos fieles al Señor, al Cristo. Cristo es la vida, el amor, los pensamientos vivos que enseñan a la gente a amarse. Él es una colectividad de espíritus sublimes, que enseñan a todos los pueblos por el mundo cómo vivir. Les dan las leyes y los dirigen. Cristo es El que nos libera de las cadenas en las que voluntariamente nos entrelazamos. Si no podemos verLo ahora, Él volverá a aparecer algún día y pedirá su diezmo. Él es nuestro hermano mayor. El día de su vuelta está cerca. Ya es tarde para los que no Le han buscado antes. Ya hay luz por todas partes y la manera de vivir está cambiando. Seamos fieles a nuestro Dios a nuestro Cristo al que ya hemos conocido. Él nos ha dado vida y salud y va a permanecer siempre con nosotros y dentro de nosotros. Burgas, 6 de abril de 1914( estilo viejo) La conferencia ha sido compilada, usando los apuntes de Mincho Sotirov, Ivan Garvalov y Velichka Stoicheva.
  20. Earlier
  21. EL HERMANO DE LOS MÁS PEQUEÑITOS Conferencia del Maestro Beinsá Dunó, Dada en Enero 1, 1917, Sofía “Santifícalos en Tu verdad” Juan 17, 17 En el idioma original, el idioma del Divino Espíritu Virgen – el más alto en la jerarquía de los ángeles – Dios le dio un nombre diferente al hombre, no el que ahora conocemos. Esto sucedió en el consejo de Dioses, presidido por el Señor Jesús Cristo, llamado el Salvador de la Humanidad. Este consejo discutió la creación del hombre y la definición de su nombre. El nombre del hombre ha sido equivocadamente traducido, pero contentémonos con él por el momento. Entendamos por hombre, un ser que piensa. En esta etapa de la evolución humana la racionalidad del hombre toma dos direcciones – ascendente y descendente. La racionalidad descendente funciona para crear la personalidad humana y el cuerpo humano con sus siete envolturas. Las escuelas esotéricas de Oriente y Occidente difieren en la clasificación de las envolturas. Pero estas clasificaciones se refieren sólo al aspecto exterior, visual de esta enseñanza. Esencialmente, de hecho, no existe diferencia interior entre ellas. De acuerdo al sentido esotérico de la enseñanza de Cristo, el hombre tiene tres cuerpos esenciales inalterables y siete envolturas. La literatura teosófica menciona las siete envolturas del cuerpo humano, pero los tres cuerpos incorruptibles sólo están insinuados. Allí las envolturas son llamados cuerpos, pero no lo son. Envolturas, es un mejor nombre para estas. En realidad, el mundo humano es transitorio, y la evolución del mundo es un proceso Divino. Desde el punto de vista Divino, la aspiración del espíritu humano es obtener los tres cuerpos incorruptibles. Esta idea es tan vasta e ilimitada que incluso los genios, las grandes mentes científicas y del ocultismo, las jerarquías superiores de los ángeles, e incluso las jerarquías superiores de dioses, pasados y presentes, no pueden comprenderla completamente. Por “dioses” no quiero decir El Único Dios sino los miembros superiores de las jerarquías angélicas. Hoy día, el significado de la palabra Dios ha perdido su esencia, a través de su aplicación a seres que no son dioses pero que engañan a la gente. No hay nada Divino en ellos. Libérense de este falso concepto de Dios. La palabra Dios, tiene un especial significado en el idioma original. Hoy día el concepto se ha desvirtuado. Con la desvirtuación del concepto, también la gente desvirtuó su mente. Para formular un concepto correcto de Dios y comprenderLe, debemos regresar a nuestro estado original. Hay muchos que piensan de Dios como un ser que cambia varias veces al día, como lo hacen los hombres. Incluso algunos místicos de Occidente piensan de este modo. Esto no significa un reproche. Es el resultado del conflicto entre las dos logias – la Blanca y la Negra – que existen en el mundo. Estas han dividido a la humanidad en dos campos opuestos. Son la causa de los conflictos que existen en la política, en la sociedad, en las familias, e incluso en los individuos, entre la religión y la ciencia. Estas dos influencias están dividiendo las mentes humanas. Por dondequiera que haya división o dualidad, allí el Espíritu Santo no actúa. Tan pronto como te divides en tu propia mente sucumbiendo al conflicto, Dios está fuera de ti. Esta es una ley psicológica. Cuando les hablo acerca del hombre, deben concentrarse, deben imaginar al hombre creado a imagen y semejanza de Dios, es decir, de Verdad y Amor. Este hombre nunca manchó el nombre de Dios. Moisés, uno de los grandes iniciados, dijo: “No menciones el Nombre de Dios en vano”. Este es un mandamiento del primer místico que procuró estudiar la gran Enseñanza Divina. Él procuró santificar el Nombre de Dios. Esto es lo que significa ser un verdadero Hombre. Hasta que comiencen a santificar el Nombre de Dios en su gran significado, dado por los espíritus Divinos Vírgenes, nadie podrá elevarse más alto del peldaño en que está. Frecuentemente estoy observando cómo la gente en Bulgaria y en cualquier parte se encuentra dividida entre: grande o pequeño, mente abierta o estrecha, negro o blanco. Dicen: “somos abiertos y no de mente estrecha como los demás”. Está muy bien ser abiertos, pero no estén deformes, carentes de ideas. Yendo al extranjero entre ocultistas y teósofos, ustedes entenderán que son seguidores de la Fraternidad Blanca, trabajando hacía la renovación del pensamiento humano a fin de que en el futuro un nuevo impulso, una nueva actividad del Espíritu Divino pueda fluir. Hoy día, los teósofos están divididos entre los seguidores de Besant y los antropósofos seguidores de Steiner, pero en realidad ambos grupos son antropósofos. Así como la gente, ellos tampoco se llevan bien, se dividen en los de pensamiento estrecho y abierto. Los seguidores de Besant son mujeres, los de Steiner, hombres. Ambos discuten entre sí. Todos los movimientos de la Escuela Oriental son guiados por mujeres, y los de la Escuela Occidental, por hombres. Esta división se ve claramente, pero es sólo un aspecto exterior. Quien no sea un iluminado puede ser seducido por ellos. Y quien es seducido no puede entender a Cristo. Tal como en los tiempos de Cristo algunos fueron tentados, así hoy día se tienta a la gente. Desde el momento en que el hombre cometió un error y deformó el Nombre de Dios, no ha parado de caer en tentación. Quien cae en la tentación no puede elevarse hasta la situación de un hombre pensante, no puede entender las leyes básicas internas, sobre las que reposa el espíritu humano. Para transformar su vida social e individual, como también la vida de toda la humanidad, uno debe entender las grandes leyes del pensamiento Divino. Los teósofos llaman mente superior al manas superior. A la mente natural o inferior le llaman manas inferior. Pero no mencionan la mente media, manas media, que es la más importante. El manas inferior es la base sobre la que es creada el pensamiento humano. Esto significa que es la tierra del mundo Mental. Si están familiarizados con los elementos que componen este suelo, sabrán qué plantar en él. Cualquier pensamiento contiene el germen de una acción. Aprender a pensar correctamente significa saber qué semillas plantar en las diferentes estaciones del año. Está dicho en la Escritura: “Cualquier cosa que siembres, eso cosecharás”. Lo que significa, es la siembra en la mente. Hay tantos conceptos erróneos y tantas acciones erróneas entre la gente, que si no escuchan la voz del Gran Maestro, se exterminarán unos a otros. El dice: “A partir de ahora no permitiré que nadie vaya un paso adelante. Si no cambia su manera de pensar, si no santifica el Nombre de Dios, ¡ay de él! Puede tocar a mi puerta durante miles de años. Recogerá los frutos de su karma a lo largo de milenios.” ¿Qué es karma? – La consecuencia de todos los malos frutos, sembrados por ti solo en el pasado. Cristo vino a la Tierra sólo con un propósito – salvar a la gente. Por salvación, quiero decir, enseñarlos cómo santificar el Nombre de Dios en sí mismos, como en el mundo. La base de nuestra existencia descansa sobre este Nombre. La santificación del Nombre de Dios es lo más grandioso. Representa la filosofía del futuro. Algunos de ustedes se quejan de que ninguna enseñanza secreta les ha sido revelada. ¿Qué quieren? ¿Que les dé un arma para que se aniquilen unos a otros? En Europa Occidental existen varias enseñanzas y fraternidades cuyos miembros aspiran a descubrir los secretos de la Naturaleza. A este aspecto, semejan mujeres vengándose de sus amantes con cáustico. ¿Por qué les vengan? Porque han sido engañados por ellos. Hasta que desfiguran a sus amantes con cáustico, estas mujeres quedan satisfechas y dicen: “Ahora no será ni mío, ni de otra mujer.” De igual manera se comportan los hombres también. De igual manera se comportan los religiosos. Cristo se aflige por a los actos de la gente. Si no corrigen su conducta Dios ha decidido castigarles. Según la Ley Divina ya no se puede cometer errores. La gente debe renunciar a lo Viejo, porque ya viene la Nueva era, el nuevo desarrollo. El Divino Espíritu Virgen desciende en forma de onda circular a través de siete planos, es decir, a través de siete mundos. Durante el período de Saturno, el Divino Espíritu Virgen descendió al mundo Mental y formó el cuerpo mental o intelectual del hombre. Durante el Segundo período, es decir, el período del Sol, el Espíritu descendió al mundo astral, creando el cuerpo de deseos. Durante el Tercero, el período de la Luna, el Espíritu descendió al plano etérico del mundo físico, creando la envoltura etérea del hombre. En el Cuarto, el período Terrestre, el Espíritu descendió al más bajo plano del mundo físico y creó el cuerpo físico. En cada período de descenso y ascenso, el Espíritu pasa a través del día y la noche Espiritual. En el Primer período, cuando el Divino Espíritu trabajó para crear al hombre a imagen y semejanza de Dios, el hombre no conocía el pecado. En el Segundo período el hombre comenzó a caer. En el Tercer período el hombre llegó a la completa decadencia. En el Cuarto, el período Terrestre, más bajo de descenso, la caída llegó a su fin. ¿Por qué es necesario para el hombre descender y hundirse en la materia? – Para que se vista a sí mismo con todas las envolturas, cada una sucesivamente más densa, hasta el punto en que se comienza a elevar y adquirir formas superiores. Durante cada período existe una elevación y descenso parcial en forma de onda oscilante. El movimiento final será ascendente. Cualquiera que no desee entrar en contacto con Dios será echado por la onda fuera del flujo común del día Divino, donde tendrá que esperar por otro período de descenso y ascenso, es decir por otra ola. A diferencia de quienes se están moviendo hacia arriba y en dirección a Dios y entrando al Cielo, aquel permanecerá debajo, afuera de Dios. La puerta estará cerrada delante de él y escuchará la voz de Dios diciendo: “No te conozco”. Un día, cuando Cristo llame a sus puertas, los que atienden sólo sus asuntos personales, hacen cosas triviales, se encontrarán afuera, no tendrán aceite en sus lamparillas. Recobrarán el juicio más tarde, pero el Divino barco habrá partido, sin esperar por nadie. Por lo tanto, cualquiera debe estar preparado para subir a bordo a tiempo. Hablando de esta manera, no quiero moralizarles, sólo explicar lo que es ley, lo que Dios dice. El no detendrá la embarcación por nadie. Y así, la onda sigue su curso, por ahora son afortunados de contar con las más favorables condiciones para el crecimiento. Cuando un mal pensamiento entre en su mente, recuerden que viene de su pasado lejano – no es un pensamiento del presente. Es un hijo ajeno abandonado, no le reciban. No quiero que me traigan hijos abandonados, nacidos de padres ajenos. Como Maestro, mi misión en la Tierra no es criar y educar semejantes hijos. Criar a un pecador es una cosa, pero educar un hijo ajeno es otra. Si el pecador recobra el juicio y se arrepiente de sus pecados, podrá salvarse. Se esfuerza por hacer la Voluntad de Dios. Cristo bajó para salvar a dicha gente. Cualquiera puede ser salvado. El pecador también puede salvarse, con excepción del ilegítimo abandonado. Es una víbora que crece más fuerte cuanto más es alimentado. Un día se enrollará a alrededor del hombre y le quebrará los huesos. Para ustedes personalmente, para su buen futuro, es necesario que nutran sólo los grandes pensamientos, los cuales Dios implantó en ustedes al comienzo del tiempo, a través del Espíritu Santo. No nutran los pensamientos negativos plantados en ustedes por la logia Negra. La madre dice: “Pasé tiempos difíciles con este niño, me causa dolores de cabeza y preocupaciones, pero un día él cuidará de mí”. No, un día este niño, como una víbora, quebrará tus huesos y te arrojará fuera de esta onda. “Santifícalos en Tu verdad.” Nadie puede aprender la Divina ley sin antes santificar el Nombre de Dios. Cuando santifican el Nombre de Dios, sus pensamientos se vuelven puros y luminosos. Con ellos pueden construir la envoltura con la que será concebido el cuerpo de Verdad que les liberará. La Verdad, es el primer cuerpo sobre que deben trabajar. En este cuerpo vive el alma humana. Sin la Verdad no hay Libertad. No importa cuántas lágrimas derramen, no serán libres si la Verdad no está en ustedes. Llorar no les ayudará. Algunas veces es bueno llorar, pero otras no lo es. El llanto es la lluvia; si han sembrado buenas semillas, cuando crezcan se elevarán. Si han sembrado cardos, en cuanto maduren se sofocarán. Si lloran por Dios, benditos sean; si lo hacen por el mundo, les compadezco. En este caso sería preferible una sequía. Los pensamientos luminosos y agradables les elevarán. Con ellos entrarán en el cuerpo de Verdad y serán libre. De esta manera llegarán a conocer a Cristo y Él les conocerá. Algunos quieren encontrar a Cristo en mí. No, encontrarán a Cristo en Su Enseñanza. Si desean saber quién soy yo, se los diré. Soy el hermano de los más pequeñitos del Reino de Dios. Yo, el más pequeño, quiero cumplir la Voluntad de Dios como lo ha ordenado. Santificar Su Nombre como Él me ha santificado. Dios ha sido muy bueno conmigo que yo, el hermano de los más pequeñitos, quiero retribuirle con toda mi gratitud. Desearía que ustedes también siguieran mi ejemplo. Algunos de ustedes podrían tener el deseo de ser más grandes que yo, tomar el primer lugar. Esto es una tentación. Cristo dijo: “Es suficiente para el discípulo ser como su Maestro.” No deseo nada más. Este pequeñito lugar es suficiente para mí. No lo cambiaría por ningún otro. El lugar que ocupan no es importante. Es importante la manera en que cumplirán sus obligaciones hacia Dios. Ustedes quieren ser reyes. Es bueno para uno ser rey, pero no hay peor infelicidad que esta. Un rey puede hacer miles de buenas obras, puede beneficiar toda la sociedad o la nación entera, pero también puede arruinarlos. Esta es la razón por la que Cristo dijo: “Aquel a quien mucho le ha sido dado, también mucho se exige de él.” Cuando quieres llegar a ser grande, esto prueba que en ti se revela el sentimiento de orgullo y vanagloria. Los grandes comerciantes que operan con grandes capitales de cientos de millones, también corren con grandes deudas y algunas veces llevan a la ruina mucha gente. Si tienen cien millones y los pierden, experimentarán grandes tormentos. He tomado el número cien pues representa una jerarquía superior de ángeles. No existen palabras para expresar la angustia y el sufrimiento de un negociante que ha perdido sus cien millones. Lo contrario también es verdad: no hay palabras para expresar la alegría de un hombre que tiene a su disposición cien millones de levas y sabe cómo usarlos sabiamente. Esto último es tan grande, como lo anterior, terrible. “Santifícalos en Tu verdad.” La primera cosa que tienen que aprender de las enseñanzas de Cristo, es la humildad. Es la madre del verdadero conocimiento positivo. El orgullo es la madre del conocimiento transitorio, temporal. Puedes tener muchos conocimientos pero si eres orgulloso, estarás en el mismo sitio que uno de los engañados hermanos de la logia Negra. Si obedecen las leyes Divinas, incluso si están entre los más pequeñitos, ascenderán. Si quieren llamar la atención y atraerse bendiciones del Cielo, deben ser humildes en el más alto sentido de la palabra y no como se predica en sentido común y corriente. La humildad es un bello ángel, un gran espíritu. Quien lo ha visto en seguida le ha amado. En la humildad están concebidos todas las virtudes Divinas que anhela el alma y el espíritu humanos. El ángel de la humildad está vivo. El trae consigo caridad – el hijo del Amor, la hija más joven de Dios. El Amor permanece entre los espíritus Vírgenes y promete un brillante futuro para toda la humanidad y todos los que le buscan. Si quieren que Cristo permanezca en ustedes, inmortal y poderoso para elevarlos, deben abrirle paso al Amor en sus almas. Esto significa darle a Cristo el más elevado lugar en sus almas, santificar Su Nombre en sus corazones. Algunos piensan que se encuentran cerca de Cristo. Cerca de Cristo puede estar sólo el pequeñito, es decir quien ha aprendido el arte de hacerse pequeño. Dicen que quieren ser como Cristo, pero al mismo tiempo quieren dar órdenes. Para ser como Cristo y estar cerca de Él deben aprender la regla del servicio desinteresado, deben aprender a pensar correctamente. Al odio responderán con Amor, y al Mal - con Bien. Entonces no importa a quién sirves – a Ivana o a Dragana*; servirás a Dios. Los nombres importan tanto como estos correspondan a su contenido. El nombre Cristo, no es singular, sino colectivo. Es como el aire y la luz. Cualquiera tiene derecho a beneficiarse de ellos. Piensen racionalmente, filosóficamente y no se confundan con las formas exteriores de las cosas, ni con las palabras exteriores. Buscan el significado interno de las palabras. Si hubiera pensado como ustedes, hace mucho hubiera caído desde lo alto de mi posición. “Santifícalos en Tu verdad.” Quiero que vayan ahora en ascendente línea recta, para santificar el Nombre de Dios en ustedes. Este Nombre les elevará, para ser como dijo Cristo, Sus co-herederos y co-participantes. Hoy quiero implantar en sus mentes y corazones la Luz Divina a través de la cual podrán librarse de todos malos gérmenes. La espada del Espíritu fue sacada y aflige a quienes son enemigos de la Verdad. Debemos luchar con las armas descritas en 2 Corintios 10: 4-5: “Porque las armas de nuestro arsenal no son carnales, sino poderosas en Dios para destruir fortalezas. Deshacemos sofismas y toda altivez que se levante contra el conocimiento de Dios, y sometemos todo pensamiento a la voluntad de Cristo.” Esto es teosofía, ocultismo, espiritismo, Sabiduría Divina. Desearía que tomaran el siguiente versículo como credo: “Las armas de nuestro arsenal no son carnales, sino poderosas en Dios.” De esta manera podrán liberarse de los pensamientos del manas inferior, del pecado, a quien incluso ahora la gente paga diezmo. Cristo dijo: “Dad al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios.” El manas inferior es el César en el hombre. Este versículo significa: mientras pagan tus deudas al manas inferior, pagan también sus deudas al manas superior. ¿Qué significa dar al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios? Significa destruir los gérmenes dañinos para que no vuelvan a crecer de nuevo, liberarse ustedes mismos de todos los pensamientos impuros, y decir: “Ahora, César, toma lo que es tuyo.” Entonces tomen los Divinos pensamientos elevados, almacénenlos en el granero Divino de las almas diciendo: “He aquí, Dios, lo Tuyo.” Después entrarán en su cámara secreta y dirán una plegaria a Dios sin mezclar lo que pertenece al César con lo que pertenece a Dios. Mezclar ambas cosas, no es orar. La oración es poderosa cuando el corazón es puro y entregado completamente a Dios. Mientras el hogar del corazón no se encienda, la oración no puede alcanzar a Dios. ¿Saben cuál será su estado cuando sientan el calor Divino en su corazón? Un americano escuchó a Camila Rousso, alumna de Paganini, interpretando “El Sueño de la Vida” y dijo: “En ese momento estaba preparado para hacer las paces con el mundo entero, a perdonar a todos mis enemigos”. El americano había escuchado a predicadores eminentes, pero ninguno lo había conmovido como Camila Rousso. Por lo tanto, cuando la humildad penetre sus corazones dirán: “Señor, estamos preparados para hacer las paces con todo el mundo”. Les pregunto: ¿Han escuchado la voz de la humildad? Yo sí. No conozco música más hermosa que el canto de la humildad. ¡Qué armonía existe en la humildad! Yo lo he escuchado. Mejor música que la de la humildad no conozco. ¡Qué armonía hay en la humildad! ¡Qué Amor brota del corazón del humilde! Con sus rayos este Amor baña los corazones de toda la gente. Cada día envía sus buenos pensamientos y consuelo a todos los que sufren y están agobiados, a toda la humanidad. Dice: “Tengan esperanza. Les ayudaré a santificar el Nombre de Dios en sus mentes y corazones. Les daré todas mis bendiciones”. Hoy día, Cristo quiere unir todas las fraternidades y religiones del mundo entero. Este es el motivo por el cual deben refrenarse de juzgar a la gente. No conocen las razones profundas detrás de cualquier cosa. “Santifícalos en Tu Verdad.” ¿Cómo actúa Dios para su elevación? Por el camino de las tristezas y de las alegrías. He recorrido toda la vida humana, he escuchado a los sublimes Espíritus Divinos y de la experiencia adquirida he llegado a entender que toda la gente debe andar por el camino de las alegrías y las aflicciones. No existe mejor camino que este. ¿Quién puede discutirlo? El camino no es malo pero la mayoría de la gente ha servido y aún sirve al César. Una mujer se queja de su marido, diciendo: “Ya no lo amo, me ha hecho infeliz”. Entonces, déjalo. - “Pero, ¿quién me va a mantener?” - ¡No, este ya no es un matrimonio, es un concubinato! El matrimonio es una institución ideal, Divina. Cuando deseen entrar en el Reino de Dios, no deben quejarse de que Dios les ha dado aparentemente un mal marido. Si se quejan, Dios les responderá: “Han elegido este marido ustedes mismas, Yo no se los di. Quieren que yo lo mejore mientras que ustedes no tratan de mejorarse”. Cuando hablo sobre el concepto “mujer” tengo en mente un concepto común, no tengo en mente personalidades definidas. Para mí cualquier mujer y cualquier hombre son rayos, es decir, partes de un todo. Utilizo estos conceptos como hechos reales aprobados en la Vida misma. Y así, el camino de las alegrías y las aflicciones es el camino para obtener la paciencia. El paciente obtiene gran experiencia y riqueza interior. Esta es la única manera para que uno entienda los grandes caminos de Dios, como también la gran Providencia de Dios para futuros bienes del hombre. Si desean progresar este año, nunca se quejen. Al decir que no deben quejarse no hablo del ruido alrededor suyo, sino quiero decir que no permitan que esos ruidos penetren en ustedes. Su corazón debe permanecer en calma y silencioso. Si alguien está arrojando piedras, rompiendo las ventanas, no es culpa de ustedes. Pero cuando ustedes empiezan a quebrar las ventanas desde dentro de su casa, de su alma, les diré: “Amigos, todavía no han aprendido a servir a Dios; no han aprendido todavía a pagar al César”. Cualquiera puede arruinar las vidas de miles de seres. ¿Saben cuántos siglos son necesarios para corregir los errores de la gente? Algunas veces el deseo de venganza surge en ustedes; se dicen a sí mismos: “¡Le aplastaré la cabeza, le pondré bajo mis pies. ¡Que sepa quien soy yo!” No, concéntrense en ustedes mismos y digan: “El espíritu que ha entrado en mi es demoníaco. Le atraparé y le ordenaré guardar silencio. ¡Vete de mi santuario! ¡Te prohíbo profanar la imagen de Dios!” Le dices a alguien: “No puedo pensar bien de ti”. Te compadezco. Si no puedes pensar bien de tu prójimo, tampoco puedes pensar bien de Dios. ¿Entonces cómo puedes amar a Dios? Hay tres caminos que pueden seguir: el camino del Amor, el camino de la Sabiduría y el camino de la Verdad. Este último es el camino Angosto de la Vida. Cristo dijo: “Pocos son los que andan por el camino Angosto.” Pero cualquiera puede andar por el Camino del Amor. Si no pueden andar en el Camino de la Sabiduría, entren en el Camino del Amor. Si no pueden entrar en este Camino, entonces entren en el camino de la Verdad. Por lo tanto, los Caminos del Amor, de la Sabiduría y de la Verdad son los tres caminos que deben andar. No se enfaden si alguien no sigue el camino en el que ustedes andan. Caminen hacia adelante. El resultado de los tres caminos es el mismo; la diferencia está sólo en los vueltas que cada camino da. Esto es lo que Cristo enseñó cuando estuvo en la Tierra; esto es lo que ahora enseña. ¿Si son incapaces de comprender las cosas terrestres, cómo podrían comprender las del cielo? ¿Si son incapaces de entender lo fácil, cómo podrían entender lo difícil? “Díganos algo grande”. Esto es lo más grande que el hermano de los más pequeñitos, el hermano de sus ángeles, que les guían en el camino Correcto les puede decir. Dicen: “Tú eres nuestro hermano”. Si piensan que soy su hermano carnal, se equivocan. Si piensan que soy su hermano en espíritu, están en lo correcto. - “No nos amas.” Si hablan de amor terrestre, no les amo. Si dicen que no les amo como sus ángeles os aman, se equivocan. No existe hombre alguno en la Tierra que ame sus almas como yo lo hago. Desearía que ustedes también amen las almas humanas del mismo modo. ¿Está claro esto? Sé que sus ángeles hoy día están muy felices por ustedes. ¿Está claro esto? He querido hacerles un favor. He venido a la Tierra a servir a los ángeles y a ustedes. Cuando acabe mi trabajo ustedes dirán que partí a algún lugar. ¿Adónde habré partido? No, no iré a ninguna parte. Regresaré a Él Que me ha enviado y preguntaré: “¿Cumplí la misión que tenía?” Si hay alguna cosa que no haya terminado, vendré de nuevo. Si no concluyo mi trabajo también la segunda vez, habré de regresar, regresaré hasta que por fin me sea dicho: “Has hecho bien tu trabajo”. Esta es la ley para el hermano pequeñito del Cielo - hacer lo que Dios solicita de él. Esta es la Gran enseñanza que no habían escuchado hasta ahora. Lo que ahora escuchan nunca antes lo habían experimentado. ¿Por qué no lo habían escuchado? Porque esta Enseñanza es de los ángeles pequeñitos que han venido a la Tierra a elevar a la humanidad. Ahora, no os bendeciré; no lo haré. ¿Por qué? - Si envío mi bendición y todavía hay mala hierba en ustedes, esta crecerá también. Actúo racionalmente de acuerdo a la ley de Dios. Cuando vean que han sembrado buenas semillas, todos los Hermanos del Cielo enviarán sus bendiciones de modo que esas semillas crezcan y den buenos frutos. ¡Con estos frutos, Dios que crezca y resucite en ustedes, y que santifiquen el Nombre de Dios! Ésta será mi alegría porque estarán cerca de Dios. Les revelo esto para Año Nuevo: no he terminado, apenas acabo de comenzar. Deben saber esto. Lo que les digo es un principio. ¡¿Cuántas otras cosas hay más grandes que esta?! Si escuchan lo que estos pequeñitos les dicen, sentirán el Poder de Dios. La Sabiduría vendrá a ustedes, reforzarán su voluntad y los asuntos en el mundo mejorarán. De aquí en adelante mucho trabajo aguarda a los pequeñitos. La enseñanza de los pequeñitos es grande. Ella es la más oportuna para ustedes. Es la base de lo que trae el gran futuro para vuestra alma. Es el pensamiento Divino para 1917. No me refiero al año terrestre, sino al Divino. Comienzo con 1914, 15, 16 y 17 los cuales forman la Nueva era. Estos son cuatro años Divinos, formando un ciclo de bendición Divina. El número uno en 1917 implica el principio de justicia, y el siete, la ley del reposo y de las bondades. Ahora les dejaré pensar acerca de la humildad, la paciencia y el Amor. A través de ellos, intenten suavizar las superficies ásperas en ustedes, que están perturbando a la armonía Divina en sus vidas. Llamen, cada uno de ustedes, con la ayuda de su ángel, a Dios en ustedes y pregúntenLe: ¿“Señor, qué deseas hacer para que triunfe el Reino de Dios en la Tierra y para santificar Tu Nombre entre la gente?” Lo primero que se os dirá, es: “¡Reconcíliense!” Esto fue lo que propagó Cristo. Lean los Evangelios de Mateo y de Lucas. En ellos está dicho: “Si trayendo tu ofrenda hasta el altar, entonces recuerdas que tienes algo en contra tu hermano, deja tu ofrenda y va a reconciliarte con tu hermano; si él se niega a reconciliarse, toma dos gentes más y regresarás a él.” Cualquiera que va al altar debe hacer las paces con todos. Nadie puede ir hasta el altar si antes no se ha reconciliado. Dicen para unos: “Vamos a reconciliarnos con ellos”. ¿Cómo pueden reconciliarse con ellos cuando no van al altar? ¡Deben reconciliarse! Dirás: “Hermano, reconciliémonos!” Si se niega a reconciliarse, irás con un par de hombres más. Si vuelve a negarse, irás con toda la iglesia. Si incluso entonces se niega, dirás: “Eres como un publicano y como un pagano.” Esta es la enseñanza de Cristo. Las disputas que existen en el presente no son compatibles con Su enseñanza. Ahora, no tengo la intención de juzgar a nadie. Para mi todos ustedes son iguales. Se los digo: si no aceptáis esta Enseñanza, el resultado no será nada bueno. ¿Por qué debe causarse sufrimiento innecesario en el mundo? Son suficientes los sufrimientos del pasado. A partir de ahora permitan que las alegrías y las bendiciones lleguen a la humanidad. Lo que les dije hoy está dicho dondequiera. Dios lo dice, los ángeles lo están diciendo, lo están predicando todos sus sirvientes en la Tierra. Cristo lo dice también. Yo creo que esto pasará. Como se ha dicho, así pasará, no tengo ni sombra de duda. Un día todos nos encontraremos; naturalmente, no en la misma situación que ahora, sino diez veces mejor que esta, y todavía aquí en la Tierra. Después de diez años estaremos cien veces mejor. Luego de otros diez años estaremos mil veces mejor. Después de diez años estaremos diez mil veces mejor. Después de otros diez años - cien mil veces mejor. Después de otros diez años - un millón de veces mejor. Después de otros diez años – diez millones de veces mejor. Después de otros diez años – cien millones de veces mejor. Y al final de este período, o al principio del nuevo, seremos uno con Dios. ¡Mi paz esté con vosotros! Traducción: José de Jesús Saavedra Aceves Redacción: Zornitza Ganeva wb_translation_team@mail.bg Facturado y enviado por Donka Kalcheva ______________________________________________ * Ivana y Dragana son los típicos nombres personales búlgaros.
  1. Load more activity