hristo

Administrators
  • Content count

    1
  • Joined

  • Last visited

About hristo

  • Rank
    Administrator

Recent Profile Visitors

25 profile views
  1. Los Cuatro Elementos Fundamentales Hay en la vida cuatro elementos necesarios para la construction de la vida espiritual: El Amor Divino, La Vida Divina, El Pensamiento Divino y La Voluntad Divina. Cuando los niños están aprendiendo la aritmética, tienen que familiarizarse con cuatro operaciones principales. Cuando un químico estudia la química, él también se va a enfrentar con cuatro elementos. Cuаndo el Amor Divino se limita dentro de sí mismo, él manifiesta la Vida Divina que por su parte produce el Pensamiento Divino del que nace la Voluntad Divina y de la Voluntad Divina nace nuestra vida humana. Si la Vida Divina no está reproduciéndose dentro de nosotros mismos, no seremos capaces de pensar. Cuando queremos que Dios empiece a vivir dentro de nosotros, tenemos que crear su Amor Divino- tenemos que amarLe, porque si no Le amamos, Él no puede vivir dentro de nosotros. Para crear esas cuatro cosas, son necesarias otras seis más, que debemos saber. Hay tres cosas que engañan: 1. El Gusto - él quiere someter a prueba el estómago para saber de qué tiene necesidad. Puede ser que alguna comida haya sido preparada con carne podrida, condimentada con especias fragantes y cuando cocida engaña al gusto, pero al llegar al estómago el último la rechaza. 2. Nuestro Corazón- él nos está engañando, por eso debemos escuchar a nuestro alma ya que ella no nos miente, porque el corazón acepta caricias mientras que el alma las rechaza. 3. El Intelecto- la relación entre el corazón y el alma es la misma que la relación entre el intelecto y la mente ya que todos son controlados por el Espíritu. Para reeducar al gusto, al corazón y al intelecto, debemos prestar atención a los consejos del estómago, el alma y la mente y debemos saber cómo alimentar los últimos tres. Sabiendo todo eso, siempre estaremos sanos. Dónde está la comida necesaria ? Nuestros pulmones no buscan al aire, pero sin embargo al abrir la boca, él los penetra. Existen para la comida mental miles de objetos alrededor de nosotros a través de los cuales la recibimos con los ojos y los oídos. Cómo aplicar los cuatro elementos fundamentales? – a través del Amor. La gente no está feliz porque busca al Amor. Qué es el Amor?- El Amor es ser capaz de sacrificarse a sí mismo. Nosotros queremos a alguien porque nos da algo. Queremos al Cristo porque nos alimenta, porque se sacrificó por nosotros a través del grano de trigo que comemos. Por eso ha sido dicho: "...que se alimenten de mi carne y que beban de mi sangre." Si quieren que les amen, tienen que ser capaces de sacrificarse. Amar significa dar algo de nosotros mismos, es decir que para poder cosechar Amor, debemos sembrar Amor. Nuestra vida tiene valor solamente cuando es útil para nuestros vecinos. La vida es una fuerza que Dios nos ha dado. Esa fuerza se nos puede quitar de la misma manera en la que nos ha sido dada. Ahora nosotros no tenemos vida: nos quejamos, nos tumbamos, damos vueltas en la cama, etc.. El hombre debe poseer tres cosas necesarias en su vida: salud y paz profunda así como también capacidad de sacrificarse para El Señor. Cristo nos ha señalado el camino hacia la vida. Lo primero es el sacrificio a sí mismo y eso quiere decir sacrificar la mente, el corazón y la propiedad para los necesitados. El Cristo ha invertido su vida ahí donde ella puede crecer. La primera condición para nuestra vida es negarse de la multitud de deseos impuros. El río desemboca puro en el mar, pero cuando vuelve lleva consigo sus impurezas también. No debemos volver con los deseos malos e impuros. Para acercarnos a Dios tenemos que invertir El Amor Divino, La Vida Divina, El Pensamiento Divino y La Voluntad Divina. Al invertirlos en nosotros mismos los tendremos en nuestra vida y Dios nos enviará a Su Espíritu y disfrutaremos de salud e inteligencia. Dejemos nuestros pecados y no sigamos repitiendo: "Dios los va a usar para un suelo nuevo para sembrar trigo." El sol brilla cada día y Dios está delante de nosotros cada día. Dios vive sobre nosotros, así como el sol vive sobre la tierra. Él nos envía el calor y la luz necesarios para nuestro crecimiento, eliminando al frío que posee el universo y que impide cualquier desarrollo. De la misma manera Dios nos ilumina, nos calienta y nos hace crecer a través de Su Espíritu. Siendo sanos, inteligentes y animosos invitamos al Espíritu Divino y a Dios mismo a vivir dentro de nosotros. Para esta vida y este mundo no es necesario un programa particular. Para ser ricos basta con cumplir lo que nos ha sido dado por el plan primario Divino. Nosotros sufrimos porque no seguimos el plan Divino. Tenemos que liberarnos de todos los términos mentirosos e influencias externas y debemos pedir consejos de Dios que reside dentro de nosotros mismos. Escuchemos a nuestra voz interior- el alma. Dios reside en el alma- "puedo"; y el diablo también reside en el alma - "no puedo", es decir que a cada obra de Dios debemos decir "puedo", y a cada obra que no es de Dios debemos decir "No puedo". Cuando decimos "puedo", Dios vendrá y nos ayudará incluso con las cosas más difíciles. Cuando decimos "puedo", lo haremos a toda costa. El diablo es poderoso porque le decimos "puedo", cuando nos hace mentir y hacer otras cosas semejantes. La mujer hace error cuando dice: "No puedo complacer a mi marido ", y la madre hace error cuando dice: "No puedo educar a mis hijos. " Cristo quiere que utilicemos dos palabras: "puedo" y "no puedo". Puedo amar, No puedo odiar. Puedo decir la verdad, No puedo mentir, etc.. De esta manera aparecen los dos espíritus. Están aquí con nosotros cada día. El buen espíritu nos dice algo, nosotros lo rechazamos, pero no estamos libres porque nos está esperando el espíritu del mal. Cristo viene a enseñarnos a decir "puedo" cuando llega lo bueno, y decir : "No puedo" cuando llega el mal. Un campo no puede ser propiedad de dos dueños al mismo tiempo. Puede pertenecer solamente a lo bueno o solamente a lo malo. Así es también con el ser humano. Dios nos enseña todo lo que es bueno. Sean fieles a Dios que vive dentro de Ustedes. Debemos poseer los cuatro elementos fundamentals (El Amor Divino, La Vida Divina, El Pensamiento Divino y La Voluntad Divina) para plantar en nosotros el gusto, el corazón, la mente, el intelecto y para desarrollar nuestro corazón, alma y espíritu. Que no digamos :"no entendí", digamos tan sólo: "entendí" – solamente entonces Dios nos hará a entenderlo todo en la práctica. Seamos fieles al Señor, al Cristo. Cristo es la vida, el amor, los pensamientos vivos que enseñan a la gente a amarse. Él es una colectividad de espíritus sublimes, que enseñan a todos los pueblos por el mundo cómo vivir. Les dan las leyes y los dirigen. Cristo es El que nos libera de las cadenas en las que voluntariamente nos entrelazamos. Si no podemos verLo ahora, Él volverá a aparecer algún día y pedirá su diezmo. Él es nuestro hermano mayor. El día de su vuelta está cerca. Ya es tarde para los que no Le han buscado antes. Ya hay luz por todas partes y la manera de vivir está cambiando. Seamos fieles a nuestro Dios a nuestro Cristo al que ya hemos conocido. Él nos ha dado vida y salud y va a permanecer siempre con nosotros y dentro de nosotros. Burgas, 6 de abril de 1914( estilo viejo) La conferencia ha sido compilada, usando los apuntes de Mincho Sotirov, Ivan Garvalov y Velichka Stoicheva.